Juicio Procés| El presidente del TSJC y el juez Ramos proponen apartarse del juicio a Meritxell Serret Aleu

.La Fiscalía pide un año de inhabilitación y una multa de 12.000 euros para Serret (ERC), actual consellera de Acción Exterior de la Generalitat, por un delito de desobediencia grave al Tribunal Constitucional, por facilitar la celebración del 1-O cuando en 2017 era titular de Agricultura en el Govern presidido por Carles Puigdemont

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), SEPTIEMBRE DE 2022. La golpista prófuga de la Justicia española, exconsejera de Agricultura de la Generalidad separatista de 2017 y actual diputada de ERC en el Parlamento de Cataluña, Meritxell Serret Aleu, durante una rueda de prensa en el Parlamento de Cataluña. ACN

Efe.- Barcelona (España), martes 10 de enero de 2023. El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, y el magistrado Carlos Ramos, que fueron apartados por falta de imparcialidad del juicio al expresidente del Parlament Roger Torrent, han propuesto su abstención en la causa a la consellera Meritxell Serret por el 1-O.

Según ha informado el TSJC, Barrientos y Ramos han presentado su propuesta de abstención ante la sala civil y penal del TSJC, de forma que un tribunal integrado por los magistrados Maria Eugenia Alegret, Fernando Lacaba y Roser Bach tendrá que decidir ahora si acepta su petición para apartarse del juicio a Serret.

Hasta que se resuelva la petición de Barrientos y Ramos para apartarse de la causa, el procedimiento judicial a Serret queda suspendido, según el TSJC.

La Fiscalía pide un año de inhabilitación y una multa de 12.000 euros para Serret (ERC), actual consellera de Acción Exterior de la Generalitat, por un delito de desobediencia grave al Tribunal Constitucional, por facilitar la celebración del 1-O cuando en 2017 era titular de Agricultura en el Govern presidido por Carles Puigdemont.

Barrientos y Ramos han propuesto apartarse de este caso después de que el Tribunal Supremo acordó en noviembre pasado anular el juicio a los miembros soberanistas de la Mesa del Parlament en la etapa de Carme Forcadell por su falta de imparcialidad, ya que ambos habían exteriorizado en autos previos una toma de postura explícita sobre cuestiones clave del juicio.

De esta forma, el Supremo ordenó repetir el juicio con un tribunal distinto del que condenó a 20 meses de inhabilitación a los compañeros de Forcadell en la Mesa del Parlament en 2017 por su «contumaz» desobediencia al Constitucional para permitir la tramitación de las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica aprobadas los días 6 y 7 de septiembre de ese año en la cámara catalana.

Barrientos y Ramos ya fueron apartados por falta de imparcialidad en el juicio en octubre del pasado año en el que el TSJC absolvió al expresidente del Parlament y actual conseller de Empresa Roger Torrent y los miembros soberanistas de su Mesa tras descartar que desobedecieran al Constitucional al tramitar en 2019 resoluciones soberanistas y de reprobación de la monarquía.

Barrientos fue recusado en esa ocasión al ver el propio TSJC «comprometida» su «apariencia de imparcialidad» porque en 2018 abandonó un acto donde Torrent habló de «presos políticos», mientras que Ramos fue apartado porque la sala de recusaciones concluyó que algunas de las expresiones que usó en un auto del proceso revelaban un «apasionamiento personal» que suscitaba «la legítima sospecha de falta de imparcialidad».

La Justicia absuelve a Torrent de desobedecer al TC para reprobar a la monarquía y votar una moción de autodeterminación
Según ha informado ERC, en el escrito en el que Barrientos y Ramos proponen abstenerse del juicio a Serret, ambos alegan que «no se puede obviar» el precedente que supone la decisión del Supremo de que se tendrían que haber apartado del juicio a la Mesa de la etapa de Forcadell.

En este sentido, ambos magistrados sostienen, según ERC, que podría ser causa de parcialidad su participación en la admisión de la querella de la Fiscalía contra el Govern de Puigdemont en 2017, del que Serret formaba parte.

Serret, que estuvo tres años huida en Bruselas tras la DUI, regresó a España en marzo de 2021 para ponerse a disposición del Tribunal Supremo, que la había procesado por los delitos de malversación y desobediencia, igual que a los exconsellers Carles Mundó, Meritxell Borràs y Santi Vila, quienes tuvieron un papel similar en el 1-O.

La exconsellera de Agricultura se entregó al Supremo al ver despejado su horizonte procesal después de que Mundó, Borràs y Vila fueran condenados solo por desobediencia y no por malversación -que sí conlleva penas de cárcel-, por no estar acreditado que sus consellerías autorizaran pagos para organizar el 1-O.

En un comunicado, ERC ha valorado de forma positiva la propuesta de Barrientos y Ramos de apartarse, ya que, según los republicanos, «confirma, una vez más, la falta de imparcialidad de estos magistrados».

«El hecho de tenerlos en el tribunal aumenta las probabilidades de condena y la gravedad de la misma», apunta ERC en su nota, en la que recuerda que Barrientos y Ramos también forman parte el tribunal que deberá juzgar por los preparativos el 1-O a la actual consellera de Cultura, Natalia Garriga, y a los ex altos cargos de Oriol Junqueras en la vicepresidencia de la Generalitat en 2017 Josep Maria Jové y Lluís Salvadó.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot