OKUPACIÓN BARCELONA| 5 horas de desalojo de okupas en El Kubo y La Ruïna

Para este operativo de hoy, los Mossos han activado el Área de la Brigada Móvil, la Unidad de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Sarrià-Sant Gervasi, la Unidad de Drones, la Unidad de Montaña, Canina y Subsuelo, los TEDAX, así como a los servicios policiales regionales, al que se ha sumado posteriormente un helicóptero. En el operativo, asimismo, han participado también agentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

0
94
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 30 DE NOVIEMBRE DE 2023. CAPTURA VÍDEO EFE. Los Mozos de escuadra han conseguido acceder al interior de El Kubo, uno de las dos casas okupadas en la Bonanova de Barcelona que deben ser desalojadas este jueves, y están en estos momentos inspeccionando las plantas subterráneas y realizando gestiones para asegurar el acceso a las superiores, así como al patio de la Ruïna. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Barcelona (España), jueves 30 de noviembre de 2023 (Efe).- Los Mossos d’Esquadra han desalojado en unas cinco horas los dos edificios okupados de El Kubo y la Ruïna en La Bonanova de Barcelona sin incidentes remarcables, dentro del amplio dispositivo policial desplegado desde esta madrugada en el que han sido detenidas siete personas mayores de edad, seis hombres y una mujer.

VÍDEO. IMÁGENES DE LA MANIFESTACIÓN DE GRUPOS DE APOYO A LOS OCUPAS Y DEL DISPOSITIVO.

Crónica de las primeras horas del desalojo

Los Mossos d’Esquadra han perimetrado a primera hora de este jueves las inmediaciones de ‘El Kubo’ y ‘La Ruïna’, las casas okupadas de la plaza Bonanova de Barcelona, para proceder a su desalojo por orden judicial, con un amplio dispositivo policial ante la previsión de que puedan haber incidentes.

El amplio despliegue policial ha comenzado sobre las 05.20 horas de hoy, y provoca además afectaciones al tráfico en la zona, con algunas calles cortadas con vallas. Ambas casas ocupadas son propiedad de la Sareb y desde 2016 viven grupos itinerantes de ‘squatters’, que han convocado una manifestación con el lema ‘Resistamos al desalojo’ a las 05.30 horas en un solar de la calle Farigola, junto a la estación de Metro de Vallcarca, desde donde más de un centenar de personas se han desplazado hasta la Bonanova.

CINCO HORAS DE DESALOJO

Después de que la policía diera por controlados los dos emblemáticos inmuebles, los agentes han comenzado a desalojar a los okupas, aunque hasta el último momento han permanecido tres jóvenes sentados en la terraza de la Ruïna, mientras que otro ha estado horas colgado del exterior de El Kubo con una cuerda, lo que ha requerido la intervención de efectivos de montaña del cuerpo de los Mossos y la de los Bomberos de Barcelona, con una escalera hidráulica articulada.

Finalmente, agentes de la policía han desalojado con arneses a estos tres okupas, que no han puesto resistencia a la acción de los agentes de la unidad de montaña, incluso han hablado distendidamente mientras esperaban la grúa de los bomberos.

Poco después, los Mossos han sacado también al joven que permanecía colgado en el exterior de El Kubo con la misma escalera hidráulica de los bomberos, con lo que se daba por concluido el desalojo de estos dos inmuebles.

En declaraciones a los medios, la jefe de la Región Policial de Barcelona, la comisaria Montse Estruch, ha explicado que el dispositivo ha finalizado antes de lo que preveían, ya que si bien han encontrado «resistencia física» de los siete okupas que habían en el interior de las dos casas, habían barajado el escenario de que hubiera más personas en su interior, pero finalmente solo han encontrado a los arrestados.

El operativo policial ha comenzado sobre las cinco y veinte de la madrugada de hoy, en el que los mossos han perimetrado la zona para poder desalojar, por orden judicial, las dos casas okupadas, lo que ha provocado además afectaciones al tráfico con algunas calles cortadas.

Sin embargo, ha precisado la comisaría, durante la noche ha habido otro operativo policial preventivo, ante la posibilidad de que pudiera haber un sabotaje del desalojo o algún movimiento contrario al mismo.

El desalojo se ha producido finalmente sin incidentes destacables, aunque los okupas han lanzado en algunos momentos diferentes líquidos y objetos hacia donde estaban los agentes, entre ellos, unas bolsas de acero.

En concreto, desde el interior de las casas, que están comunicadas entre sí, han arrojado sacos de escombros, botes de humo y bengalas para dificultar la intervención, e incluso, han vaciado un extintor hacia donde estaban los policías y les han tirado pintura.

Además, los okupas habían colocado gran cantidad de objetos, incluidas vallas, para obstaculizar el acceso de los agentes, que han empleado radiales para ampliar el perímetro de actuación.

Los Mossos han controlado primero El Kubo, donde han detenido a tres jóvenes que se encontraban en la terraza y al que ha permanecido colgado en el exterior, y posteriormente la Ruïna, donde han sido arrestados los otros tres okupas que estaban en el tejado, según han informado fuentes de la Policía de la Generalitat.

Estruch ha admitido que la entrada a los dos edificios ha sido complicada, debido a esos «lanzamientos contundentes de objetos de magnitud», como también lo ha sido el desalojo de las últimas cuatro personas, las cuales, ha dicho, se encontraban en una zona «peligrosa», por lo que se ha preparado más bien una acción de «rescate» más que de desahucio.

En este operativo policial, los mossos han utilizado por primera vez una jaula de hierro de protección a la hora de acceder a los edificios okupados, en los que han entrado en grupos de cuatro con escudos, un artilugio ideado para situaciones como las de hoy a fin de evitar que los policías resulten lesionados.

Durante el dispositivo, según han informado los mossos, una agente ha resultado herida en la espalda con carácter leve debido a un mal gesto y no al lanzamiento de ningún objeto.

Una vez concluido el desalojo propiamente dicho, se ha procedido a inspeccionar ambos edificios antes de retornarlos a la propiedad, la Sareb, que ya ha avanzado que reforzará la vigilancia en ambas casas para evitar que vuelvan a ser okupadas.

De hecho, los Mossos ha informado a la propiedad sobre qué medidas se pueden tomar para evitar un nueva okupación, algunas relacionadas con la construcción y otras con la seguridad privada.

En El Kubo y la Ruïna vivían desde 2016 grupos itinerantes de ‘squatters’, los cuales habían convocado una manifestación con el lema ‘Resistamos al desalojo’ a las 05.30 horas en un solar de la calle Farigola, junto a la estación de Metro de Vallcarca, desde donde más de un centenar de personas se han desplazado después hasta La Bonanova.

Para este operativo de hoy, los Mossos han activado el Área de la Brigada Móvil, la Unidad de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Sarrià-Sant Gervasi, la Unidad de Drones, la Unidad de Montaña, Canina y Subsuelo, los TEDAX, así como a los servicios policiales regionales, al que se ha sumado posteriormente un helicóptero.

En el operativo, asimismo, han participado también agentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

El dispositivo, en el que han participado unos 300 agentes de los Mossos, ha estado coordinado desde el CECOR de la calle Bolivia con la presencia de los máximos mandos del cuerpo, que han seguido en directo el operativo con las imágenes facilitadas por los drones.

A media mañana, el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, el director general de la Policía, Pere Ferrer, y el comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, han acudido a la zona para felicitar a los agentes que han formado parte del dispositivo de desalojo de los dos edificios.

«Agradecer a los agentes de los mossos que han hecho posible el desalojo de El Kubo y la Rüina con éxito y sin incidentes remarcables. Gracias!», ha escrito el conseller en redes sociales.

Aunque el operativo de desalojo ha finalizado sobre las once de la mañana, los Mossos mantienen un dispositivo en la zona ante la posibilidad de que pueda haber una manifestación.

VÍDEO. IMÁGENES DE LA MANIFESTACIÓN DE GRUPOS DE APOYO A LOS OCUPAS Y DEL DISPOSITIVO.