El primer domingo de mayo, felicidades a todas las madres

Antonio Morales Sánchez
FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 03.05.2020. Unos dulces y una tarta, especialmente dedicados a las madres, están listos para su compra este sábado en Madrid en la víspera del Día de la Madre. Este año el Día de la Madre, aunque coincida con los primeros paseos al exterior, se tendrá que celebrar en confinamiento pero hacer que sea una jornada especial es una opción posible con una fórmula clásica pero imbatible disfrutar del tiempo juntos para crear recuerdos inolvidables y además, desconectar de la situación actual. Efe

Es el día en que nuestra sociedad rinde homenaje a las madres, dedicándoles todo el protagonismo por su constante sacrificio y abnegación hacia sus hijos. La madre es esa que sufre en silencio las desdichas de sus vástagos, la que siempre te escucha cuando los problemas te acucian, la que te apoya cuando las dudas te asaltan, cuando la suerte te es esquiva. Es la única mujer que jamás te abandonará, la única que soportará tus agravios con paciencia y dolor. La que aceptará tus reproches sin inmutarse por mucho que la subestimes. Ella siempre te perdonará con una sonrisa en sus labios, porque eres sangre de su sangre.

Ella te llevó nueve meses en su vientre, sintió cada día tu presencia, tus movimientos, te cobijó y te amamantó, después de traerte al mundo, muchas veces en condiciones adversas y dolorosas. Te llenó de cuidados y amor, te acostó por las noches y te despertó por las mañanas, se pasó noches en vela cuando estabas enfermo, te preparó tu comida favorita y te proporcionó muchos deseos para hacerte feliz. Ella te educó en valores, dándote ejemplo de constancia y sacrificio de cohesión dentro del núcleo familiar, restañando heridas, supliendo ausencias y errores varios. Y todo ello lo hizo sin intereses espurios, sin ánimo de ganarse favores mundanos, su bondad se transluce en sus gestos y a través de su mirada puedes ver su noble corazón.

Es por ello que hoy no debes olvidar llamarla (antes que sea demasiado tarde) para decirle: “Gracias Mamá, por tus desvelos y por darme la vida”. Seguro que lo agradecerá más que si le compramos un regalo, es más, lo que es un insuperable regalo para ella es tu compañía y cariño. Por eso, cuídate mucho de hacer llorar a una madre, porque Dios cuenta sus lágrimas.

¡Felicidades, mamá

Antonio Morales Sánchez

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies