España| Carburantes y alimentos frescos disparan la inflación en junio al 10,2 %, la mayor desde 1985

.La energía y los alimentos frescos son responsables de la mitad de la inflación, ya que, una vez eliminados de la cesta de la compra estos dos elementos tan volátiles, la inflación subyacente aumentó seis décimas respecto a mayo y se situó en el 5,5 %, la tasa más elevada desde agosto de 1993

FOTOGRAFÍA. SABADELL (BARCELONA) ESPAÑA, 27.06.2022. Detalle de los precios, récords históricos, de los carburantes en una gasolinera de Sabadell (Comarca del Vallés Occidental) Barcelona (España), este lunes 27 de junio. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo).

Efe.- Madrid (España), miércoles 13 de julio de 2022. El encarecimiento de los carburantes y los alimentos frescos dispararon la inflación en junio al 10,2 %, un punto y medio por encima del mes anterior y la mayor tasa desde abril de 1985.

Los datos confirmados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) llevan a la inflación interanual al «doble dígito», después de haber superado el 5 % en octubre de 2021 y no haber parado de crecer desde entonces.

La energía y los alimentos frescos son responsables de la mitad de la inflación, ya que, una vez eliminados de la cesta de la compra estos dos elementos tan volátiles, la inflación subyacente aumentó seis décimas respecto a mayo y se situó en el 5,5 %, la tasa más elevada desde agosto de 1993.

Sin tener en cuenta las últimas variaciones de impuestos en el ámbito de la energía aplicadas por el Gobierno, el IPC habría registrado un aumento interanual del 11,1 % en junio, casi un punto más que el IPC general.

En concreto, el precio de la electricidad, que subió en junio un 33,4 %, sin tener en cuenta las últimas variaciones de impuestos sobre la luz habría aumentado el 52,7 %, casi veinte puntos más.

COMBUSTIBLES, ACEITE, HOTELES Y GASÓLEO, LOS QUE MÁS SUBEN

El transporte fue el grupo que más empujó la inflación en junio, con un aumento de los precios del 19,2 %, más de cuatro puntos por encima de mayo, debido al mayor encarecimiento de los carburantes y lubricantes (38,9 %).

Le siguieron de cerca los alimentos y bebidas no alcohólicas, con un alza del 12,9 %, casi dos puntos superior a la del mes anterior y la más alta desde que comenzó la serie histórica en 1994.

En este grupo, tiraron para arriba de la inflación las frutas (17,1 %), legumbres y hortalizas (12,4 %), carne (9,7 %), pan y cereales (16,5 %), leche, queso y huevos (15,5 %).

La vivienda también aumentó su precio el 19 %, un punto y medio más, por el mayor encarecimiento de los combustibles para calefacción y de la electricidad (33,4 %); mientras que los hoteles, cafés y restaurantes los elevaron el 7,2 %, nueve décimas más y también la tasa más alta del histórico (1994).

Por productos de la cesta de la compra, los combustibles líquidos (104,1 %), los aceites comestibles -excepto el de oliva- (87,5 %), los hoteles (45 %) y el gasóleo (42,7 %) son los que más aumentaron sus precios, mientras que los que más los bajaron fueron los peajes, aparcamientos públicos y parquímetros (20,4 %).

Sólo durante junio, los precios subieron el 1,9 % (frente al 0,8 % de mayo), la tasa más elevada en un mes de junio desde 1977, por el alza de los carburantes, automóviles, electricidad, combustibles líquidos, fruta, carne, pan, cereales, leche, queso, huevos, servicios de alojamiento y paquetes turísticos.

Desde UGT y CCOO han pedido al Gobierno que actúe sobre los precios máximos de bienes y servicios básicos para «evitar esta segunda ronda de inflación» motivada por «el exceso del beneficio empresarial», al tiempo que han reclamado subidas salariales.

Por el contrario, desde la CEOE han considerado que la elevada inflación responde a factores externos a la economía española, como las consecuencias del conflicto bélico y los problemas de suministro, y han señalado que una eventual subida salarial llevaría a «efectos de segunda ronda que lleven a una espiral inflacionista».

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot