El cierre de Cerdaña y Ripollés por Aragonés (ERC) causa la indignación del pueblo

.Un dispositivo formado por unos 200 Mozos de Escuadra y policías locales ha controlado desde primera hora el cumplimiento del confinamiento perimetral, lo que ha generado retenciones en los accesos y confusión entre los conductores

FOTOGRAFÍA. PLAZA SAN JAIME DE BARCELONA (BARCELONA) ESPAÑA, 16.10.2020. Miles de personas denuncian el hundimiento de sus restaurantes, bares, hoteles, cafeterías y ocio nocturno en la Comunidad de Cataluña al dictar el Gobierno separatista de Pere Aragonés (ERC) el cierre de bares, restaurantes y ocio nocturno en Cataluña durante 15 días con la excusa del covid 19. Imágenes Carlos Cortizo Casanova de Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Efe – El cierre repentino del Ripollès y la Cerdaña a dos días de Navidad, con las reservas de hoteles y restaurantes ya hechas, ha causado indignación en las dos comarcas por la afectación que tendrá en la economía, en un momento en el que en el conjunto de Cataluña el virus afloja. Barcelona (España), miércoles 23 de diciembre de 2020.

La velocidad de propagación del coronavirus (Rt) ha vuelto a bajar este miércoles por tercer día consecutivo y se ha situado en 1,33, siete centésimas menos que el martes, aunque el número de contagios aumenta y en las últimas 24 horas se han diagnosticado 2.639 nuevos positivos y notificado otras 56 muertes por COVID.

Si bien la situación es algo mejor en el conjunto de Cataluña a las puertas de Navidad, los datos de Ripollés y Cerdaña son alarmantes: acumulan 1.962 casos de covid en los últimos 14 días, la primera, y 1.407 la segunda, con unos índices de rebrote (EPG) de 3.521 en el caso de la Cerdaña y de 1.907 del Ripollès.

Esta situación ha llevado al Gobierno separatista de coalición nacionalsocialista de ERC y JxCAT, en funciones de presidente, que ejerce como presidente el vicepresidente Pere Aragonés (ERC), a decretar desde este lunes, y hasta el 6 de enero, un confinamiento perimetral de ambas comarcas, a las que solo se puede acceder por trabajo o motivo justificado.

Un dispositivo formado por unos 200 Mozos de Escuadra y policías locales ha controlado desde primera hora el cumplimiento del confinamiento perimetral, lo que ha generado retenciones en los accesos y confusión entre los conductores.

A diferencia del resto de Cataluña, no se contempla como excepción la segunda residencia o una reserva de hotel en estas dos comarcas, que viven en gran parte del turismo de montaña y de nieve.

El alcaldes de Llívia (Cerdaña), Elías Nova, ha expresado su malestar porque no fue avisado del confinamiento, mientras que el de Ripoll (Ripollès), Jordi Munell, ha criticado el cierre a dos días de Navidad y con los hoteles llenos.

Munell ha reprochado que “hay más afectados en una manzana de Barcelona o de Hospitalet que en todo el Ripollès”.

“Los datos son relativos. Tenemos una R muy alta, y sobre 100.000 habitantes, la tasa también es muy alta, pero en casos absolutos son 170”, ha afirmado el edil en declaraciones a Rac1.

Por su parte, el director gerente del hospital de Campdevànol (Ripollès), Joan Grané, ha opinado que el cierre perimetral “a lo mejor ha llegado tarde”, porque este centro sanitario sufría una mayor presión sanitaria hace unos días que ahora.

En el Hospital transfronterizo de la Cerdaña, en Puigcerdà (Girona), el número de pacientes que ingresan diariamente por covid ha pasado de dos a 14 en los diez últimos días, según el director adjunto del centro, Xavier Conill, que ha precisado sin embargo que no están cerca del colapso.

El cierre perimetral de las dos comarcas es la última restricción del Gobierno catalán antes de Navidad, que no afecta al resto de Cataluña, donde está instaurado el confinamiento comarcal pero se permite romperlo para ir a segundas residencias, a un hotel o a visitar a un familiar.

En paralelo, el Departamento de Salud ultima los preparativos de la vacunación, que debe empezar el domingo 27, y ya ha hecho llegar a las residencias geriátricas de Cataluña el documento que los internos y los trabajadores tendrán que rellenar para dar su consentimiento y así recibir la primera dosis de la vacuna de Pfizer.

Las vacunas, que se empezará a administrar en las residencias y luego llegarán a los sanitarios, son voluntarias, pero el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, no ve necesario un registro de personas que no quieran vacunarse contra la covid.

Asimismo, el Hospital del Vall de Hebron ha empezado el reclutamiento de voluntarios para participar en un ensayo clínico en fase III de otra vacuna, la de la farmacéutica Janssen (Johnson & Johnson).

1 Comentario

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot