CCV: “Cataluña le daba el poder al destructor de la misma Cataluña; caretas a los falsos progresistas”

Lasvocesdelpueblo

CCV  Cataluña le daba el poder al destructor de la misma Cataluña; caretas a los falsos progresistas.

La plataforma Círculo Cívico Valenciano (CCV) asegura que la comunidad autónoma española de “Cataluña le daba el poder al destructor de la misma Cataluña y el loco con aires de grandeza que quería anexionarse territorios” y promete “quitarles las caretas a los falsos progresistas de hoy que han mamado todo el catalanismo y hoy en día solo son anti valencianos”, en su carta titulada ‘San José, 1980 en Cataluña, Tres años Más Tarde Nos Imponen el Catalán en Valencia’, que el Portal español ‘Lasvocesdelpueblo’ reproduce íntegramente, a continuación.‏

Un 18 de marzo de hace 35 años, en el postre y cafetito de después de comer de un día festivo y patriarcal, Cataluña le daba el poder al destructor de la misma Cataluña, de España y el loco con aires de grandeza que quería anexionarse territorios que ni han sido ni serán ni de él ni de Mas.

Porque CiU, con Jordi Pujol al frente era el partido más de derechas de España pero también el más sabio para engañar a todo el mundo, haciendo creer que llegaba el centro democrático. Bien está que aunque 35 años tarde, se sepa que ya entonces empezó a planearse la anexión de Valencia y Baleares para extinguirnos como pueblos y robarnos lengua, costumbres, tradiciones, nuestros niños manipulados … la locura de los “países catalanes” se planeaba en el despacho del que estaría 23 años al frente del gobierno catalán y instruyendo a Artur Mas para que, si las cosas salían mal, Pujol siempre tan de centro, tan democrático, tan español, de cara a la galería, al decir siempre que él respetaba España, la Constitución y a los vecinos, se fuera de rositas. Pero la vida va poniendo a cada uno en su sitio y este personaje no debía ser menos que los demás.

Hace 35 años, San José era festivo en Cataluña, en una Comunidad católica, donde se celebraba el Corpus, donde a los niños se les ponía de nombre José y Pepe, incluso eras los nombres más frecuentes en Cataluña. El 19 de marzo las familias se juntaban para comer, regalaban corbatas o colonia a los padres, y sólo hace 35 años no existía el odio por el valenciano aún en Cataluña, al menos en la población. Pero ese 18 de marzo de 1980, Jordi Pujol ganaba las elecciones y entre el postre y el café, el futuro de Cataluña iba a cambiar y a repercutir en toda España, por desgracia en Valencia más todavía y de forma negativa.

El pacto, al menos lo que se sabe, “Suárez devuelve a Tarradellas a casa del exilio, el rey reconoce la Generalidad y Cataluña acepta al rey” ¿Simple? NO, porque cuantas cosas malas ocultaba para el pueblo valenciano. Y qué poder se le daba a una Comunidad gobernada por gente de derechas con careta de progresistas de izquierdas. La derecha burguesa catalana se había hecho con el poder y tenía una hoja de ruta que aún hoy siguen.

Pujol, conseguía agrupar a su alrededor la derecha, el nacionalismo, el eurocomunismo catalanista y los catalanes que venían del franquismo sin identidad clara, pero que no querían ser mandados por comunistas. ERC ya venía fuerte arropado por la patronal y la Fundación Friedrich Naumman, entidad liberal alemana que años atrás ya había ayudado a la izquierda democrática de Trias.

Si miramos hacia atrás da miedo repasar todo y ver cómo la democracia española se forjó a base de mentiras y tratos en los despachos de los políticos. Mientras tanto en Valencia ya éramos un pueblo vendido, pues solo tres años más tarde, en 1983 Ciscar bajo el gobierno de Lerma en la Comunidad Valenciana, derogaban los títulos de la RACV y Lo Rat Penat y nos imponían el catalán en las escuelas. Despidiendo a todos los maestros que no fueran antivalencianistas y fueran a favor del catalanismo.

Lean ustedes algunos de los comentarios de gente catalana al leer esta noticia de 1980 sobre Pujol y juegan (no hemos traducido ni el castellano ni el catalán para ser fieles a los comentarios reales de gente real):

“Que las coincidencias entre Pujol y Heribert Barrera se extendían igualmente a la xenofobia y racismo que ambos políticos, y buena parte del catalanismo, compartían. Algunas joyas de ambos:

Pujol: «El hombre andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico. Es un hombre destruido […], es generalmente un hombre poco hecho, un hombre que hace cientos de años que pasa hambre y que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de comunidad.

Ya lo he dicho antes: es un hombre destruido y anárquico. Si por la fuerza del número llegase a dominar, sin haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña. Introduciría en ella su mentalidad anárquica y pobrísima, es decir su falta de mentalidad.»

“La inmigración es la principal amenaza de Cataluña, conseguimos superar las olas de andaluces, pero ahora el catalán está en peligro. A mí me gustaría una Cataluña como la de la República: sin inmigrantes

“Nadie me convencerá de que es mejor una Rambla con gente mestiza que una donde sólo hay gente de la raza blanca”

“Cuando Haider (líder neonazi austríaco) dice que hay masas inmigrantes, no es racista, dice la verdad”

“No estoy en contra de la pena de muerte: se debería abrir este debate”

“Me merece más respeto un asesino de ETA que un delincuente común, ya que el etarra mata por convicciones nobles, no por dinero”

Círculo Cívico Valenciano no dejará de sacar verdades a la luz para quitarles las caretas a los falsos progresistas de hoy que han mamado todo el catalanismo y hoy en día solo son anti valencianos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies