Investidura| García-Page (PSOE) acaba con Feijóo: «El Gobierno de España no puede estar nunca sometido a Tamayazos de ningún tipo»

"El que esté jugando a que la falta de votos del PP, su déficit electoral, se lo compensen tránsfugas del PSOE, puede que los encuentren, pero desde luego no será porque yo los busque ni yo los ampare".

0
101
FOTOGRAFÍA. TOLEDO (ESPAÑA), DICIEMBRE DE 2022.  El presidente de Castilla-La Mancha y secretario general del PSOE en está Comunidad Autónoma, Emiliano García-Page. Efe

Toledo/Barcelona (España), jueves 21 de septiembre de 2023 (Lasvocesdelpueblo).- El presidente del Gobierno autonómico de Castilla-La Mancha y uno de los pocos dirigentes del PSOE criticos al sanchismo, Emiliano García-Page, ha acabado esta noche con todas las esperanzas del candidato del Partido Popular a la investidura y líder de este partido, Alberto Núñez Feijóo. Los populares buscaban destruir el Partido Socialista y gobernar España con «tránsfugas» diputados del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados.

En este contexto, García-Page ha mantenido una breve conversación telefónica de 10 minutos con el líder del PP, tal y como ha explicado García-Page durante una entrevista con Cadena Ser esta noche.

Una llamada que ha estado enmarcada dentro de la ronda de contactos que el presidente popular está teniendo con algunos presidentes autonómicos justo antes de presentarse a su sesión de investidura, que, si todo marcha sin cambios, está abocada al fracaso.

Tal y como recoge este medio de comunicación, en esos 10 minutos al teléfono, Feijóo ha afirmado que han hablado sobre la situación política actual, además de otros asuntos relacionados con el ámbito regional.

Sobre esta llamada, el presidente de Castilla-La Mancha ha asegurado en una entrevista en Hora 25 que ha ido «bien», «en términos protocolarios» porque no se trata más que de una conversación, insiste, en la que el líder del PP se ha interesado por conocer algunos de los problemas de la región para incluirlos en su sesión de investidura, algo que a Page le parece bien para que se tenga en cuenta las sensibilidades de otros territorios.

Una conversación por «cortesía» en la que confirma el presidente regional que no le ha pedido su apoyo para esa investidura porque «tampoco le serviría para mucho»: «Yo no decido lo que vaya a votar el PSOE, incluso personalmente, aunque pueda mantener diferencias críticas ahora y en otros muchos momentos de la historia de mi partido, llevo muchos años militando y no voy a perder mi condición digamos más autocrítica que crítica, pero mi libertad para opinar. Una cosa es discrepar de algo que hace el PSOE y otra muy distinta que piense que la alternativa del PP es mejor».

En referencia a la amnistía del Proces, uno de los temas que más polémica están suscitando dentro del partido, Page ha reconocido que no quiere «darla por hecho»: «Tengo la obligación no solo de ser prudente, sino de saber que hay demasiadas cosas que parecen y que me gustaría que no fueran como son».

«Lo que más me preocupa es que la realidad termine siendo lo que parece por muchas razones, porque me importa gobernar, por supuesto. Yo siempre optaré por un gobierno de mi partido antes que otro aun sabiendo que se pueden hacer las cosas mal, pero no solo digo que me importa tener gobierno ahora sino dentro de cuatro u ocho años. Me importa mantener una coherencia y un relato histórico».

También ha valorado Page las palabras del presidente del Gobierno este miércoles, cuando dijo que sería «coherente» con la política que ha optado en estos años en Cataluña.

«Creo que hay multitud de declaraciones públicas del presidente, de los ministros, diciendo que no cambia la amnistía en la Constitución, declaraciones tres días antes de las elecciones, del 20 de julio».

«Se puede ser coherente cada uno a su manera, pero para no perdernos, yo soy abogado y sé que la primera interpretación que tienen que hacerse de las cosas es la literal, por tanto lo que manda primero es lo que se ha dicho, y ¿qué se ha dicho? Que no cabe en la Constitución la amnistía».

«Si ahora cabe, pues una de dos, si la Constitución no es distinta, algo ha tenido que pasar de por medio. Independientemente del concepto constitucional, es un problema de todo tipo».

«Me estoy intentando limitar en las expresiones en relación con la amnistía porque no sé en qué términos se quiere plantear, oigo muchas especulaciones, y segundo porque me someto a los plazos que el gobierno ha planteado. Vamos a esperar investidura de Feijóo».

En referencia a los tiempos marcados por el partido, Page ha reconocido que a finales de agosto sí que hubo la idea de esperar para hablar de ciertas cuestiones hasta que pasara la investidura de Feijóo.

Se pensó, a su juicio, que en ese tiempo los acontecimientos iban «a esperar», pero no ha sido del todo así.

«La intención es siempre gestionarlo bien, pero es cierto que la situación nos ha desbordado. Porque el PP ha interpretado que, habiendo ganado las elecciones, las perdió».

«Nosotros el PSOE interpretamos que las ganamos sin haberlo hecho, pero en todo en caso no habiendo facilitado el gobierno al PP. Lo que me preocupa más es que pensemos que detrás de las elecciones hay un aval a cualquier cosa que se pueda hacer», ha añadido.

Sobre si se plantea liderar un rechazo interno, Page ha sido claro. «Las cosas son de mucho más sentido común».

«Si yo no llego a tener mayoría absoluta, el PP se junta con Vox y me desalojan del poder. Si esto llega a pasar, ¿qué sucede? ¿Que el PSOE está desahuciado? ¿Ya no existiría nadie razonable en el PSOE? Eso sería una idiotez. Yo tengo mi opinión y no digo si puede influir o no, voy a intentar que lo que yo pienso tengo eco y se deje notar en las decisiones».

«Eso es lo legítimo. A partir de ahí, quien piense que yo tengo poder en el PSOE se equivoca».

Y también se ha pronunciado sobre la posibilidad de que algún socialista rompa la disciplina de partido para apoyar la investidura de Feijóo.

«El que esté jugando a que la falta de votos del PP, su déficit electoral, se lo compensen tránsfugas del PSOE, puede que los encuentren, pero desde luego no será porque yo los busque ni yo los ampare».

«Las cosas tienen que ser limpias. El gobierno de España, el que sea, no puede estar nunca sometido a Tamayazos de ningún tipo».

«Y lo he dicho desde el primer momento. Por mucho que desde Vox hablen de socialistas buenos, a mí me ponen a caer de un burro aquí todos los días».

«Yo voy a ser coherente siempre. Quiero poder mantener una hemeroteca coherente con el gobierno que sea. He discrepado con gente como el presidente Bono. No tengo más credibilidad ni más mérito por tener mayoría absoluta».