El refugiado sirio terrorista del ataque de Ansbach (Alemania) es yihadista “soldado del Dáesh”

Lasvocesdelpueblo
Una ambulancia en el lugar donde un refugiado sirio murió hoy al detonar un artefacto explosivo en Ansbach, Alemania, causando doce heridos. EFE Una ambulancia en el lugar donde un refugiado sirio murió hoy al detonar un artefacto explosivo en Ansbach, Alemania, causando doce heridos. EFE

Agencias – Como ocurrió después de que el pasado lunes un refugiado afgano de 17 años atacara con un hacha a los pasajeros de un tren regional de Baviera, la agencia de noticias ‘Amaq’, vinculada al grupo yihadista Estado Islámico (EI), aseguró este lunes 25 de julio de 2016 que el suicida de Ansbach era uno de sus “soldados”. El temor al terrorismo yihadista aumenta en Alemania con el segundo atentado de esa índole en una semana, tras confirmarse que el sirio solicitante de asilo que el pasado domingo 24 de julio de 2016 se mató al detonar una bomba en Ansbach grabó en un vídeo su intención de atacar en el país de acogida. Ansbach (Alemania), martes 26 de julio de 2016. Fotografía: Una ambulancia en el lugar donde un refugiado sirio murió hoy al detonar un artefacto explosivo en Ansbach, Alemania, causando doce heridos. Efe.

Al igual que hizo el chico afgano, el joven sirio, que dejó a quince personas heridas al estallar su bomba, de ellas cuatro en estado grave, había grabado un vídeo en el que anunciaba su intención de atentar contra alemanes para vengar la muerte de musulmanes. El hombre, identificado como Mohammad D., se declaraba en la grabación seguidor de Abu Bakr al Bagdadi, líder del EI, lo que llevó a la Fiscalía federal a asumir la investigación del atentado ante la sospecha de que lo cometiera como integrante de esa organización terrorista.

El atacante intentó pasar al festival de música que se celebraba en el centro de la ciudad, con asistencia de 2.500 personas, pero no se le dejó pasar porque no tenía entrada. “Está claro que es un atentado con un trasfondo islamista. Si el autor estaba en contacto con el EI se está investigando todavía”, manifestó en rueda de prensa en Nuremberg, en las cercanías de Ansbach, el ministro del Interior bávaro, Joachim Herrmann. El hombre, de 27 años y originario de la ciudad siria de Alepo, había llegado hacía dos años a Alemania y su petición de asilo había sido denegada tras comprobarse que había recibido antes protección en Bulgaria.

La orden de expulsión a ese país quedó en suspenso por sus problemas psicológicos -había intentado suicidarse en dos ocasiones y había estado ingresado en un hospital psiquiátrico- pero se reactivó el pasado 13 de julio. Debía abandonar Alemania en treinta días y los investigadores deben aclarar ahora si esa orden fue un desencadenante de su acción. En el albergue en el que vivía el joven, que contaba con seis perfiles en Facebook, se hallaron materiales susceptibles de ser utilizados para fabricar bombas, como gasolina, pilas, alambres o ácido clorhídrico, según explicó el vicepresidente de la policía regional, Roman Fertinger.

La policía se incautó también de un ordenador portátil con violentas imágenes del EI, dos teléfonos móviles, varias tarjetas SIM y un “fajo de billetes de 50 euros”. La explosión, que lanzó piezas de metal a veinte metros, le destrozó la aorta, el pulmón y el hígado y murió de forma instantánea. En la autopsia se ha descubierto que tenía “heridas de guerra” en las piernas y los pies, aunque Fertinger señaló que todavía hay que investigar si había participado en combates en su país.

Durante todo el día el Ministerio alemán del Interior abogó por la cautela antes de vincular la explosión con el yihadismo. De hecho, pocos minutos antes de que diera a conocer la existencia del vídeo en el que el joven anunciaba su intención de atentar en nombre de Alá, el titular de Interior, Thomas de Maizière, señalaba que no se podía descartar ese trasfondo pero tampoco que la causa del ataque fuera la “inestabilidad psicológica” del joven.

En una comparecencia en Berlín, De Maizière, advirtió contra la tentación de caer en una sospecha generalizada sobre los refugiados y recalcó que “la inmensa mayoría” huye de la persecución o busca de una vida mejor. Ambos debates deben ser “separados totalmente”, recalcó. Según los datos de su departamento, en estos momentos se investiga a 59 refugiados o solicitantes de asilo por presuntas inclinaciones yihadistas, en muchos casos por indicios apuntados por compañeros de los propios albergues. El ministro avanzó su intención de debatir con los titulares de Interior de los 16 “Länder” nuevas medidas de seguridad y señaló que la policía federal se hará más visible en aeropuertos y estaciones.

Pese a las advertencias del ministro, la derecha radical de Alternativa para Alemania (AfD) no tardó en reaccionar a la noticia del trasfondo yihadista y señaló a la política de refugiados de Angela Merkel como “el mayor peligro que ha tenido Alemania desde el fin de la guerra fría”. En Ansbach, una pequeña población bávara de 40.000 habitantes, a 40 kilómetros de Núremberg, los ciudadanos trataban de asimilar que ese suicidio podría haber generado un matanza, de haber logrado su autor el objetivo de entrar en el recinto donde se celebraba un concierto al aire libre.

No lo logró porque no se había comprado la entrada -que cuesta entre 35 y 53 euros-. Una cantidad que, tal vez, evitó que arrastrara en su acto a algunos o algunos de las 2.500 personas que bailaban dentro del recinto, al que a él no tuvo acceso.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies