Guardia Civil: Hacienda de la República “no estaba preparada para el día siguiente de la independencia”

Lasvocesdelpueblo
FOTOGRAFÍA. TRIBUNAL DEL PROCÉS (MADRID) ESPAÑA, 15.03.2019. Captura de la señal del Tribunal Supremo con la declaración de Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos d'Esquadra durante el 1-O, en la sesión del juicio del "procés".Intercambio de miles de cartas para el 1-O en un polígono, proveedores que misteriosamente devuelven facturas a la Generalitat y pagos de los que ésta se desentiende. Hasta ahora, el juicio del "procés" ha servido para acumular más dudas que respuestas sobre una cuestión clave: ¿Quién pagó todo esto? Efe.

Lasvocesdelpueblo y Agencias – La vigésima sesión del juicio del “Procés”. Juicio del Procés (golpe de estado independentista en Cataluña en tres ataques a la democracia: 20-S, más de 40 mil individuos movilizados por los presos ‘Jordis’ junto a la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell Lluís —según se conoció ayer durante el interrogatorio de un rehén (guardia civil), Forcadell encabezaba la movilización y mandaba a los manifestantes— secuestran a los agentes judiciales y la secretaria judicial en la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalidad de las 10:00 horas desde la mañana del miércoles 20 de septiembre hasta las 3:15 horas de la madrugada del jueves 21 de septiembre de 2017; 1-O, día de la consulta ilegal no autorizada por la Justicia catalana (TSJC) y el Tribunal Constitucional y; 26-O, proclamación unilateral de independencia de Cataluña (DUI) con los resultados del 1-O. Hoy, jueves 21 de marzo, la vigésima sesión del juicio del “Procés”. Como viene siendo habitual, no se difundirá la imagen de los guardias que testifiquen. Comienza a preguntar el fiscal Jaime Moreno. Pregunta por el registro de despacho de Francesc Sutrias, ex director general de Patrimonio de la Generalitat. El guardia asegura que se concretaron unas 100 personas ante el despacho durante toda la mañana. Accedieron al despacho por el parking. “La secretaria judicial vino muy nerviosa, las manos le temblaban y una funcionaria le sirvió agua, nos contó que había sufrido un sucesos violento”. Venía de Vía Laietana, de la Consejería de Exteriores. El despacho estuvo precintado hasta que llegó Sutrias, detenido, su defensa y la comisión judicial. Madrid (España), jueves 21 de marzo de 2019.

Guardia Civil, rehén del 20-S: Durante el registro d ela Consejería de Economía y Hacienda de la Generalidad de Cataluña, “se detectó que la agencia tributaria catalana no estaba preparada para actuar al día siguiente de la independencia, pero había un programa informático que estaba preparando IBM”

La jornada

También están citados dos agentes que registraron la sede de esta empresa postal, dos que estuvieron en la nave de Can Barri donde se encontraron casi diez millones de papeletas y otros vinculados con empresas dedicadas al buzoneo del material electoral. Los fiscales que se encargan este jueves de los interrogatorios son Consuelo Madrigal y Jaime Moreno. 

El Tribunal Supremo ha dado inicio a la vigésima jornada del juicio del “procés”, en el que este jueves se escucharán testimonios de guardias civiles que participaron en los registros previos al referéndum del 1 de octubre de 2017. En concreto, es el turno de los agentes que registraron el despacho de Francesc Sutrias, ex director general de Patrimonio de la Generalitat, a quien la Guardia Civil vincula directamente con las papeletas y tarjetas censales que se encontraron en las naves de Unipost.

De hecho, creen que pactó con el responsable de la empresa postal Unipost, Pau Raventós, una guía sobre cómo actuar si las autoridades les pedían explicaciones sobre los encargos del 1-O, en la que valoraron como clave destruir pruebas, como las imágenes de cámaras de seguridad. También están citados dos agentes que registraron la sede de esta empresa postal, dos que estuvieron en la nave de Can Barri donde se encontraron casi diez millones de papeletas y otros vinculados con empresas dedicadas al buzoneo del material electoral.

Los fiscales que se encargan este jueves de los interrogatorios son Consuelo Madrigal y Jaime Moreno.

Interrogatorio del guardia civil

“Hubo cuatro indicios [documentos] relacionados con planificación del procés y el resto ‘excell’ contables porque buscábamos malversación”.  “La letrada hizo la salvedad de que esa documentación [relacionada con el procés] era de su predecesor”. 

El juez no autorizó registrar la mesa de la secretaria de Sutrias. “No analizamos correo por correo, extraimos los correos en un paquete”, dice el guardia. Sutrias facilitó voluntariamente la clave del correo. 

“Nos facilitaron una plaza de garaje en el parking, salimos y no se dieron cuenta [los concentrados]; alguno pegó en el capó y nos pusieron esteladas en el parabrisas, pero no pasó más”. El guardia analizó documentos relacionados con Lluís Salvadó para buscar indicios de malversación.

El agente asegura que encontraron mucha información sobre la preparación de un estado propio tras la independencia. “El registro de Salvadó fue espectacular en cuanto a pruebas (…) aduanas, catastro, agencia tributaria (…) había mucha documentación, incluso facturas de viaje al extranjero del (acuatual vicepresidente de Gobierno independentista de la Generalidad de Cataluña, Pere Aragonés (ERC) (…) Se detectó que la agencia tributaria catalana no estaba preparada para actuar al día siguiente de la independencia, pero había un programa informático que estaba preparando IBM”.

“Entre la Declaración Unilateral de Independencia de Cataluña (DUI) y el funcionamiento de una agencia tributaria catalana, querían empezar a recaudar los impuestos del sector público catalán”.  “Se encontraron documentos que contrastaban, sobre todo de Salvadó, que decían que necesitaban 4.500 millones de euros que entonces se recaudaban del sector público”. “El programa informático se requirió a IBM y nos aportó una factura de [inaudible]”.

El independentismo pidió “financiación del Procés a China” a cambio de la tutela china de la ‘República Catalana’

Entre los papeles de Lluís Salvadó (ERC), número dos del preso independnetista Oriol Junqueras, encontraron un correo según el cual pidieron financiación a China, según el guardia civil.

“Había un inventario de activos y pasivos a repartir, pero no llegué a analizarlo”.

“Entre la documentación Salvadó había documentación de un viaje a Eslovenia (…) Venía una hoja de ruta que ponía: ‘Independencia de Eslovenia’ y era una comparativa pero no era exacta”.

Sobre Lluís Salvador Tenesa

El antiespañol Josep Lluís Salvadó Tenesa (San Carlos de la Rápita, 27 de marzo de 1969) es un secesionista diputado al Parlamento autonómico español en Cataluña en la X, XI y XII legislaturas.

Salvador Tenesa, conocido como número dos de Junqueras en el ‘Procés, ocupó el cargo de Secretario de Hacienda del Gobierno de la Generalidad de Cataluña y Secretario General Adjunto de ERC desde 2011 hasta el cese del gobierno golpista del huido Carles Puigdemont Casamajò el pasado 27 de octubre de 2017.

Salvador Tenesa, a parte de independentista, es un maltratador de mujer, según su lengua patriarcal machista

El 8 de marzo de 2018, Salvadó se vio envuelto en una polémica sexista al hacerse pública una conversación telefónica que había tenido tiempo atrás con otra persona. Durante dicha conversación, se seguía que Salvadó y su interlocutor buscaban a una mujer para ocupar la Conselleria d’Ensenyament del Govern de la Generalitat.

El independentista Salvador Tenesa (ERC): “Pues mira, a la que tenga las tetas más gordas se lo das y ya está. Y te quedas tan ancho”

En un momento dado, el interlocutor de Salvadó comentó que “encontrar mujeres es misión imposible. Es más fácil inaugurar un auditorio que encontrar mujeres”. A lo que Salvadó, entonces secretari d’Hisenda del Govern, replicó “Pues mira, a la que tenga las tetas más gordas se lo das y ya está. Y te quedas tan ancho”.

Salvadó pidió disculpas por este incidente “en absoluto apropiado” y anunció en Twitter que presentaría denuncia por el filtrado de la conversación para “proteger la intimidad de terceras personas”.

El programa solicitado a IBM costó 240.000 euros.

Biografía de este sujeto

Salvadó es ingeniero Industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña) y ha desarrollado cargos técnicos y directivos en la industria.​ Fue miembro fundador del Bloque de Estudiantes Independentistas y militante de la ultraizquierda independentista ‘Cataluña Libre’, en dialecto catalán Cataluña Lliure, desde 1988 a 1991.

Ingresó a ERC en 1991 y ha sido presidente de la sección local de la Ràpita y secretario de Política Municipal y Parlamentaria de la Federación del Ebro (1997-2000). Es presidente de la Federación del Ebro de ERC y miembro de la Ejecutiva Nacional de ERC desde el año 2000.

Pertenece al Consejo Nacional de ERC desde 1997. También es miembro de la entidad de uno de los presos ‘Jordis’ Òmnium Cultural y de la Fundació Josep Irla.

Elegido concejal de San Carlos de la Rápita en las elecciones municipales de 1995, ocupó la alcaldía entre 1996 y 1998 merced un pacto entre PSC, ERC e ICV.3​ Fue elegido concejal nuevamente en las elecciones municipales de 1999 y fue nombrado responsable de Promoción Económica (1995-2003) y presidente de la Sociedad Anónima Municipal de Promoción Urbanística (2002-2003).

De 2000 a 2002 ha sido presidente del área de Promoción Económica del Consejo Comarcal de Montsià.

De 2004 a 2010 fue delegado territorial del Gobierno de la Generalitat de Cataluña en las Tierras del Ebro, excepto un corto período, en el que fue delegado J. Miquel Castelló (PSC). Fue presidente del Consorcio Museístico de la Batalla del Ebro (COMEBE).

Diputado por Tarragona en las Elecciones al Parlamento de Cataluña de 2012, ha sido portavoz del grupo parlamentario republicano en la Comisión de Economía, Finanzas y Presupuesto y miembro de la Diputación Permanente del Parlamento de Cataluña. Fue candidato en las Elecciones al Parlamento de Cataluña de 2015 en la lista de Juntos por el Sí, Junts pel Sí, (JxSí).

Fue detenido el 20 de septiembre de 2017 por la Guardia Civil en el marco de la Operación Anubis contra la celebración del Referéndum de autodeterminación de Cataluña, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español.

Seguimos con el interrogatorio del Guardia Civil

Turno de la Abogacía del estado

Pregunta la Abogacía del Estado —son los abogados nombrados a dedos por el Gobierno de proetarras, proreferéndum pactado en Cataluña, y los propios golpistas que lidera el presidente de Gobierno de la moción de censura al PP y su presidente Mariano Rajoy, Pedro Sánchez (PSOE)— sobre los concentrados fuera durante el registro. El guardia insiste en que tomaron precauciones.

Pregunta la Acusación Popular (el partido político español VOX) por lo mismo.

El Guardia Civil contesta: Nos gritaban “fascistas”, “fuera” y “votaremos”, explica el testigo.

El abogado de la acusación pregunta si encontraron documentos para los preparativos del 1-O. Responde que enviaron facturas de viajes al extranjero y previsiones de crédito.

Pregunta el abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde. Pregunta al agente si ha tenido alguna información sobre investigaciones de la Agencia Tributaria de Cataluña en 2016. “Nos hicieron un resumen, nos dieron información encontrada en el despacho de Salvadó y nos dijeron que tiráramos a partir de ahí, y centraros en la malversación”. 

“Me llegó la información de que analizara la Agencia Tributaria catalana y a ver que encuentras sobre malversación, me dijeron que se estaba creando y que se creía que era para el procés”.

Preguntan las defensas (de los presos golpistas) sobre los concentrados frente al despacho de Sutrias, que se asomó por la ventana. “Le llamamos la atención”.

Termina este agente.

Otro Agente de la Guardia Civil, el agente participó en el registro del domicilio de Sutrias.

Pregunta el fiscal.

Aquí sí que los Mozos eran constitucionalistas y actuaron muy bien

El testigo cree que había de 50 a 70 personas concentradas fuera. No había un dispositivo extra de seguridad. Llamaron para pedir apoyo a su jefe y les dijeron que no tenían efectivos, y que irían los Mossos y la Guardia Urbana. Llegaron unos 18. Para salir, “decidimos que la secretaria y yo, que íbamos de paisano, saldríamos como inquilinos del bloque. Así lo hicimos y no tuvimos ningún problema (…) La única anécdota fue que un chico nos siguió y nos grabó”.

“Posteriormente sacaron a Sutrias detenido y el dispositivo de Mossos hizo un buen trabajo: hicieron pasillo, sacaron a Sutrias sin problema y el coche se marchó”. “Las personas fueran estaban concentradas y con alguna que otra pancarta, pero no estaban excitadas (…) No hubo insultos”. El despacho fue en Rubí, donde Sutrias había sido concejal de ERC.

El agente fue después al despacho, en Barcelona, y había unas 200 personas fuera. “Cuando yo llegué con Sutrias, hicimos una entrada y registro normal. Lo que pasó antes no lo sé. No hablé con la secretaria”. “Aquel día estábamos todos nerviosos”, pregunta el agente a preguntas del fiscal. 

“Entré en el parking en un coche camuflado y no tuve problemas (…) La gente del edificio nos había dicho que aparcáramos en el parking. Alguna bandera te la tiraban por encima del capó pero no tuve problemas (…) Allí no hay sitio para aparcar, era lo más lógico”.

“Allí la gente era distinta, había más excitación”, explica el agente, que relata que se escucharon insultos. “Allí la gente era distinta, había más excitación”, explica el agente, que relata que se escucharon insultos. 

La abogacía de Sánchez

Pregunta ahora la abogada del Estado, que inquiere sobre el registro en Ruby. “Yo no sé si estaban en actitud pacífica (…) la actitud no era la que había visto en otros sitios, mi percepción personal es que no eran violentos, que eran vecinos del pueblo. (…) Pero hay que asegurarlo todo, nunca se sabe”.

En el edificio de Patrimonio había dos o tres letrados de la Generalitat, entre otros Marina Roig, que había asistido a Sutrias en su domicilio.

VOX

Pregunta la acusación popular. “Había mucha información, lo que creíamos que podía interesar lo pasábamos” a un superior, responde el guardia.

El independentismo

Pregunta el abogado Andreu Van den Eynde sobre la acusación que motivaba el registro. Pero el guarda no recuerda exactamente las palabras.

Pregunta la defensa si los registros se hicieron con normalidad, y el agente responde que sí y termina su testimonio.

Otro Guardia Civil

El tribunal llama ahora a un subteniente de la Guardia Civil. El guardia participó el 19 de septiembre en la inspección de la nave de Unipost en Terrasa. Dice que esperaron durante una hora hasta que llegó el responsable. 

Completamos la información sobre la declaración del primer testigo, con la inestimable ayuda de nuestros compañeros y compañeras destinados en el juicio.

Según su testimonio, los responsables de la Generalitat estimaban que necesitaban 11.000 millones que solicitaron a China; 4.500 del sector público catalán; 6.000 de ayuntamientos y 1.300 de impuestos propios. Esto es lo que necesitaban, según los datos del testigo, desde que declararan la independencia hasta que tuvieran estructura administrativa propia para recaudar impuestos.

“Continuamos con el testimonio del subteniente: nada más entrar en la nave de Unipost se encontraron con los palés y las cajas abiertas con sobres del procés preparados para el reparto. “Eran sobres blancos con el logotipo de la Generalitat, con una ventana de plástico con el nombre de una persona física, una dirección y un código postal y localidad”.

“Cuando estimamos que los sobres podían estar relacionados con el referéndum, mi jefe confecciona un oficio para el juzgado de guardia y solicita la intervención de los sobres y la entrada y registro en la parte de la empresa de oficinas y administración y reparto”.

“Los Mossos estaban intentando dejar expedito un paso para el vehículo”

El juzgado autorizó la intervención del material pero no la entrada en las oficinas. Por la tarde, el letrado de la administración de Justicia levantó acta, cogió tres sobres que se trasladaron al juzgado y se abrió uno. “El sobre era un folio donde se convocaba a una ciudadana de la localidad de Sant Cugat del Vallés para que formara parte de una mesa electoral”. 

El fiscal pregunta si hubo concentración de gente en el exterior de la nave. “En un momento dado, sobre las 9 y poco, se empezó a congregar gente en una de las partes de la calle. En principio 15-20 personas y a lo largo de la mañana fue en aumento (…) La calle estaba cortada por los dos lados. Podría haber unas 500 personas”.

“Ondeaban esteladas, gritaban, cantaban, estaban sentados en el suelo, tenían una urna de papel… nos insultaban”. La comisión judicial no podía llegar a la empresa por la concentración de gente. “Estuvieron casi dos horas parados porque no podían entrar”. “Los Mossos estaban intentando dejar expedito un paso para el vehículo”. “Pasaron un mal rato”, dice el guarda sobre la comitiva judicial, porque zarandearon el coche. Finalmente los Mossos usaron a los antidisturbios para permitir su entrada.

Guardia Civil: “Había elementos de impedir la marcha del convoy… zanjas, vallas, uno de los coches pegó en una zanja y pensamos que nos quedábamos allí. Era una ratonera” 

“A raíz de que entró la comisión judicial, la situación era desagradable”. Describe la salida. “En ver de seguir recto giramos a la izquierda, que era donde estaban aglomerados las personas desalojadas. Nos meten por una calle en obras”. El dispositivo lo organizó el responsable de Mossos d’Esquadra. 

“Había elementos de impedir la marcha del convoy… zanjas, vallas, uno de los coches pegó en una zanja y pensamos que nos quedábamos allí. Era una ratonera”. Los Mossos tuvieron que apartar las vallas colocadas por los manifestantes y las chapas que cubrían las zanjas. “Tenían las caras en las ventanas”. El subteniente cree que los Mossos “se emplearon a fondo” para permitir la marcha del convoy, pero insiste en que la calle era “una ratonera”. 

“Ni los propios Mossos podían contener a la gente (…) Tuvieron que bajar de sus vehículos. Quitaron vallas, taparon zanjas, apartaron gente. No sé si emplearon las defensas. En muchas de las caras de la gente que había allí vi por primera vez en mi vida profesional el reflejo del odio”.

Abogacía de Sánchez

Pregunta ahora la abogada del Estado. Insiste el testigo en que no tuvieron problemas por parte de los trabajadores de Unipost para realizar el registro.

Los guardias encontraron cartas destinadas a Terrassa que ya habían tenido acuse de recibo y que los habían quitado, según la propia declaración del responsable de Unipost.

Guardia Civil del 1-O: “Nos gritaban lo típico: ‘fascistas’, ‘hijos de puta’, ‘fuera fuerzas de ocupación’, nos tiraban claveles a los coches” 

Las cajas no tenían anagrama o logotipo, pero sí numeraciones, algunas borradas, y con nombres de poblaciones de toda Cataluña.

La abogada del Estado pregunta si la gente que había fuera sabía lo que ocurría dentro. “Alguien les comentaría algo – dice el testigo – En un momento alguien comentó que había llegado el alcalde de Terrassa, y al señor Malagón [responsable de Unipost] le pregunté si una persona que estaba dentro de la empresa era el alcalde, y me dijo que sí (…) Entre la gente que estaba fuera estaba el abogado de abogados de Terrassa, y era el que estaba alentando el tema, según un compañero. 

“Nos gritaban lo típico: ‘fascistas’, ‘hijos de puta’, ‘fuera fuerzas de ocupación’, nos tiraban claveles a los coches”.

VOX

La acusación popular pregunta si se lanzaron botellas. “En nuestro coche no impactó nada”, responde el subteniente.

“El letrado de la administración de Justicia iba encapuchado, le gritaban ‘traidor’ y ‘no te tapes que te conocemos’. Fue un momento muy tenso”. “Las banderas que se ondeaban eran las esteladas”, responde el testigo a preguntas de la acusación popular. 

El independentismo

Pregunta Jordi Pina, abogado de Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull.

Pina pregunta si la Guardia Civil consideró que Malagón, responsable de reparto, era el máximo responsable de Unipost. El agente responde que así lo consideraron.A pregunta del abogado el subteniente responde que no informaron a Malagón de que podía negarse al registro. El guardia también asegura que no hacía falta un mandamiento judicial porque era una inspección.

El subteniente asegura que no se solicitó a ningún trabajador que entregara su teléfono móvil. El testigo no recuerda por qué el juzgado denegó el permiso para registrar las oficinas de Unipost. 

Pina pregunta si los concentrados intentaron entrar en la nave, y el testigo responde que no, y que no sufrieron daño ni los guardias ni los vehículos. Pregunta la abogada Roig, que representa a Jordi Cuixart. 

El testigo responde que acudieron al lugar por orden de un superior, tras la llamada de una persona que advierte de que allí podría haber material del referéndum.

El subteniente reconoce que entraron en la empresa detrás de un trabajador que dejó la puerta abierta tras de sí, y dentro le abordaron. Insiste Roig en preguntar si se informó a Malagón de que podía pedir un. abogado y que podía negarse al registro. No se le informó, dice el testigo. 

“Había una sentada y tenían una urna de cartón”, dice el testigo. Pina le ha preguntado al testigo si, tras ver las “caras de odio” que ha descrito, tuvo que recibir atención psicológica o se tomó una baja. “No, estoy habituado”, ha dicho. 

El testigo no vio directamente a nadie levantar las chapas que tapaban las zanjas. La abogada sugiere que pudieron ser movidas por los propios vehículos del convoy.

compartir
Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot
Share
Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies