Alegato inicial de Israel contra «pro Hamás» Sudáfrica en la Haya

Sudáfrica pretende acudir a esta corte en la elevada posición de guardián de los intereses de la humanidad. Pero al deslegitimar los 75 años de existencia de Israel en su presentación inaugural ayer, ese amplio compromiso con la humanidad sonó vacío.

0
40
FOTOGRAFÍA. LA HAYA (PAÍSES BAJOS), 12 DE ENERO DE 2024. El asesor jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí, Tal Becker (d), -junto a la acusación pro Hamás representada por ministro de Justicia de Sudáfrica, un país del sur de África, Ronald Lamola (3i), sujeto que presentó ayer la acusación- hace su alegación inicial ante la Corte Penal Internacional de Justicia (CPI) en La Haya (Países Bajos), este viernes, 12 de enero de 2024, durante las que, en nombre de Israel y sobre todo de los familiares de los 240 rehenes de los que más de un centenar sigue en cautiverio en gaza en manos de los terroristas y al menos 1.200 ya han recibido un entierro, presentó el alegato de la defensa contra las acusaciones realizadas por el país africano pro Hamas, Sudáfrica, de "genocidio" perpetrado por el país judío en Gaza. AJN

La Haya (Países Bajos), viernes 12 de enero de 2024 (Lasvocesdelpueblo y Agencias).-Este medio digital reproduce el texto íntegro del alegato inicial de Israel contra «pro Hamás» Sudáfrica en la Haya (Países Bajos), Corte Penal Internacional de la Justicia (CPI). El país judío ha querido recordar ante el Tribunal la parcialidad de este país africano antes de la respuesta de Israel en Gaza tras la masacre islamistas de civiles israelíes. «El 7 de octubre, antes de cualquier respuesta militar por parte de Israel, Sudáfrica emitió una declaración oficial culpando a Israel por «la reciente conflagración», esencialmente culpando a Israel por el asesinato de sus propios ciudadanos, uno se pregunta si el solicitante está de acuerdo», dijo el asesor jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí, Tal Becker, ante la  CPI, en representación de los familiares de los rehenes y del pueblo de Israel y contra las acusaciones realizadas por Sudáfrica de «genocidio» en Gaza, a continuación:

DISCURSO DEL EQUIPO DE DEFENSA LEGAL DE ISRAEL ANTE LA HAYA

«La Haya (Países Bajos), a viernes 12 de enero de 2023

Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel

Señora Presidente, distinguidos miembros de la corte, es un honor comparecer nuevamente ante ustedes en nombre del Estado de Israel.

El Estado de Israel es especialmente consciente de por qué se adoptó la Convención sobre Genocidio, que ha sido invocada en este procedimiento. Grabado en nuestra memoria colectiva está el asesinato sistemático de 6 millones de judíos como parte de un programa premeditado y atroz para su aniquilación total.

Dada la historia del pueblo judío y sus textos fundacionales, no sorprende que Israel estuviera entre los primeros Estados en ratificar la Convención sobre el Genocidio sin reservas e incorporar sus disposiciones en su legislación interna.

Para algunos, la promesa del «Nunca Más» es un eslogan. Para Israel, es la obligación moral más elevada.

A Raphael Lemkin, un judío polaco que fue testigo de los horrores indescriptibles del Holocausto, se le atribuye haber acuñado el término «genocidio». Ayudó al mundo a reconocer que el léxico legal existente era simplemente inadecuado para captar el mal devastador que desató el Holocausto nazi.

El demandante ahora ha tratado de invocar este término en el contexto de la conducta de Israel en una guerra que no inició ni quería, una guerra en la que Israel se defiende contra Hamás, la Jihad Islámica Palestina y otras organizaciones terroristas cuya brutalidad no conoce límites.

Un crimen malévolo de la gravedad más excepcional

El sufrimiento de los civiles en esta guerra, como en todas las guerras, es trágico. Es desgarrador. Las duras realidades de las hostilidades actuales resultan especialmente agonizantes para los civiles, dada la reprensible estrategia de Hamás de tratar de maximizar el daño civil tanto a israelíes como a palestinos, incluso cuando Israel busca minimizarlo.

Pero como ya ha dejado claro este tribunal, la Convención sobre Genocidio no fue diseñada para abordar el impacto brutal de las hostilidades intensivas sobre la población civil, incluso cuando el uso de la fuerza plantea «cuestiones muy serias de derecho internacional e implica un enorme sufrimiento y una pérdida continua de derechos humanos». La convención fue creada para abordar un crimen malévolo de la gravedad más excepcional.

Lamentablemente, el demandante ha presentado ante el tribunal una imagen fáctica y jurídica profundamente distorsionada. La totalidad de su caso depende de una descripción deliberadamente descontextualizada y manipuladora de la realidad de las hostilidades actuales.

Deslegitimar los 75 años de existencia de Israel

Vivimos en una época en la que las palabras son baratas. En una era de redes sociales y políticas de identidad, la tentación de recurrir al término más escandaloso, de vilipendiar y demonizar, se ha vuelto, para muchos, irresistible. Pero si hay un lugar donde las palabras aún deberían importar, donde la verdad aún debería importar, es sin duda un tribunal de justicia.

Sudáfrica pretende acudir a esta corte en la elevada posición de guardián de los intereses de la humanidad. Pero al deslegitimar los 75 años de existencia de Israel en su presentación inaugural ayer, ese amplio compromiso con la humanidad sonó vacío.

Y en su amplia descripción contrafáctica del conflicto palestino-israelí, pareció borrar tanto la historia judía como cualquier responsabilidad palestina. De hecho, la deslegitimación de Israel desde su creación en 1948 en las presentaciones del solicitante apenas se distinguía de la retórica rechazadora del propio Hamás.

No es sorprendente, por lo tanto, que, según el relato del solicitante, tanto la responsabilidad de Hamás por la situación en Gaza como la humanidad misma de sus víctimas israelíes queden fuera de vista.

El intento de convertir el término «genocidio» en un arma contra Israel en el contexto actual hace más que contarle al tribunal una historia extremadamente distorsionada, y hace más que vaciar la palabra de su fuerza única y su significado especial.

El 7-O fue la masacre, mutilación, violación y secuestro en gran escala 

El sábado 7 de octubre, en un día de festividad religiosa judía, miles de miembros de Hamás y otros militantes irrumpieron en el territorio soberano de Israel por mar, tierra y aire, invadiendo más de 20 comunidades y bases israelíes y el sitio de un Festival de Música.

Lo que ocurrió al amparo de miles de cohetes disparados indiscriminadamente contra Israel fue la masacre, mutilación, violación y secuestro en gran escala de tantos ciudadanos como los terroristas pudieron encontrar antes de que las fuerzas de Israel los repelieran.

Los agresores filmaron y transmitieron con orgullo su barbarie

Mostrando abiertamente júbilo, torturaron a niños delante de sus padres, y a padres delante de sus hijos, quemaron vivas a personas, incluidos bebés, y violaron y mutilaron sistemáticamente a decenas de mujeres, hombres y niños. En total, ese día unas 1.200 personas fueron masacradas, más de 5.500 mutiladas y unos 240 rehenes secuestrados, entre ellos niños, familias enteras, personas con discapacidad y supervivientes del Holocausto, algunos de los cuales han sido ejecutados desde entonces y muchos de ellos han sido torturados, abusados sexualmente y muertos de hambre en cautiverio. Representantes de las familias de los rehenes se encuentran hoy en esta sala y reconocemos su presencia y su sufrimiento ilimitado.

Sabemos de la brutalidad del 7 de octubre no sólo por los desgarradores testimonios de los supervivientes, las pruebas inequívocas de la matanza y el sadismo que quedaron atrás y las pruebas forenses tomadas en el lugar. Lo sabemos porque los agresores filmaron y transmitieron con orgullo su barbarie.

Los acontecimientos de ese día son prácticamente ignorados en las presentaciones del demandante, pero nos vemos obligados a compartir con el tribunal una fracción de su horror, el mayor asesinato en masa calculado de judíos en un solo día desde el Holocausto.

No lo hacemos porque estos actos, por sádicos y sistemáticos que sean, liberen a Israel de sus obligaciones de respetar la ley mientras defiende a sus ciudadanos y su territorio. Eso es incuestionable. Lo hacemos porque es imposible entender el conflicto armado en Gaza sin apreciar la naturaleza de la amenaza que enfrenta Israel y la brutalidad y anarquía de las fuerzas armadas que lo enfrentan.

En el volumen de materiales presentados a los miembros del tribunal, se ha proporcionado acceso a una parte del metraje sin editar para su proyección por separado. Pero me veo obligado a presentar hoy ante el tribunal un pequeño fragmento de las escenas de insondable crueldad que tuvieron lugar en cientos de lugares ese horrible día.

Jonny: «Están aquí. Nos están quemando. Nos estamos asfixiando»

Jonny Siman Tov, un agricultor de trigo, y su esposa, Tamar, una activista por los derechos de las mujeres, vivían en el Kibutz Nir Oz. Cuando comenzó el lanzamiento de cohetes, se escondieron en la habitación segura con su hijo de cuatro años, Omer, y sus gemelos de seis años, Arbel y Shahar. Durante el ataque, militantes de Hamás prendieron fuego a su casa. Jonny le envió un mensaje de texto a su hermana Renee: «Están aquí. Nos están quemando. Nos estamos asfixiando». Toda la familia fue quemada viva, reducida a cenizas, lo que dificultó especialmente la identificación del ADN.

Un sobreviviente de la masacre del festival de música Nova declaró ante la policía que fue testigo de cómo un militante de Hamás violó brutalmente a una mujer joven, mientras otro militante le cortaba el pecho y jugaba con él. Luego, un segundo militante la violó nuevamente y le disparó en la cabeza mientras aún estaba dentro de ella.

Niño israelí: «¿Por qué estoy vivo? No puedo ver nada. Nos van a matar»

En un video grabado por un sistema de vigilancia domiciliaria, un militante de Hamás lanzó una granada a una habitación segura donde un padre y sus dos hijos se apresuraron a esconderse. El padre fue asesinado. Los dos hijos están heridos y sangrando cuando un militante los arrastra hacia la sala de estar. Se puede escuchar a un niño gritarle a su hermano: «¿Por qué estoy vivo? No puedo ver nada. Nos van a matar». El militante abre casualmente la heladera, saca una botella y bebe.

Y luego está esta grabación del Kibutz Mefalsim. (Becker reproduce una grabación en árabe con subtítulos en inglés ante el tribunal). «Papá, te estoy hablando desde el teléfono de una mujer judía. La maté a ella y a su marido. ¡Maté a diez personas con mis propias manos! ¡Papá, diez con mis propias manos! Papá, abre WhatsApp y mira cómo maté. Papá, abre el teléfono. Papá, te llamo por WhatsApp. Abre el teléfono. Diez. Diez con mis propias manos».

Agenda de aniquilación orgullosamente declarada por Hamás

Como se dijo, ninguna de estas atrocidades exime a Israel de sus obligaciones bajo la ley. Pero sí permiten al tribunal apreciar tres aspectos centrales del presente procedimiento que el demandante ha ocultado a la vista.

Si ha habido actos que pueden calificarse de genocidas, entonces han sido perpetrados contra Israel. Si hay preocupación sobre las obligaciones de los Estados bajo la Convención sobre Genocidio, entonces es en relación con sus responsabilidades de actuar contra la agenda de aniquilación orgullosamente declarada por Hamás, que no es un secreto y no está en duda.

Sus líderes repiten regularmente el lenguaje aniquilacionista de los estatutos de Hamás, con el objetivo, en palabras de un miembro del buró político de Hamás, de limpiar Palestina de la inmundicia de los judíos.

Hamás: «Debemos eliminar ese país (Israel)»

Se expresa de manera no menos escalofriante, en palabras del alto miembro de Hamás Ghazi Hamad, a la televisión libanesa el 24 de octubre, 2023, quien se refiere a los ataques del 7 de octubre de la siguiente manera: «Debemos eliminar ese país porque constituye una catástrofe política, militar y de seguridad para la nación árabe e islámica y debe terminarse. No nos avergüenza decir esto con toda su fuerza. Debemos darle una lección a Israel y lo haremos una y otra vez».

En la continuación de esta entrevista, se le pregunta a Hamad: «¿Eso significa la aniquilación de Israel? «Sí, por supuesto», dice, «la existencia de Israel es ilógica». Y luego dice: «Nadie debería culparnos por las cosas que hacemos. El 7 de octubre, el 10 de octubre, el millonésimo de octubre, todo lo que hagamos estará justificado».

El 7-O Sudáfrica emitió una declaración oficial culpando a Israel

Dado que el 7 de octubre, antes de cualquier respuesta militar por parte de Israel, Sudáfrica emitió una declaración oficial culpando a Israel por «la reciente conflagración», esencialmente culpando a Israel por el asesinato de sus propios ciudadanos, uno se pregunta si el solicitante está de acuerdo.

En segundo lugar, es en respuesta a la masacre del 7 de octubre, que Hamás promete abiertamente repetir, y a los continuos ataques contra él desde Gaza, que Israel tiene el derecho inherente a tomar todas las medidas legítimas para defender a sus ciudadanos y asegurar la liberación de los rehenes. Este derecho tampoco está en duda. Ha sido reconocido por Estados de todo el mundo.

Más de 110.000 israelíes desplazados internamente por el 7-O

Sorprendentemente, se ha pedido al tribunal que indique una medida provisional pidiendo a Israel que suspenda sus operaciones militares. Pero esto equivale a un intento de negar a Israel su capacidad de cumplir con sus obligaciones de defensa de sus ciudadanos, de los rehenes y de los más de 110.000 israelíes desplazados internamente que no pueden regresar de manera segura a sus hogares.

En sus presentaciones ante el tribunal, el demandante casi no menciona el continuo sufrimiento humanitario de los ciudadanos israelíes a manos de Hamás, y trata a los rehenes aún en cautiverio como apenas una ocurrencia de último momento.

Tal Becker

Asesor jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí».