Joe Biden amenaza a los estadounidenses que rechazan la vacuna COVID 19: “Mi paciencia se está agotando”

.No se sabe  que le puede estar pasando en la cabeza de este supremacista globalista progresista, quizás esté pensando sacar al Ejército para vacunar a la fuerza al pueblo estadounidense o está buscando un falso culpable para ocultar el fracaso de la vacuna COVID 19 y el de su campaña de vacunación COVID 19

FOTOGRAFÍA. WASHINGTON (EEUU), 09.09.2021. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (Partido Demócrata), dice que va a instaurar la vacuna COVID 19 obligatoria en Estados Unidos. Este supremacista progre se enfrentará a una batalla judicial y manifestaciones que podrían marca el inicio del fin de su experiencia frente a la Casa Blanca, después de su desastrosa estrategia en Afganistán, que ha causado la muerte de 13 soldados estadounidenses 18 heridos y centenares de civiles afganos asesinados. Además de confirmarse el fracaso total y absoluto de los 20 años de guerra de EEUU y sus aliados de la OTAN en este país con la vuelta del Emirato Islámico de Afganistán (Talibanes) al poder sin pegar ni un tiro en Kabul, la capital dle país. Efe

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Washigton (Estados Unidos), viernes 10 de septiembre de 2021. El presidente socialista de Estados Unidos, Joe Biden (Partido Demócrata), se mostró este jueves “frustrado” con los varios millones de estadounidenses que no se han vacunado contra el Plandemia del COVID 19 y amenazó al pueblo estadounidense con que su “paciencia se está agotando”.

No se sabe  que le puede estar pasando en la cabeza de este supremacista globalista progresista, quizás esté pensando sacar al Ejército para vacunar a la fuerza al pueblo estadounidense o está buscando un falso culpable para ocultar el fracaso de la vacuna COVID 19 y el de su campaña de vacunación COVID 19.

Biden se pronunció así durante un discurso en la Casa Blanca, en el que anunció la vacunación obligatoria contra covid-19 de todos los empleados del Gobierno federal, un total de 2,1 millones de personas, entre otras medidas para contener el repunte de contagios en el país.

“Muchos de nosotros estamos frustrados con los casi 80 millones de estadounidenses que todavía no se han vacunado”, afirmó el mandatario.

Añadió que, aunque los no vacunados equivalen a aproximadamente el 25 % de los estadounidenses que cumplen los requisitos para inocularse contra la covid-19, en un país “tan grande” como EE.UU., una minoría como esa “puede causar mucho daño”, y lo está haciendo.

Biden preguntó directamente a quienes se niegan a vacunarse “qué más necesitan ver” para confiar en que las vacunas son seguras, y lamentó que su reticencia esté multiplicando las hospitalizaciones y muertes por la variante delta del coronavirus en el país.

“Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando, y su negativa (a vacunarse) ha tenido costes para todos”, sentenció.

El mandatario firmó un decreto que establece un mandato de vacunación para los empleados federales y los contratistas del Gobierno, que hasta ahora tenían la opción no ser vacunados si se sometían a pruebas de covid-19 de manera regular.

Además, anunció que el Departamento de Trabajo publicará una norma de emergencia que obligará a todas las compañías que tengan 100 o más empleados a asegurar que están vacunados con la pauta completa o muestran un resultado de test negativo al menos una vez a la semana.

Aseguró que sus nuevos mandatos afectarán a 100 millones de trabajadores, dos tercios de la fuerza laboral del país.

Biden también prometió plantar cara a los gobernadores y políticos republicanos que han intentado prohibir los mandatos de mascarillas o vacunas en las escuelas, al afirmar que se encargará de “apartarlos del camino” si se niegan a cooperar con su estrategia.

El 53,3 % de los estadounidenses ha recibido la pauta completa de las vacunas contra la covid-19, incluidos el 62,4 % de los mayores de 12 años, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

No obstante, la distribución regional es sumamente desigual, con especial preocupación en el sur de EE.UU., en estados como Alabama, Luisiana o Misisipi, donde los niveles de vacunación son mucho menores.

La expansión de la variante delta ha devuelto un panorama sombrío a EE.UU., el país con más muertes por covid-19 del mundo, cuya media diaria de casos volvió a superar los 150.000 la semana pasada por primera vez desde enero, lo que ha saturado los hospitales y provoca más de mil fallecimientos cada día.

FUENTE: CASA BLANCA.

INCLUYE DECLARACIONES DE JOE BIDEN.

Traducción:

Muchos de nosotros estamos frustrados con los casi 80 millones de estadounidenses que todavía no están vacunados, a pesar de que la vacuna es segura, eficaz y gratuita.

Es posible que estén confundido acerca de lo que es verdad y lo que es falso sobre la covid-19. Entonces, antes de describir los nuevos pasos para luchar contra el coronavirus que anunciaré esta noche, permítanme brindarles información clara sobre nuestra posición.

Primero, hemos logrado un progreso considerable en la lucha contra la covid-19. Cuando asumí la presidencia, alrededor de 2 millones de estadounidenses estaban completamente vacunados. Hoy, más de 175 millones de estadounidenses tienen esa protección.

Antes de asumir el cargo, no habíamos pedido suficientes vacunas para todos los estadounidenses. Solo unas semanas en el cargo, lo hicimos. La semana antes de asumir el cargo, el 20 de enero de este año, más de 25,000 estadounidenses murieron esa semana por COVID-19. La semana pasada, ese sombrío número semanal se redujo en un 70 por ciento.

Y en los tres meses antes de que asumiera el cargo, nuestra economía se tambaleaba, creando solo 50.000 puestos de trabajo al mes. Ahora tenemos un promedio de 700.000 nuevos puestos de trabajo al mes en los últimos tres meses.

Este progreso es real. Pero mientras que Estados Unidos está en una forma mucho mejor que hace siete meses cuando asumí el cargo, necesito contarles un segundo hecho.

Estamos en un tramo difícil y podría durar un tiempo. La variante Delta altamente contagiosa sobre la que comencé a advertir a Estados Unidos en julio se extendió a fines del verano como lo hizo en otros países antes que nosotros.

Si bien las vacunas brindan una fuerte protección para los vacunados, leemos, escuchamos y vemos las historias de personas hospitalizadas, personas en sus lechos de muerte, entre los no vacunados durante las últimas semanas.

Esta es una pandemia de personas no vacunadas. Y se debe al hecho de que, a pesar de que Estados Unidos tiene un programa de vacunación exitoso y sin precedentes, a pesar del hecho de que durante casi cinco meses las vacunas gratuitas han estado disponibles en 80,000 lugares diferentes, todavía tenemos casi 80 millones de estadounidenses que no han recibido la vacuna.

Y para empeorar las cosas, hay funcionarios electos que trabajan activamente para socavar la lucha contra COVID-19. En lugar de alentar a las personas a que se vacunen y se enmascaren, están solicitando morgues móviles para los no vacunados que mueren de covid en sus comunidades. Esto es totalmente inaceptable.

En tercer lugar, si se pregunta cómo se suma todo esto, aquí está la matemática: la gran mayoría de los estadounidenses están haciendo lo correcto. Casi tres cuartas partes de los elegibles han recibido al menos una oportunidad, pero una cuarta parte no ha recibido ninguna. Eso es casi 80 millones de estadounidenses no vacunados. Y en un país tan grande como el nuestro, eso es una minoría del 25 por ciento. Ese 25 por ciento puede causar mucho daño, y lo son.

Los no vacunados han sobrepoblado nuestros hospitales, están invadiendo las salas de emergencia y las unidades de cuidados intensivos, sin dejar lugar para alguien con un ataque cardíaco, o pancreitis [pancreatitis] o cáncer.

Y cuarto, quiero enfatizar que las vacunas brindan una protección muy fuerte contra las enfermedades graves causadas por la covid-19. Sé que hay mucha confusión y desinformación. Pero los principales científicos del mundo confirman que si está completamente vacunado, el riesgo de contraer una enfermedad grave por coronavirus es muy bajo.

De hecho, según los datos disponibles del verano, solo uno de cada 160,000 estadounidenses completamente vacunados fue hospitalizado por la covid-19 por día.

Estos son los hechos.

Así que aquí es donde nos encontramos: el camino por delante, incluso con la variante Delta, no es tan malo como el invierno pasado. Pero lo que lo hace increíblemente más frustrante es que tenemos las herramientas para combatir el COVID-19, y una minoría distinta de estadounidenses –con el apoyo de una minoría distinta de funcionarios electos– nos está impidiendo doblar la esquina. Estas políticas pandémicas, como me refiero, están enfermando a la gente y provocando la muerte de personas no vacunadas.

No podemos permitir que estas acciones obstaculicen la protección de la gran mayoría de los estadounidenses que han hecho su parte y quieren volver a la vida normal.

Como presidente, estoy anunciando esta noche un nuevo plan para exigir que más estadounidenses se vacunen, para combatir aquellos que bloquean la salud pública.

Mi plan también aumenta las pruebas, protege nuestra economía y hará que nuestros niños estén más seguros en las escuelas.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot