Cataluña| Envían a juicio por «organización criminal» los tres Mozos de Escuadra de Santa Coloma de Farners (Gerona) investigados por tráfico de droga 

.El auto sostiene que los procesados, liderados por el cabo de los Mozos de Escuadra, crearon un «entramado criminal», junto a otros dos investigados que no son Policías, para desviar droga comisada en operativos y volver a ponerla en circulación. Luego, según la instrucción del caso, «se repartían los beneficios»

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 24.07.2022. Vista de la comisaría de la Policía de la Generalidad de Cataluña Mozos de Escuadra en el distrito de las Cortes de la ciudad de Barcelona. CCMA

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Santa Coloma de Farners (Gerona) España, domingo 24 de julio de 2022. El cabo y los dos agentes de la Policía de la Generalidad de Cataluña Mozos de Escuadra en el municipio de Santa Coloma de Farners (Gerona) —investigados por traficar con marihuana (cannabis) intervenida— ya están a un paso de juicio.

El juzgado de instrucción número uno ha cerrado la investigación y sostiene que existen indicios para juzgarlos por delitos de pertenencia a «grupo criminal», «contra la salud pública por tráfico de marihuana (cannabis) cometido por funcionario público», «falsedad en documento oficial», «descubrimiento o revelación de secretos o hurto».

El auto, que no es firme y se puede recurrir, sostiene que, los procesados, liderados por el cabo de los Mozos de Escuadra, crearon un «entramado criminal», junto a otros dos investigados que no son Policías, para desviar droga comisada en operativos y volver a ponerla en circulación. Luego, según la instrucción del caso, «se repartían los beneficios».

Atendiendo a la petición del fiscal Enrique Barata, el juzgado no ve indicios para juzgar al confidente por ningún delito.

De entrada, porque los tratos anteriores que este traficante habría hecho con los mozos investigados no se han podido acreditar con pruebas pero también porque ya estuvo en prisión por tráfico de drogas después de que el cabo lo detuviera.

Según la investigación, fue por ese motivo que decidió denunciar el presunto entramado criminal.

El auto apunta que, a lo largo del 2020, el cabo y los dos agentes de los Mozos de Escuadra «se aprovechó y abusaron de su condición de policías» y, junto al otro investigado que no es agente de Mozo de Escuadra, orquestaron un «organización criminal» que se dedicaba a «sustraer» droga decomisada en operaciones policiales para, después, «desviarla subrepticiamente» por «al tráfico en el mercado ilícito».

Según la resolución, el cabo de la Unidad de Investigación de los Mozos de Escuadra en Santa Coloma de Farners (Gerona) capitaneaba la presunta red: «Como cabo y ningún operativo del grupo de investigación de la sección de salud pública, tenía más experiencia, autoridad y ascendencia jerárquica hacia la resto de agentes».

El juzgado considera que la instrucción acredita indiciariamente que el cabo de la Unidad de Investigación de los Mozos de Escuadra en Santa Coloma de Farners era quien se encargaba de «activar al grupo», decidir cómo y cuándo se llevarían la droga y, también, qué cantidad de la droga que había en depósito debían desviar.

El cabo de la Unidad de Investigación de los Mozos de Escuadra en Santa Coloma de Farners ponía en marcha el entramado y marcaba el objetivo.

El juzgado considera que el cabo de la Unidad de Investigación de los Mozos de Escuadra en Santa Coloma de Farners contaba con el «apoyo de otro de los Mozos de Escuadra», investigados, con quien, según la investigación, solía trabajar en pareja.

«Le ayudaba materialmente y directamente por desviar la droga intervenida, sacarla de los canales procesales y policiales sin despertar sospechas y trasladar el material desde las instalaciones policiales o desde el sitio de comiso hasta el domicilio particular del tercer agente investigado», desprende del auto que se puede recurrir a no ser aún firme.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot