Texto íntegro «Acuerdo del Túria»

0
201
FOTOGRAFÍA. VALENCIA (ESPAÑA), 09.03.2023. Los partido minoritarios de la izquierda radical Verdes Equo, Más País del cofundador de Podemos Iñigo Errejón Galván (6i), MÉS per Mallorca, Compromís y Chunta Aragonesista han firmado el «Acuerdo del Turia», una ampliación de la Declaración de Zaragoza, suscrita en otoño de 2021, que ahora cuenta con la formación soberanista de la isla de Mallorca. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Redacción.- Valencia (España), jueves 9 de marzo de 2023. «Acuerdo del Túria/Acord del Túria. Verdes Equo, Más País, MÉS per Mallorca, Compromís y Chunta Aragonesista. Ahora hace 35 años, los vecinos y vecinas de València consiguieron una importante victoria ciudadana con la inauguración del Parque del Turia. Hoy en día, el antiguo cauce del río Turia no lo ocupa una autopista como pretendía el régimen franquista sino un eje verde que vertebra la ciudad y se llena cada día de vida en un claro referente de empoderamiento ciudadano.

Lo que podía haber sido un foco de polución y ruido es ahora un espacio público al servicio de todas las personas en igualdad gracias a la movilización ciudadana. Esos espacios construyen comunidad y pueblo y esas victorias educan moral y políticamente y animan a ir por más. Con esta victoria como símbolo de las luchas que compartimos, las organizaciones abajo firmantes nos comprometemos a estrechar lazos y seguir colaborando en pie de igualdad desde nuestros territorios y en todos los espacios de actuación común.

Vivimos una época de ofensiva reaccionaria, entre las dudas y vaivenes del Gobierno central y un clima social marcado por la desconfianza y la ansiedad hacia un futuro cada vez más incierto.

Quienes firmamos este acuerdo apostamos por recuperar la iniciativa para un nuevo ciclo de empuje democrático e igualitarista. Sabemos que la ola reaccionaria nos querría poner a la defensiva, renunciando a nuestros objetivos para convertirnos sólo en fuerzas a la contra.

Debemos hacer exactamente lo contrario: afirmar, en positivo, otro futuro posible, un mañana con una vida mejor. Y ser un ejemplo ya de esa posibilidad, territorio a territorio.

Para ello hay que sacar la política del bucle endogámico en el que se mueve y traerla de vuelta a lo que de verdad importa: a la tierra, al tiempo, a la vida cotidiana.

Si no hay futuro no vale la pena cuidar nada, ni al de al lado, ni las instituciones ni el Planeta. Este es el proyecto de las fuerzas reaccionarias: pisar el acelerador de la carrera suicida del sálvese quien pueda. Nosotros sabemos que así no se salva nadie.

Vale la pena cuidar la Tierra, cuidar del otro y cuidar la sociedad y las instituciones. Cambiar el despotismo de los que más tienen por un nuevo contrato social que haga de los débiles fuerza.

Vale la pena porque sólo así podemos alumbrar, juntas y juntos, un horizonte de futuro, de transición ecológica, justicia social y democracia. Para que la vida sea mejor y nadie la viva con ansiedad o miedo.

Las fuerzas que firmamos este acuerdo compartimos como prioritarias las siguientes líneas de trabajo:

1- Para garantizar un autogobierno efectivo que respeto la igualdad de los ciudadanos y ciudadanas

El derecho a la autonomía queda en cuestión si las Comunidades Autónomas no cuentan con los recursos necesarios para ejercer sus competencias que, además, están vinculadas a políticas que generan bienestar y calidad de vida como por ejemplo la educación, la sanidad, las políticas sociales o las políticas de acceso a la vivienda.

Por eso, consideramos imprescindible que comience de manera inmediata el proceso de reforma del sistema de financiación partiendo de la necesidad de una mayor aportación de recursos hacia las comunidades autónomas por parte del Estado. Mientras no llegue esta reforma, exigimos el establecimiento de soluciones transitorias que garanticen la igualdad de los ciudadanos y ciudadanas, vivan donde vivan, en la prestación de los servicios públicos.

Así mismo, hay que establecer mecanismos contra el dumping fiscal y la competencia desleal garantizando un suelo mínimo de ingresos y tipos fiscales mínimos para acabar con los regalos a los millonarios.

2- Por el fortalecimiento de los servicios públicos

Los servicios públicos son la principal garantía que tiene la amplia mayoría de nuestra sociedad de poder tener una vida digna. Debemos conseguir que la educación, la sanidad, los servicios sociales o la vivienda, entre otros, se entiendan no como negocios privados con los que especular sino como derechos inherentes a la condición de ciudadanos y ciudadanas. Cada derecho desmercantilizado es un avance de la libertad.

Por eso, rechazamos cualquier privatización que nos someta, todavía más, a la lógica especulativa de los mercados, y trabajaremos por políticas públicas que fortalezcan y amplíen los servicios públicos, financiados a través de un sistema fiscal justo y progresivo, incluyendo la recuperación pública de servicios privatizados.

Ponemos especialmente el énfasis en la asunción de la salud mental en la cartera de servicios de la sanidad pública, para que alguien te ayude cuando la vida duele demasiado no sea un lujo para quienes pueden pagarlo.

3- Por una transición ecológica ambiciosa

Los territorios mediterráneos y del sur de Europa ya estamos sufriendo de forma notable los efectos de la crisis climática. Si estamos ante una emergencia necesitamos que los poderes públicos actúen con la contundencia, la ambición y la urgencia necesarias para combatir y mitigar el cambio climático y adaptarnos a sus consecuencias.

Por eso, trabajaremos en una transición ecológica justa que alcance todos los ámbitos de las políticas públicas, desde un nuevo modelo de movilidad, la apuesta por la proximidad relocalizando actividades económicas, la gestión sostenible del territorio, la soberanía alimentaria, la renaturalización de espacios, la recuperación de la biodiversidad o el impulso de la educación ambiental entre otros. La transición ecológica debe ir de la mano de la justicia social y servir para luchar contra las desigualdades y que no quede nadie atrás.

Además, la transición ecológica es la mejor palanca para una reindustrialización verde que genere un ciclo de prosperidad y bienestar.

4- Por la soberanía energética, democrática, justa y sostenible

Una nueva crisis energética nos ha demostrado que, como sociedades, seguimos dependiendo de un sistema que no solo nos aleja de los objetivos de reducción de emisiones y nos aboca a un cambio climático de muy graves consecuencias, sino que ha atacado el poder adquisitivo de la mayoría mientras reportaba ingentes beneficios a las grandes multinacionales del sector.

Por eso, incidiremos en políticas que ponen el foco en ganar la soberanía energética, que limite los beneficios extraordinarios de las multinacionales, que garantice las necesidades de la ciudadanía y que cuente con instrumentos públicos que impulsen el autoconsumo y la generación distribuida de energías renovables a través de proyectos con la participación de las comunidades locales y con control y gestión democrática.

5- Por la igualdad y una agenda feminista transversal

Desde el feminismo se crean nuevas formas de hacer y de entender la política: el diálogo, los buenos tratos, la ética de los cuidados, la cooperación, el apoyo mutuo, la empatía, el pensamiento colectivo. Todos ellos son elementos básicos para una transformación radical de la política y la mejor manera de elaborar una respuesta a todas aquellas injusticias que durante tanto tiempo ha sufrido la mitad de la población humana.

Por eso, trabajaremos por una agenda feminista transversal, que empape todas las políticas públicas de sus valores y objetivos por una sociedad realmente igualitaria donde erradiquemos todas las violencias que sufren las mujeres por el hecho de serlo. Desde ámbitos como la co-educación igualitaria, la distribución y uso del tiempo, el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, la equidad salarial o el diseño de los espacios públicos y privados con perspectiva de género, entre otros.

Con el mismo ímpetu por la igualdad, no nos conformamos con resistir a los embates de la ola reaccionaria contra los derechos ganados por las mujeres o las personas LGTBI en las últimas décadas. Apostamos por seguir ganando derechos con una agenda propia como la mejor manera de no retroceder.

6- Por una economía al servicio de las personas

Para la consecución de los objetivos anteriores consideramos necesario replantear el modelo económico en el cual nos encontramos inmersos y que en las últimas décadas ha sido generador de desigualdades y malestar en las sociedades. La democratización de la economía pasa, entre otros, por una justicia fiscal que luche contra la desigualdad de origen, así como nuevos mecanismos de participación que faciliten la circulación del poder y el patrimonio estancado durante generaciones en unas pocas manos.

Por eso, abogamos también por políticas predistributivas, por una economía al servicio de las personas y responsable con el planeta donde avancemos en un empleo de calidad para que todas las personas se puedan ganar la vida de forma digna, en la lucha contra todas las formas de precariedad que afectan a amplios sectores de la ciudadanía, especialmente jóvenes y mujeres, en la reducción de la jornada laboral hacia los 4 días o 32 horas semanales, para liberar tiempo de vida, reducir la huella ecológica, favorecer la conciliación y aumentar la productividad. Apostamos asimismo por la promoción del cooperativismo y la economía social y solidaria como columna vertebral del nuevo sistema económico.

7- Por una democracia real y cotidiana

El auge del autoritarismo y la reacción antidemocrática nos exige reivindicar el trabajo de la política y la democracia en su sentido más amplio como una herramienta de protección y emancipación al servicio de las mayorías sociales. Por eso, trabajaremos por una democratización profunda, donde las instituciones se hagan más permeables a la voluntad ciudadana, y donde los ciudadanos y ciudadanas tengan tiempo, habilidades y recursos suficientes para poder participar en pie de igualdad.

Una democracia que vaya más allá de nuestra participación en las elecciones e impregne todos los ámbitos de nuestras vidas: la comunidad educativa, la gestión de los recursos como el agua o la energía, o nuestro lugar de trabajo.

Así mismo, trabajaremos también por la democratización del poder judicial y el acceso a la judicatura para garantizar una justicia al servicio de todas las personas.

València, 9 de mayo de 2022.

TEXTO PDF