Entrevista completa, en castellano, de Pablo Iglesias sobre la polémica «Trágico Problema Político vasco» a ‘New Left Review’

Lasvocesdelpueblo

entrevista de Iglesias en New Left Review...
Entrevista completa, en castellano, de Pablo Iglesias sobre la polémica «el problema vasco es un problema político trágico para los españoles bien lo saben las víctimas de ETA», al diario británico ‘New Left Review’ del pasado mes de mayo 2015. La entrevista realizada en castellano y «traducida» en lengua inglesa «por Fruela Fernández» periodista del medio británico ‘New Left Review’. Así explicó de entrada el diario: «Como las políticas de emergencia se han endurecido en un nuevo orden político, sistema de dos partidos de Europa ha estado bajo una creciente tensión. Las izquierdas del centro desacreditadas de la Internacional Socialista han sido abandonados por sus electorados básicos, que se han desplazado tanto hacia la derecha y hacia la izquierda. En su mayor parte, la ira popular se ha expresado a través de los partidos antisistema existentes: UKIP y el Frente Nacional en Inglaterra y Francia, el SNP y el Sinn Féin en Escocia e Irlanda, Syriza en Grecia. En Italia y España, sin embargo, los partidos anti-austeridad se han creado desde cero: los primeros partidos de izquierda a base de masa que se fundó en cualquier lugar ya que el PT de Brasil en 1982».

Según la revista New Left Review,  «En Grecia, la gestión de la troika ha obligado al gobierno de Syriza enfrentarse al gobierno alemán que lidera frontalmente el régimen de zona euro; por Podemos de España y el ‘Movimiento Cinco Estrella” (M5S) de Italia’, el principal objetivo sigue siendo el sistema nacional y su orden dominante, que tanto llaman ‘la Casta’. Sin embargo, a diferencia de Cinco Estrellas, Podemos tiene un movimiento de protesta de masas detrás de ella: las sentadas de indignados del mayo de 2011 y los dos años de acción directa contra los desahucios y recortes que siguieron. También, en la generación y la formación los liderazgos son muy diferentes. El grupo de profesores de la Universidad Complutense que fundaron Podemos en 2014 es treinta años más joven que los directores de (M5S) de Italia. Los intelectuales y publicistas, que se radicalizaron en los años noventa, en medio de las corrientes arremolinadas de la teoría política Negrian y alteran-globalismo; sus habilidades de presentación se perfeccionó primero en tv comunidad. Las manos a la confianza adquirida trabajando con los gobiernos radicales en Bolivia, Ecuador o Venezuela ayuda a explicar la audacia de su intento de movilizar el descontento de los indignados en un proyecto político nacional», presenta la revista británica.

la revista ‘New Left Review’ señala además que el líder de Podemos, «Pablo Iglesias, nació en una familia madrileño de izquierda en 1978, y se curtió como activista colegial en el PCE. Entonces, Pablo Iglesias lee la ley, la política y los estudios de cine; pasando de post-autonomismo-su tesis doctoral fue Multitud y Acción Colectiva a Post-Nacional crítica cultural gramsciana: Maquiavelo antes del Big Screen (2013) y ofrece lecturas de Algunos hombres buenos, Dogville, Katyn’, Ispansi, Amores Perros y Kubrick Lolita través de las lentes de Gramsci, Said, Agamben, Wallerstein, Brecht, Harvey, Butler. Disputar la Democracia (2014) era un manifiesto fuertemente escrita excoriantes la corrupción del orden político de España como consustancial con un modelo de desarrollo basado en la especulación inmobiliaria».

‘New Left Review’: «En vísperas de las elecciones municipales y autonómicas del mayo 2015 en España, Iglesias expone el pensamiento estratégico detrás de Podemos y, a continuación, responde a las preguntas del NLR sobre el proyecto».

Entrevista de Pablo Iglesias

Pregunta de ‘New Left Review’: La explosión de la crisis financiera de 2008 ha producido una serie de consecuencias políticas imprevisibles, en Europa, en particular. ¿Cómo pueden las fuerzas de la izquierda radical mejor responder a este desafío sin precedentes?

Respuesta de Pablo Iglesias (traducida en inglés): El objetivo es explicar el análisis que se ha informado a la estrategia política de Podemos en España: quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir al máximo la reflexión sobre estas cuestiones que he sido capaz de establecer desde que fue elegido líder de Podemos en noviembre pasado. Es también una oportunidad para hablar en mi propia voz, fuera del formato de las entrevistas con los medios convencionales. De mis papeles combinados como secretario general del partido y científico político y teórico, el primero no habría sido posible sin la segunda. Esta es una de las características definitorias de Podemos».

Pablo Iglesias sigue: «Frente a la situación política sin precedentes creada por la crisis de la zona euro, nuestro punto de partida fue un reconocimiento de principios de siglo XX de la derrota, ya registrado por NLR izquierdo. ‘Siglo corto Hobsbawm’, desde la revolución bolchevique a la caída del muro de Berlín, vio los horrores del fascismo, la guerra y la violencia colonial, pero también fue una época de esperanza y progreso social. Después de 1945, los programas sociales en los países capitalistas avanzados trajeron una redistribución limitada de la riqueza y los niveles de vida más altos para los principales sectores de la clase trabajadora, especialmente donde los sindicatos eran fuertes. Las revoluciones rusa y china se mostraron incapaces de combinar la redistribución económica con la democracia, pero producen avances innegables en la modernización y la industrialización; La fuerza militar soviética, el principal responsable de la derrota del nazismo, fue también una prueba de desarrollo económico. En el período posterior a la guerra, la URSS representaba un contrapeso real para nosotros intervencionismo. Si la Guerra Fría generó estados satélites del bloque oriental desprovistos de cualquier verdadera soberanía, sino que también abrió un espacio para los movimientos anti-coloniales que nos desafían la hegemonía, y ayudó a apuntalar los estados del bienestar y la extensión de los derechos sociales en el Oeste».

Pablo Iglesias sigue hablando: «Desde la década de 1970, Washington y otras potencias occidentales apostados en un nuevo conjunto de políticas para abordar los problemas de recolección de sus economías: haciendo retroceder los sindicatos, el empoderamiento de sectores financieros, la privatización de los activos públicos y la aceleración de la deslocalización de la producción a las zonas de bajos salarios, junto con el establecimiento del sistema de fiat-dólar. La caída del bloque soviético fue un enorme impulso para el Consenso de Washington, sino también por la preponderancia del capital financiero en la Unión Europea. Esto tomó forma constitucional en el Tratado de Maastricht, por el que los Estados miembros acordaron entregar la soberanía monetaria a un ‘independiente’ del Banco Central Europeo. Los criterios de convergencia y del Pacto de Estabilidad de cobertura de la nueva moneda única señalaron la creciente hegemonía de una Alemania unida dentro del proyecto europeo; las políticas macroeconómicas nacionales se limitaron a reducir el gasto público, la imposición de restricciones salariales y promover la privatización o la emigración. Muchas de las luchas de las últimas décadas en Europa se puede ver como puestos de defensa contra el desgaste continuo de la soberanía nacional. En este contexto de derrota para las izquierdas existentes, el pensamiento crítico se separó en gran parte de la praxis en marcado contraste con los vínculos orgánicos entre la producción teórica y estrategia revolucionaria que caracterizaron el siglo XX políticos. Se convirtió en el trabajo de los profesores universitarios profesionalizados, en lugar de los líderes políticos radicales. De hecho, los temas del pensamiento crítico contemporáneo están íntimamente relacionados con la derrota histórica».pablo Iglesias entrevistado en New Left Review

Pablo Iglesias sigue: «Sin embargo, a pesar de la reducción de las posibilidades políticas debido al vaciamiento de la soberanía estatal, los últimos quince años se ha observado la aparición de nuevos adversarios para el neoliberalismo, no sólo en la forma de movimientos sociales, sino también a nivel estatal. En América Latina, en condiciones de severa crisis económica y política, formaciones populares y progresistas ganaron victorias electorales que se transforman en proyectos para la recuperación de la soberanía, tanto en términos nacionales y regionales. Si bien el contexto que produjo estos procesos difieren en numerosos aspectos económicos, sociales y culturales, estructuras de fuerza del estado, situación geopolítica de la de Europa, por no hablar de los EE.UU., había una similitud. América Latina también había visto la derrota histórica de la vieja izquierda en los años desastrosos de los años setenta y ochenta. La aparición de estas nuevas fuerzas fue un recordatorio de que la política, como un escenario para luchas en condiciones constantemente cambiantes, nunca llega a su fin, por mucho que las condiciones en las que opera».

Pablo Iglesias sigue: «Incluso sin la amenaza del viejo fantasma, el orden mundial ha entrado en un período de transición geopolítica durante los últimos quince años, una expresión, en parte, del desplazamiento de la balanza industrial entre el Atlántico Norte y el Este de Asia. Predominio unilateral de Washington ha sido calificado, por lo menos, por la aparición de las grandes potencias, antiguos y nuevos, cuyos intereses pueden no ser fácilmente subsumido en las de los EE.UU.. Reformas de Deng Xiaoping demostraron la viabilidad de un ultra-capitalismo planificado por el Estado, la conversión de la tierra de la Revolución Cultural en la zona productiva más importante del mundo y un poderoso actor internacional. En la “región de pivote” de Eurasia, Rusia semi-democrático de Putin sigue demostrando que Moscú está de vuelta en el escenario mundial», puntualiza Iglesias.

Políticas de emergencia para ‘salvar el euro’ como escusa para destruir el estado de bienestar 

Pablo Iglesias explica: «La crisis de 2008 se ha producido nuevas aperturas inesperadas políticos, en el sur de Europa, en particular, en formas que pocos podrían haber predicho. Rescates estatales para las instituciones financieras en quiebra llevaron a aerostación deudas nacionales y los altos diferenciales de tasas de interés. Las políticas de emergencia para ‘salvar el euro’ impuesto por y pronto normalizada por el bloque liderado por Alemania han tenido efectos desastrosos en Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España, donde millones de personas han perdido sus puestos de trabajo, decenas de miles de personas han sido desalojadas de sus hogares y el desmantelamiento y la privatización de los sistemas de salud pública y educación se ha acelerado considerablemente, ya que la carga de la deuda se desplazó de los bancos a los ciudadanos. La UE se ha dividido a lo largo de las líneas norte-sur, una división del trabajo que exige una fuerza de trabajo de bajos salarios y los bienes y servicios baratos para los países mediterráneos, mientras que el joven y mejor entrenado se ven obligados a emigrar. El presupuesto 2014-20 ue representa una victoria para esta línea».

Pablo Iglesias: «No hace mucho tiempo, España estaba siendo aclamado como una UE historia de éxito económico gracias a un modelo de desarrollo basado en burbujas inmobiliarias y proyectos urbanos corruptos, supervisado desde la Transición postfranquista por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular (pp). Ahora, junto con los otros PIIGS, se está obligado a rendirse históricas derechos sociales a través de las políticas de austeridad que Alemania y sus aliados del norte nunca imponer en casa. Pero la propia crisis ha ayudado a forjar nuevas fuerzas políticas, sobre todo Syriza en Grecia, que finalmente tiene un gobierno soberano, la defensa de una Europa social, como así como de Podemos en España, lo que abre la posibilidad de un cambio político real y la recuperación de lo social los derechos. Es evidente que en las condiciones actuales esto no tiene nada que ver con la revolución, o una transición al socialismo, en el sentido histórico de esos términos. Pero se convierte en viable para apuntar a los procesos soberanos que limiten el poder de las finanzas, impulsar la transformación de la producción, garantizar una redistribución más amplia de la riqueza y el empuje para una configuración más democrática de las instituciones europeas».

Pregunta de la revista ‘New Left Review’: «Pero, ¿qué tipo de crisis hay España?»

Respuesta de Pablo Iglesias: «En la definición clásica de Gramsci, la hegemonía es el poder de las élites dirigentes de convencer a los grupos subalternos que comparten los mismos intereses, incluidos dentro de un consenso general, aunque en un papel subordinado. La pérdida de la hegemonía que crea una crisis orgánica, que puede manifestarse en el fracaso de las instituciones dominantes, incluyendo los principales partidos políticos a preservar y renovar su legitimidad. En España, como en otros países de la eurozona, la crisis económica y las medidas impuestas a ‘salvar la moneda única’ elevado el espectro de una crisis orgánica, lo que llevó en términos políticos a lo que llamamos una crisis del régimen: es decir, el agotamiento de los el sistema político y social que surgió de la transición postfranquista. La expresión social principal de esta crisis del régimen fue el movimiento 15-M, la gran movilización indignado que, a partir del 15 de mayo de 2011, las plazas ocupadas en toda España durante semanas. Su expresión política principal ha sido Podemos».

Pablo Iglesias: «La transición española del año 1975 transformó franquismo en un sistema democrático-liberal, comparable a la de la mayoría de los países occidentales. Fundamentalmente, dejó las élites económicas franquistas sin tocar y ayudó a reciclar una buena parte de la dirección política y administrativa, que conservó sus posiciones dentro del aparato estatal, incluso después de la aplastante victoria electoral del PSOE en 1982. Un ‘Espíritu De Consenso’ gobernado no sólo los reformistas del franquismo, encabezados por Adolfo Suárez, sino también la oposición democrática del Partido Comunista Español (PCE), pilar de la resistencia clandestina a la dictadura, y el PSOE, en un principio mucho más pequeño. Con apoyo incondicional de los medios de comunicación, sobre todo la del grupo Prisa influyente nuevo diario El País, este consenso se materializa en los 1977 Pactos de la Moncloa, atando a los sindicatos a la moderación salarial a cambio de beneficios sociales. Fue traducido a las normas jurídicas de la Constitución de 1978, confirmado por referéndum, que dio su nombre a la ’78 Régimen ‘. Poco a poco, a pesar de la resistencia de bien establecida catalán y los partidos nacionalistas vascos y ciertos sectores de la izquierda, este consenso se ganó el apoyo de la mayoría de la población española. Consagrado en una Monarquía Constitucional bajo el sucesor elegido a dedo de Franco, Juan Carlos I, los nuevos arreglos garantizados adhesión de España a la OTAN y la Comunidad Europea, con poco costo para la élite económica».

Pablo Iglesias: «Los Pobres resultados del PCE en la elección 1978 no alteraron sus tácticas posibilistas, siguiendo la misma línea de euro-comunista ‘pragmático’, con el mismo estilo conservador, ya que las partes francesas e italianas. En el punto álgido del debate sobre el Euro-comunismo, sus réditos electorales magros y el desmantelamiento del movimiento social, Manuel Sacristán, quizá Español de marxismo mejor mentalidad que se refiere a la derrota histórica del movimiento obrero y la izquierda, dentro de un nuevo contexto socioeconómico dominada por el consumismo, la creciente influencia de los medios de comunicación y una situación internacional que impuso límites estrictos a ninguna transformación significativa en el sur de Europa. La lección elaborado no sólo fue la imposibilidad del socialismo y de la revolución, visto desde el presente, que es bastante movimiento que hubo líderes políticos en España que creían en la viabilidad de estos proyectos, pero la imposibilidad de esquemas muy moderados de la vida social mejora, considere electoralmente inviable en el contexto de la creciente hegemonía neoliberal. ‘Mientras tanto’, lo que había que hacer, según Sacristán, era llevar a cabo una acción política a nivel micro, fuera del estado, en el medio ambiente, la paz y los movimientos feministas, la construcción de formas alternativas de la vida cotidiana. Para fines electorales, el pce formó una alianza más amplia en 1986, Izquierda Unida. Para la izquierda española, al parecer, no había mejores opciones».

«Esta no es una crisis del Estado, un colapso del aparato administrativo»

Pablo Iglesias: «Hoy en día, como resultado de la debacle de la zona euro, ya no estamos viviendo mientras tanto, pero en un régimen en toda regla de crisis, una situación en la que tal vez sea posible modificar los parámetros de la política española de una manera que no sucedió durante la transición postfranquista. Cabe destacar que esta no es una crisis del Estado, un colapso del aparato administrativo, como empezaba a desarrollarse en Bolivia y Ecuador antes de que Morales y Correa fueron barridos en la oficina en 2006. instituciones del Estado en España, sin embargo empobrecida y minado por la corrupción , siendo el cumplimiento de sus funciones-que van mucho más allá del monopolio de la fuerza que proporcionan los mecanismos de regulación de la vida social, así como la generación de lealtad y de seguridad para el orden dominante. Sin embargo, el fracaso indiscutible de las políticas de austeridad en España ha ayudado a desencadenar una crisis de régimen, que ha abierto-por cuánto tiempo, no sabemos-un conjunto sin precedentes de oportunidades políticas. La frustración de expectativas entre sectores importantes de las clases medias y la salariat, como resultado de las ‘reformas estructurales’, es uno de los factores más decisivos para la comprensión de las posibilidades políticas del presente».

Pablo Iglesias: El movimiento 15-M sirve como válvula de seguridad para estas frustraciones. El hecho de que no encontró expresión electoral demostró que la crisis hegemónica trajo a la palestra por este aumento, que sorprendió al mundo, fue también una crisis de la izquierda española existente. El 15-M llevó a cabo un espejo a la izquierda, dejando al descubierto sus deficiencias. También puso sobre la mesa el componente principal de un nuevo sentido común: el rechazo de las élites políticas y económicas dominantes, sistemáticamente señalado como corrupto. El 15-M también cristalizó una nueva cultura de la contestación que no podía ser captado por las categorías de izquierda y derecha, algo que los líderes de la izquierda existente se negaron a reconocer desde el principio. La lógica del movimiento 15-M llevó a su agotamiento; que no logró los efectos deseados por sus activistas comprometidos, que esperaba que lo social podría sustituir a la institucional. Con el objetivo de reducir la política a la mera expresión de los poderes sociales, construidas a través de la movilización y el activismo paciente compensatorios, fue uno de los grandes errores de la intelectualidad movimientista en España, que no se dio cuenta de que el mientras tanto era precisamente eso: una forma de trabajar hasta la llegada del momento de audacia, lo que requeriría bastante diferentes técnicas políticas».

Pablo Iglesias: Las derrotas sufridas por el PSOE en las elecciones regionales y nacionales 2011 que siguieron 15-M eran de gravedad histórica; perdió casi el 40 por ciento de su voto de 2008. El resultado inmediato fue que el pp barrió en una serie de gobiernos regionales y obtuvo la mayoría absoluta en las Cortes. Pero a partir de ese momento, se podía sentir los cambios que tienen lugar en el sistema de partidos. Quedó claro en las urnas que tanto el gobierno del PP como el del PSOE estaban perdiendo apoyo electoral, mientras que Izquierda Unida y pequeños partidos liberales-Ciudadanos, fundada en Cataluña en 2006, y Unión Progreso y Democracia (UPyD), creada en 2007, eran haciendo mejor. En esta nueva coyuntura, iu tuvo la oportunidad de elaborar un audaz o al menos, más, menos tímida estrategia que la que estaba persiguiendo. Hubiera sido suficiente para seguir el ejemplo de la izquierda alternativa en Galicia (edad), una alianza de iu, Anova-a-izquierda nacionalista partido-ecologistas gallegos y otros. Un movimiento de este tipo a nivel nacional podría haber permitido iu para dar representación electoral al descontento social en plena ebullición, pero no aprovechar la oportunidad».

Pablo Iglesias: En Cataluña, por su parte, era obvio que Convergencia y Unión, el partido conservador nacionalista hegemónica, fue perdiendo terreno frente a su contraparte ligeramente socialdemócrata, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), que fue el objetivo de convertirse en el principal partido dentro del proceso independentista -claramente la columna vertebral de descontento social en el momento. En el País Vasco y Navarra, el regreso de la izquierda abertzale a la arena electoral amenazaba la hegemonía del Partido Nacionalista Vasco en Euskadi e incluso el de la conservadora Unión del Pueblo Navarro».

Pablo Iglesias: «Si añadimos a estas tendencias la irrupción de Podemos, sus resultados en los 05 2014 las elecciones europeas y la posterior trayectoria en las urnas, el modelo bipartidista español parecerían estar en problemas. La ofensiva incesante contra Podemos, realizado con una virulencia sin precedentes para España, revela el grado en que somos vistos como una amenaza real para el sistema de los partidos dinásticos. Es obvio que el juego sólo acaba de empezar. En los próximos meses vamos a enfrentar retos difíciles, empezando por las 24 elecciones autonómicas de mayo. Pero también parece claro que, más allá de los resultados inmediatos en las urnas, hay señales de irreversibilidad en esta crisis de régimen. La política española no volverán a cómo eran las cosas antes de Podemos».

La hipótesis de Podemos

Pablo Iglesias: Suponiendo que, en condiciones determinantes, es posible generar discursivamente una identidad popular que puede ser politizados lo largo de líneas electorales, a continuación, en España, en el contexto de la crisis del régimen incipiente producido por el desastre eurozona, esas condiciones parecen cumplirse. La tarea, entonces, era para agregar las nuevas demandas generadas por la crisis en torno a un liderazgo mediático, capaces de dicotomización del espacio político. Teniendo en cuenta estos factores, nuestra hipótesis no es difícil de entender. En España, el espectro de una crisis orgánica estaba generando las condiciones para la articulación de un discurso dicotómico, capaz de construir nuevas construcciones ideológicas del 15-M en un tema popular, en oposición a las élites.

Pablo Iglesias: «Para los fundadores de Podemos, esto no era una novela hipótesis; habíamos empezado a esbozar a cabo en nuestras reflexiones iniciales sobre el movimiento 15-M. Nuestro pensamiento se basó en un conjunto particular de decade y un modelo político experiencias de América Latina ‘ganado específico para la comunicación política: nuestro programa de televisión, La Tuerka [El Tornillo]. Análisis de la evolución de América Latina nos ofrece nuevas herramientas teóricas para la interpretación de la realidad de la crisis española, en el contexto de la periferia de la zona euro; a partir de 2011, comenzamos a hablar de la ‘latinoamericanización’ del Sur de Europa, como la apertura de una nueva estructura de oportunidad política. Esta posibilidad populista fue teorizado más específicamente por Íñigo Errejón, a partir de la obra de Ernesto Laclau».

Pablo Iglesias: «La segunda clave para esta hipótesis fue La Tuerka. Desde el principio, dentro de nuestras posibilidades modestas, entendimos La Tuerka como un ‘partido’. La gente ya no se involucran políticamente a través de los partidos, lo que pensábamos, pero a través de los medios de comunicación. La Tuerka y nuestro segundo programa, Fort Apache, eran las partes a través del cual queremos librar nuestra lucha política en el terreno más fundamental de la producción ideológica: la televisión. La Tuerka se convirtió en nuestra escuela preparatoria, enseñándonos cómo intervenir con mayor eficacia en los principales programas de entrevistas de televisión. También nos entrenó para el trabajo de consultoría en comunicación política que hemos desarrollado, que a su vez nos dio experiencia en la planificación de las campañas electorales y asesorar a los voceros y líderes políticos. Gracias a La Tuerka y la formación que nos dio, nos enteramos de cómo producir televisión ‘slots’-y cómo pensar políticamente dentro del medio de la televisión».

Pablo Iglesias: «Nuestros objetivos en esa etapa fueron modestos; nunca pensamos que llegaríamos tan lejos. Pero el logro de esos objetivos limitados trabajos de redacción, la promoción de iniciativas a pequeña escala, producción y presentación de programas de televisión, que estudian la comunicación audiovisual, que asesoran a los líderes políticos en los medios de comunicación la estrategia aseguramos-que estábamos bien preparados para el ingrediente indispensable de la hipótesis de Podemos: una figura de liderazgo con un alto factor de reconocimiento en España. No hubo inevitabilidad de nuestra presencia TV, y ninguna garantía de que resultaría eficaz y duradera. Desde mayo de 2013, sin embargo, yo estaba constantemente en los medios de comunicación. Ese verano, empezamos a pensar en la posibilidad de utilizar mi presencia en los medios para una intervención política nacional. En ese momento, mi punto de vista era que un proyecto de este tipo sólo podría llevarse a cabo en colaboración con la izquierda existente. La propuesta que hicimos a los partidos de izquierda para las primarias abiertas conjuntas señaló esta orientación. Pensamos que la apertura de la elección de los candidatos a los ciudadanos ayudaría a inclinar el equilibrio de fuerzas en el tablero político en nuestro favor: la izquierda se vería más como la gente».

Pablo Iglesias: «Vimos a nosotros mismos como una fuerza para la renovación; lo que no anticipamos fue que la frialdad, por no decir hostilidad abierta, con la que se recibieron nuestras propuestas nos permitiría ir mucho más lejos. El conservadurismo a ultranza de los líderes iu, incapaz de tomar en otros estilos o perspectivas, y el desdén de algunos de los grupos de activistas, nos obligó a empezar a poner en práctica nuestra hipótesis en soledad virtual; pero eso también significaba que estábamos bajo ninguna obligación de hacer concesiones a conservadurismo de la izquierda, oa los estilos paralizantes de algunos de los movimientos sociales. Paradojas de la historia: las condiciones propicias del fenómeno Podemos incluidas las reservas que generó entre los teóricamente más propensos a compartir nuestro proyecto, gracias a la cual podemos volar más alto y con mayor libertad».

Para la configuración del campo político en una división izquierda-derecha creado un entorno en el que el cambio, en una dirección progresiva, ya no era posible en España. En el terreno simbólico de izquierda y derecha, los que abogan por una transformación post-neoliberal a través de la no los derechos humanos, la soberanía y la relación entre la democracia y la defensa del estado de redistribución-políticas-tener la más mínima posibilidad de la victoria electoral. Cuando nuestros adversarios nos calificaron de ‘Izquierda Radical’, hasta la saciedad, para identificarnos con sus símbolos, que nos empujan hacia un terreno donde su victoria es más fácil. Nuestra tarea más importante político-discursiva era impugnar la estructura simbólica de las posiciones, para luchar por los términos de la conversación. En política, los que deciden los términos del concurso determinan gran parte de su resultado. Esto no tiene nada que ver con ‘el abandono de principios’ o ‘la moderación’, pero con el supuesto de que, a menos que nosotros mismos definen el terreno de la lucha ideológica, que limitará el repertorio discursivo a nuestra disposición».

Pablo Iglesias: Esto sólo es posible en situaciones excepcionales, como el que ahora nos encontramos en. Exige una estrategia específica para identificar los marcos que podrían definir este nuevo entorno, así como el discurso para proyectarla en el mediasfera. Cuando insistimos en hablar de los desahucios, la corrupción y la desigualdad, por ejemplo, y resistimos ser arrastrado en los debates sobre la forma de Estado (monarquía o república), la memoria histórica o política penitenciaria, que no significa que no tenemos una postura sobre estas cuestiones o que hemos ‘moderado’ nuestra posición. Más bien, se supone que, sin la maquinaria del poder institucional, no tiene sentido en este momento para centrarse en las zonas de lucha que nos alienar a la mayoría, que no son ‘a la izquierda’. Y sin ser una mayoría, no es posible tener acceso a la maquinaria administrativa que nos permitirá luchar estas batallas discursivas en otras condiciones, mientras que la intervención de las políticas públicas».

Televisión ha sido el aparato ideológico central en nuestras sociedades

Pablo Iglesias: «Durante décadas, la televisión ha sido el aparato ideológico central en nuestras sociedades. En los últimos años las redes sociales han abierto nuevos sitios de impugnación ideológica, la democratización del acceso a la esfera pública, a pesar de su penetración desigual de los diferentes estratos. Incluso si todavía están lejos de competir con la televisión, jugaron un papel clave en nuestra campaña para las elecciones europeas y siguen siendo uno de los rasgos distintivos de Podemos. Televisión, sin embargo, las condiciones e incluso ayuda a fabricar los marcos a través del cual la gente piensa: las estructuras mentales y sus asociados en valores a un nivel mucho más alto de intensidad que los sitios tradicionales de producción ideológica: la familia, la escuela, la religión. En cuanto a las actitudes y opiniones políticas se refiere, en España  los ‘shows de televisión’ de entrevistas son probablemente los principales productores de argumentos explícitamente para uso popular. La mayor parte de las manifestaciones vertidas en los bares o lugares de trabajo se generan por formadores de opinión que se ven en la televisión y la radio. Los imaginarios sociales se forman claramente formatos aparentemente no ideológicas y apolíticos, presentadas como simplemente: las operaciones de entretenimiento ideológicas más importantes son las que dan la apariencia de ser no-ideológica a las nociones que se perciben como el sentido común. En el contexto de la crisis, sin embargo, en lo que específicamente debates políticos están preocupados, estudios de televisión se han convertido en los parlamentos reales. De hecho una de las manifestaciones más importantes de la crisis fue la apertura de un nuevo espacio dentro de los debates de televisión, que podríamos ocupar; alguien tenía que representar a las víctimas de la crisis. Lo que digo permitió estas capas víctimas-subalternas, sobre todas las clases medias empobrecidas a identificarse como tales y para visualizarse, a través de nuevas plataformas contra: las viejas élites».

Pablo Iglesias: «El fenómeno de la televisión ‘El de la coleta’ podría definirse como la ocupación más eficaz de ese espacio, previamente tratado por otros de la izquierda, ya sea a través de la suerte o de su práctica. De hecho este discurso televisivo fue el resultado de una intensa preparación para cada intervención. Paso a paso, un poco convencional de izquierda talk-show de invitados se convirtió en un punto de referencia para el descontento social y política provocada por la crisis. La conversión de este punto de referencia en un candidato fue una estrategia de alto riesgo; nuestra campaña Euro-electoral tuvo éxito porque logramos mantener esa presencia en los medios, que hasta las dos últimas semanas de la campaña, era básicamente la de un talk-show invitado inusual en lugar de un candidato o líder político. El principal objetivo de la campaña era explicar que el tipo de la cola de caballo en la televisión estaba tomando parte en las elecciones. Por eso optamos por algo que nunca se había hecho antes en España: el uso de la cara del candidato en la boleta electoral. Los ‘Pueblo del Television-el pueblo de la televisión, o la nación tv, por así decirlo-no saben acerca de un nuevo partido político llamado Podemos, pero que sabían sobre el tipo de la cola de caballo».

Esta población, político socializado a través de la televisión, no era representable dentro de las categorías tradicionales de izquierda-derecha del espacio político. En el contexto de alta insatisfacción con las élites, nuestro objetivo de identificar un nuevo Podemos que incluía la nación tv inicialmente se reunieron alrededor del significante ‘Pablo Iglesias’. Antes y durante la campaña, nuestro trabajo en la televisión talk shows dirigido a introducir nuevos conceptos y argumentos que ayuden a definir el campo de batalla política a nuestro favor. La forma en que se ha presentado el concepto de ‘la casta’ de soportar-denotando política y económica de España-creación es quizás el mejor ejemplo. Este nuevo espacio de comunicación, susceptibles a la politización, había estado en la toma de algún tiempo, como el análisis del programa ha revelado. La inmensa popularidad de los actuales de asuntos semanales muestran Salvados y su presentador Jordi Évole no puede explicarse únicamente por la sensibilidad social de sus temas o postura progresista de Évole. La clave de su éxito fue su capacidad de concentrarse en los temas centrales de la insatisfacción social, la creación, ya sea consciente o no, un nuevo discurso que cruzó las fronteras políticas; en términos de Laclau, fue transversal».

En mayo 2011, Podemos todavía era un movimiento ciudadano

Pablo Iglesias: «Desde nuestro lanzamiento en enero de 2014 hasta que los euro-elecciones de mayo, la dirección política de Podemos fue constituida por un grupo de unas cuantas docenas de cuadros, que tomaron en todas las tareas habituales de un equipo de campaña. Junto con un grupo de profesores e investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, este recurrió a una nueva generación de militantes del pecado Futuro Juventud (Juventud sin Futuro), asociaciones de estudiantes, La Tuerka y otras organizaciones políticas y sociales, así como alternativa proyectos culturales y el 15-M. Este grupo formó el núcleo inicial de Podemos y corrió su campaña inicial, se centra en las redes de comunicación social, los programas de televisión, eventos públicos, la propaganda. Unas pocas semanas después del lanzamiento, ponemos un llamado para la creación de círculos de Podemos, grupos locales y sectoriales que comenzó a florecer, estableciendo nuestra presencia en todo el país. Pero a pesar de esto el trabajo en equipo extendida, estábamos lejos de ser una organización política. Podemos todavía era un movimiento ciudadano que se había desatado un enorme entusiasmo, expresado en la creación de los Círculos, la creciente participación en nuestros eventos, la actividad de miles de personas en las redes sociales y la posibilidad de que esta esperanza se podría traducir en votos el 25 de mayo . Pero todavía no éramos una organización política».

Pablo Iglesias: «Después de las últimas elecciones europeas, Podemos tenía cinco diputados al Parlamento Europeo, aunque todavía faltaba un liderazgo formal política y una estructura territorial y sectorial organizado en todas las regiones, así como los mecanismos formales para la toma de decisiones. Desde el principio hemos apostado en los procesos que permitan la participación popular en las decisiones más importantes; así fue como el equipo técnico que organizó nuestro congreso fundacional, la Asamblea de noviembre 2014 Ciudadanos, fue elegido. En la Asamblea, lo que representó un hito histórico en términos de participación, de Podemos convierte en sí de un movimiento ciudadano con un proyecto electoral en una organización política con los órganos principales, los sistemas internos de control, directrices políticas y tácticas y una meta clara de la eficiencia organizacional . A partir de ahí empezamos a nuestros procesos de construcción locales y regionales, que acaban de ser terminados. En el transcurso de la Asamblea acordamos nuestra estrategia electoral básica, el apoyo a los candidatos de la Unidad Popular en las elecciones municipales, para los que Podemos no se presentaría de forma independiente, mientras se ejecuta en las elecciones regionales en el marco de nuestra propia marca».

Pablo Iglesias: «Nuestra Asamblea Constituyente, y los procesos regionales y locales que siguieron, establecieron la estructura del esqueleto de un partido político, en el camino para las elecciones generales de noviembre de 2015. Pero tejido muscular de Podemos, por así decirlo, llega mucho más allá de la propia organización, ya que tiene la capacidad para vincular los sectores más avanzados de la sociedad civil en un proyecto más amplio de cambio político, trabajando para incluir los movimientos populares en un proceso que no puede ser emprendido solo. Para ser un partido de gobierno, Podemos necesita los mejores cuadros de la sociedad civil; ganar las elecciones nos requerirá para salvaguardar dichos vínculos de toma de decisiones con la sociedad en general a través del voto libre. Si algo nos ha hecho fuerte, es que no hemos permitido nuclei militantes que nos aíslan de los deseos de la sociedad, para secuestrar a una organización que es más allá de las identidades de sus líderes políticos, cuadros y militantes de un instrumento para el cambio político en España».

Pablo Iglesias: «La Marcha de Podemos por el Cambio, del 31 de enero de este año no era sólo un acontecimiento histórico en términos de la escala de participación entre 100.000 y 300.000 personas, pero también en su carácter poco convencional. No fue una protesta, ni fue la intención de criar a un conjunto particular de las demandas sociales. La historia del movimiento obrero del siglo XX demostró que no todas las huelgas tenían que ser justificados por demandas laborales específicas; más bien, en los momentos decisivos, una huelga puede ser convertido en un instrumento político, sin interfaces o mediaciones representativas. La Marcha por el Cambio fue un evento específicamente política, ligada a la representación pública de una voluntad social que lleva Podemos como un instrumento fundamental para el cambio. Su importancia no radica sólo en el hecho de que ninguna otra fuerza política en España tenía la capacidad de una movilización de esta magnitud. Mucho más importante, la Marcha por el Cambio marcó una determinación para poner fin a la disociación entre las movilizaciones de masas y la política electoral. Los viejos partidos políticos en España parecen los ciudadanos como poco más que máquinas para conseguir el acceso a la administración del Estado por la vía electoral. De hecho las elecciones que siguieron el movimiento 15-M tuvieron la sensación de una ilusión óptica: los políticos y los partidos que fueron desacreditadas por completo, se perciben como el principal problema de los ciudadanos, fueron aparentemente ineludible, sigue dominando el reino de la democracia formal. La Marcha por el Cambio trajo la política de vuelta a las calles. Si no fuera tan vasto como la Marcha por la Dignidad del mes de marzo de 2014, que reunió a los sindicatos y los movimientos sociales bajo el lema “Pan, Trabajo, Vivienda ‘, no obstante, demostró tanto la fuerza de nuestras capacidades de organización y el apoyo masivo de los ciudadanos de España. La respuesta burlona de las viejas élites al 15-M movimiento diciendo a los manifestantes en las plazas que deben postularse para las elecciones es poco probable que se repita en el corto plazo. La movilización enero 2015 marcó el inicio de un nuevo ciclo, la apertura de un año decisivo para España».

Ataques contra Podemos han sido incesante

Pablo Iglesias: «Desde las elecciones europeas, pero sobre todo desde el inicio de 2015, los ataques contra Podemos han sido incesante, muy superior a lo que está dado a las otras fuerzas políticas. Esta era totalmente previsible, la prueba de lo mucho que la alarma que los históricos detentan el poder en España. El aumento vertiginoso de una organización como de Podemos en las encuestas ha causado nerviosismo entre nuestros oponentes. En los primeros meses de 2015, los argumentos lanzadas contra nosotros por los propagandistas del PP y el PSOE lo general tenían un efecto boomerang, aumentando nuestro apoyo y permitiendo a nuestros voceros para devolver el golpe con efecto notable en los medios de comunicación. En los últimos meses, las técnicas y el carácter de estos ataques han agudizado, y se han convertido poco a poco más perjudicial. Tenemos que asumir que nuestras batallas medios ya no se llevarán a cabo en las mismas condiciones ventajosas como antes y que los ataques continuarán, al menos hasta que logremos un equilibrio institucional en las elecciones regionales y locales. Las últimas campañas contra nos han demostrado que podríamos perder nuestra capacidad ofensiva para poner temas en la agenda política».

Nuestro objetivo fundamental de este año es superar al PSOE

Pablo Iglesias: «El reto más importante al que nos enfrentamos es la elección general de noviembre. Es difícil predecir dónde vamos a llegar, pero lo que tenemos que trabajar en pro de un plebiscito que simplificará las opciones políticas en una elección entre el pp conservador y Podemos. Pero a pesar de que puede ser posible que nos alcanzará al PSOE, que aún está lejos de ‘Pasokization’-el completo colapso sufrido por el PASOK de centro-izquierda, una vez que el partido más poderoso en Grecia, pero reducido a la irrelevancia después de su coalición pro-austeridad con Nueva Democracia. El PSOE sigue teniendo el apoyo electoral significativo. Se le dio una botella de oxígeno político por las elecciones autonómicas andaluzas marzo, aunque su resultado no se debió en gran medida a las condiciones locales. Podemos triplicaron su voto ya que los euro-elecciones, ganando 15 escaños en Andalucía y el 15 por ciento de los votos, un buen resultado, pero no prefiguran nuestra superando los partidos tradicionales, PP y PSOE. Esta es la razón por las elecciones regionales del 24 de mayo a sobre todo en Madrid, Valencia y Asturias, y la elección de Cataluña en septiembre son tan importantes para nosotros».

Pablo Iglesias: Nuestro objetivo fundamental de este año es superar al PSOE, una condición previa esencial para el cambio político en España, incluso si no logramos superando el PP. La hipótesis de los socialistas de emprender un giro de 180 grados y el rechazo de las políticas de austeridad, por lo que podríamos llegar a un entendimiento con ellos, sólo entrará en juego si los superamos con eficacia. En esa etapa, psoe o bien aceptar el liderazgo de Podemos o cometen suicidio político mediante la presentación a la del PP. La dirección del PSOE y las diferentes facciones dentro del partido son muy conscientes de esto y han estado trabajando sin descanso para minimizar nuestro liderazgo. La celebración de las elecciones de Andalucía dos meses antes fue un claro intento por la baronesa PSOE regional, Susana Díaz, para asegurarse de que la primera prueba en este decisivo año electoral se llevará a cabo en los socialistas habían sufrido el menor desgaste y lo lograron».

Pablo Iglesias: «Otra cuestión crucial que se determinen en el 2015 serán nuestras responsabilidades en la escena postelectoral, donde Podemos podría enfrentar la posibilidad de gobernar con el apoyo de otros partidos, o el apoyo a otros para que puedan tomar posesión del cargo. Sin embargo, podemos ver una serie de nivel regional grandes coaliciones entre el PP y PSOE, que fortalezca el papel de Podemos como la principal oposición, a pesar de que sería desastroso para España. Sin embargo, para los socialistas esto implicaría Pasokization y sus líderes son propensos a explorar otras opciones. psoe se bloqueará en la contradicción entre la lógica del Estado y sus intereses como una fiesta, y no está claro cómo se va a resolver. El mismo dilema espera Ciudadanos, el partido de marca blanca de las élites, promovido como el derechista Podemos: se ve obligada a discutir posibles acuerdos con el PP, pero sabe lo que es un impacto negativo que esto tendría en su crecimiento electoral».

Pablo Iglesias: Para Podemos, será importante que desempeñar un papel en los gobiernos regionales después de las elecciones regionales y para mantener el PP fuera de la oficina. Pero lo más importante de todo es para entrar en la elección general en la posición más fuerte posible. Empoderamiento institucional nos ofrecerá garantías y nos dan la experiencia vital, pero también podría significar que perdemos nuestra ventaja outsider’. Podemos enfrentar las contradicciones que podrían socavar nuestro objetivo fundamental: que van a las elecciones generales con la mejor esperanza de redefinir el campo de fuerza política en España».

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies