La ministra de ultraizquierda Irene Montero ataca al Consejo del Poder Judicial por rechazar su ley ultra feminista

.”Me deja preocupada que los jueces en este país puedan desoír no sólo al Convenio de Estambul, sino el grito de millones de mujeres que han dicho ‘hermana, yo sí te creo’ y ‘no es abuso, es violación'”, ha señalado ultraizquierdista ministra Montero tras conocer el informe preceptivo del CGPJ solicitado por el Ejecutivo, que aún debe ser debatido por el órgano de gobierno de los magistrados

FOTOGRAFÍA,. MADRID (ESPAÑA), 23.11.2020 La ministra de Igualdad del Gobierno de coalición socioseparatista de España, Irene Montero Gil (Podemos), durante la entrevista. Efe

Lasvocesdelpueblo y Agencias – Madrid (España), sábado 6 de febrero de 2021. La ministra de Igualdad del partido político de ultraizquierda, Irene Montero Gil, ha acusado este viernes al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de “desoír” el Convenio de Estambul y el “grito de millones de mujeres” al cuestionar los ejes de de la nueva norma extremista que su ministerio quiere imponer a todas las mujeres españolas y los varones, por supuesto, mediante su llamada «ley integral de libertad sexual», también conocida en el mundo del «feminizasismo» como la ley del «solo sí es sí». Barcelona (España), sábado, 6 de febrero de 2021.

Así lo ha sostenido en Barcelona, donde ha participado en un acto de la campaña electoral de las elecciones catalanas del próximo domingo, 14 de febrero (14F) de marca de la formación de extrema izquierda Podemos en la región catalana, «Cataluña En Común Podemos», acompañada de la alcaldesa ultraizquierdista proseparatismo Ada Colau y de la cabeza de lista por Barcelona al Parlamento de Cataluña y candidata de la ultraizquierda a la presidencia de la Generalidad de Cataluña, Jéssica Albiach.

“Me deja preocupada que los jueces en este país puedan desoír no sólo al Convenio de Estambul, sino el grito de millones de mujeres que han dicho ‘hermana, yo sí te creo’ y ‘no es abuso, es violación'”, ha señalado ultraizquierdista ministra Montero tras conocer el informe preceptivo del CGPJ solicitado por el Ejecutivo, que aún debe ser debatido por el órgano de gobierno de los magistrados.

Montero ha pedido “prudencia”, pero ha remarcado que la mujer “no tiene que demostrar que ha habido violencia o intimidación”: “Si no ha dicho que sí, si no ha querido participar en ese acto, hay una vulneración de su libertad sexual”.

La ultraizquierdista se ha expresado en estos términos después de que la propuesta de informe del CGPJ, redactada por tres vocales, cuestione varios pilares del proyecto de ley, como la definición del consentimiento de la víctima o el hecho de considerar agresión sexual lo que actualmente se califica de abuso.

No obstante, fuentes del Ministerio habían señalado a Efe por la mañana que la propuesta de informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre la ley integral de libertad sexual avala su norma al no cuestionar los “elementos centrales”, como el reconocimiento de todas las violencias y el consentimiento en el centro.

“Esto avala nuestra propuesta de ley y sería una buena noticia”, subrayaron las mismas fuentes.

Las mismas fuentes indican ahora que quieren ser prudentes y esperar a que se apruebe el informe que lleva meses de retraso.

“Sería una mala noticia que los jueces de este país desoyeran el grito de tantas mujeres que salieron a decir a la calle: ‘hermana yo sí te creo’ y ‘solo sí es sí'”, comentan.

El cambio de paradigma que supone esta norma reside en colocar el consentimiento mutuo y libre en el centro, indican desde el Ministerio que dirige Irene Montero, y han recordado que el Informe del GREVIO le pide a España prosiga con la reforma del Código Penal en este sentido, de manera que la violación se determine por la ausencia de consentimiento y no por la violencia o la intimidación.

“Lo que plantea el proyecto de Ley de Libertad Sexual cumple de hecho con lo establecido en el Convenio de Estambul y otros estándares internacionales ratificados por España”, subrayan.

Según Montero, es crucial que la legislación española “recoja ese grito de las mujeres”, un grito, ha dicho, “de supervivencia” y de los “más urgentes” que debe adoptar el Código Penal, que actualmente exige demostrar que ha habido violencia o intimidación para que una violación se califique como agresión sexual.

“Es clave pasar a un paradigma donde el consentimiento esté en el centro. No se tiene que demostrar que ha habido violencia o intimidación: si no se ha dicho que sí, hay vulneración de la libertad sexual”, ha recalcado.

Asimismo, ha lamentado que en España haya “víctimas de primera y de segunda” y que no se reconozcan al mismo nivel todas las violencias ejercidas contra las mujeres, una situación que la ley del “sólo sí es sí” pretende subsanar.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot