El Tribunal Supremo anula manifiesto de la Universidad de Barcelona sobre las condenas por el 1-O

.La Sala explica: «El efecto es que se vulnera la libertad ideológica de los integrantes de esa comunidad universitaria y no sólo de los miembros del Claustro Universitario, lo que afectaría, por ejemplo, a la libertad de cátedra, a la educación universitaria que esperan recibir los estudiantes en coherencia con los fines de la Universidad y que es su derecho»

CATALUÑA AÑO 2018. Vista de unos lazo amarillos independentistas, con una bandera separatista en el fondo, colgados en un espacio público en Cataluña. Efe

Redacción.- Madrid (España), viernes 25 de noviembre de 2022. La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo ha confirmado la nulidad de la resolución del Claustro de la Universidad de Barcelona, de 21 de octubre de 2019, por la que se aprobó el «Manifiesto Conjunto de las Universidades Catalanas en rechazo de las Condenas de los Presos Políticos Catalanes y a la Judicialización de la Vida Política».

La Sala establece que «las universidades públicas como Administración Pública institucional y, dentro de las mismas, el Claustro Universitario como órgano de gobierno representativo de una comunidad universitaria plural, no puede adoptar acuerdos que se tengan como voluntad de la Universidad y que se refieran a cuestiones de naturaleza política o ideológica, propias del debate social y político, ajenas al objeto y funciones de la Universidad y que dividen a la ciudadanía”.

El tribunal desestima el recurso de casación interpuesto por la Universidad de Barcelona contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que confirmó la dictada por un juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Barcelona en relación con este asunto.

En su reunión extraordinaria de 21 de octubre de 2019, el Claustro de la Universidad de Barcelona aprobó dicho manifiesto que se publicó en la web de la Universidad y en diversos medios de comunicación.

Ese acuerdo fue recurrido, por el procedimiento de tutela de los derechos fundamentales, por algunos profesores -uno de ellos era miembro del Claustro- y alumnos de esa universidad.

Un juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Barcelona estimó la demanda al considerar que dicho acuerdo del Claustro no tenía amparo en la autonomía universitaria, y señalaba que los principios de neutralidad ideológica y política son exigibles a toda Administración, en cuanto que deben servir con objetividad a los intereses generales.

Añadía, además, que las instituciones públicas no tienen libertad de expresión, tal y como tiene declarado el Tribunal Constitucional, y la universidad recurrente es una Administración institucional.

La Universidad de Barcelona recurrió en apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que confirmó la sentencia de instancia.

Entendió que no era conforme a Derecho una actuación en nombre de la Universidad, con el objeto de expresar públicamente un criterio sobre una materia no encuadrable en el marco de sus funciones.

El Tribunal Supremo recuerda que el Claustro Universitario es un órgano de Gobierno de una Administración y que no puede ejercer más funciones que las atribuidas por una norma, en concreto la LOU, que le atribuye las funciones de elaboración de los estatutos, la elección del Rector, en su caso, y las funciones que le atribuye esta Ley.

Añade que si al ejercer sus funciones de Gobierno el Claustro Universitario adopta acuerdos sobre cuestiones ajenas a los fines y funciones de la Universidad y a los intereses de la comunidad que la integra, «se podrá plantear una eventual desviación de poder. Ahora bien, esa extralimitación del contenido propio de la autonomía universitaria vulnerará, además, el principio de objetividad o neutralidad que cabe esperar de toda Administración si es que el Claustro Universitario adopta acuerdos de significación ideológica o política y en cuestiones que dividen a la ciudadanía».

Una extralimitación de tal naturaleza, -precisa la Sala- «aparte de no tener cobertura en el contenido de la autonomía universitaria y de infringir el principio de neutralidad, percute en los derechos y libertades fundamentales de terceros al identificar a toda a la comunidad universitaria con un postulado político o ideológico».

«El efecto es que se vulnera la libertad ideológica de los integrantes de esa comunidad universitaria y no sólo de los miembros del Claustro Universitario, lo que afectaría, por ejemplo, a la libertad de cátedra, a la educación universitaria que esperan recibir los estudiantes en coherencia con los fines de la Universidad y que es su derecho».

La Sala explica que la autonomía universitaria constitucionalmente garantizada «permite que la Universidad sea un lugar de libre debate sobre cuestiones académicas o científicas; también de aquellas otras de relevancia social e incluso, con la forma o formato adecuado, hasta de debate político, todo lo cual es admisible y deseable si se ejerce desde la lealtad institucional, esto es, a sus fines».

Sin embargo, afirma que «esto no ocurre cuando un órgano de gobierno, ahora el Claustro Universitario, adopta acuerdos presentados como la voluntad de la Universidad, tomando formalmente partido en cuestiones que dividen a la sociedad, que son de relevancia política o ideológica ajenas a los fines de la Universidad».

ANTECEDENTES DEL CASO

Manifiesto separatista en idioma español/castellano

«Manifiesto conjunto de las universidades catalanas de rechazo a las condenas de los presos políticos catalanes y de la judicialización de la política

El Claustro de la Universidad de Pompeu Fabra, reunido el día 24 de octubre de 2019, manifiesta:

1. Ante la sentencia que ha condenado miembros del Gobierno, cesados ​​por la aplicación del artículo 155, así como la presidenta del Parlamento, el presidente de Òmnium y el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), miembros de las diversas universidades catalanas presentamos un texto de protesta y de llamada a la movilización pacífica, cívica y democrática.

2. La situación creada a raíz de la sentencia será excepcionalmente grave. Se ha judicializado una cuestión estrictamente política, y los poderes del Estado han forzado el ordenamiento jurídico, con la aplicación abusiva y punitiva de la prisión preventiva (denunciada por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU) y la condena por sedición, un delito que ya no existe en las demás democracias europeas del siglo XXI, aplicando el castigo reservado para delitos como el homicidio. No olvidemos los informes sobre el desarrollo del juicio emitidos por instituciones y observadores internacionales en referencia a la vulneración de derechos, que son la base del estado de derecho. Lo amenazado no es sólo el soberanismo catalán. La amenaza gravita sobre la integridad de las libertades y derechos fundamentales como los de manifestación y expresión, por una deriva autoritaria que criminaliza la disidencia. Esta excepcionalidad hace necesaria y urgente una respuesta cívica e institucional clara.

3. La Universidad siempre ha sido un espacio autónomo respecto al poder económico y político. Un espacio de libertad de creación y pensamiento, y de estímulo de actitudes críticas. Por eso mismo, todos los Estatutos de las universidades catalanas se refieren explícitamente a principios como los de libertad, democracia, justicia, igualdad o solidaridad. Principios que se concretan en el fomento del pensamiento crítico, la cultura de la libertad, el respeto al pluralismo y la educación en los valores cívicos propios de una sociedad democrática. En momentos como los que está pasando la sociedad catalana, la observación de estos principios y valores nos obliga a un compromiso activo, firme y sostenido con la defensa de los valores democráticos y de los derechos fundamentales. En consecuencia, el Claustro de la Universidad Pompeu Fabra

a).- Declara que no existe margen para el silencio de la institución universitaria ante la situación actual de represión y la erosión de las libertades y los derechos civiles y políticos. Y, al mismo tiempo, renueva su compromiso público con la defensa de las libertades y derechos personales y colectivos, el de autodeterminación entre ellos.

b).- Exige la inmediata puesta en libertad de las personas injustamente condenadas o en prisión provisional y el sobreseimiento de todos los procesos penales y administrativos en curso relacionados, y el retorno de las personas exiliadas (todos los enumerados son los golpistas del procés juzgados y condenados y los huidos).

c).- Expresa su apoyo a todas las movilizaciones cívicas y pacíficas planteadas en favor de los derechos civiles y por la libertad de las personas condenadas, procesadas y privadas de libertad.

d).- Rechaza la represión y la violencia policial, que ya ha ocasionado graves lesiones a manifestantes, con el agravante de haber empleado métodos prohibidos en diferentes normativas, propias e internacionales.

e).- Manifiesta la convicción de que en una cultura democrática madura no existe otra vía para la solución de los conflictos y las diferencias políticas que el diálogo, la negociación y el respeto a la expresión democrática de la voluntad popular.

f).- E insta a los órganos de gobierno de la universidad a hacer la máxima difusión pública de esta declaración.

Barcelona, 24 de octubre de 2019

En dialecto catalán

«Manifest conjunt de les universitats catalanes de rebuig de les condemnes dels presos polítics catalans i de la judicialització de la política

El Claustre de la Universitat de Pompeu Fabra, reunit el dia 24 d’octubre del 2019, manifesta:

1. Davant la sentència que ha condemnat membres del Govern, cessats per l’aplicació de l’article 155, així com la presidenta del Parlament, el president d’Òmnium i l’expresident de l’Assemblea Nacional Catalana (L’ANC), membres de les diverses universitats catalanes presentem un text de protesta i de crida a la mobilització pacífica, cívica i democràtica.

2. La situació creada arran de la sentència és excepcionalment greu. S’ha judicialitzat una qüestió estrictament política, i els poders de l’Estat han forçat l’ordenament jurídic, amb l’aplicació abusiva i punitiva de la presó preventiva (denunciada pel Grup de Treball sobre la Detenció Arbitrària de l’ONU) i la condemna per sedició, un delicte que ja no existeix en les altres democràcies europees del segle XXI, aplicant el càstig reservat per a delictes com l’homicidi. No oblidem els informes sobre el desenvolupament del judici emesos per institucions i observadors internacionals en referència a la vulneració de drets, que són la base de l’estat de dret. Allò que està amenaçat no és només el sobiranisme català. L’amenaça gravita sobre la integritat de les llibertats i drets fonamentals com els de manifestació i d’expressió, per una deriva autoritària que criminalitza la dissidència. Aquesta excepcionalitat fa necessària i urgent una resposta cívica i institucional clara.

3. La Universitat sempre ha estat un espai autònom respecte del poder econòmic i polític. Un espai de llibertat de creació i de pensament, i d’estímul d’actituds crítiques. Per això mateix, tots els Estatuts de les universitats catalanes es refereixen explícitament a principis com els de llibertat, democràcia, justícia, igualtat o solidaritat. Principis que es concreten en el foment del pensament crític, la cultura de la llibertat, el respecte al pluralisme i l’educació en els valors cívics propis d’una societat democràtica. En moments com els que està passant la societat catalana, l’observació d’aquests principis i valors ens obliguen a un compromís actiu, ferm i sostingut amb la defensa dels valors democràtics i dels drets fonamentals. En conseqüència, el Claustre de la Universitat Pompeu Fabra

a).- Declara que no hi ha marge per al silenci de la institució universitària davant la situació actual de repressió i l’erosió de les llibertats i els drets civils i polítics. I, alhora, renova el seu compromís públic amb la defensa de les llibertats i els drets personals i col·lectius, el d’autodeterminació entre aquests.

b).- Exigeix la immediata posada en llibertat de les persones injustament condemnades o en presó provisional i el sobreseïment de tots els processos penals i administratius en curs relacionats, i el retorn de les persones exiliades.

c).- Expressa el seu suport a totes les mobilitzacions cíviques i pacífiques plantejades en favor dels drets civils i per la llibertat de les persones condemnades, processades i privades de llibertat.

d).- Rebutja la repressió i la violència policial, que ja ha ocasionat greus lesions a manifestants, amb l’agreujant d’haver emprat mètodes prohibits en diferents normatives, pròpies i internacionals.

e).- Manifesta la convicció que en una cultura democràtica madura no hi ha altra via per a la solució dels conflictes i les diferències polítiques que el diàleg, la negociació i el respecte a l’expressió democràtica de la voluntat popular.

f).- I insta els òrgans de govern de la universitat a fer la màxima difusió pública d’aquesta declaració.

Barcelona, 24 d’octubre del 2019

PDF DEL TEXTO DE LOS SEPARATISTAS (SOLO EN DIALECTO CATALÁN)

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot