Fracaso en las urnas del frente progre (comunistas, PP, PSOE y Macron) contra (RN) en Francia

FOTOGRAFÍA. ELISEO (PRESIDENCIA DE FRANCIA) PARÍS (RANCIA), 09.05.2017. Vista de Emmanuel Macron (i) junto al ex jefe de Gobierno de Francia de la etapa socialista de François Hollande, Manuel Valls (d). Informa Efe. El exprimer ministro socialista Manuel Valls anunció que será candidato en las elecciones legislativas de junio con el nuevo partido del presidente electo, Emmanuel Macron, y no con el Partido Socialista (PS), que considera que no tiene futuro. "Los viejos partidos están muriendo o están muertos", subrayó Valls en una entrevista a le emisora de radio 'RTL'. Dijo que será "candidato de la mayoría presidencial y más en concreto que quiere hacerlo en La República en Marcha", el nombre del partido recién constituido por Macron sobre la base del movimiento político que le llevó a vencer en las elecciones presidenciales el pasado domingo. El que fuera primer ministro del jefe del Estado saliente, François Hollande, hasta el pasado mes de diciembre, afirmó que coincide con "la mayor parte" del programa electoral del vencedor del domingo y que "hoy lo esencial es dar una mayoría amplia y coherente a Emmanuel Macron para que pueda gobernar". Efe

Lasvocesdelpueblo y Agencias – El patriotismo francés ha logrado abrir este domingo una grieta muy importante en el muro contra ella formado por el resto de partidos: la derecha cobarde, los socialistas, los comunistas y el nuevo partido «veleta» del actual presidente francés Emmanuel Macron, el llamado «frente republicano» contra un pueblo francés harto de las políticas globalistas y manipulaciones de los medios del poder mundialista en el país, tras alzarse con la alcaldía de Perpiñán (sur de Francia), su mayor ciudad en 25 años. París (Francia), domingo 28 de junio de 2020. 

Ni los sondeos han conseguido con el pueblo francés y el diputado de la Rassemblement National, en español (Agrupación Nacional, (RN) —antes conocida como Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen— Louis Aliot, será el próximo alcalde de la capital de la Cataluña francesa, una ciudad con importantes problemas socioeconómicos que la ultraderecha espera convertir en plataforma electoral para próximas contiendas.

La imagen del alcalde saliente de la derecha cobarde, el conservador Jean-Marc Pujol, estaba ya degradada entre buena parte de los 120.000 vecinos de la localidad, lo que llevó a integrantes de otras listas a pedir el voto por Aliot.

Desde que en 1995 Jean-Marie Chevallier les dio la alcaldía de Tolón, que alberga el mayor puerto militar de Francia, el patriotismo francés (RN) no gobernaba una ciudad de más de 100.000 personas.

La reacción de la líder de la RN y expareja de Aliot, Marine Le Pen, fue elocuente. Pese a que la segunda vuelta de las municipales no le fue especialmente propicia a su formación, que apenas logra victorias de relieve, la oportunidad de dirigir Perpiñán supone para ella un cimiento sobre el que construir su nueva imagen

“No sólo es una victoria simbólica; es un verdadero detonante, porque vamos a poder demostrar que somos capaces de gestionar grandes municipios”, ha dicho la líder de (RN), Marie Le Pen al canal «TF1».

Fracaso del frente progre «Frente Republicano» contra (RN) de Le Pen

Aún a regañadientes en algunos casos, la candidata ecologista, que quedó en tercera posición en la primera vuelta, y el de la lista «macronista» —en referencia al nuevo partido veleta del actual presidente de Francia Emmanuel Macron— cuarto, se habían retirado de la segunda ronda para evitar la dispersión del voto que podía beneficiar a Aliot.

De poco sirvió. Pujol, alcalde desde 2009, fue incapaz de concitar apoyos frente a los patriotas franceses de Frente Nacional, quien según las proyecciones obtuvo más del 53 % de los votos.

Pese a ser diputado por la Agrupación Nacional, el candidato ultraderechista hizo campaña sin etiqueta de partido para intentar atraerse a votantes de otras tendencias y se vio beneficiado incluso por el apoyo de integrantes de la lista del partido veleta de Macron, que rompieron la disciplina de grupo y pidieron el voto para él.

El «frente progre» (PP francés, PSOE francés, comunistas y veletas de Macron) “ha caído”, ha celebrado el hombre que será el próximo alcalde de Perpiñán, Louis Aliot (RN).

El próximo alcalde de Perpiñán ha añadido que el «frente progre» “puede caer en otros lugares, puede caer el anatema”, dijo Aliot en sus primeras declaraciones tras proclamar su elección.

El próximo alcalde consideró que la alianza entre comunistas y progres fue una “estafa política” y reivindicó que su victoria es la de “un equipo en torno a un proyecto, con personas de diferentes horizontes”, al tiempo que aseguró sentirse “orgulloso” de pertenecer a la Agrupación Nacional.

El pueblo francés humilla al progre Macron

Los más próximos al presidente de Francia, Emmanuel Macron, reconocieron su preocupación, al margen de por los malos resultados de su partido, por la victoria de Aliot en Perpiñán, que evidenció las limitaciones de la estrategia de “todos contra Rassemblement Nacional (RN)” que durante mucho tiempo ha cerrado el paso a (RN) en las segundas vueltas.

“Se trata de una inmensa decepción”, ha subrayado el secretario de Estado de Vivienda y uno de los primeros aliados de Macron, Julien Denormandie.

Desplome de la participación

Los colegios electorales de la segunda vuelta de las municipales francesas cerraron a las 20.00 horas (18.00 GMT) con un desplome de la participación que, según varias estimaciones, puede marcar un récord en el país en cualquier tipo de comicios.

La participación puede rondar el 40 %, indicaron las proyecciones demoscópicas, después de que a falta de tres horas para que cerraran las urnas hubiera votado menos del 35 % del censo, 18 puntos menos que en la segunda ronda de las pasadas municipales de 2014.

La segunda vuelta se desarrolló tres meses después de lo previsto, después de que el Ejecutivo la suspendiera a causa de la propagación de la pandemia de coronavirus.

El miedo a contagiarse ya provocó que en la primera vuelta acabara con una abstención de más del 55 % del censo, una tendencia que se ha agudizado en la segunda ronda, en la que apenas ha habido campaña electoral por la epidemia.

“La participación será baja y lo lamento como ministro y como ciudadano”, aseguró el titular del Interior, Christophe Castaner, quien mostró la voluntad de mantener el 27 de septiembre, como estaba previsto, los comicios al Senado.

Las primeras estimaciones de los institutos de sondeo muestran un gran avance de los ecologistas y un revés del partido del presidente, Emmanuel Macron.

Solo el primer ministro, Édouard Philippe, puede felicitarse de haber conservado la ciudad de Le Havre (norte), de la que ya era alcalde antes de entrar en el Gobierno y donde encabezó de nuevo la candidatura del partido veleta de macron.

En medio de los rumores que apuntan a que puede abandonar el Ejecutivo en los próximos días dentro de una amplia remodelación para dar un giro más social y ecologista al mandato del presidente, Philippe aseguró haber conseguido una victoria “clara”.

Casi el 60 % de los votos, según las estimaciones, frente al ecologista Jean-Paul Lecoq.

Caída del PSOE en su bastión de Lille

“Quiero agradecer a los ciudadanos que nos hayan renovado la confianza”, aseguró Philippe, que no dio ninguna pista sobre si seguirá al frente del Gobierno o se ocupará de su ciudad.

Los sondeos apuntan también a sorpresas como la derrota de la exministra socialista Martine Aubry en Lille, feudo del PSOE y que ella dirigía desde 2001, pero que podría pasara a manos del ecologista Stéphane Baly.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot