Cataluña| Feijóo reconoce la «Nación Catalana» y el «catalán» en la enseñanza: «Yo espero contribuir a ello»

.El presidente del Partido Popular en Barcelona: «llámeme loco si ustedes lo prefieren»
.Alberto Núñez Feijóo: «La fuerza de una Nacionalidad como la Catalana estriba en la admiración y en la simpatía que suscita fuera de Cataluña»
. «Bien, sé que desde posiciones centralistas o independentistas este encaje que no es otro que el diseñado en la Constitución es un encaje discutible, pero es el que me dio en mi trayectoria como presidente de Galicia y me sigue guiando ahora y me guiará como presidente del Partido Popular de España»
.El nuevo dueño del Partido Popular tacha de «mentalidad centralistas o neucentralistas a quienes» rechacen el nacionalismo catalán, gallego y vasco. Además, Alberto Núñez Feijóo se enorgullece de quienes defienden el «catalán» en Cataluña «nos sentimos bien a gusto en casa, expresando nuestros sentimientos en catalán, en euskera, en gallego»

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 06.05.2022. El nuevo presidente del Partido Popular (PP), Alberto Núñez Feijóo (en la imagen), es uno de los invitados de la última jornada del lobby de la burguesía catalana, conocida como Círculo de Economía (Cercle d'Economia), que preside Javier Faus Santasusana, asistido en el cargo por los vicepresidentes Jordi Gual Solé, actual presidente de CaixaBank, el banco catalán La Caixa; y Marc Puig Guasch, presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) desde mayo de 2020, donde Feijóo ha reconocido la «Nación Catalana» después de defender con firmeza el «catalán» como lengua vehicular en la enseñanza alegando «sentirse a gusto» al igual que sus amigos nacionalistas de Cataluña y País Vasco hablando «el catalán, el gallego y el vasco en casa», tal y como ha impuesto en la también «Nación Gallega», subrayó Feijóo tras reconocer también la «Nación Vasca» y su leguen el «euskera». Cercle d'Economia. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Redacción.- Barcelona (España), viernes 6 de mayo de 2022. El nuevo presidente del Partido Popular (PP), Alberto Núñez Feijóo, no ha fallado en lo que se puede considerar su primer viaje oficial, como presidente nacional del PP, a Cataluña. El nuevo jefe de Génova 13 ha apoyado al separatismo y ha mandado a callar para «siempre» a los catalanes que sufren en sus carnes cada día las políticas lingüísticas del Gobierno separatista de la Generalidad de Cataluña y rechacen la llamada ‘República Catalana’ (Nación Catalana). Para el nuevo PP de Feijóo, no hay debate ni sobre el uso del español/castellano en los centros educativos de Cataluña ni sobre la «nacionalidad de Catalana» porque, al juicio de la nueva dirección de los populares, «Cataluña es una Nación» al igual que «Galicia y Euskadi (País Vasco)», ha manifestado Feijóo reiterando su defensa firme a la «Nacionalidad Catalana» y al «catalán» como lengua vehicular tanto en la enseñanza como en los espacios privados de los vecinos de Cataluña. Un radicalismo de los ‘nuevos populares’ que su líder lo ha expresado así: Nosotros los nacionalistas del PP, de ERC, JxCat, de CUP, de Eh Bildu y del PNV «nos sentimos bien a gusto en casa, expresando nuestros sentimientos en catalán, en euskera, en gallego».

Ofrecemos más abajo el discurso íntegro del nuevo presidente del PP Alberto Núñez Feijóo, tanto el texto como el vídeo, además de las declaraciones del presidente del Círculo de Economía, Javier Faus Santasusana.

Con este nuevo discurso electoralista, el PP se adentra en el espectro político del Partido de los Socialistas catalanes (PSC) —la marca del PSOE en Cataluña— y, por supuesto, el de los Comunes —la marca de los comunistas de Podemos e Izquierda Unida— en Cataluña, abandonando cualquier batalla por la unidad nacional y defensa de la cultural y idioma español/castellano en la Comunidad autónoma de Cataluña en mano del partido liderado por Santiago Abascal Conde, convirtiendo una vez más en realidad una de los lema de los verdes: ‘Solo Queda VOX‘.

El todavía presidente de la «Nación Gallega», hasta al menos la próxima semana del 15 de mayo, ha hecho estas declaraciones este viernes durante su participación, como líder de la Oposición en España, en los debate del lobby de la Burguesía catalana, que integra a los oligarcas catalanes, tanto separatistas como catalanes, conocido como ‘Círculo de Economía’ (Cercle d’Economia). De hecho, el presidente de este lobby catalanista Javier Faus Santasusana le ha advertido al ‘nuevo PP’ de que debe reconocer la ‘Nación Catalana’ y posicionarse al lado de los nacionalistas y defender la vía de diálogo del Procés porque lo único que rechaza el Cercle d’Economia es cualquier «vía unilateral» del procés, sea pacífica o con violencia.

DISCURSO DEL PRESIDENTE DEL PARTIDO POPULAR (PP) EN EL CERCLE D’ECONOMIA EN BARCELONA, 06.05.2022

Buen día a todos,

Muchas gracias presidente, directivos del Círculo de Economía,

Queridos compañeros del Partido Popular, Sociedad Civil Catalana, señoras y señores,

No es la primera vez como se ha referido al presidente del Círculo de Economía (Javier Faus Santasusana) que acudo, como invitado, al Círculo de Economía. En esta ocasión, lo hago en el la 37 reunión anual. No en calidad de presidente de la Junta de Galicia, que todavía ostento al menos hasta la próxima semana sino como presidente nacional del Partido Popular.

VÍDEO.

Este cambio no altera mi visión fundamental sobre la política y sobre la economía. Y, por tanto, algunas de las consideraciones que haré a continuación ustedes las conocen dado que me han invitado en otras ocasiones. Y, por tanto, esta coincidencia se debe a una convicción a una convicción que a mi edad ya no voy a cambiar y por tanto que les pongo de 11:10 antemano desde mi primera toma de posesión como presidente de galicia hace 13 años he 11:17 procurado poner en valor la doble condición que ostenta un presidente de una Comunidad Autónoma (Galicia) en España. Amén de ser el máximo mandatario de su territorio ostenta la representación ordinaria del Estado en la Comunidad Autónoma.

Nación Catalana, Nación Gallega y Nación Vasca

Los constituyentes quisieron enfatizar así que el Estado y las Comunidades Autónomas no son realidades yuxtapuestas. Por lo cual referencia al Estado y la Comunidad Autónoma es una forma incorrecta de hablar. Se trata de una reiteración equivoca ya que la Comunidad Autónoma es Estado. Sin las Comunidades Autónomas el Estado sería una carcasa hueca y España sería una Nación pre constitucional. En consecuencia una Comunidad Autónoma, una nacionalidad histórica, como es el caso de Galicia, de Cataluña de Euskadi (País Vasco) dialoga, acuerda, discrepa con el Gobierno central no con el Estado.

En mi concepción de la política territorial, las Autonomías no están en el Estado insisto; las autonomías son el Estado y eso hace que hablamos con propiedad la política autonómica. Es una política nacional y, por tanto, la política autonómica es una política de Estado .

Bien, sé que desde posiciones centralistas o independentistas este encaje que no es otro que el diseñado en la Constitución es un encaje discutible, pero es el que me dio en mi trayectoria como presidente de Galicia y me sigue guiando ahora y me guiará como presidente del Partido Popular de España.

Al abordar la cuestión territorial de nuestro país, olvidamos que muchas de las soluciones están ya de forma expresa o tácita en la Constitución a la que se refería el presidente del Círculo. Ello es así debido que nuestra Constitución fue fruto de un acuerdo de un acuerdo del que formaron parte visiones diferentes sobre la organización territorial entre las que no faltaron las del regionalismo, la del nacionalismo moderado de entonces representado, por ejemplo, en Cataluña por un político maduro de la talla de Miquel Roca Junyent —Convergencia Democrática de Cataluña, uno de los «7 Padres de la Constitución» del 1978—.

La España de las Autonomías es un feliz encuentro de ideas, de experiencias y de aspiraciones que fraguaron en una fórmula, que en mi opinión, es plenamente vigente; vigente no sólo por preservar la unidad nacional sino también la identidad política, cultural y lingüística de los territorios.

Tacha de «mentalidad centralistas o neucentralistas a quienes» rechacen el nacionalismo. Además, Feijóo se enorgullece de quienes defienden el «catalán» en Cataluña «nos sentimos bien a gusto en casa, expresando nuestros sentimientos en catalán, en euskera, en gallego»

Todas las autonomías son una buena prueba de ello. De ninguna se puede afirmar que el sistema autonómico haya ahogado o sojuzgado su personalidad; una personalidad, permítame el inciso, que no es caprichosa como algunas mentalidades centralistas o neocentralistas afirman quienes poseemos el legado de una cultura propia a la par que la comune, no la cultivamos animados por el deseo de hostigar a los demás sino por la necesidad de preservar una herencia con la que contribuimos a enriquecer el acervo común.

Simplemente nos sentimos bien a gusto en casa, expresando nuestros sentimientos en catalán, en euskera, en gallego o en español. No entiendo la identidad como una forma de rebeldía arbitraria sino como una manera de reafirmar lo que cada uno es. Creo, por tanto, en que los pueblos poseen sus propias identidades.

Más que utópico, me parece distópico un horizonte en el que las personalidades diferentes quedarán diluidas en un magma global donde la diversidad haya desaparecido. Igualmente me resulta ajeno a mi forma de pensar un mundo de identidades irreconciliables que se mirasen con hostilidad.

La identidad fecunda es aquella que puede sumarse a otras complementarse, enriquecerse, evolucionar y tender puentes.

He hecho este necesario preámbulo; necesario a causa de mi nueva condición política y el lugar en el que me encuentro voy a recurrir a una reflexión realizado hace unos años por profesor catalán vigués, (el Catedrático de Política Económica de la Universidad de Barcelona) Antón Costas Comesaña, presidente en su día de este Círculo de Economía (de 2013 y 2016) y actual presidente del Consejo Económico y Social de España. Advertía mi paisano en un artículo de prensa que «tan perniciosa era una política que no tuviera en cuenta los condicionamientos económicos como una economía que hiciera caso omiso de las circunstancias políticas». Dicho de otra forma, el marco en el que se mueve una política que no sea un mero voluntarismo es la economía y el marco en el que se mueve una economía, que pretenda actuar sobre personas y no sólo sobre magnitudes, es la política.

Hay partidos e incluso Gobiernos como en el que ahora nos dirige, en el Gobierno central, que suele considerar a la economía como un engorro, como un truco de los poderes ocultos para impedir la realización de sus aventuras en su mundo nada es imposible parodiando al famoso eslogan publicitario se trata de recrear el paraíso terrenal que nos describe en las sagradas escrituras donde la abundancia no conoce límites y cualquier deseo puede ser realizado.

Por desgracia ese edén quedó atrás y el hombre y la mujer posteriores a él hemos de arreglarnos la con recursos que son limitados y administrar tanto momentos de bonanza y momentos de amenazas económicas como el que ahora estamos viviendo. Lo decía un profesor de hacienda pública en la facultad de derecho de Santiago de Compostela: «El dinero es un bien escaso susceptible de usos alternativos y la economía y la política tienen que ir de la mano. Sin la economía, reinaría el caos». Pero con un economicismo tecnocrático que olvide las pasiones humanas que influyen en los hechos económicos tampoco sería una guía fiable a donde quiero llegar, estando como estoy ante un público mayoritariamente compuesto por mujeres y hombres de empresa, economistas.

Es la idea de que la economía y la política son las dos caras de un deseo que todos los presentes compartimos que es la estabilidad, es compatible de la estabilidad económica con la inestabilidad política. La respuesta es rotundamente no. Y es imaginable la estabilidad política con la inestabilidad económica tampoco. Y lo que es aún peor, nuestro país está sufriendo en la actualidad las dos inestabilidad política e inestabilidad económica y lamentablemente en ambos casos cada vez con mayor virulencia.

Empezaré, si les parece, por lo político. España lleva demasiados años en medio de un clima en el que reina básicamente el conflicto y la trinchera. No tengo que recordar los modos y los acontecimientos de los últimos años, de sobra conocidos por todos y más en esta tierra (Cataluña), pero si quiero llamar su atención sobre el hecho de que las tensiones partidistas en estos últimos tiempos se perciben también ahora en el seno del actual Gobierno central (de Pedro Sánchez Pérez Castejón) lo que, para mí, es todavía más preocupante. Sin duda, el enfrentamiento y radicalidad que afecta de forma general a España, en Cataluña se añaden los problemas generados por los políticos, por los políticos o algunos políticos, y todo lo que ustedes han sufrido en los últimos tiempos.

Feijóo: «Llámeme loco si ustedes lo prefieren»

Yo no acudo a este foro con ánimo de repasar los males, que en mi opinión el pueblo catalán ha sufrido de forma injusta por el Procés. Bastante les ha tensionado ya, bastante les ha hecho sufrir y bastante se les recuerdo, como para que yo dediqué  mi primera intervención en esta casa a la que soy invitado a ello.

Yo vengo a hacer algo, quizás, menos polémico y controvertido que ofrece menos titulares gruesos por desgracia de algunos medios de comunicación, pero creo más necesario y útil para Cataluña y para el resto de España.

Vengo, llámeme loco si ustedes lo prefieren, a reclamar, a defender y a ofrecer estabilidad. Creo sinceramente que ese deseo de estabilidad es cada vez más claro en la mayoría de los españoles y les aseguro que es mi proyecto político para esa mayoría para determinadas concepciones políticas la convulsión no es un espacio transitorio sino una situación permanente que entre otras cosas les permite ocultar la carencia de proyectos de futuro con sus etapas con sus horizontes y con sus exigencias la agitación para estas formaciones políticas es la materia prima, es el mayor deseo, es que las fricciones vayan, seguidas de más fricciones de forma que se genere un malestar crónico y que la, sociedad civil quede subyugada por un escaso número de población que se dedica a la política. La estabilidad, sin embargo, es sinónimo de futuro y por eso entiendo que es un buen punto de encuentro entre quienes quizá no compartimos plenamente posiciones políticas, tal vez, debamos dejar a un lado las políticas del retrovisor y preguntarnos si en ese futuro en el que queremos forjar la estabilidad no será mejor la cercanía entre Cataluña y el resto de España, que el alejamiento -no solo es mi deseo como defensor de la Constitución y de la legalidad consiguiente- sino que entiendo que las circunstancias de nuestro entorno lo exigen cada vez más estas circunstancias están dominadas por la guerra desatada por Rusia en Ucrania, a la que se refería al presidente del Cercle, uno de esos cisnes negros que irrumpen en un mundo en el que conflictos semejantes parecían cosa del pasado. Ya tenemos pruebas concluyentes de que la invasión forma parte de una estrategia global que tiene otros hitos como el debilitamiento de la Unión Europea y el intento de fragmentar Estados como el Estado Español mediante actuaciones insidiosas en este nuevo contexto el proceso pasa de ser un instrumento supuestamente liberador a convertirse en una pieza para intentar subordinar las democracias occidentales a una potencia autocrática paradójicamente acentúa la dependencia y, sin ninguna duda, para Cataluña, al menos, es como lo vemos ese fuera.

El Procés ha sido un pésimo negocio. Ha dividido a la sociedad, ha deteriorado las instituciones de autogobierno y se ha dejado de gobernar en favor de los intereses y las necesidades de los ciudadanos para mantener un objetivo que los propios secesionistas saben que es imposible y que sólo puede generar parálisis y frustración para una nacionalidad como la catalana.

La opción más acorde con la preservación de la estabilidad y de su identidad es la recuperación de su liderazgo, la recuperación de su liderazgo en España y la contribución a un Estado y a una Unión Europea vigorosa; caminar solos en este futuro hacia el que nos dirigimos con una potencia que mantendrá sus amenazas lleva a un peligroso callejón sin salida. Muchos de los que aquí presentes han sufrido por la pérdida del prestigio y de atracción que ha hecho a esta Comunidad otrora uno de los referentes de España. Caer en una decadencia innegable frente a otros lugares más dinámicos y más abiertos es posible que en esa política de instintos a la que antes me refería haya quien lo celebre.

Yo les aseguro que me interesa y entiendo que mi deber es contribuir en lo posible a revertir esta situación.

Feijóo: He sido presidente de una Nación, la Nación Gallega

Señoras y señores,

Cataluña no puede quedarse atrás.

Por entendernos, creo que Cataluña necesita hablar menos de política y más de economía, de desconectar y más de reconectarse al progreso, al dinamismo que no debió de abandonar nunca, esa es la Cataluña en la que creo. Es lo que ofrezco y es en lo que voy a trabajar con la doble legitimidad de haberlo hecho como presidente de una nacionalidad histórica también y de candidato al ser presidente de una España que no concibo sin esta tierra, que no concibo sin Cataluña al máximo de sus posibilidades, el dinamismo de su tejido empresarial, la capacidad emprendedora y de iniciativa características de la sociedad catalana siguen estando ahí.

Espero, además, que pueda beneficiarse en el futuro de oportunidades justas para Cataluña, como el corredor mediterráneo o como la ampliación del Aeropuerto Internacional de El Prat, pero, además de ello, necesita políticas públicas adecuadas que faciliten la atracción de inversiones, la retención del talento que incentive la actividad económica y empresarial que propician alianzas útiles para el pueblo de Cataluña.

No hay duda de que el Gobierno catalán tiene el deber inexcusable de contribuir a ello, haber ejercicio el autogobierno de forma, en mi opinión, en los últimos años de forma poco responsable, ha provocado daño…, pero la utilidad del autogobierno sigue estando al alcance de la mano y debe utilizarse sin ir más lejos: Andalucía; de actualidad política. Porque están en periodo preelectoral. Mi opinión, si ustedes cogen los datos y los datos no son opinables, pues ha ejercido con madurez, con responsabilidad y le va bien, le va bien en recaudación, le va bien el empleo, le va bien en déficit, le va bien en producto interior bruto. La verdad es que en tres años y medio ha acreditado que las políticas económicas son determinantes para los territorios.

Sin embargo, sería incompleto descargar la responsabilidad de un futuro más esperanzador exclusivamente en un Gobierno autonómico ya que en su momento como el que estamos viviendo la acción del Gobierno central siempre es clave. Y en el momento en el que estamos más me preocupa la actitud del Gobierno central en lo político, antes me refería a su división interna, me parece lamentable como lo es también que día a día se le dé la espalda a los consensos amplios; a los consensos básicos que siempre han dado los mejores resultados en la historia de nuestro país. Este comportamiento alimenta la inestabilidad política, pero también es el mejor aliado para acrecentar la otra inestabilidad: la inestabilidad económica.

La política ilusoria que nos gobierna en este momento empieza negando las dificultades. No es la primera vez que nos ocurre en España y está volviendo a repetirse la misma equivocación la realidad económica de España no tiene nada que ver con la irrealidad con la que el Gobierno quiere que veamos las cosas.

Señoras y señores,

Y ustedes saben mejor que yo que tenemos una inflación desbocada, se nos ha dicho que es por la guerra cuando todos sabemos que el último año antes de empezar la guerra tenemos una inflación que superaba el 7% y en el colmo del surrealismo ahora se traslada que todo está bajo control porque ha bajado la inflación del 98 al 84 eso sí mientras tanto ha subido la inflación subyacente y el encarecimiento de los productos en el último mes acompañado de un pírrico crecimiento de la economía del 0,3 %.

En los últimos años la sostenibilidad de las cuentas públicas se ha visto comprometido. Nos hemos endeudado en los dos últimos años en 200.000 millones de euros. Se retrasa de forma permanente el diagnóstico sobre el empeoramiento de la economía.

No en vano, después de más de siete meses diciéndoselo, la realidad de la situación de nuestro país ha obligado también al Gobierno a modificar a la baja en casi tres puntos, es decir en un 40% a la baja la estimación del crecimiento económico para este año. Del 7 % al 4,3 % no es una pequeña equivocación y ahora la pregunta es: ¿de qué sirven los presupuestos generales del Estado hechos con una previsión de inflación del 1 y pico y con una previsión de crecimiento del 7%? Y para más inri también se ha remitido a Europa (Comisión Europea) en los últimos días un cuadro macroeconómico irreal que puede condicionar la evolución futura de nuestro PIB (Producto Interior Bruto).

Permítanme algunos ejemplos. Aquí hay gentes de finanzas que lo saben mejor que yo. Este cuadro macroeconómico hace una previsión optimista del precio del petróleo y del gas que descenderán y en 2023 se mantendrán en niveles altos por encima de los del 2021. Este cuadro macroeconómico utiliza previsiones de tipo de interés completamente desactualizadas que no concuerdan con la evolución reciente de los mismos ni con las decisiones del Banco Central Europeo, la Reserva Federal norteamericana ni con las decisiones que acaba de adoptar esta mañana el Banco de Inglaterra ni, por supuesto, con las previsiones futuras marcadas por el fin del programa de compra de activos del Banco Central Europeo que obligará a todos los Gobiernos que tenemos deuda a dedicar una buena partida de nuestro presupuesto, a los gastos financieros de la deuda.

Y, en cuanto al déficit, parece preocupante que la senda mostrada no rebaje el déficit estructural y mantenga los niveles de deuda por encima del 100% incluso en el año 2025, el 109, 7 %: previsión para el año 2025. En las previsiones (…) a la reducción del déficit a una serie de evaluaciones del gasto poco definidas y sin objetivo de ahorro y en un aumento de la recaudación, es decir, en un aumento de la subida de impuestos, en nuestra opinión… en mi opinión, es un diagnóstico fallido supone más carga para los ciudadanos y los emprendedores y no es el camino.Y, por eso, vemos contrapuesto ese modelo con otro alternativo que ofrecimos a honestamente al Gobierno central.

Hemos planteado un plan para España. Les puedo asegurar que sobrepasa el ámbito de un partido político del que represento porque está realizado como aportaciones de mucha gente porque está realizado sobre previsiones estudios de varios gabinetes y porque este hecho además por personas que han gestionado cuentas públicas en momentos de extraordinaria dificultad, en los momentos en los que había que evitar la intervención de la economía española. El resultado es un proyecto con cuatro objetivos claros que queremos razonable y que seguimos defendiendo.

El primero es la racionalización del gasto burocrático. Es casi una cuestión de pudor reducir el gasto superfluo que existe en el Gobierno central para que los ciudadanos que están sufriendo, no se sientan insultados, he trabajado en el Gobierno central. Durante siete años había más competencias en el año 1996 de las que hay en el año 2022, pero el Gobierno es el doble en el año 2022 con la mitad de competencias que había que gestionar en el año 1996.

La propuesta la segunda es una propuesta fiscal. Llevamos nueve mil millones de recaudación más en este primer trimestre del 2022 que en el primer trimestre del 2021. Estamos multiplicando por cinco la previsión de recaudación del Gobierno central cuando presentó el presupuesto del año 2022 y es inadmisible como mínimo no ajustar la tarifa del impuesto de la renta que está sin ajustar desde el año 2008 y desde el año 2008 hasta ahora el IPC se incrementó un 25 por ciento.Parece lógico que una parte del incremento de los ingresos provocado por el aumento de los precios se retorne a las familias que lo han pagado sobre todo a las familias de rentas medias y bajas -que saben ustedes que con una inflación desbocada no tienen posibilidades de llegar a fin de mes y tienen que estar tirando de sus ahorros como acreditan las memorias de las entidades financieras- tampoco se entiende la negativa urgente a bajar la inflación; bajar la inflación es bajar el IVA, como ha planteado la Unión Europea, bajar el IVA al 5 por ciento en la energía eléctrica y en el gas. Así, desde luego, mejor haríamos los datos de inflación, disminuiríamos las obligaciones de actualización de IPC y la rueda comenzaría a funcionar.

Y tampoco nos parece inapropiado, por ejemplo, actuar sobre el Impuesto de Sociedades, dando libertad para amortizar inversiones en eficiencia energética en transformación digital.

No creo que sea pedir mucho que se compense a quien peor lo está pasando el tercer objetivo junto con la deflactación de la tarifa que no supone la bajada del impuesto a la renta supone la actualización de la tarifa no la bajada de los tipos y lo supone con carácter permanente sino con carácter temporal mientras la inflación sigue desbocada.

Digo que el tercer objetivo es rediseñar la ejecución de los fondos europeos se puede y se debe aprovechar con eficacia y con agilidad la ayuda Europea (la Comisión Europea) que estamos teniendo 140.000.000.000 de euros, 70.000 mas 70.000; productos no de grandes gestas de líderes europeos sino de la decisión de los ciudadanos europeos de endeudarnos con 750.000.000.000 euros que hemos de pagar paulatinamente hasta el año 2058.

Pues, bien… esta deuda europea el año pasado España movilizó una cifra ridícula. La administración general del Estado gestionó en todo el año 2021 un total de 2.964.000.000 euros en ayudas de los que solo 805 llegaron a su destinatario al final es decir un pírrico 27%. De esos 805 apenas 480 han llegado a las empresas.

Nosotros queremos dotar de más agilidad de estos fondos para que lleguen directamente a las empresas y por ello hemos propuesto que un 7 por ciento de los fondos que serían alrededor de 4.900.000.000 euros se destinen a un paquete fiscal y que puedan ser gestionados directamente por los ciudadanos por las empresas el que hace la inversión la pueda desgravar y no tener que sacar convocatorias y convocatorias con publicidad, con boletines oficiales, con transferencias a las comunidades autónomas, con apertura de plazos de presentación, con apertura de confirmación en la ejecución de los mismos con activar el tesoro para sus 38:13 pagos que cuando realmente se cobran ni ejecutaremos los fondos en plazo ni 38:19 llegarán en plazo a las economías.

Y, finalmente, hemos propuesto reformas estructurales para incentivar la actividad económica y el crecimiento es urgente que se reforme que se acometa estas reformas para reactivar la economía encaminadas básicamente a la simplificación administrativa a la agilización de los procedimientos que regulan la relación entre la administración y los ciudadanos es 38:46 imprescindible un cambio de cultura de la administración en un mundo digital 38:52 donde todo está abierto las 365 días al año y las 24 horas al día como tienen ustedes abiertas sus empresas y como tienen los ciudadanos acceso a la tecnología.

Amigos y amigas,

Voy a acabando.

Este plan es el que hubiéramos aprobado si estuviésemos en el Gobierno y que hemos querido compartir con el presidente (de Gobierno Pedro Sánchez Pérez Castejón) para que lo haga suyo y se beneficie en los ciudadanos y las empresas. Desgraciadamente, sea que no se, ha querido aceptar ni en parte ni en nada. Se ha equivocado de aliados. Una vez más y, creo que la mayoría de los ciudadanos no entienden por qué los grandes partidos no hablamos de las grandes cosas -a todos nos hubiese gustado que los dos principales partidos políticos están llamados a la alternancia nos hubiésemos puesto de acuerdo para acordar soluciones conjuntas para sacar a nuestro país de la crisis cada vez más profunda en la que vivimos- no ha sido posible; no por nosotros, les aseguro que lo hemos intentado, pero también les aseguro que lo vamos a seguir intentando. Es la política en la que creo y, además, es lo que sé hacer porque en los últimos 30 años de mi vida me he dedicado a gestionar cosas públicas, salvo tres años y medio que he ejercido como líder de la oposición en Galicia, tenemos que ser capaces de poner remedio a los desencuentros; unos desencuentros que se han visualizado sobre todo entrar en la clase política más que entre los ciudadanos. En la mayoría de las ocasiones observan con asombro todo lo que los políticos producimos a su alrededor el mejor termómetro de lo que digo se visualiza en el deporte. Si me permiten ustedes este comentario. Es que yo veo seguidores del FC Barcelona en el conjunto de España, desde luego en Galicia hay muchos, que pasan olímpicamente de cualquiera orientación política sobre uno de los grandes clubs de fútbol del mundo o la naturalidad con la que los ciudadanos catalanes vibran cuando gana la Selección Española y la lotería. Me comentaron un llenazo que se registró en el Estadio de Cornellà de Llobregat (Barcelona) —RCDE Stadium, conocido popularmente como Estadio Cornellà-El Prat o Corneprat, ​ es un estadio de fútbol propiedad del Real Club Deportivo Espanyol y ubicado en el área metropolitana de Barcelona, entre los municipios de Cornellá y El Prat.​ Fue inaugurado el 2 de agosto de 2009— en el mes de marzo cuando se disputa un partido de fútbol en Cataluña después de 18 años con una ausencia anómala de la selección en la comunidad o como los catalanes, ustedes sienten los colores de España cuando se disputa la Copa Davis o cuando juega (el tenista español) Rafael Nadal o cuando participa la Selección de Baloncesto o Balonmano con jugadores enormes catalanas ahora y con estos relatos se cumplen los 30 aniversario de la celebración de las Olimpiadas de Barcelona.

Recuperemos ese espíritu olímpico, esa enseña de identidad (que) Cataluña mostró a todo el mundo. Ahí en la Barcelona olímpica se forjó la España que todos queremos recuperar, la España diversa, la España diferente, pero unida en lo esencial. Es hora de que de una vez de los políticos nos miremos en los ciudadanos porque son ellos los que cada día nos dan lecciones de comportamiento es el reto que me fijado en esta nueva andadura que acabo de iniciar.

Decía Konrad Hermann Joseph Adenauer ​—fue un político alemán, primer canciller de la República Federal de Alemania ​y uno de los «padres fundadores de la Unión Europea» junto con Robert Schuman, Jean Monnet y Alcide De Gasperi, así llamado por su papel relevante en el surgimiento de las Comunidades Europeas— del primer canciller que utilizó alemán y después de la guerra y que consiguió desde las políticas centristas el milagro económico que asombró al mundo que la historia decía Adenauer: «es la suma total de aquellas cosas que hubieran podido evitarse».

Tenemos que evitar que acontecimientos de nuestra historia reciente se vuelvan a repetir, que todos juntos, pensemos como pensemos, votemos a quien votemos, seamos capaces de respetarnos de respetarnos para diseñar una nueva historia con una Cataluña pujante en una españa pujante.

Feijóo: «La fuerza de una Nacionalidad como la Catalana estriba en la admiración y en la simpatía que suscita fuera de Cataluña»

Nadie expresó mejor la relación que yo deseo entre Cataluña y el resto de España y el himno que cantó, José María Carreras Coll y Sarah Brightman en las olimpiadas de Barcelona «Amigos Para siempre«.

La fuerza de una Nacionalidad como la Catalana estriba en la admiración y en la simpatía que suscita fuera de Cataluña: el llamado «soft power» (Poder Blando); Cataluña atesora mucho de ese Poder Blando que hará posible que recupere su liderazgo a través de la estabilidad política y a través de la estabilidad económica.

Yo espero contribuir a ello. Les aseguro que no tengo más objetivo que acertar y les aseguro que no vengo a prejuzgar nada, vengo a aprender a estudiar y a comportarme como un ciudadano que respeta a todo el mundo, pero que le ofrece a los ciudadanos para los que trabaja estabilidad política y estabilidad económica.

Nada más y muchas gracias.

El lobby económico catalanista advierte a Feijóo que debe reconocer la Nación Catalana: «La aspiración de un reconocimiento de nuestra realidad Nacional»  

El presidente de esta organización económica catalanista, las llamadas «oligarcas catalanas» o «burguesía catalana», ‘Círculo de Economía (Cercle d’Economia), Javier Faus Santasusana, —asistido en el cargo por los vicepresidentes Jordi Gual Solé, actual presidente de CaixaBank, el banco catalán: La Caixa; y Marc Puig Guasch, presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) desde mayo de 2020—, ha advertido en la presentación de ‘Jordi Feijóo’ de que el Círculo de Economía «es una institución con 65 años de historia. Somos una organización transversal», es decir que integra tanto separatistas como catalanes, «como lo es la misma sociedad formada por empresarios profesionales académicos juristas y ex servidores de la función pública. No defendemos intereses particulares por muy legítimos que éstos puedan ser sino el interés público en el que en cada momento histórico su junta directiva considere sin hipotecas ni condicionantes».

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 06.05.2022. El nuevo presidente del Partido Popular (PP), Alberto Núñez Feijóo (i), es uno de los invitados de la última jornada del lobby de la burguesía catalana, conocida como Círculo de Economía (Cercle d’Economia), que preside Javier Faus Santasusana (d), asistido en el cargo por los vicepresidentes Jordi Gual Solé, actual presidente de CaixaBank, el banco catalán La Caixa; y Marc Puig Guasch, presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) desde mayo de 2020, donde Feijóo ha reconocido la «Nación Catalana» después de defender con firmeza el «catalán» como lengua vehicular en la enseñanza alegando «sentirse a gusto» al igual que sus amigos nacionalistas de Cataluña y País Vasco hablando «el catalán, el gallego y el vasco en casa», tal y como ha impuesto en la también «Nación Gallega», subrayó Feijóo tras reconocer también la «Nación Vasca» y su leguen el «euskera». Cercle d’Economia. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

El presidente del Cercle d’Economia añadió que «hacemos defensa del interés general siendo austeros en nuestras opiniones sin participar en el día a día del debate público. Hablamos, por tanto, a través de nuestras notas de opinión pocas entre 2 y 3 al año y en estas jornadas anuales nos posicionamos sobre temas que consideramos de trascendencia para el progreso económico social y político de nuestro país aportando opinión y propuestas que quieran contribuir a mejorar la sociedad defendemos en ese sentido los mismos valores desde nuestra propia fundación los valores que representan las democracias liberales, el europeísmo, la economía de mercado, la búsqueda de la prosperidad compartida y la cohesión social».

«Como le dijimos a su majestad del rey en este mismo foro el año pasado, el Cercle d’Economia se enorgullece de haber estado presente y comprometido con la transición con la Constitución del 1978 y sus valores como institución catalana hemos debatido mucho sobre el encaje de Cataluña en España prácticamente desde nuestra misma fundación en el año 57 y hay dos elementos, presidentes, que se repiten desde hace décadas y que me gustaría compartir contigo por un lado la aspiración de un reconocimiento de nuestra realidad Nacional que no pueda ser cuestionado coyunturalmente por intereses electorales, una defensa de nuestro autogobierno que dé respuesta a las ambiciones de Cataluña siempre en el marco de la Constitución interpretada, eso sí, bajo los mismos mimbres y consensos que hicieron posible la Transición Española, es decir, desde una visión territorial basada en la pluralidad la lealtad y la cohesión y, por otro lado, el establecimiento de una financiación más justa».

El lobby económico del catalanismo añadió que: «Hemos trabajado estudiado y escrito mucho sobre el tema Cataluña está infrafinanciada y ese es un tema capital que debe resolverse urgentemente. Tú mismo presidente manifiesta hasta el año pasado en estas jornadas que estabas de acuerdo en retomar una reforma de la financiación ya que a su juicio procedí a afrontarlo. Te animamos a ello. Esos objetivos básicos que acabo de mencionar te han sido siempre defendidos por el Círculo de Economía dentro de la legalidad y el respeto a la Constitución».

«En ese sentido, hemos rechazado siempre y hoy no queremos volver a hacer cualquier iniciativa de unilateralidad que esté fuera de la ley así como cualquier deriva que legitime la desobediencia por muy pacífica que ésta pueda ser como explicábamos el año pasado», dijo en referencia al golpe de estado separatista de 2017.

Aunque inmediatamente, para no molestar a los socios separatismo de la entidad y al Gobierno separatista de Pere Aragonés García, matizó sus palabras, usando la palabra «conflicto» entre Cataluña y España; un conflicto que ni ha existido nunca ni en 2017 existió, afirmando que: «Defender esta posición no es incompatible con buscar soluciones amparadas en nuestro ordenamiento jurídico que favorezcan la paz social y el entendimiento no nos resignamos a la cronificación del conflicto«.

«Por ello, seguiremos apelando y ayudando a que España y Cataluña encuentren el consenso que según todas las encuestas y estudios de opinión desean la amplia mayoría de catalanes, y nos atreveríamos a decir que también de españoles, queremos simplemente un mejor encaje de Cataluña dentro de España y deseamos contribuir a conseguirlo. Querría también indicarte que estos últimos años hemos incorporado algunas nuevas inquietudes ante retos que vemos necesario y urgente abordar. El primero, la necesidad de que se produzca una mejor distribución de los beneficios de la centralidad entre los pueblos de España», afirmó Javier Faus Santasusana.

«Estamos convencidos que se hace más y mejor españa si distribuimos la productividad entre todos que es muy diferente a concentrar la misma en un único lugar central para posteriormente redistribuirla bajo un manto de solidaridad sus remanentes vía subsidios esta distinción entre un centro más próspero y unas periferias alejadas de los beneficios de la productividad genera ciudadanos de primera y de segunda y alimenta fenómenos de malestar populista como los que extienden por toda europa o favorecen la persistencia» del expresidente de los Estados Unidos, «Donald Trump, en la política norteamericana», dijo Javier Faus Santasusana.

Añadió que: «Basta verlo sucedió en Francia con e ascenso» del patriotismo francés, liderado por el partido Agrupación Nacional de la candidata Anne Perrine Le Pen (Marine Le Pen), «en las pasadas elecciones para comprender que hay que trabajar con eficacia para neutralizar estos malestares sociales asociados a la cercanía o lejanía de los beneficios de la prosperidad».

«El segundo reto está en la urgencia de acometer las reformas pendientes. Creemos que españa agoto su proceso reformista hace 20 años desde entonces hemos dejado de converger con los países más competitivos de europa e incluso se están acercando a nuestro PIB per cápita los países bálticos y algunos del este de Europa; algo impensable cuando cayó el muro de Berlín. España lleva 20 años sumido en una cierta parálisis política institucional territorial y de modelo económico corremos el riesgo de estancarnos y aquí, estimado Alberto, ambos Partidos (PP y PSOE) tienen la misma responsabilidad al haber gobernado por igual los últimos 22 años, 11 años el Partido Popular y 11 años el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)».

«En ese sentido que es urgente volver a acometer las reformas pendientes hoy con más urgencia que nunca no podemos perder más tiempo especialmente ante la nueva realidad geopolítica mundial que se suma a la crisis climática y los demás retos que fuerzan la globalización, la pandemia (del COVID 19), la guerra en Ucrania, la emergencia climática y la digitalización hacen que el mundo nunca más será como antes».

Javier Faus Santasusana dijo que: «La globalización se ha estancado, los bloques comerciales se van a consolidar y vamos a perder algunos de los beneficios de la deflación exportada por China durante 20 años».

«España debe estar preparada para afrontar esta nueva época que también ofrecerá oportunidades a los países que las sepan aprovechar esos retos formidables necesitan. Por tanto, reformas a la altura de los mismos unas reformas que no podrán afrontar se sin unidad de acción entre los dos principales partidos políticos de España», dijo.

«En nuestra última nota de opinión de la semana pasada apelamos precisamente a esta unidad de todos en favor de más Europa, pero también entre nosotros españoles en favor de salidas consensuadas a muchos de los problemas crónicos que tiene nuestro país el reto demográfico más bien la bomba demográfica que tú conoces bien en el norte de España», dijo.

Para Javier Faus Santasusana, «la sostenibilidad de las pensiones y de nuestra deuda pública, la justicia, la educación, la política exterior y de defensa nuestra autonomía estratégica, en clave energética, tecnológica y, muchos otros, hay temas fundamentales donde el país necesita visión a largo plazo: a 10 y hasta 20 años vista. Por eso apelamos a la unidad en lo grandes pactos de estado y aquí entendemos que una democracia necesita el Gobierno y oposición y que la alternancia tiene que ser visible, pero nunca a cualquier precio esa es una responsabilidad ineludible que tienen los partidos con vocación de Gobierno: trabajar en competencias sí, pero realmente entre quienes se disputan ese objetivo que sustenta de forma legítima la democracia esta lealtad significa estar de acuerdo con las reglas, las prioridades y los objetivos. Se puede discrepar se debe discrepar pero no cuestionar por eso solo habrá reformas con éxito si hay acuerdos con éxito. Te pedimos por consiguiente desde la posición que el pueblo de España decida otorgarte, que trabajes en aras de conseguir (…). necesarios consensos».

«Por último, me voy a acabando, la centralidad. Estamos convencidos de que sólo progresamos juntos desde la centralidad y ésta requiere moderación sabemos que tu presa en ambas ideas y por eso te pedimos que trabajes en favor de ellas algo que no es sólo responsabilidad tuya, lo sabemos perfectamente, pero es algo que debemos exigir de todos los partidos con vocación de Gobierno, de Gobierno alineados con los principios de una democracia liberal. Por eso, te pedimos a ti como líder del Partido Popular (PP) y le pediremos al líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y presente del Gobierno (Pedro Sánchez Pérez Castejón), en unos minutos, que sigáis trabajando por esa centralidad y moderación. Sólo desde ellas es posible gestionar la pluralidad de una sociedad abierta haciendo posible que su complejidad no desemboque en conflictividad y polarización sino en tolerancia y prosperidad».

«Muchas gracias, de nuevo estimado Alberto (Núñez Feijóo) te deseamos mucha suerte en esta nueva andadura como presidente del Partido Popular».

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot