Enmienda a la totalidad de VOX a los presupuestos de Pablo Iglesias y Sánchez en “defensa de España”

FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 06.11.2020. Los «52 de VOX» en el Congreso de los Diputados, representados por su portavoz adjunta y secretaria general de la Voz de los Españoles (VOX), Macarena Olona Choclán (i), han registrado este viernes, 6 de noviembre de 2020, la enmienda a la totalidad de VOX a los presupuestos del gobierno de coalición socioseparatista del vicepresidente Pablo Iglesias y presidente Pedro Sánchez, «en defensa de los españoles», ha dicho Olona. Lasvocesdelpueblo (Ñ pueblo)

Congreso de los Diputados (Madrid) España, 06.11.2020. Registro de la Enmienda a la totalidad de VOX (PDF aquí) a los Presupuestos del Gobierno de coalición socioseparatista de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. “Mientras los españoles están sufriendo por mantener su dignidad, su libertad, y su identidad, en el peor momento económico para las sociedades libres en tiempos de paz, el gobierno les presenta unos Presupuestos Generales del Estado que:

– Se fundamentan en un cuadro económico irreal e irresponsable.

– Evitan identificar partidas de gasto superfluo o prescindible con las que amortiguar el impacto de las cuentas públicas más expansivas de la historia con un agujero de 81.037 millones de euros.

– Tras la mayor destrucción del tejido productivo de Europa, con una sangría de paro y destrucción de empleo, no priorizan la vuelta a la recuperación y la creación de empleo.

– Ponen en riesgo la recuperación con una subida de impuestos en el peor momento posible, al contrario de lo que están haciendo la mayoría de los países de nuestro entorno que están impulsando la actividad económica con bajas de impuestos.

– Dedica una gran parte de recursos públicos en mantener las alianzas gubernamentales de Pedro Sánchez e implementar una agenda ideológica ajena a las prioridades estratégicas de España.

– No se acompañan de un plan de consolidación fiscal a medio plazo que redunde en la credibilidad de nuestras cuentas públicas.

– Sitúan la ratio de deuda sobre el PIB en niveles que nos colocan en una situación de extrema vulnerabilidad.

– No abordan ninguna de las reformas estructurales que aguarda España desde hace años, que solicitan las instituciones europeas y que aseguran un crecimiento fundamentado en bases sólidas.

Así, y en defensa de la prosperidad, libertad, y dignidad de todos los españoles, el Grupo Parlamentario VOX presenta una enmienda a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 basada en los siguientes motivos principales:

1) POR LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA Y EL CUMPLIMIENTO DE LAS LEYES

El Gobierno aprovecha esta situación, y la estructura parlamentaria negociada con sus socios, para tramitar en un mes los PGE21, concediendo apenas tres días para la comparecencia de más de un centenar de altos cargos en las comisiones y para establecer la presentación de enmiendas en un tiempo más limitado de lo habitual.

El Gobierno impone y presenta así unos presupuestos ya negociados al margen del parlamento sin posibilidad de negociación alguna en la plaza de la soberanía nacional.

2) POR LA LEY DE ESTABILIDAD, LA RUPTURA DE LAS REGLAS FISCALES Y LA AUSENCIA DEL UN PLAN DE REEQUILIBRIO

Los riesgos macroeconómicos derivados del diferencial negativo sostenido entre ingresos y gastos, así como una deuda pública que reste crecimiento y se retroalimente con el servicio de ésta, afectan negativamente al tejido productivo, al consumo y al crecimiento de una nación, generando un efecto expulsión al sector privado.

El pasado 20 de octubre el Congreso dispensó al Gobierno de cumplir con las reglas fiscales aplicando el artículo 135.4 de la CE y el artículo 11.3 de la LOEPSF (para activar la llamada ‘cláusula de escape o de salvaguardia’).

Pero el Gobierno no ha querido prestar atención al tercer párrafo del artículo 11.3 de la LOEPSF que reza que “en estos casos deberá aprobarse un plan de reequilibrio que permita la corrección del déficit estructural”. Sin un plan de reequilibrio y un programa de reformas estructurales, estos presupuestos comportan un riesgo para la sostenibilidad financiera a medio y largo plazo, que compromete gravemente la capacidad de recuperación de la economía española.

3) POR LA NEFASTA EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA POLÍTICA FISCAL

La gravedad de la gestión financiera de las administraciones públicas se refleja con mayor gravedad en términos de déficit estructural, el cual es el establecido en la el artículo 135 de la CE y el artículo 11 de la LOEPSF como principio de Estabilidad Presupuestaria. El anterior gobierno, gestionado por el mismo Presidente y las mismas ministras de Hacienda y de Asuntos Económicos y Transformación Digital que hoy presentan estos PGE21, incrementaron déficit estructural un punto porcentual, más de 13.500 M€ respecto al ya abultado de 2018.

El déficit estructural del sector público español se situó por tanto en el -4% y la Comisión Europea estima, utilizando el Plan Presupuestario enviado a Bruselas el pasado 15 de octubre, que crezca hasta el -6% en el año 2020 y 2021, registrando su mayor nivel de la serie histórica (2010) en 2022 con un -7,2%. Este desequilibrio macroeconómico deriva de los presentes PGE21.

4) POR LAS INCONSISTENTES PREVISIONES ECONÓMICAS DEL GOBIERNO

El escenario macroeconómico que acompaña y que, al mismo tiempo, condiciona el conjunto del proyecto de ley de PGE21, presenta graves deficiencias que, bajo un principio de prudencia mínimo, supone enormes riesgos para el equilibrio macroeconómico de la nación y no atiende a la realidad a la que nos enfrentamos ante una segunda crisis sanitaria ni recoge el impacto negativo de una política tributaria fuertemente restrictiva con nuevas figuras impositivas y con aumentos de los tipos de las ya existentes, en un contexto de depresión en la demanda privada y de constricción en la inversión ante la incertidumbre, la falta de predictibilidad y el disparado aumento de impuestos y de normas regulatorias.

Los Presupuestos Generales del Estado no recogen la dramática situación en la que viven cientos de miles de empresas y autónomos que se mantienen latentes exclusivamente por las ayudas públicas y que en cuanto terminen supondrá un triste e histórico aumento de los parados en nuestro país, de caída en la recaudación y un disparado aumento de subsidios y prestaciones que no podrá pagar ni con las ayudas de la Unión.

El coste del gasto planteado por los alquimistas del Gobierno es superior a los beneficios que proporciona y esto echa por tierra todo el cuadro macroeconómico del Gobierno para 2021.

Algunos indicadores:

-El Banco de España prevé una caída en el escenario más negativo, que es al que nos vamos a enfrentar, del -12,6%en el 2020 y un crecimiento del 4,1% en 2021.

-La AIREF pronostica, que en un escenario pesimista en el que se produzcan nuevos confinamientos de la población en los últimos meses del presente año, una caída del PIB del -11,4% para 2020 y un crecimiento del 3,8% para 2021

-El Fondo Monetario Internacional vaticina una caída del -12,8% en 2020 y un crecimiento del 7,2% en 2021.

-La OCDE, en su escenario, prevé una caída del PIB en 2020 del -14,4% y un crecimiento del 5,0% en 2021.

-La Comisión Europea, después de analizar el Plan Presupuestario enviado el 15 de noviembre por el Gobierno a la Comisión, proyecta para España la mayor caída del PIB en la Unión Europea para 2020 con un -12,4% y un crecimiento para 2021 del 5,4%.

5) POR LA PREVISIÓN DE INGRESOS Y LAS MEDIDAS TRIBUTARIAS

Las nuevas medidas fiscales y las ya aprobadas -que afectarán en mayor medida a los grupos de rentas medias que a los de rentas altas- no tendrán la recaudación esperada e incluso llegarán a generar un efecto contrario sobre el consumo y decisiones de inversión.

Las medidas llevadas a cabo por el Gobierno para mejorar la cohesión social, la mejora productiva, el ecologismo y el feminismo suponen un aumento de los impuestos a los españoles de 25.570 M€, casi tanto como el rescate subvencionado de la Unión Europea.

El Gobierno de coalición ha tratado de hacer creer que las medidas impositivas se limitan a las rentas altas. Por el contrario, el verdadero y cruel aumento de los impuestos se les hace a las familias de rentas bajas y medias, que madrugan, emprenden, se preparan y se sacrifican por sacar adelante a sus hijos y dependientes. Sólo por las medidas tributarias, este Grupo Parlamentario rechaza los presupuestos generales del Estado para el año 2021 por:

– Castigan con más impuestos a las familias con rentas medias y bajas.

– Lastran la competitividad de las empresas aumentando sus costes fiscales

– Penalizan el consumo y la inversión en medio de la mayor crisis conocida en tiempos de paz

El Gobierno va a aumentar el Impuesto sobre las Primas de Seguros con una recaudación esperada de 455 M€, en el que se incluyen los seguros de salud privados en plena pandemia. Este impuesto afecta más a los españoles con nivel de renta medio y bajo y, por tanto, no es un impuesto que recaude más de los más “ricos”.

También penaliza a las familias, a la hostelería y las empresas fabricantes, con dos medidas que drenarán su capacidad de ahorro e inversión: subida del IVA a las bebidas azucaradas y edulcoradas con 340 M€ de ingreso estimado, y el nuevo impuesto a los plásticos no reciclados.

Los conductores de automóviles también sufrirán un aumento del precio del combustible diésel que hace poco más de 15 años se incentivaba con planes de ayudas a la compra.

El impacto del aumento del precio será de 450 M€ que tendrán que pagar las familias de rentas medias (las rentas altas compran los vehículos que subvenciona el Gobierno) suponiendo un aumento de 3,8 céntimos por litro.

Otros impuestos que van a pagar las familias, fundamentalmente con rentas medias a través de la repercusión de 3.170 M€ sólo en 2021 sobre el coste de los servicios, serán los nuevos impuestos sobre Residuos, envases de plástico, Transacciones Financieras y sobre Determinados Servicios Digitales.

La mayoría de los países han optado por bajar impuestos para favorecer la recuperación, el Gobierno ha optado por la vía contraria. Por eso, estamos en contra de este proyecto de ley que amenaza la recuperación.

6) POR LA DISTRIBUCIÓN Y LA ESTRATEGIA DEL GOBIERNO EN LAS POLÍTICAS DE GASTO

“Hoy inauguramos una nueva época en España, que deja atrás definitivamente la etapa económica neoliberal de la austeridad y de los recortes en lo público y que pone a nuestra patria en la senda que marca el acuerdo histórico de Europa”. Pablo Iglesias Turrión, Palacio de la Moncloa. 27 de octubre de 2020.

En VOX, al contrario, consideramos que no se debe gastar más sino gastar con criterios objetivos de eficiencia.

Reevaluar año a año cada programa de gasto en base a su ejecución, demanda social e impacto positivo los más desfavorecidos y sobre el PIB potencial, es capital para encontrar unas cuentas saneadas y una adecuada corresponsabilidad entre lo que se paga de impuestos y lo que se recibe de los mismos.

Entender que el dinero no es gratis y que se obtiene de la preparación y del trabajo de cada uno de los ciudadanos, es fundamental para cualquier gestor de fondos públicos.

Esta enmienda a la totalidad de los presupuestos del gobierno de coalición socialista y comunista, quiere también poner luz en la necesidad, ahora más que nunca, de aprovechar los cambios de paradigmas para dotar de mayor libertad económica a los ciudadanos de esta gran nación. En este sentido, se debe:

– Articular paralelamente una reforma fiscal que dote de mayor capacidad adquisitiva a las empresas y a las familias, y que no incentive ni desincentive actividad de ningún tipo, lo que generará más riqueza y por ende más ingresos.

-Realizar los cambios regulatorios para que hacer negocios sea fácil y barato en términos de trabas administrativas, tasas e impuestos. No se puede seguir con la política de pagar impuestos, tasas y relleno de formularios antes de generar un solo euro con un negocio.

-Orientar sin dirigismo el gasto público a las verdaderas necesidades de las empresas y las familias, cubriendo los huecos que el mercado no ocupa, sin entrar en competencia con él, y dotar de las infraestructuras y habilidades necesarias a los agentes económicos que son necesarias para apalancar el desarrollo de valor añadido de la nación.

De los 26.634 M€ de ayudas europeas, la mitad se concentran en tres Ministerios:

-Para la transición ecológica y reto demográfico con 6.805 M€ de los que 5.300M€ son para el IDAE sin conocimiento de las medidas y destinos específicos para la promoción de energías renovables, eficiencia energética y movilidad sostenible.

-Transportes, Movilidad y Agenda Urbana recibe 4.982 M€ que se gastarán en rehabilitación de edificios y en infraestructuras eléctricas urbanas con difícil articulación por competencias administrativas.

-Asuntos Económicos y transformación digital gestionará 3.602 M€ para la concesión de ayudas a la digitalización de la economía, mientras pretende recaudar cerca de 1.000 M€ en impuesto digitales y crear nuevas figuras tributarias para el sector, además de pedir los 2.100 M€ de la subasta del 5G y penalizar la exención de plusvalías y dividendos a las grandes empresas. Las AAPP llevan invirtiendo en la digitalización durante más de 10 años y el Gobierno pretende que en un año se haga todo el trabajo, lo cual no es creíble.

En los presentes PGE21 no se registra medida o iniciativa alguna dirigida a la racionalización de la administración pública en línea con las reformas que sugiere la Comisión Europea. No encontramos un solo ahorro en eliminación de gastos superfluos, de administraciones paralelas ni de eliminación de entes públicos sin demanda social y generadores de pérdidas todos los años.

Al revés, se mantiene la estructura gubernamental más grande de la democracia; se incrementa la partida destina a altos cargos un 15% y se llega incluso a impulsar una renovación de coches oficiales con vehículos “cero emisiones”.

Durante la crisis económica más grave desde la Guerra Civil, el gasto público no está orientado a recuperar la actividad económica, el empleo y mitigar los daños de la epidemia, sino que el gasto público se orienta a cumplir la agenda ideológica del Gobierno, con un sesgo peligrosamente electoralista. Difícilmente se puede justificar en estos momentos unos incrementos en las partidas del Ministerio de Igualdad (130%); RTVE (25%) o el CIS (13%).

Por el contrario, los Presupuestos Generales del Estado no abordan algunos de los gastos que por justicia o por necesidad estratégica deberían priorizarse. Como ha reivindicado el GPVOX desde el inicio de la pandemia el reconocimiento del personal sanitario implicaría un incremento de sus salarios de hasta un 20%; la equiparación salarial plena de las FYCSE y funcionarios de Centros Penitenciarios con los funcionarios y políticas autonómicos o la urgente mejora de la dotación de las Fuerzas Armadas evitando posicionar nuestra defensa en situación de vulnerabilidad.

7) POR LA DIGINIDAD DE LOS CIUDADANOS ESPAÑOLES

La orientación económica, social e ideológica del gobierno se plasma en estos PGE21. Unos presupuestos que menoscaban la capacidad de generación de rentas por parte de las empresas y limita la libertad de los ciudadanos españoles a través de la pobreza y el hambre.

Estos presupuestos ponen en riesgo el sistema de pensiones, las prestaciones y los subsidios para las personas que más lo necesitan mediante unas proyecciones macroeconómicas, fiscales y de gasto que son imposibles incluso para el más optimista. Son unas cuentas que, sin metáfora posible, suponen pan para hoy y hambre para mañana.

Estos presupuestos no son los que España necesita y, si no lo remediamos, nos conducen hacia una ruina económica que podríamos haber evitado.

Los 52 diputados del Grupo Parlamentario VOX no quieren ser corresponsables del despropósito de este Proyecto de Ley, que nos conduce a la ruina económica y la destrucción del tejido productivo.

1 Comentario

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot