Ella no me dijo nunca que parara hasta el final del sexo

En un interrogatorio en el que ha roto a llorar en más de una ocasión, el futbolista Dani Alves, que solo ha respondido a su defensa, ha recalcado que "tanto él como la joven sintieron atracción" cuando se conocieron en la discoteca Sutton y "quisieron tener sexo en el baño", por lo que cuando "días después" supo por la "prensa que se le acusaba de agresión sexual se le vino el mundo encima". Abogada de la denunciante: "Me da igual que mi representante perreara (con Dani Alves antes de entrar en el baño), cuando entró en el baño dijo que no. Y 'no' es 'no'" La abogada de dani Alves: "Alves solo pudo inferir que había prestado su consentimiento (...) No claudiquen ante la presión social y mediática"

0
34
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (REINO DE ESPAÑA), 05 DE FEBRERO DE 2024. La víctima entró al baño con Dani Alves de "forma voluntaria". El exjugador brasileño del FC Barcelona e exinternacional de Brasil, Daniel Alves da Silva (Dani Alves), acusado de violar a una joven en un baño de la discoteca Sutton de Barcelona, hoy en el juicio en los Juzgados de Barcelona. El Tribunal permite a Dani Alves declarar al final y rechaza que se vulneraran sus derechos procesales, dijo la Audiencia de Barcelona. Ella no me dijo nunca que parara hasta el final del sexo. Efe

Barcelona (Reino de España), miércoles 7 de febrero de 2024 (Lasvocesdelpueblo y Agencias).- Ella no me dijo nunca que parara hasta el final del sexo. Así ha dicho en el Juicio el acusado Dani Alves quien ha confirmado también que él estaba además borracho, pero no se sabe si la chica también estaba borracha. Ahora, si la Audiencia de Barcelona considera el atenuante de embriaguez del futbolista, en caso de que sea culpable, solo le condenaría a un año de prisión que el exinternacional de Brasil ya ha cumplido en prisión preventiva. También el Tribunal piensa acordar la continuidad o el fin de su prisión preventiva antes de la publicación de la sentencia; la Fiscalía y la acusación particular (ejercida por la defensa de la víctima) siguen alegando «riesgo de fuga» mientras la defensa de Alves reclama su puesta en libertad inmediata dado que «en el juicio no se acredita» que Dani Alves «violó» a la denunciante, dice la abogada de Dani Alves, Inés Guardiola.

El futbolista exjugador de FC Barcelona y exinternacional de Brasil, Daniel Alves da Silva (Dani Alves), ha insistido en que mantuvo relaciones sexuales consentidas con la joven de 23 años que lo denunció por violación, por lo que pide ser absuelto, aunque se abre a una pena alternativa de un año de cárcel, que ya habría cumplido, por un delito de agresión sexual con atenuantes.

Ella no me dijo nunca que parara hasta el final del sexo| En la sección 21 de la Audiencia de Barcelona ha quedado este miércoles visto para sentencia el juicio por agresión sexual contra el exjugador del FC Barcelona y y exinternacional de Brasil, para quien la Fiscalía pide nueve años de cárcel, y doce la acusación particular (ejercida por la defensa de la víctima), acusado de violar a una joven de 23 años en un baño de la discoteca Sutton de la capital catalana la noche del 30 de diciembre de 2022. En el Juicio se ha demostrado que la joven se fue al baño con Dani Alves «voluntariamente».

Alves, que a lo largo de la investigación del caso ha dado hasta cuatro versiones distintas de lo sucedido en Sutton, se ha ceñido en su declaración de hoy a la última que mantuvo ante la juez instructora, en la que insiste en que las relaciones con la denunciante fueron «consentidas y de mutuo acuerdo, sin que la chica le dijera nunca que parara».

En un interrogatorio en el que ha roto a llorar en más de una ocasión, el futbolista Dani Alves, que solo ha respondido a su defensa, ha recalcado que «tanto él como la joven sintieron atracción» cuando se conocieron en la discoteca Sutton y «quisieron tener sexo en el baño», por lo que cuando «días después» supo por la «prensa que se le acusaba de agresión sexual se le vino el mundo encima».

A preguntas de su abogada, Inés Guardiola, el acusado ha señalado que su «relato de hoy es el mismo que ha mantenido durante la instrucción del caso» y solo ha reconocido que la «primera vez que declaró ante la juez instructora» omitió «algunos detalles para que su mujer lo perdonara».

Tras su declaración, la defensa ha planteado como alternativa a la «absolución una pena subsidiaria de un año de cárcel por un delito de agresión sexual», resultado de aplicar la «eximente incompleta de embriaguez», así como las «atenuantes de reparación del daño y vulneración de derechos fundamentales por la supuesta parcialidad del proceso judicial».

Ella no me dijo nunca que parara hasta el final del sexo| El juicio ha quedado visto para sentencia no sin antes una breve «vistilla» en la que la defensa del futbolista ha vuelto a reclamar su puesta en «libertad inmediata», petición que la justicia ha rechazado ya en tres ocasiones en el último año y que la sala resolverá en los próximos días, antes de dictar sentencia.

El cruce de alegaciones entre acusaciones y defensa, que mantienen versiones opuestas sobre lo ocurrido en el baño de la discoteca Sutton, ha marcado la recta final del juicio contra Dani Alves, en una sesión en la que ha sobrevolado el debate abierto por la ley del «solo sí es sí» y los cambios sociales en los últimos años en materia de libertad sexual.

La fiscal Elisabeth Jiménez ha insistido en que la denunciante, pese a estar «devastada», ha hecho un «esfuerzo terrible» para explicar lo ocurrido y dejar claro que ya desde «primer momento dijo que quería salir de ahí». «Fue muy valiente a lo largo del procedimiento, es una mujer muy fuerte», ha destacado.

Si la chica quiso besar a Alves y posteriormente, en algún momento dijo «hasta aquí», es «hasta aquí», ha exclamado la fiscal, que ha denunciado que al futbolista le dieron igual las «súplicas» de la chica y la violó con violencia.

También Ester García, abogada de la acusación particular, ha rebatido la estrategia de la defensa, centrada en minar la credibilidad de la víctima con el argumento de que antes de entrar al baño estuvo coqueteando con Alves, en un alegato en el que ha invocado la ley del «solo sí es sí», centrada en el consentimiento como eje de los delitos de agresión sexual.

Ella no me dijo nunca que parara hasta el final del sexo| «Me da igual que mi representante perreara, cuando entró en el baño dijo que no. Y ‘no’ es ‘no'», ha argumentado la letrada, que ha recordado que ya no es necesaria una «violencia inusitada» ni acreditar la resistencia de la víctima para dar por probada una agresión sexual: «ya no estamos en ese debate».

Por su parte, la abogada de Alves, Inés Guardiola, ha dedicado sus informes finales a tratar de desacreditar el relato de la víctima y sus dos amigas, para lo que se ha remitido a las grabaciones de los momentos previos a que el futbolista y la denunciante entraran en el baño.

En ese sentido, tras precisar que no es su intención juzgar a la denunciante, Guardiola ha emplazado al tribunal a analizar el comportamiento que tuvo antes de entrar en el baño, porque del mismo «Alves solo pudo inferir que había prestado su consentimiento (…) No claudiquen ante la presión social y mediática», ha agregado.

En la última sesión del juicio han comparecido hoy también dos psicólogas designadas por la defensa de Alves para acreditar que la noche de Sutton iba ebrio, aunque han sostenido que el futbolista tenía las capacidades cognitivas «levemente afectadas» y «distinguía el bien y el mal y sabía lo que estaba sucediendo».

Asimismo, los forenses que atendieron a la víctima han mantenido que no tuvieron «ninguna sospecha» en sus exploraciones psicológicas de que esta simulara o exagerara sus síntomas y concluyeron que «sufría un trastorno postraumático»| Ella no me dijo nunca que parara hasta el final del sexo.