Invierno en los corazones

.Estamos a las puertas de una época oscura, sobrecogedora, tal vez, miserable
.Este invierno a la mayor operación de empobrecimiento llevada a cabo de forma consciente y planificada, especialmente, y no es casualidad, en el mundo antes llamado “libre”, se van a unir las consecuencias de lo que ya apunta como el mayor genocidio de la Historia, causado no por la gripe de Wuhan (China) ascendida a terrible epidemia de COVID 19 gracias al falseamiento de los contagios y las muertes sino por el remedio para el cual esta farsa gigantesca se ha escenificado, las llamadas “vacunas”

FOTOGRAFÍA. VENEZUELA, AÑO 2021. Detalle de varios jóvenes y niños venezolanos en un basurero jugándose la vida cuando un camión de basura del régimen comunista de Venezuela, exhibiendo el mensaje «Plan de embellecimiento socialista», arroja aún la basura. Una imagen difundida en Twitter por las cuentas @_Libertarios_RT y @JuAntonioOK los días 12 de marzo de 2019 y 1 de julio de 2021, respectivamente, afirmando que «El socialismo convierte las necesidades en lujos». Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Redacción.- Palafolls (Barcelona) España, jueves 18 de noviembre de 2021. La inflación en Estados Unidos es la mayor de los últimos treinta años. La primera potencia económica y militar del planeta ha entrado en barrena en cuanto los recibos de las fantasías progres han empezado a llegar. Esa Agenda 2030 que poco a poco y uno a uno va desenmascarando a casi todos nuestros líderes (es un decir) tiene un precio que vamos a pagar desde ya, por adelantado.

La destrucción de la competitividad con una hiperregulación asfixiante, una política energética suicida o la invasión migratoria del peor Tercer Mundo acaudillada por una ideología total (y no solo religiosa) propia del medievo, homofóbica, misógina… totalitaria, el islam (que significa “sumisión”), ni son ocurrencias gratuitas ni las pagan sus ocurrentes patrocinadores sino nosotros, tú, yo y nuestros hijos. Y los recibos han empezado a llegar al mismo tiempo que los embargos.

No sólo se restringe el comercio, se encarecen las materias primas, la energía y los alimentos como fruto de un embargo artificial, sino que amenazan con imponer esa pobreza beatífica, salvadora del planeta y de los principios colectivistas, de forma permanente… en el mundo blanco occidental. Y, además, o como principio de todo, se embarga la libertad. Porque ese, dejarnos robar la libertad, es el pecado que vamos a expiar todos, con culpa o sin culpa, a partir de este invierno y hasta donde la vista alcanza.

Es la libertad, piedra filosofal, lo que hemos perdido o, mejor dicho, lo que estamos dejando que nos roben. Y sobre esa piedra es donde se había edificado el mejor mundo que ha conocido la Humanidad, la iglesia del Dios del libre albedrío y del amor verdadero, ese que no se confunde con masoquismo enfundado en bellas palabras prostituidas como “solidaridad”, “igualdad”, “multiculturalidad”, “sostenibilidad”…

¿O alguien de verdad piensa que las diferencias en nivel de vida, justicia y avances científicos y tecnológicos se deben a otra cosa que no sea el grado de libertad de cada una de las sociedades? ¿Piensa de vedad alguien que sin ese pilar bajo nuestros pies puede edificarse la felicidad, la prosperidad, la seguridad…? No estamos hablando del precio de la luz o de los alimentos que llevarán a millones de personas a la indigencia. No estamos hablando de ideologías, creencias o colores de piel. Estamos hablando del mayor don divino, de lo que nos diferencia radicalmente de cualquier otro animal, de lo que nos ofrece la esperanza de llegar a ser eso que todos deseamos para nosotros mismos: libertad.

Este invierno a la mayor operación de empobrecimiento llevada a cabo de forma consciente y planificada, especialmente, y no es casualidad, en el mundo antes llamado “libre”, se van a unir las consecuencias de lo que ya apunta como el mayor genocidio de la Historia, causado no por la gripe de Wuhan (China) ascendida a terrible epidemia de COVID 19 gracias al falseamiento de los contagios y las muertes sino por el remedio para el cual esta farsa gigantesca se ha escenificado, las llamadas “vacunas”.

Y, por si no fuera suficiente, este “cambio social” antropogénico, se verá acompañado por el verdadero cambio climático natural que apunta en la dirección del enfriamiento con la disminución de CO2, la humedad ambiental y las lluvias, el desarrollo de las plantas y la producción de alimentos. Un efecto Pequeña Edad del Hielo medieval, con sus verdaderas plagas, sus hambrunas y sus matanzas que multiplicará la acción del hombre en contra de sí mismo. Se cumplirán los deseos de los aprendices de brujo 2030 y el mítico calentamiento global se transformará en enfriamiento.

Muchos son los que corren tras falsos profetas y falsos mensajes, abducidos por verdades infalibles e incuestionables que solo se pueden sostener mediante el encantamiento (llamado propaganda) de la nueva magia negra (los medios de comunicación) al servicio del mal que siempre consiste, una vez desnudo de palabrería y moralina, en el exclusivo bien de unos pocos a costa de los demás y no de sus propios méritos.

Solo unos pocos elegidos, los hijos del dios del libre albedrío, los fieles amantes de la libertad escapan al influjo de este sórdido milenarismo contemporáneo que nos ha retrotraído a la más oscura antigüedad. Ellos serán los herederos de la Nueva Tierra. Pero solo tras padecer persecuciones y sufrimientos a manos de ese nuevo asesino del humanismo sin nombre ni rostro al que obedecen los poderosos y adoran los débiles.

No. No es solo la inflación, el desempleo, la inseguridad, la desesperanza, la pobreza, el aislamiento, el miedo y la sumisión. Todo eso son las consecuencias del único pecado que Dios no perdona: despreciar el mayor don que nos ha otorgado, la libertad. Sin ella perdemos la dignidad humana y, por añadidura, todo lo demás. Y una vez perdida esa dignidad, nos convertimos en bestias capaces de perseguir, torturar y asesinar a nuestros semejantes.

Estamos a las puertas de una época oscura, sobrecogedora, tal vez, miserable. Gota a gota llegan los recibos al cobro por haber vendido nuestra alma humana, la libertad, a un satanás colectivista, mentiroso y opresor. Pero ningún mal podrá igualar al invierno en los corazones que llevará a culpar a quienes no se han dejado robar su libertad ni a emponzoñar su cuerpo con el instrumento… A culparlos, a perseguirlos, a segregarlos, a encarcelarlos y, nada es imposible para las bestias sobrevenidas, a matarlos. Ha ocurrido otras veces en diferentes épocas, lugares y circunstancias. Y siempre con un denominador común: el invierno en los corazones de quienes hasta ese momento decían que ninguno de esos horrores podría repetirse y, menos aún, teniéndolos a ellos como protagonistas activos o pasivos.

Pero está ocurriendo… de nuevo.

Óscar Bermán Boldú, Presidente Nacional de Nostros Partido de la Regeneración Social

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot