Stéphane Riand: “Los españoles” son racistas de nacimiento y “humillan y matan a catalanes”

Lasvocesdelpueblo

Redacción – Para el ciudadano suizo, con residencia en Suiza, Stéphane Riand, un licenciado en ciencias comerciales e industriales, abogado, notario y director del digital suizo «L’1Dex», tal como él mismo se presenta a sus lectores en lengua oficial de Suiza, el francés suizo: “Licencié en sciences commerciales et industrielles, avocat, notaire, rédacteur en chef de L’1Dex”, un ser “español” es una persona naturalmente sucia que despide muy mal olor; un olor que Stéphane Riand califica de “pestilente olor a testosterona”. Esta familia filoindependentista considera “medieval” la actual sociedad española del siglo XXI. Dice que el Gobierno del presidente Pedro Sánchez, como el de Mariano Rajoy, trabajan cada día para “matar” a los catalanes. “Delante esta voluntad Medieval de hacer perder el honor al enemigo, se reconoce la impotencia y la debilidad del gobierno español”.  Añade este hombre casado con una independentista suiza natural de Cataluña (España) que se hace llamar Béatrice Riand, que un “español es un guerrero” asesino de seres humanos y de animales —toro, precisa respecto a los animales— que “fundamenta su razón de existir en el enfrentamiento, la aniquilación del otro y la humillación del que ha sometido”, así firma en unos de sus artículos xenófobos contra España en su digital «L’1Dex» bajo titular «Cataluña. La ignominia está en marcha», en francés suizo: «Catalogne. Ignominie es en Marcha», que reproducimos íntegramente más abajo. Dice que un “español” es un ser malísimo e “indiferente” que, ante sus adversarios, en la mayoría de los caso inferiores a él, no duda en “burlarse” de ellos y manipular sus propias derrotas para pasar páginas y seguir destruyendo las libertad. “¿Y si pierde una batalla? Borra el evento de su memoria y de la historia. El español es un personaje de la mitología ibérica: no lo es de una región en particular. Pero la región que mejor se adapta a esta descripción es la Castilla histórica, o el gobierno de Madrid”, firman los Riand. Barcelona (España), domingo 9 de junio de 2019. 

Este ciudadanos suizo tacha de “ignominia” —Ofensa grave que sufre el honor o la dignidad de una persona— la respuesta de las familias españolas, vecinas de Cataluña y resto de España, a los ataques del independentismo sufridos durante el «Procés». El digital español Lasvocesdelpueblo facilita las capturas pantallas de esos escritos de la familia Stéphane Riand y Beatrice Riand a la portada de esta noticia. Además, Lasvocesdelpueblo ha mantenido esta mañana por la mañana, sobre 7:38 horas de este domingo, 9 de junio de 2019, una larga conversación con una española, una de las 104.000 de la población oficial de extranjeros españoles residentes en Suiza; una cifra que hasta 2017 era de 65.211 españoles, según el digital ‘Expansión‘.

Esta extranjera compatriota de nuestro país ha mostrado su indignación respecto a las palabras de los Riand contra el pueblo español. Suraya que actualmente en suiza ha al menos “104 mil españoles” que trabajan y viven allí respetando la cultura de Suiza.

“¿Por qué los españoles no tenemos el orgullo nacional, pero si otros orgullos? Nos dan un golpe de estado en toda regla, nadie dice ni hace nada. Se está preparando otro golpe de estado en otra región y nadie dice ni hace nada. ¿Pero por qué no reaccionamos y salimos a defender a nuestro país? ¿Será por cobardía o por indiferencia? ¿tan poco nos importa nuestro país?”, ha reflexionado otra española, esta vez vecina de Cataluña, quien quiere quedar en el anonimato por miedo “a la represión del independentismo”, subraya, dado que su esposo es funcionario d ela Generalidad, ha dicho.

Esta mujer hace un llamamiento a la sociedad española ante “estas declaraciones racistas publicadas contra los españoles”, ha dicho. “Es un delito y debe ser examinado por el Estado”, apuntó durante la conversación con Lasvocesdelpueblo.

“Estos comentarios” -dice esta española vecina de Cataluña- “pueden considerarse como un ataque a la dignidad humana y dirigido a los españoles, como grupo étnico, diferente o incluso interior al que los autores que denunciamos denominan catalanes”, denunció.

LA FAMILIA RIAND

Cuando la familia Riand se refiera al términos como “los catalanes”, está hablando del independentismo y del «Procés». Se trata de una estrategia victimista que funciona perfectamente fuera de las fronteras de España para presentar a toda Cataluña como un pueblo oprimido pajo el “yugo” del Reino de España. En todas las tesis de la familia separatista Riand no hay las palabras: Procés, independentista, independentismo ni soberanismo sino “los catalanes”. Los Riand saben que si usan esos términos en Suiza el pueblo suizo crearían una división de opiniones, sobre todo en la población patriota suiza. Por eso ocultan en todos sus artículos la realidad social en Cataluña que es la ruptura social entre los pro independentismo y los leales al Reino de España; una población catalana que según la mayoría de los sondeos estaría divido casi en dos partes iguales aunque esas mismas encuestas, incluso las del Centro de estudios y de Opinión de la Generalidad de Cataluña (CEO), los leales a España estarían recortando el terreno a los independentistas, según este ‘CIS’ de la Generalidad del pasado 28 de febrero de 2018, tal como recogió el rotativo ‘El País‘ y el digital español Lasvocesdelpueblo, este desplome de hasta 8 puntos de los partidarios de la secesión en Cataluña.

Aquí los datos: Barcelona, 28 de febrero de 2018. Encuesta del CEO de la Generalidad de Cataluña: La opción de la vía autonomista es mayoritaria entre los catalanes (36,3%) frente a la independentista (32,9%), un hecho que no se producía desde febrero de 2012, cuando estaba a punto de iniciarse el proceso independentista. La indefinición de las fuerzas secesionistas en estas semanas, el final abrupto de la legislatura y la huida de Carles Puigdemont a Bruselas también explicarían que los defensores de la secesión sean ahora el 40,8%, mientras que en octubre pasado alcanzaban el 48,7%, según revela la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO), dependiente de la Generalitat.

El estudio del CEO, que es el equivalente en Cataluña al CIS, pregunta desde mayo de 2006 a los ciudadanos qué creen que debería ser Cataluña y ofrece cuatro opciones. En el último sondeo la respuesta mayoritaria es “una comunidad autónoma de España”, con un 36,3%, seguida de “un Estado independiente”, (32,9%) y “un Estado dentro de una España federal” (19,4%). Solo el 6,6% desea que Cataluña sea “una región de España” y otro 4,8% no sabe o no contesta.

LOS RIAND: ESPAÑA SERÍA CASTILLA Y MADRID NADA MÁS

El suizo filoindependentista Stéphane Riand presenta a los independentistas como víctimas de un “Estado” español que para él es claramente una “dictadura” con represión ideológica practicada desde la presidencia de España; y, tal como precisa el directo Stéphane Riand suscribiendo las palabras de sus redactores como Gabriel Laflèche, el actual gobierno en funciones de España del presidente Pedro Sánchez (PSOE) es totalitario.

Y es que va más alla del Hispanoamérica, la patria chica española, y hace una compasión entre el reino de España y la Alemania Nazi. Empieza con que el general Francisco Franco, ex líder de España era natural de Galicia y su predecesor natural no era otra persona que otro gallega, “Mariano Rajoy Brey”, quienes, al juicio de la español del director del digital L’1Dex, Beatrice Riand y su esposo Stéphane Riand, “aniquilaron” al independentismo con la intervención en Cataluña mediante el Artículo 155 de la Constitución. “Castro era gallego, Franco era gallego, Rajoy es gallego, Hitler… Ah, no, no lo era, ¡El era austríaco!» Las Españas son los países donde se pone el sol como decían los romanos (en francés se dice “donde se acuesta el sol”). Sera el país donde tenemos que vivir acostados?”, apuntan.

Así dice textualmente Stéphane Riand: “Si uno tuviera que definir en una línea el carácter del español, ¿como seria? Básicamente, español es en el inconsciente colectivo, aquel que aplastó civilizaciones de América del Sur. Un conquistador, un guerrero, un soldado orgulloso de sus batallas. Además, los españoles, a su entender, nunca han conocido la derrota. Algunos contratiempos, a lo sumo. El tipo de batalla es no importante: ¡él es un soldado! Un guerrero que fundamenta su razón de existir en el enfrentamiento, la aniquilación del otro y la humillación del que ha sometido. Que este sea un hombre, un toro o un molino, es indiferente. ¡Él ha vencido, el es fuerte y valiente! Que el combate sea desigual, ridículo o burlesco no le importa.

Su propósito es mostrar su valor ridiculizando al que ha derribado. ¿Y si pierde una batalla? Borra el evento de su memoria y de la historia. El español es un personaje de la mitología ibérica: no lo es de una región en particular. Pero la región que mejor se adapta a esta descripción es la Castilla histórica, o el gobierno de Madrid. De ahí es donde emana ese pestilente olor a testosterona. Sin embargo, hay una constante remarcable: Castro era gallego, Franco era gallego, Rajoy es gallego, Hitler… Ah, no, no lo era, ¡El era austríaco!» Las Españas son los países donde se pone el sol como decían los romanos (en francés se dice “donde se acuesta el sol”). Sera el país donde tenemos que vivir acostados? (En francés, vivir acostado significa vivir sometido. Todo eso es un juego de palabras preguntando si España es un país donde solo se pude cuando uno es sometido al poder.)”

Para el suizo Stéphane Riand, España no existe ni existió sino Castilla cuya lengua oficial tampoco sería el español sino el “castellano”, subraya en lengua francesa con el “castillan”.

Este hombre y su esposa independnetista natural de Cataluña dicen que “lo que sucede hoy en Cataluña es la pesadilla del conquistador: el pueblo al que intenta someter resiste y se niega a someterse al yugo. Entonces intenta aplicar sobre el insumiso las técnicas que conoce y que funcionan sobre si mismo: infligir violencia y humillación”.

Dicen que España utilice sus herramientas jurídicas como el Artículo 155 para humillar y legalizar su propia violencia contra los independentistas. Y, para ello, usa también su aparato de propaganda desde los medios de comunicación. “Erigida en institución por el gobierno español a través de la aplicación del artículo 155 de la constitución española. Esta violencia practicada por el Estado y también legalizada por el Estado. De esta forma se permite a los medios de comunicación, a los políticos, a la gente de la calle, intimidar, insultar y menospreciar a los catalanes”.

Los Riand ponen en duda a todos los artículos de opinión, investigación periodística y noticias de los medios contrarios al independentismo. Esta familia separatista, residente en Suiza, cuestiona hasta los debates de las tertulias políticas de los medios contrarios al independentismo. Curiosamente, no consta en sus escrito ninguna crítica al adoctrinamiento y manipulaciones de la cada pública catalana TV3 y Cataluña radio, donde todos los tertulianos son, en casi todos los debates separatistas y cuando haya un intruso debe ser del PSC (PSOE Cataluña) y proreferéndum pactado de independencia de Cataluña.

De hecho, a la prensa española, los Riand le dedican todo un artículo bajo titular: «La prensa española: Una oda de papel higiénico», en francés suizo «La Presse espagnole: Une Ode au papier de toilette». Desde luego, dicho artículo de los Riand no está abierto a todo el público ante los tics totalitarios que caractericen estos dos serres superiores secesionistas: Stéphane Riand y su mujer natural de Cataluña Beatrice Riand.

Tranquilos, el digital español Lasvocesdelpueblo ha conseguido parte del contenido ocultado de los Riand sobre la prensa crítica al independentismo. Esta familia suiza filoindependentista exige suscribirse para leer dicho artículo humillante contra esa herramienta decisiva en democracia que es la prensa, es decir, la misma libertad de expresión que usan para tachar de “asesino” y “racistas” de nacimiento a todos los “españoles”.

Aquí parte del contenido ocultado de los Riand sore la Prensa española crítica al Procés: “La prensa española: una oda al papel higiénico. Querido papel higiénico, tú que limpia nuestra intimidad de la suciedad más sucia… Tú que nos evitas mojar los dedos en los residuos más repugnantes de nuestra fisiología… Tú, papel, compañero de nuestros sufrimientos y nuestras alegrías… Tú, papel, que ayuda a nuestros pensamientos y nuestro sueño… Tú papel… Te doy gracias y saludo tu devoción sin falta. Me avergüenza que tantos papeles intenten ocupar tu lugar.  Me parece inaceptable que tantos periódicos españoles intenten reemplazarte en el baño. Su presencia en tu lugar es un insulto a tus buenos oficios .¡Pero no te preocupes, no te reemplazarán!”.

Los Riand: “Por una razón muy simple: es que el culto a la rudeza, la indecencia y la inmundicia intelectual de la prensa escrita y de las figuras públicas en España en general, es mucho peor que los excrementos de aquellos a los que limpias el trasero. No! ¡No debes sentirte ofendido por tales bayetas! Forman parte del pintoresco complejo cultural de los íberos. Una sopa nauseabunda compuesta por la actitud de un presidente que puede mentir y cuyos asesores se permiten decirle a un periodista delante de las cámaras: «¡Vete a la mierda coño!». Un revoltijo de mentiras del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministro del Interior, el Ministro de Justicia, de la Policía del Estado, de los jueces del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional. Usted ve, no es nada personal: son sucios en sus ideas, y peor aún; reivindican toda esta ignominia como parte de su cultura, sus tradiciones… Lo opuesto al saber vivir y cohabitar de los británicos. No es de extrañar que los catalanes no se identifiquen con esta amabilidad y quieran separarse de este país”. 

La familia suiza ‘Los Riand’: “Los españoles están unidos a la dictadura” pero, “Cataluña será independiente o no será”

Esta familia filoindependentista considera “medieval” la actual sociedad española del siglo XXI. Dice que el gobierno del presidente Pedro Sánchez, como el de Mariano Rajoy, trabajan cada día para “matar” a los catalanes. “Delante esta voluntad Medieval de hacer perder el honor al enemigo, se reconoce la impotencia y la debilidad del gobierno español”.

Por eso, se conjuran para que eso no se produzca y que Cataluña sea pronto independiente. “Mientras hace todo lo posible para matar al pueblo catalán humillándolo, no se da cuenta de que sus valores no son los de los catalanes. Los catalanes son obstinados, cautelosos y resistentes. Hace ya trescientos años que el español tratar de constreñirlos por la fuerza, pero es inevitable: Cataluña será independiente o no será. Los catalanes están unidos a la idea de república al menos tanto como los españoles lo están a la dictadura”.

Los Riand sentencian que su futuro y del independentismo en general está en la independencia de Cataluña porque siempre serán maltratados por España y considerados como ciudadanos de segunda en España. estos dos seres humanos han llegado ha decir que Cataluña es una “colonia” de España. “Los catalanes saben, y especialmente sienten muy profundamente en su alma, que su salud está en la independencia. Que ellos no podrán vivir en España debido a que su gobierno los va a tratar siempre como a una colonia”, concluyen.

A continuación, reproducimos íntegramente los escritos de ese suizo filoindependentista, publicados en lengua oficial en Suiza, el francés suizo, que el digital «L’1Dex» ha hecho también una traducción. Dicha traducción se publicó el pasado 28 de nero de 2018, texto firmado por Gabriel Laflèche

TRADUCCIÓN EN ESPAÑOL

«L’1dex

Suiza, 28 de enero de 2018

Autor: Gabriel Laflèche

Director de L’1Dex: Stéphane Riand

La traducción en castellano

Cataluña. La ignominia está en marcha

Si uno tuviera que definir en una línea el carácter del español, ¿como seria? Básicamente, español es en el inconsciente colectivo, aquel que aplastó civilizaciones de América del Sur. Un conquistador, un guerrero, un soldado orgulloso de sus batallas. Además, los españoles, a su entender, nunca han conocido la derrota. Algunos contratiempos, a lo sumo. El tipo de batalla es no importante: ¡él es un soldado! Un guerrero que fundamenta su razón de existir en el enfrentamiento, la aniquilación del otro y la humillación del que ha sometido. Que este sea un hombre, un toro o un molino, es indiferente. ¡Él ha vencido, el es fuerte y valiente! Que el combate sea desigual, ridículo o burlesco no le importa. Su propósito es mostrar su valor ridiculizando al que ha derribado. ¿Y si pierde una batalla? Borra el evento de su memoria y de la historia. El español es un personaje de la mitología ibérica: no lo es de una región en particular. Pero la región que mejor se adapta a esta descripción es la Castilla histórica, o el gobierno de Madrid. De ahí es donde emana ese pestilente olor a testosterona. Sin embargo, hay una constante remarcable: Castro era gallego, Franco era gallego, Rajoy es gallego, Hitler… Ah, no, no lo era, ¡El era austríaco!» Las Españas son los países donde se pone el sol como decían los romanos (en francés se dice “donde se acuesta el sol”). Sera el país donde tenemos que vivir acostados? (En francés, vivir acostado significa vivir sometido. Todo eso es un juego de palabras preguntando si España es un país donde solo se pude cuando uno es sometido al poder.)

¿Y el del catalán como es? Su legado histórico hace de el un negociante. El Fenicio, el veneciano de la península ibérica. Primeramente, porque su derecho hereditario le ha forzado a ello: El derecho del «hereu», que no es otra cosa que los hijos mayores heredan todo y no se comparten las propiedades. Esto obligó a los menores a establecerse en la ciudad y convertirse en burgueses. Es a partir de este momento que el tejido urbano, comercial e industrial se vuelve más denso en Cataluña. Cuando Castilla abre el monopolio del comercio con las Américas en los finales del siglo 18, Cataluña es lista: es la explosión económica. Además, el decreto de Felipe V prohibiendo a los catalanes hacer política no hace más que incentivar este activismo económico e intelectual.

Cataluña es una tierra de acogida desde la antigüedad. Los flujos migratorios de toda la cuenca mediterránea hicieron muy pronto de esta región un remanso de paz para muchos pueblos. Esta mezcla y estas migraciones son parte constituyente de la riqueza cultural y económica de Cataluña. A título de ejemplo: durante la inquisición, el conde de Barcelona fue el único que castigó a los culpables del genocidio del barrio judío de Barcelona.

¿Entonces como hacer coexistir dos sociedades, dos mentalidades tan diametralmente diferentes? Uno jerárquica y absolutista, en que el pueblo teme el poder y cumple con reglas, que no superó la Revolución Industrial, que lideró la contra-reforma ignorando el Siglo de las Luces. Y la otra compuesta por comerciantes, artesanos y juglares, en la que el poder es pactado, que ha experimentado la revolución del mercado además de la Revolución Industrial, que practicó la tolerancia, estimulado la innovación y ha hecho de la democracia una realidad natural y compartida.

Lo que sucede hoy en Cataluña es la pesadilla del conquistador: el pueblo al que intenta someter resiste y se niega a someterse al yugo. Entonces intenta aplicar sobre el insumiso las técnicas que conoce y que funcionan sobre si mismo: infligir violencia y humillación.

Humillación… Erigida en institución por el gobierno español a través de la aplicación del artículo 155 de la constitución española. Esta violencia practicada por el Estado y también legalizada por el Estado. De esta forma se permite a los medios de comunicación, a los políticos, a la gente de la calle, intimidar, insultar y menospreciar a los catalanes. Como en pleno franquismo, época bendecida por el gobierno actual, puesto que permitía a cada uno despreciar y oprimir al otro de forma legal. Comportarse con respecto a quien debe someterse a la condescendencia más despectiva. En la forma del racismo más inmundo. ¿Sabían ? En el período franquista, los otros idiomas distintos al castellano estaban prohibidos. Cuando una persona hablaba uno de los idiomas prohibidos, catalán, euskara o gallego, era reprimido de la manera más dura: » Háblame Cristiano!” Ejemplo para mostrar la diferencia entre el conquistador y el bárbaro. Hoy vuelve a ser lo mismo.

Hoy, este tipo de práctica está de nuevo permitida. Según Ramón Blázquez, la avalancha de ignominias y vejaciones derivadas de la aplicación del artículo 155 estaba programada por el gobierno. Es persistente y violenta en la prensa, especialmente televisión y en las redes sociales. Incluso el país Vasco, dice, durante los más violentos periodos del terrorismo no sufrieron tal tipo de vejaciones, humillaciones, insultos, descalificaciones y atropellos.

Hay dos caras en este torrente de ignominia: el primero es frontal y primario. Se trata de insultar y despreciar públicamente cuando Ana Rosa Quintana trata en directo al vicepresidente del Gobierno Catalán, Oriol Junqueras, de “gilipollas” o cuando Eduardo Inda califica en directo al presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, de «mierda». En esto se debe añadir la calidad más dudosa de los diferentes grupos de debate en foros de discusión o de entretenimiento que se lanzan a una verdadera carrera de insulto e ignominia.

La segunda cara de esta vergüenza y quizás la peor, es la manipulación medios. Pesadamente orquestada en la prensa, artículos de opinión, editoriales y sobre exportada a todas las agencias de noticias, de forma coordinado como debe ser, el repertorio anti catalán es bastante unánime en los términos utilizados: desafío independentista, referéndum ilegal, golpe de estado, cobardes, adoctrinamiento contra el gobierno central… La violencia de los ataques, la manera desvergonzada de acusar con mentiras y la permisividad de las autoridades frente a esta situación digna de desencadenar muchas causas penales por difamación, muestra hasta qué punto el gobierno de los hidalgos de Madrid está decidido a hundirse en el desprecio y la humillación al pueblo catalán sin ningún límite ético.

Delante esta voluntad Medieval de hacer perder el honor al enemigo, se reconoce la impotencia y la debilidad del gobierno español. Mientras hace todo lo posible para matar al pueblo catalán humillándolo, no se da cuenta de que sus valores no son los de los catalanes. Los catalanes son obstinados, cautelosos y resistentes. Hace ya trescientos años que el español tratar de constreñirlos por la fuerza, pero es inevitable: Cataluña será independiente o no será. Los catalanes están unidos a la idea de república al menos tanto como los españoles lo están a la dictadura.

Los catalanes saben, y especialmente sienten muy profundamente en su alma, que su salud está en la independencia. Que ellos no podrán vivir en España debido a que su gobierno los va a tratar siempre como a una colonia. Los catalanes saben que un día ellos vivirán, ellos o sus hijos, en su país y que compartirán sus valores democráticos y respetuoso con todos aquellos que quieran ser catalanes.

Y los españoles lo saben también…

Post Scriptum de L’1Dex: ¡Muchas Gracias au traduction anonyme!».

EN FRANCÉS DE SUIZA

«L’1dex

Suiza, 23 de enero de 2018

Autor: Gabriel Laflèche

Director de L’1Dex: Stéphane Riand

Catalogne. Ignominie es en Marcha

(PAR GABRIEL LAFLECHE)

Si l’on devait tracer en un trait le caractère de l’espagnol, qu’en serait-il ? Fondamentalement, l’espagnol est dans l’inconscient collectif, celui qui a écrasé les civilisations d’Amérique du Sud. Un conquérant, un guerrier, un militaire fier de ses batailles. D’ailleurs, l’espagnol, à l’entendre, n’a jamais connu de défaite. Quelques déboires, tout au plus. Le type de bataille n’est pas important: c’est un soldat! Un guerrier qui trouve sa raison d’être dans l’affrontement, l’anéantissement de l’autre et l’humiliation de celui qu’il a soumis. Que celui-ci soit un homme, un taureau ou un moulin, c’est pareil. Il a vaincu, il est fort et vaillant! Que le combat fût inégal, ridicule ou burlesque lui importe peu. Son but est de montrer sa valeur en abaissant celui qu’il a terrassé. Et s’il perd une bataille? Il efface l’événement de sa mémoire et de l’histoire. L’espagnol est un personnage issu de la mythologie ibérique: il n’est d’aucune région en particulier. Mais la région qui répond le mieux à cette description est la Castille historique, ou le gouvernement de Madrid. C’est de là qu’émane cette pestilentielle odeur de testostérone. Pourtant une constante est remarquable: Castro était galicien, Franco était galicien, Rajoy est galicien, Hitler… Ah, non, pas lui! Lui, il était autrichien. “Les Espagnes” sont les pays du couchant comme le disaient les Romains. Serait-ce le pays où l’on se couche?

Et le catalan qui est-il? Son héritage historique fait de lui un négociant. Le phénicien, le vénitien de la péninsule ibérique. Tout d’abord parce que son droit coutumier d’héritage l’a forcé à le devenir: le droit de “l’hereu”, ce ne sont que les fils aînés qui héritent sans partage des propriétés. Cela contraignait les cadets à s’installer en ville et devenir des bourgeois. C’est à partir de ce moment-là que le tissu urbain, commercial et industriel se densifie en Catalogne. Lorsque la Castille fait tomber le monopole du commerce avec les Amériques à la fin du 18ème siècle, la Catalogne est prête: c’est l’explosion économique. De plus, le décret de Philippe V interdisant aux Catalans de faire de la politique ne fait qu’attiser cet activisme économique et intellectuel. La Catalogne se trouve être une terre d’accueil depuis l’antiquité. Les flux migratoires en provenance de tout le bassin de la Méditerranée font très tôt de cette région un havre de paix pour beaucoup de peuples. Ce brassage et ces migrations sont une partie constituante de la richesse culturelle et économique de la Catalogne. A titre d’exemple : durant l’inquisition, le comte de Barcelone fut le seul à punir les coupables du génocide du quartier juif de Barcelone.

Alors comment faire cohabiter deux sociétés, deux mentalités si diamétralement différentes ? L’une hiérarchisée et absolutiste, dans laquelle le peuple craint le pouvoir et se conforme aux règles, qui n’a pas vécu la Révolution industrielle, qui a dirigé la Contre-réforme et ignoré le Siècle des Lumières. Et l’autre composée de commerçants, artisans et ménestrels, dans laquelle le pouvoir est pactisé, qui a vécu la révolution marchande puis la Révolution Industrielle, qui a pratiqué la tolérance, stimulé l’innovation et qui a fait de la démocratie une réalité naturelle et partagée.

Ce qui se passe aujourd’hui en Catalogne est le cauchemar du conquistador: le peuple qu’il essaye de soumettre résiste et refuse de passer sous le joug. Alors, il essaye d’appliquer sur l’insoumis des techniques qu’il comprend et qui fonctionneraient sur lui-même: il fait subir la violence et l’humiliation.

L’humiliation… Erigée en institution par le gouvernement espagnol au travers de l’application de l’article 155 de la constitution espagnole. Cette violence sournoise, émotionnelle et destructrice. Cette violence pratiquée par l’Etat mais aussi légalisée par l’Etat. Il est désormais autorisé aux médias, aux hommes politiques, aux gens de la rue de brimer, insulter et mépriser les Catalans. Comme en plein franquisme. Epoque bénie par le gouvernement actuel, puisqu’elle permettait à chacun de mépriser et d’opprimer l’autre de manière légale. De le soumettre au quotidien. De faire preuve à l’égard de celui qui doit se soumettre de la plus méprisante des condescendances. A la manière du racisme le plus crasse.

Le saviez-vous? En période franquiste, les autres langues que le castillan étaient interdites. Lorsque qu’une personne parlait une des langues prohibées, catalan, euskara, galicien, il était repris de la manière la plus rude: “Háblame christiano!” (Parle-moi le chrétien !). Histoire de bien montrer la différence entre le conquérant et le barbare. Il en va de même aujourd’hui.

Aujourd’hui, ce genre de pratique est à nouveau permise. Selon Ramón Blázquez, l’avalanche d’ignominies et de vexations découlant de l’application de l’article 155 était programmée par le gouvernement. Elle est persistante et violente dans la presse, en particulier télévisuelle, et sur les réseaux sociaux. Même le Pays Basque, dit-il, durant la plus violente des périodes terroristes, n’a pas subi de telles vexations, humiliations, insultes, disqualifications et outrages.

Il y a deux faces à ce torrent d’ignominies : la première est frontale et primaire. Il s’agit de l’insulte et le mépris public quand Ana Rosa Quintana traite en direct le Vice-Président du gouvernement catalan, Oriol Junqueras, de “connard” ou quand Eduardo Inda qualifie en direct télévisé le président du gouvernement catalan, Carles Puigdemont, de “merde”. A ceci s’ajoutent tous les intervenants de qualité plus que douteuse sur les différents plateaux de débat ou de divertissements qui s’adonnent à une véritable course à l’insulte et à l’ignominie.

La deuxième face de cet opprobre, et peut-être la pire, est la manipulation médiatique. Lourdement orchestrée dans la presse, les articles d’opinion, les éditoriaux et exportée à outrance dans toutes les agences de presse. Coordonné comme il se doit, le répertoire anti-catalan est passablement unanime dans les termes utilisés : défi indépendantiste, référendum illégal, coup d’état, lâches, endoctrinement contre le gouvernement central, (…). La violence des attaques, la manière effrontée d’asséner les mensonges et la permissivité des autorités face à cette situation digne de déclencher bon nombre de cas pénaux pour diffamation, montre à quel point le gouvernement des hidalgos de Madrid est décidé à s’enfoncer dans le mépris et l’humiliation du peuple catalan sans aucune limite éthique.

Devant cette volonté médiévale de faire perdre son honneur à l’ennemi, on reconnait l’impuissance et la faiblesse du gouvernement espagnol. Alors qu’il fait tout son possible pour faire mourir sur pied le peuple catalan en l’humiliant, il ne se rend pas compte que ses valeurs ne sont pas celles des Catalans. Les Catalans sont obstinés, prudents et résistants. Cela fait trois cents ans que l’Espagnol essaye de les contraindre par la force.

Mais c’est inéluctable: la Catalogne sera indépendante ou ne sera pas. Les Catalans sont attachés à l’idée de république au moins autant que les Espagnols sont attachés à celle de la dictature. Les Catalans savent, et surtout sentent très profondément dans leur âme, que leur salut est dans l’indépendance. Qu’ils ne pourront pas vivre dans l’Espagne, car son gouvernement les traitera toujours comme une colonie. Les Catalans savent qu’un jour ils vivront, eux ou leurs enfants, dans leur pays et qu’ils y partageront leurs valeurs démocratiques et de respect avec tous ceux qui voudront être Catalans.
Et les Espagnols le savent aussi…».

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies