Vídeo familia Alves acusa a la víctima de querer «fama y dinero»

0
146
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 04 DE ENERO DE 2024. Detalle de una campaña que reclama "Justicia para Dani Alves", exjugador de FC Barcelona e internacional de la selección de Brasil, Daniel Alves da Silva (Dani Alves), en prisión por supuesta agresión sexual en la discoteca Sutton de Barcelona. Familia Alves acusa a la víctima de querer "fama y dinero", recogiendo las palabras que pronuncia la propia víctima en un vídeo bailando antes de la supuesta violación sexual que dijo haber sufrido. Captura cuenta de Instagram (mluciaalves), madre de Dani Alves/Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Madrid (Reino de España), jueves 4 de enero de 2024 (Lasvocesdelpueblo y Agencias).- La Familia Alves [exjugador de FC Barcelona e internacional de la selección de Brasil, Daniel Alves da Silva (Dani Alves)] —a través de la mamá de él, doña Lucía Alves, ha compartido en su cuenta de Instagram (mluciaalves) un vídeo que muestra imágenes de la víctima que el futbolista agredió supuestamente sexualmente en la discoteca Sutton de Barcelona, de quien revela su identidad, ofrece datos personales y la acusa de «querer fama y dinero».

El hijo de doña Lucía Alves permanece en prisión preventiva sin fianza desde el 20 de enero de 2023 como supuesto autor de un delito de agresión sexual. El Tribunal alega riesgo de fuga al no tener Brasil la obligación de extraditar a procesados por la Justicia española a España.

«Quien confía en Dios ya no pierde la batalla», se puede leer en la publicación de la madre de Dani Alves junto con el video grabado por una abogada brasileña, en el que aparece la joven bailando y celebrando su cumpleaños.

Graciele Queiroz: «Justicia para Dani Alves»

La abogada brasileña, especialista em falsas acusaciones de violaciones sexuales, Graciele Queiroz, también, a través de su cuenta instagram (Dra.gracielequeiroz), ha reproducido el vídeo de la víctima, que la mamá del acusado futbolista ha difundido, y ha subrayado que «cinco minutos después» de afirmar la víctima «que queremos ser famosas» se fue a por el acusado y denunció poco después la agresión sexual, explica experta brasileña en falsas denuncias de agresión sexual.

Queiroz ha reclamado «Justicia para Dani Alves».

La Fiscalía de Barcelona pide para el exjugador del Barcelona nueve años de prisión, además de diez años de libertad vigilada y una indemnización de 150.000 euros para la víctima, mientras que esta eleva a doce años la petición de cárcel, la pena máxima establecida en el Código Penal español por un delito de este tipo.

El juicio contra Dani Alves está previsto que comience el 5 de febrero en la Audiencia de Barcelona.

LA SUPUESTA VIOLACIÓN SEXUAL DE ALVES

Alves lleva medio año en prisión provisional, tras ser detenido por los Mozos de Escuadra por violar presuntamente a una joven de 23 años en el baño de un reservado de la discoteca Sutton de Barcelona la noche del 30 de diciembre pasado.

Según detalla la juez en su auto, debido a la agresión sexual, la víctima sufre un trastorno de estrés postraumático de intensidad «globalmente elevada».

En su escrito, la magistrada sostiene que, de las diligencias practicadas en la instrucción, existen «indicios racionales suficientes» para «suponer» que Alves estuvo bailando con la víctima y que el futbolista, en dos ocasiones, le cogió una mano y se la puso en su pene, ante lo que la chica la retiró ambas veces.

Posteriormente, añade, desde la puerta que daba a un pequeño lavabo de uso exclusivo para la zona VIP, Alves llamó a la chica y, cuando la joven acudió, tiró con fuerza de ella, ante lo que la víctima le decía que se detuviera, que la dejara salir y que se quería ir.

Pese a ello, según la juez, Alves no hizo caso, le subió el vestido, hizo que se sentase sobre él, le cogió la parte posterior de la cabeza y la tiró al suelo -lo que causó a la chica una herida en una rodilla-, para intentar que le practicara una felación, aunque no lo logró, lo que «enfureció» al futbolista.

Ante esta situación, según detalla la magistrada, el internacional brasileño y exjugador, entre otros, del Barcelona, pegó «varias bofetadas» en la cara a la víctima, la puso de espaldas contra el pequeño lavamanos, frotó su pene contra su cuerpo y finalmente la penetró «de manera violenta».

Tras finalizar la violación, según la juez, la chica quiso salir del lavabo, aunque Alves no se lo permitió, de forma que el futbolista salió primero y luego ella.

Cuando finalmente la chica logró salir, llegó a una mesa en la que estaba su prima, que la vio con «muy mala cara», momento en que le contó lo ocurrido, según el auto.

Según subraya la juez, desde que salió del lavabo, Alves no se volvió a dirigir a la víctima en ningún momento y cuando el futbolista se fue de la discoteca junto a amigo y se cruzó con la joven, no le dirigió la palabra.