Cs solicita «investigar a grupos pro-Putin (Rusia) en España y su influencia en la política» en España

. «Existen esos grupos, ligados principalmente a la extrema derecha y la extrema izquierda. Algunas de esas figuras buscan, de forma clara y abierta, introducir un discurso favorable al régimen de Vladimir Putin e infundir miedo entre la población para provocar un cambio de posición del gobierno alemán respecto de la invasión en Ucrania»

FOTOGRAFÍA. DONETSK (UCRANIA), 09.08.2014. Dos españoles de ultraizquierda y republicanos combatiendo con separatistas prorrusos ucranianos para la destruccion nacional de Ucrania. Captura vídeo. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Redacción.- Madrid (España), jueves 5 de enero de 2023. «A la Mesa del Congreso de los Diputados. María Carmen Martínez Granados, diputada del Grupo Parlamentario Ciudadanos, al amparo de lo dispuesto en el artículo 185 y siguientes del vigente Reglamento de la Cámara, presenta la siguiente pregunta para la que se solicita respuesta por escrito sobre la investigación a grupos pro-Putin en España y su influencia en la política del Gobierno en relación a la invasión de Ucrania.

Congreso de los Diputados, 5 de enero de 2023

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La invasión de Ucrania por orden del presidente ruso, Vladimir Putin, ha sido sin duda el gran evento geopolítico que ha marcado el pasado año 2022. Esta agresión, que supone una clara violación del derecho internacional y de cualquier regla común que nos hemos dado para una convivencia pacífica entre Estados, ha sacudido las bases del orden internacional y, en particular, del marco de seguridad colectiva de Europa.

Casi un año más tarde, la Unión Europea ha actuado de forma ejemplar coordinándose para aprobar varios paquetes de sanciones a los responsables de esta invasión, intentando ahogar las fuentes de financiación de la vida lujosa de los oligarcas que apoyan el régimen de Vladimir Putin. Asimismo, ha contribuido por primera vez al armamento de un tercer país, Ucrania, para que pueda defender su integridad territorial y su soberanía frente al invasor. Como consecuencia, también, hemos reducido nuestra dependencia energética colectiva del gas ruso y países como Suecia o Finlandia han dado el paso de adherirse a la OTAN. Lejos de cumplir con el objetivo fijado por Putin, la invasión rusa de Ucrania ha despertado más recelos hacia Rusia en la región de los Balcanes Occidentales y del Cáucaso, y Ucrania, Moldavia y Georgia han solicitado su acceso a la Unión Europea.

Sin embargo, no todo ha sido unidad, desgraciadamente. Algunos gobiernos nacionales, con lazos más estrechos con el régimen de Vladimir Putin, han empezado a poner en jaque las políticas comunes para hacer frente a la invasión y sus consecuencias. Por ejemplo, el gobierno húngaro, liderado por el ultraconservador Viktor Orbán, era conocido por sus buenas relaciones con el Kremlin y ha sido la principal barrera para tomar decisiones más ambiciosas y de forma más rápida en la Unión Europea. Asimismo, el Kremlin ha activado algunos grupúsculos a los que proporciona financiación y apoyo político y logístico en varios países en un intento de desestabilizar esa unidad europea. Por ejemplo, hace solo unos días era noticia la tensión en la frontera entre Serbia y el territorio de Kosovo, de la que varias fuentes responsabilizaban a varios de esos grupúsculos pro-Putin.

Más recientemente incluso, la agencia Reuters ha publicado una investigación sobre cómo incluso en Alemania existen esos grupos, ligados principalmente a la extrema derecha y la extrema izquierda. Algunas de esas figuras buscan, de forma clara y abierta, introducir un discurso favorable al régimen de Vladimir Putin e infundir miedo entre la población para provocar un cambio de posición del gobierno alemán respecto de la invasión en Ucrania. Por ejemplo, de acuerdo con Reuters, es común encontrar a estas figuras encabezando o participando en manifestaciones supuestamente de protesta contra la guerra, defendiendo la paz y difundiendo en redes sociales argumentarios distribuidos directamente por el Kremlin o por agencias de noticias vinculadas al régimen ruso.

España no es ajena a este fenómeno. Al fin y al cabo, hemos sido testigos de cómo incluso el partido minoritario del gobierno difundía esos mismos argumentarios poco después de la invasión de Ucrania. De hecho, cargos del propio gobierno habían emitido declaraciones públicas en favor de Vladimir Putin, incluyendo la ministra Ione Belarra Urteaga, el exsecretario de Estado para la Agenda 2030 y líder del Partido Comunista de España, Enrique Santiago, o el ministro Alberto Garzón Espinosa, entre otros. De hecho, el propio Partido Comunista de España, que forma parte del conglomerado de partidos Unidas Podemos, ha convocado de forma similar a lo ocurrido en Alemania manifestaciones ‘contra la guerra’ en cuyos mensajes culpan a los ucranianos de esta invasión que tiene un claro responsable: Vladimir Putin. Todo ello tuvo como consecuencia que el Gobierno de España titubeó durante semanas antes de llevar a cabo una acción decidida en apoyo a las tropas ucranianas y las autoridades de Kyiv, y en la escena internacional los mensajes institucionales eran confusos. Tanto es así que el propio presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, llamó la atención del Gobierno en su discurso ante el Congreso de los Diputados por esas reticencias del socio minoritario a condenar una clara agresión internacional por parte del régimen ruso.

Pese a ello, no se conoce en España ninguna investigación similar a la llevada a cabo por Reuters para esclarecer los lazos existentes entre el Kremlin y esos grupúsculos pro-Putin que intentan desestabilizar nuestra democracia y erradicar la solidaridad existente entre la sociedad española con el pueblo ucraniano. Más si cabe cuando está claro que algunos de estos grupúsculos podrían estar incluso ocupando responsabilidades de gobierno al más alto nivel, habida cuenta de las significaciones públicas de los líderes y cargos del socio minoritario del Gobierno de España.

Por todo ello, se presentan las siguientes preguntas:

1. ¿Ha impulsado el Gobierno algún tipo de investigación para esclarecer los lazos existentes entre el socio minoritario de la coalición y potencias extranjeras con interés en influir en nuestra acción exterior?

2. ¿Qué medidas ha puesto en marcha el Gobierno, a nivel interno, para evitar la injerencia de actores financiados por potencias extranjeras en las decisiones y posicionamientos públicos del Gobierno?

3. ¿De qué forma tiene previsto colaborar el Gobierno con cualquier investigación externa que pueda tener lugar, similar a la llevada a cabo por Reuters en Alemania, habida cuenta de que miembros del Consejo de Ministros tienen interés en difundir la agenda pro-Putin?

María Carmen Martínez Granados

Diputada del Grupo Parlamentario Ciudadanos (Cs)».

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot