Bárcenas cree que Rajoy ordenó a Interior robarle la documentación de Kitchen

.Con el PP ha vuelto a reconocer que ha habido conversaciones con interlocutores como el abogado Jesús Santos- y un “gran” amigo suyo, unas conversaciones que ha enmarcado “en el sentido de no agredirnos mutuamente” y para diseñar una estrategia “común de defensa”, si bien ha negado que se llegase a negociar o pactar nada

FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 17.03.2021. El extesorero del PP Luis Bárcenas (d) durante la videoconferencia en la Comisión del Congreso de los Diputados que investiga la operación de espionaje Kitchen, este miércoles en Madrid. Efe

Efe – El extesorero del PP Luis Bárcenas cree que el expresidente Mariano Rajoy fue quien ordenó al Ministerio del Interior la operación policial para robarle documentos y grabaciones que comprometían a dirigentes del partido y que se investiga en Kitchen. “Es una suposición, pero así lo creo”, ha asegurado. Madrid (España), miércoles 17 de marzo de 2021.

“Los indicios apuntan a que la operación estaba orquestada por el Ministerio del Interior y contaba con la aprobación de las máximas instancias”, aunque luego “se tiene que probar”, ha expuesto ante la comisión de Kitchen que ha arrancado este miércoles en el Congreso con él como primer compareciente y minutos después de conocerse que se le concedían su dos primeros permisos desde que entró en la cárcel por Gürtel.

En un principio, y tras tener que repetirlo tres veces por problemas de conexión con la prisión de Soto del Real desde la que ha comparecido por videoconferencia, el extesorero, personado como perjudicado en Kitchen, ha anunciado que se acogía a su derecho a no declarar para no poner en peligro una causa que le interesa especialmente y que tiene varias partes aún bajo secreto.

Eso no ha sido óbice para ir respondiendo después a gran parte de las cuestiones que le han planteado los diputados, salvo el PP que ha rechazado hacer preguntas tras exponer una relación de los casos de corrupción en otros partidos.

Con el PP ha vuelto a reconocer que ha habido conversaciones con interlocutores como el abogado Jesús Santos- y un “gran” amigo suyo, unas conversaciones que ha enmarcado “en el sentido de no agredirnos mutuamente” y para diseñar una estrategia “común de defensa”, si bien ha negado que se llegase a negociar o pactar nada.

Sobre Kitchen, Bárcenas ha considerado que el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ordenó la operación a su número 2 Francisco Martínez (ambos imputados en esa causa), ya que éste “no ha podido tener un interés personal en ordenar una investigación de esas características sin contar con el respaldo de su superior”.

Y “siguiendo con las suposiciones”, ha añadido, Fernández Díaz actuó a su vez siguiendo órdenes de “las personas que ocupaban la cúpula del PP y de Mariano Rajoy”.

También ha desvelado que no le pagaba nómina a su exchófer Sergio Ríos, también imputado, porque estaba cobrando el paro cuando le contrató en 2013 después de haberle conocido por referencias, como que había trabajado para el exconsejero madrileño Francisco Granados.

Ahora ha sabido que además de esos dos ingresos, recibía una cantidad a cargo de los fondos reservados como confidente policial. “Cobraba por partida triple”, ha comentado con sorna.

Respecto al material sustraído, Bárcenas ha vuelto a hablar de la supuesta grabación en la que Rajoy destruye unos papeles de la contabilidad b, y hoy ha reconocido que él mismo la grabó.

Esa grabación, ha explicado, la sustrajeron del estudio de su mujer y ha vuelto a apuntar como directo responsable al comisario Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal en Castilla La Mancha y que también está imputado.

Por tanto ha dicho desconocer si aún existe o ha sido destruida. “Eso habría que preguntárselo a Gómez Gordo”, ha observado.

Muchas de las preguntas han estado relacionadas con el juicio por la caja b del PP y se ha mostrado convencido de que la sentencia acreditará que sus famosos “papeles” son “ciertos”.

Con quien más tenso se ha mostrado ha sido con la portavoz de Vox, Macarena Olona, cuando ésta le ha preguntado si el dinero que tenía en Suiza lo desvió del PP: “Lo que está diciendo usted es una auténtica idiotez”, le ha espetado.

“Eso está juzgado, a mi no se ha condenado por apropiarme, ni se ha demostrado que el dinero de Suiza provenga de ahí, proviene de mis actividades. La pregunta sobra, esa es mi opinión”.

En ese momento, la diputada ha desvelado que en su visita a prisión para hablar con el excomisario José Villarejo este le aseguró que detrás de las cuentas de Bárcenas en Suiza estaba el ex secretario general Javier Arenas.

“Ya he declarado en Época I (Gürtel) y siempre he dicho lo mismo: que ese dinero es exclusivamente mío, que no hay nadie más detrás de esas cuentas”, tampoco el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, ha sentenciado Bárcenas, que ha señalado que cumple condena por haber cometido delitos fiscales y eso no tiene nada que ver con el PP ni con delitos de corrupción política.

También ha revelado que compartió un café con Villarejo en un restaurante de Madrid al poco de estallar el caso Gürtel en 2009.

Según ha relatado, estaba allí comiendo cuando vio que entraba un alto cargo de la Policía, al que ha dicho que se acercó para recriminarle su “sectarismo”, y se acabaron sentando todos juntos a los postres.

En segundo lugar ha comparecido Miguel Bayo, que trabajó 33 años en la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional y ejerció de “cajero pagador” de fondos reservados del Ministerio del Interior, con los que supuestamente se abonaron 2.000 euros al mes al chófer de Bárcenas para que le robara información.

Bayo, que no ha respondido a la mayoría de las preguntas alegando que lo relacionado con esos fondos es “materia clasificada”, se ha definido como “un auxiliar de cuarta categoría que daba dinero a cambio de un recibo”.

Como “cajero pagador”, ha añadido, daba el dinero a quien le ordenaban, habitualmente a una unidad policial pero excepcionalmente a una persona, y desconocía el uso de ese dinero. Sí ha dicho que él pagaba porque estimaba “en buena fe que eran actividades legales”.

Ante su rechazo a responder a muchas de las preguntas, el diputado de Unidas Podemos Enrique Santiago ha afirmado que apreciaba indicios de criminalidad en su declaración, concretamente de conculcar el artículo del Código Penal que estipula prisión de seis meses a un año por mentir en una comisión parlamentaria, y ha pedido dar traslado de ello a la presidenta del Congreso.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot