El Atlético se reencuentra con su condición de líder de la liga española

.con un partido menos jugado, Atlético de Madrid mantiene una ventaja que sin ser decisiva es importante de cinco puntos sobre el Barcelona. El Real Madrid es tercero a seis y el Sevilla queda ya más descolgado a diez

FOTOGRAFÍA. ESTADIO DE LA CERÁMICA DE FC VILLAREAL (VILLAREAL) ESPAÑA, 28.02.2021. Los jugadores del Atlético de Madrid celebran el gol de Joao Félix (d), segundo del equipo ante el Villarreal, durante el partido de la 25 jornada de Liga en Primera División que se jugóen el estadio de la Cerámica, en Villarreal. Efe 

Efe – El Atlético de Madrid, después de los dos tropiezos seguidos contra el Levante, se reencontró con su versión efectiva y con el triunfo al imponerse a un rival exigente como el Villarreal (0-2), con lo que responde a la presión ejercida por el Barcelona, que el sábado venció al Sevilla, y a la espera de que el Real Madrid cierre la vigésima quinta jornada de La Liga Santander este lunes frente a la Real Sociedad. Madrid (España), lunes 1 de marzo de 2021.

Por lo tanto, con un partido menos jugado, mantiene una ventaja que sin ser decisiva es importante de cinco puntos sobre el Barcelona. El Real Madrid es tercero a seis y el Sevilla queda ya más descolgado a diez.

En La Cerámica encontró el equipo de Diego Pablo Simeone el acierto en ambas áreas que le había faltado ante el Levante. Con menos ocasiones que entonces, logró encarrilar el partido a los 25 minutos en un remate de cabeza del montenegrino Stefan Savic (fue concedido por el VAR tras ser anulado por el colegiado) y lo sentenció en el descanso con un disparo ajustado del luso Joao Felix (m.69), que había reemplazado tras el descando al francés Thomas Lemar.

Además, evitó que la portería de Jan Oblak volviera a ser batida como en los ocho encuentros previos. El meta esloveno tuvo también buena culpa de ello en determinadas acciones. Pero es que el trabajo de todo el bloque, tanto en la presión arriba como atrás cuando el conjunto de Unai Emery le obligó fue el del auténtico líder de la liga, que se apuntó un triunfo imprescindible sobre todo antes del derbi de la próxima semana contra el Real Madrid en el Wanda Metropolitano.

Los intentos del Villarreal no encontraron la recompensa ansiada para cerrar una racha que ahora es de siete encuentros sin ganar, lo que le deja fuera de los puestos europeos, a los que accede el Betis del chileno Manuel Pellegrini.

Le valió un tanto a poco del final de Juanmi Jiménez, también de cabeza a centro del brasileño Emerson, para sumar en el Ramón de Carranza ante el Cádiz su tercera victoria seguida, toda una confirmación para el progreso y el cambio de rumbo que ha dado equipo sevillano.

El Granada, tras su histórica clasificación para octavos de la Liga Europa en el Diego Maradona de Nápoles, volvió a la senda de la victoria tras seis jornadas sin lograrlo. Su víctima fue el Elche (2-1) con los tantos del luso Domingos Quina (m.31) y Antonio Puertas (m.79). La escuadra de Diego Martínez se mantiene a la expectativa de repetir acceso continental.

No obstante, el conjunto de Fran Escribá nunca se rindió. Igualó incluso el partido antes del descanso (m.40) con un disparo del argentino Lucas Boyé en su vigésimo quinto cumpleaños y en la última jugada del partido el meta portugués Rui Silva evitó el gol de Dani Calvo.

El Elche deja solo en el sótano al colista Huesca, que no obstante, tiene la salvación muy cerca. La cuestión de la supervivencia de aprieta cada día más. Entre el equipo aragonés y el decimosexto, el Eibar, tan solo hay dos puntos de distancia, por cuanto el Valladolid, que ha salido de la zona roja con su empate en Vigo, está igualado con el conjunto vasco y el Alavés, ahora decimoctavo.

Las tablas de Balaídos dejaron un sabor a derrota al Valladolid. Tenía los tres puntos en el bolsillo con el tanto del chileno Fabián Orellana (m.70), pero el Celta del argentino Eduardo ‘Chacho’ Coudet encontró el empate en la última jugada, un golpe franco que remató al fondo de las redes el central colombiano Jeison Murillo.

Para el equipo de Sergio González, que llegaba a Balaídos con el lastre de siete encuentros sin vencer, ganar era hacerse con una importante dosis de oxígeno y confianza. Controló sin grandes problemas a Iago Aspas y compañía hasta esa última jugada que supuso un auténtico mazazo.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot