Bou (Pleno de Barcelona): “Menos «Procés» es más Barcelona, Felipe VI es nuestro Rey”

Lasvocesdelpueblo

Redacción – “No hay debate entre República y Monarquía. El Rey Felipe VI es nuestro Rey. No recibirlo como se merece, perjudica nuestra ciudad y nos hace pequeños. Desde el Ayuntamiento de Barcelona es preciso que nos dirijamos de forma clara a todos aquellos que creen que las calles y las instituciones serán siempre suyas: a Torra, a los agitadores de los CDR, a Puigdemont, a Junqueras para decirles: Basta ya! La Ciudad de Barcelona debe ser un lugar de convivencia, de respeto, de paz, de prosperidad, no el escenario de golpes de estado, de manifestaciones de rechazo a la separación de poderes, no de concentraciones de coacción a policías, jueces o funcionarios por el mero hecho de cumplir con su cometido y no estar subyugados a una ideología de corte totalitario (…) ¡Menos Procés, es más Barcelona”. Así afirmó este sábado el presidente del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Josep Bou. Barcelona (España), domingo 16 de junio de 2019. 

DISCURSO

«Constitución del Pleno del ayuntamiento de Barcelona

Barcelona, 15 de junio de 2019

Grupo Municipal del Partido Popular (PP)

Discurso de Josep Bou

Es un honor para mí dirigirme a todos ustedes hoy en este «Salón de Cent». También en nombre de mi compañero y concejal, Oscar Ramírez, el de toda la candidatura que encabecé y el de los miles de votantes del PP en la ciudad de Barcelona.

En primer lugar, quiero felicitar a Ada Colau por su elección como Alcaldesa. Nosotros hemos presentado nuestra candidatura porque creemos que las dos opciones que aspiraban a la Alcaldía son corresponsables de la evolución negativa de Barcelona los últimos años.

El populismo de izquierdas y el separatismo han puesto a prueba la capacidad de la ciudad de resistir y de su gente que tienen que hacer frente a todos los obstáculos que entre unos y otros han ido poniendo para poder mirar al futuro con optimismo.

Queremos aportar nuestro grano de arena a la gobernabilidad y al bienestar de la gente defendiendo la desregulación, la simplicidad administrativa, la rebaja fiscal, el respeto al marco constitucional, la libre elección de lengua, en definitiva la libertad en mayúsculas.

Además libertad, más Barcelona.

No hay una dicotomía entre capital de República o no. Sólo hay un camino: el liderazgo económico, cultural, y en consecuencia social y político en España y Europa.

No hay un debate entre ayudar a los inmigrantes o no. La humanidad y la solidaridad va de la mano del respeto a la ley y la lucha contra las mafias.

No hay que elegir entre el catalán y el castellano, las dos lenguas son igual de nuestros, en igualdad, escogiendo cada uno la que quiera. Si nos falta cualquiera de las dos lenguas, dejamos de ser catalanes para ser otra cosa que no se sabe que es.

No existe la duda, entre escuela publica, privada y concertada, sólo existe la obligación de la administración de garantizar la libertad de elección de las familias y la calidad de la enseñanza y los equipamientos.

No hay debate entre los que tienen dificultad para acceder a un hogar y los okupas. Las políticas sociales no pueden hacerse de acuerdo con menospreciar los derechos de aquellos que pagan los impuestos para hacer, precisamente, estas políticas sociales. El fracaso del populismo de Colau es tan evidente como que Barcelona encabeza el ranking de desahucios en España con 27 al día. La solución no es la okupación ilegal, la solución es crear más vivienda pública y no falsas promesas como hizo Colau el mandato anterior.

Debemos poner fin a la venta ambulante ilegal en las calles de Barcelona y ayudar a las personas explotadas por redes de mafias. No podemos volver la cara hacia otro lado y dejar a los comerciantes solos ante este problema.

Promocionar la ciudad es generar empleo, es pensar en el futuro. Desde la (ANC), o lo que es lo mismo, desde la Cámara de Comercio de Barcelona, ​​se ha dicho que no es necesario que vuelvan las empresas que han marchado por culpa del golpe de estado separatista.

Nosotros creemos justo lo contrario, desde el Ayuntamiento se ha de promover la paz institucional, el respeto a la ley y hay que ser activo en la creación de un marco económico y social que haga que aquellas empresas que han marchado vuelvan, porque su regreso es más crecimiento y empleo y mejorar el futuro de la gente y las familias de Barcelona.

No hay debate entre República y Monarquía. El Rey Felipe VI es nuestro Rey. No recibirlo como se merece, perjudica nuestra ciudad y nos hace pequeños.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona es preciso que nos dirijamos de forma clara a todos aquellos que creen que las calles y las instituciones serán siempre suyas: a Torra, a los agitadores de los CDR, a Puigdemont, a Junqueras para decirles: Basta ya!

La Ciudad de Barcelona debe ser un lugar de convivencia, de respeto, de paz, de prosperidad, no el escenario de golpes de estado, de manifestaciones de rechazo a la separación de poderes, no de concentraciones de coacción a policías, jueces o funcionarios por el mero hecho de cumplir con su cometido y no estar subyugados a una ideología de corte totalitario.

Menos Procés, es más Barcelona!

El Ayuntamiento no debe tener límites en su preocupación integral en la vida de los barceloneses: la seguridad, el trabajo, la movilidad, no tenemos que ser ajenos a nada, tenemos que ser exigentes tanto con nosotros mismos como con la administración de la Generalitat y la del Estado.

Todos los que hoy estamos aquí, tenemos que tener claro que el Ayuntamiento no es el objetivo en sí mismo, nuestro fin es la ciudad y mucho más en concreto su gente. Esto lo tienen claro todos los funcionarios de esta casa, en especial los uniformados, la Guardia Urbana, que los últimos años han tenido un trabajo difícil con un gobierno municipal a la contra y esto tiene que cambiar.

Todos los indicadores dicen que antes de que acabe este año el PIB de nuestra ciudad hermana y a la vez competidora, Madrid, adelantará tanto a Barcelona como Cataluña. Puesto que la Generalitat está contribuyendo de forma activa al perjuicio de la economía y la convivencia de Cataluña. Nuestra apuesta es que el Ayuntamiento de Barcelona sea motor para revertir esta situación.

Quién ha propiciado esta situación es el populismo de izquierdas de Colau y el movimiento separatista. El coste de estas políticas erráticas e irresponsables ha causado la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo, 30.000 según el BBVA, dejando atrás sueños rotos y esperanzas de futuro para muchos barceloneses.
Creo en la Barcelona que mira a su historia con orgullo, el recibimiento de Colón, el paso del Quijote, la del primer tren, la de la Exposición Universal e Internacional, la de las Olimpiadas del 92 y la que quiere liderar España y mirar de tú a tú a Europa con orgullo.

Y termino citando al que fue conseller en cap y alcalde de Barcelona en 1714, Rafael Casanova, que dirigió unas palabras a los barceloneses desde este Ayuntamiento: Todos como verdaderos hijos de la Patria, amantes de la libertad, acudirán a los lugares señalados, a fin de derramar gloriosamente su sangre y su vida por el Rey, por su honor, por la Patria y por la libertad de toda España.

Viva Barcelona, viva Cataluña y viva España».

PARTE DEL DISCURSO PRONUNCIADO EN DIALECTO CATALÁN

«És un honor per mi dirigir-me a tots vostès avui en aquest Saló de Cent. També en nom del meu company i regidor, Oscar Ramírez, el de tota la candidatura que vaig encapçalar i el dels milers de votants del PP a la ciutat de Barcelona.

Primer de tot, vull felicitar a Ada Colau per la seva elecció com a Alcaldessa. Nosaltres hem presentat la nostra candidatura perquè creiem que les dues opcions que aspiraven a l’Alcaldia són corresponsables de l’evolució negativa de Barcelona els darrers anys.

El populisme d’esquerres i el separatisme han posat a prova la capacitat de la ciutat de resistir i de la seva gent que han de fer front a tots els obstacles que entre uns i altres han anat posant per poder mirar al futur amb optimisme.

Volem aportar el nostre gra de sorra a la governabilitat i al benestar de la gent defensant la desregulació, la simplicitat administrativa, la rebaixa fiscal, el respecte al marc constitucional, la lliure elecció de llengua, en definitiva la llibertat en majúscules.

A més llibertat, més Barcelona.

No hi ha una dicotomia entre Capital de República o no. Sols hi ha un camí: el lideratge econòmic, cultural, i en conseqüència social i polític a Espanya i Europa.

No hi ha un debat entre ajudar als immigrants o no. La humanitat i la solidaritat va de la mà del respecte a la llei i la lluita contra les màfies.

No s’ha d’escollir entre el català i el castellà, les dues llengües són igual de nostres, en igualtat, escollint cadascú la que vulgui. Si ens falta qualsevol de les dues llengües, deixem de ser catalans per ser una altra cosa que no se sap que és.

No existeix el dubte, entre escola publica, privada i concertada, sols existeix l‘obligació de l’administració de garantir la llibertat d’elecció de les famílies i la qualitat de l’ensenyament i els equipaments.

No hi ha debat entre els que tenen dificultat per accedir a una llar i els okupes. Les polítiques socials no poden fer-se d’acord amb menystenir els drets d’aquells que paguen els impostos per fer, precisament, aquestes polítiques socials. El fracàs del populisme de Colau és tan evident com que Barcelona encapçala el rànquing de desnonaments a Espanya amb 27 al dia. La solució no és l’okupació il·legal, la solució és crear més habitatge públic i no falses promeses com va fer Colau el mandat anterior.

Hem de posar fi a la venda ambulant il·legal als carrers de Barcelona i ajudar a les persones explotades per xarxes de màfies. No podem girar la cara cap a un altre costat i deixar als comerciants sols davant aquest problema.

Promocionar la ciutat és generar ocupació, és pensar en el futur. Des de l’ANC, o el que és el mateix, des de la Cambra de Comerç de Barcelona, s’ha dit que no cal que tornin les empreses que han marxat per culpa del cop d’estat separatista.

Nosaltres creiem just el contrari, des de l’Ajuntament s’ha de promoure la pau institucional, el respecte a la llei i s’ha de ser actiu en la creació d’un marc econòmic i social que faci que aquelles empreses que han marxat tornin, perquè el seu retorn és més creixement i ocupació i millorar el futur de la gent i les famílies de Barcelona.

No hi ha debat entre República i Monarquia. El Rei Felip VI és el nostre Rei. No rebre’l com es mereix, perjudica la nostra ciutat i ens fa petits.

Visca Barcelona, Visca Catalunya y Viva España».

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies