El Gobierno de Sánchez e Iglesias no quiere contabilizar a todos los muertos por COVID 19

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 16.04.2020. El cambio del criterio en el recuento de víctimas por el coronavirus, al contar no sólo los fallecidos confirmados en hospitales sino también los contabilizados por las funerarias, ha sido obviado por el Gobierno pese a la petición de la Generalitat de exportar su modelo al resto de comunidades. Efe

Efe – El cambio del criterio en el recuento de víctimas por el coronavirus, al contar no sólo los fallecidos confirmados en hospitales sino también los contabilizados por las funerarias, ha sido obviado por el Gobierno pese a la petición de la Generalitat de exportar su modelo al resto de comunidades. Madrid (España), viernes 17 de abril de 2020. 

Este cambio de método, que tiene en cuenta datos de las funerarias de fallecidos con sospechas de COVID-19 en residencias y domicilios, incluso si no han sido sometidos a test, ha disparado de 3.855 a 7.096 la cifra de fallecidos oficialmente con la enfermedad en Cataluña.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recordado ante la petición del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de que se adopte en el resto de España el sistema de recuento catalán, que sólo hay un criterio común para hacer este conteo, y es el que marcan las autoridades internacionales.

También la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha instado al Govern a no especular con las cifras de fallecidos por coronavirus y no intentar confundir a los ciudadanos.

Al margen de esta polémica, la Generalitat ha anunciado este jueves que efectuará 27.238 pruebas de PCR de COVID-19 a mayores y personas discapacitadas que viven en residencias, cuya población en Cataluña asciende a más de 35.000.

Este anuncio ha coincidido con un nuevo caso de alta mortalidad en una residencia de mayores, concretamente en la residencia pública de Sant Llorenç Savall, donde se ha conocido que han fallecido ya 25 internos y hay otros 59 positivos.

Hasta el momento los fallecidos exclusivamente en los hospitales catalanes ascienden a 3.855 personas, y, con el cambio de criterio en el conteo también se suman los casos de posibles infecciones no confirmadas, sumando a las “personas que presentan síntomas y que un profesional facultativo clasifica como posible caso”, según Salud.

“Creemos oportuno facilitar estos datos para ver cómo se comporta la epidemia de forma mucho más real”, ha argumentado este jueves la consellera, de Salud, Alba Vergés, que ha insistido en que “la premisa es la transparencia a la ciudadanía”.

El director de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha reconocido que es “difícil” conocer la cifra real de fallecidos por coronavirus en España, que según los últimos datos asciende a 19.130.

Según Simon, ni teniendo unas “muy buenas” estadísticas sanitarias se van a conocer los datos reales de los muertos por COVID-19 y ha insistido en que el Ministerio solicita a las CCAA cifras de fallecidos que cumplen con los criterios de la ponencia de alertas y que son “compatibles y comparables” con los datos de otros países.

Por su parte, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, considera “razonable” este nuevo método de cálculo de fallecidos por coronavirus que aplica la Sanidad de Cataluña.

Por otra parte, Vergés ha encargado varios informes “exhaustivos” a expertos para ver cómo se puede hacer “una salida controlada” del confinamiento para los niños, después de que los hospitales hayan visto reducido el número de ingresos y aumentadas las altas y de que la situación de las UCI sea -ha dicho- “muy correcta”.

No obstante, el infectólogo y coordinador de la Unidad COVID del Hospital del Mar de Barcelona, Robert Güerri, ha asegurado que la situación de los hospitales catalanes hoy es de “calma tensa” porque “probablemente en los próximos diez días veremos un incremento de casos” por la COVID-19.

Entre las noticias positivas de la jornada, además del aumento de altas, destaca que científicos catalanes del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Boston han comenzado a hacer en el Hospital Clínic los primeros ensayos clínicos de una aplicación que diagnostica la COVID-19 por la propia tos del paciente.

También positiva es la incorporación de grupos de investigación de la Fundación Josep Carreras al diseño de estudios de coronavirus para determinar la sensibilidad de este virus en función del sistema inmune y las células pulmonares y descubrir nuevas formas de eliminarlo de las superficies.

Por su parte, la Diputación de Barcelona ha empezado a repartir hoy una nueva partida de material sanitario llegado de China: 42.500 mascarillas FFP2, 1.000 gafas, 10.000 monos, 200.000 guantes, 50.000 gorras, 9.000 batas y 100.000 patucos.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot