INFORME PISA 2022| Cataluña atribuye su fracaso a la «pobreza»

Uno de los datos "relevantes" del estudio, según García Plata, es que los resultados "caen especialmente en entornos con más complejidad social" y que Cataluña "es uno de los territorios con una complejidad más elevada" en cuanto a "niveles de pobreza, incorporación de los alumnos a lo largo de la escolarización y la alta movilidad de muchos de ellos", lo que provoca que "no puedan completar un ciclo educativo con las misma oportunidades que otros".

0
63
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 27 DE SEPTIEMBRE DE 2023. El presidente del régimen separatista que ocupa el Gobierno de la Generalidad de Cataluña y coordinador general de la ultraizquierda separatista, Pere Aragonés García (d), participa en el debate de política general de Cataluña, junto a la periodista especialista en medio de comunicación y portavoz del régimen, patricia Plaja Pérez (i). Parlamento de Cataluña/Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Barcelona (España), martes 5 de diciembre de 2023 (Efe).- La consellería de Educación ha vinculado los bajos resultados de Cataluña en el informe PISA a la «elevada complejidad social y educativa» de esta comunidad, lo que implica la llegada de un «porcentaje importante» de alumnos a lo largo del curso, «muy por encima de las medias de España, Europa y la OCDE».

Así lo ha afirmado el secretario de Políticas Educativas, Ignasi García Plata, que ha indicado que según el informe «hay una caída generalizada de las competencias en la gran mayoría de países» y que Cataluña «se sitúa un poco por debajo de ellos» pero que en «una lectura realista, los resultados de los alumnos catalanes son bajos».

Uno de los datos «relevantes» del estudio, según García Plata, es que los resultados «caen especialmente en entornos con más complejidad social» y que Cataluña «es uno de los territorios con una complejidad más elevada» en cuanto a «niveles de pobreza, incorporación de los alumnos a lo largo de la escolarización y la alta movilidad de muchos de ellos», lo que provoca que «no puedan completar un ciclo educativo con las misma oportunidades que otros».

El alumnado inmigrante, «no sólo el que acaba de llegar, a menudo está asociado a factores de vulnerabilidad y tiene impacto negativo en los resultados educativos», ha dicho García Plata.

Según en el secretario, el alumnado inmigrante «está sobrerepresentado en el informe» porque en la prueba del 2018 era un 14 % y en la actual son el 24 %, por lo que ha dicho que así lo trasladaran desde la Generalitat a los responsables del diseño de las pruebas PISA.

El informe recoge que Melilla (26 %), Cataluña (24 %) e Islas Baleares (21 %) concentran la mayor proporción de estudiantes inmigrantes, mientras que Extremadura (4 %) y Galicia (7 %) tienen los porcentajes más bajos, y que el alumnado nativo obtiene un rendimiento superior al inmigrante.

Las mayores diferencias entre ambos colectivos se observan en el País Vasco (70 puntos en matemáticas), Melilla (57 puntos en lectura) y Galicia (59 puntos en ciencias).

En el caso catalán, la diferencia es de 43 puntos en matemáticas y lectura y de 46 en ciencias.

La caída de resultados también se atribuye a la pandemia y a los efectos derivados de ella, como cambios de organización en los centros educativos y a factores sociemocionales, que son más acusados en entornos desfavorecidos y donde los alumnos «han tenido más difícil seguir actividades lectivas y educativas», ha dicho el secretario.

García Plata ha sacado pecho al decir que Cataluña «sigue en posiciones similares» a las de anteriores informes PISA y que se sitúa «justo por debajo de la media de la OCDE».

Al margen de los resultados de PISA y a la luz de los de las competencias básicas que organiza la Generalitat y que se han llevado a cabo este año, «Cataluña se empieza a recuperar, sobretodo en ciencias y lengua inglesa», ha afirmado el secretario.

En cuanto a las matemáticas, ha reconocido: «hemos bajado más notablemente» y «así lo indican todas las pruebas» por lo que «es necesario tomar medidas».

Una línea de actuación prioritaria «tiene que ser actuar sobre los centros de mayor complejidad» dado que la llegada de alumnos de otros países «afecta claramente al resultado», ha dicho el secretario.

«Ahora acompañaremos a los centros con más vulnerabilidad para protegerlos en todo lo que comporta al alumnado y su entorno», «seguiremos con las evaluaciones censales para tener resultados de todos los centros» y se mantendrán las medidas iniciadas en el curso pasado «con la finalidad de mejorar resultados e identificar buenas prácticas», ha añadido García Plata.

El secretario ha puesto el acento en la necesidad de centrarse «en mejorar la comprensión lectora desde el primer momento en el que los alumnos se escolarizan» porque la trascendencia de esta competencia «es enorme» y en todos los informes constatan «que hay un margen de mejora muy importante»

El secretario ha mostrado su «confianza plena en el sistema» pero ha señalado que las medidas «no tendrán resultados de mejora inmediatos» y se requiere «perseverancia y coherencia y no actuar en función de algunos resultados».

El director general de innovación, Joan Cuevas, ha enumerado los programas que tiene activados la consellería para mejorar los resultados educativos, como los cursos de mejora de la didáctica de las matemáticas, el plan de bibliotecas escolares para mejorar la comprensión lectora, «sobretodo en segundo ciclo de infantil y primero de primaria», y la colaboración con las universidades para mejorar la formación inicial de los futuros docentes.

En cuanto a los perjuicios del uso de pantallas en las aulas y a su vinculación con los bajos resultados, ha dicho que no se pueden atribuir a un único factor.

Joan Cuevas ha señalado que, en este sentido, la consellería seguirá las indicaciones de los especialistas, que aconsejan que en la franja de 0 a 3 años no se utilicen pantallas, que hasta los 10 «solo se haga con objetivos educativos muy específicos» y que a partir de entonces «hay más potencial en el uso, pero se tiene que educar para aprender a autorregular».