Canadá apoya Israel y condena «utilización política» por Sudáfrica

0
36
FOTOGRAFÍA. OTTAWA 8CANADÁ), 12 DE ENERO DE 2024. El primer ministro canadiense, Justin Pierre James Trudeau (Justin Trudeau), durante unas declaraciones sobre la actualidad política de su país. AJN

Ottawa (Canadá), viernes 12 de enero de 2024 (Lasvocesdelpueblo y Agencias).- El Gobierno de Canadá apoya Israel y condena «utilización política» por Sudáfrica y sus socios islamistas y regímenes tiranos pro grupo terrorista Hamás ante la Corte Penal Internacional (CPI) contra el pueblo judío.

El primer ministro canadiense, Justin Pierre James Trudeau (Justin Trudeau), dijo que Ottawa, la capital dle país, rechaza la premisa del procedimiento ante la Corte penal Internacional de Justicia para determinar si Israel «está perpetrando un genocidio en Gaza», de acuerdo con la acusación de los países islamistas, regímenes tiránicos comunistas junto al país del sur del continente africano, Sudáfrica, contra la gente del pueblo judío.

Ottawa carga contra Sudáfrica por la politización de la acusación

«Canadá participa en cinco casos en la CPI porque creemos en la importancia que tiene como institución», dijo Trudeau durante una conferencia de prensa. «Pero nuestro apoyo incondicional a la CPI y sus procesos no significa que apoyemos la premisa del caso presentado por Sudáfrica» contra Israel, añadió.

Horas antes, el gobierno alemán rechazó tajantemente las acusaciones ante el máximo tribunal de la ONU y advirtió contra la «utilización política» por parte de la acusación contra israel, en vez de traer las pruebas de su acusación de genocidio ante la Corte.

La guerra contra el terrorismo islamista en Gaza empezó el pasado 7 de octubre de 2023 cuando al menos 3.000 terroristas palestinos invadieron el sur del territorio soberano de Israel.

Los asesinos del Hamás y Yihad Islámica Palestina —fuertemente armados en un ataque mortíferos por tierra, mar y aire— asesinaron sin piedad a los bebés, niños, jóvenes, mujeres, hombres, ancianos -entre violaciones sexuales grupales, mutilaciones de genitales de los varones, fusilamientos de las niñas y mujeres en su vagina, quemando vivos hasta la muerte a familias enteras en sus escondites seguros de sus viviendas, etc., y llevando como botín, aparatos electrónicos, dineros, coches, armas, joyas, y a al menos 240 rehenes después de masacrar a al menos 1.200 personas.