Si funciona la jerarquía «el 1 y el 9» en un equipo grande, el porcentaje de alcanzar título es exponencial

Efe – El 1 y el 9. Era el teorema de la victoria del inolvidable Radomir Antic. Si funciona esa jerarquía en un equipo grande, el porcentaje de alcanzar el título es exponencial. Madrid (España), viernes 17 de julio de 2020. 

Courtois y Benzema. Karim y Thibaut. Con el apoyo en la columna vertebral de Sergio Ramos impulsaron al Real Madrid a un título de Liga ganado con justicia post pandemia, tras un desplome histórico e inesperado del FC Barcelona.

El 1 y el 9. Courtois por fin fue Courtois todo el año. Nunca llevó bien la presión diaria. Luchar todas las mañanas en los entrenamientos con un tipo como Keylor Navas no era fácil. No le permitía estar tranquilo. Sin agobios, Courtois volvió a ser el gran portero del Atlético de Madrid. El guardameta que llegó del Genk sin hacer ruido. El primer día que se entrenó en Majadahonda, sus compañeros, en especial los ´futboleros’ de raza del Atlético, se llevaron las manos a la cabeza. Vaya tío, que hemos fichado, decían.

Ha sido muy difícil batir a Courtois todo el año. Trofeo Zamora con solvencia. Biotipo ideal de portero, gran envergadura, reflejos e imbatible en el uno contra uno, él dio solidez a un cuidado sistema defensivo. Sólo ha encajado 23 goles. El FC Barcelona, 38.Y el Atlético de Madrid, el gran virtuoso siempre de cuidar su portería con Oblak, recibió 26 goles. Datos, datos, en la era ‘Moneyball’. Esa es la gran comparación. Por ahí comenzó el éxito de Zidane y su Real Madrid para conseguir su Liga número 34.

Mientras, Benzema firmó la mejor campaña de su vida. Se atreve a ir directo a por Messi a disputarle el Pichichi. Y lo va a intentar. Ha sido Benzema bueno y regular. Fiable, como el motor alemán de turno, el de toda la vida. Siempre un notable alto, un 8 en su cartilla de notas.

Con una seguridad en sí mismo deslumbrante, Benzema ha salido todos los días en las fotos de la victoria. El regreso del confinamiento ha resultado demoledor. El Madrid se entrenó mejor que ninguno en sus casas. Han sido profesionales, aprovecharon los metros cuadrados de sus amplias parcelas para no perder ripio, y sumaron y sumaron sin parar.

Ganaron todas sus finales. Cada partido era una final de Champions. Este mensaje de Zidane caló en el vestuario. El equipo se lo creyó y el Madrid levanta un título, la Liga del coronavirus como será recordada en los libros de historia.

Courtois, Sergio Ramos, Casemiro y Benzema. Por ahí pasó el tráfico del éxito. Mientras que Bale y James se diluían en la grada con melancolía a la espera de tiempos mejores.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot