Fracaso del «Plan B» de Sánchez. Tensión en el Gobierno por la llegada del nuevo socio Ciudadanos (Cs)

FOTOGRAFÍA. PRESIDENCIA DE GOBIERNO DEL REINO DE ESPAÑA (LA MONCLOA), MADRID (ESPAÑA), FEBRERO DE 2020. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), recibe al líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado (i), en el Palacio de la Moncloa, el pasado mes de febrero. Efe 

Lasvocesdelpueblo y Agencias – Pedro Sánchez busca marcar la agenda política en esta semana de arranque del curso en la que defenderá su proyecto ante el mundo económico y social y comenzará los contactos con la oposición, pero las nuevas tensiones con Podemos en la coalición de Gobierno podrían eclipsar sus planes. Madrid (España), domingo 30 de agosto de 2020.

El partido del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ha tratado de marcar distancias y defender su espacio en los últimos días con gestos que han ido a más, desde las críticas a la ministra de Educación hasta la advertencia de que no aceptará un presupuesto consensuado con Ciudadanos (Cs).

Destacar también la moción de censura del partido político VOX de Santiago Abascal Conde o los casos de corrupción de la formación de coalición del Gobierno Sánchez e Iglesias. Los de Abascal Conde aún no han comunicado la fecha de la censura al Gobierno pero todo apunta que se debatirá la medida de la tercera fuerza política en nuestro país el próximo mes de septiembre.

Una estrategia que no ha sentado bien en las filas socialistas, aunque el partido de Sánchez no se ha salido del guión de La Moncloa y ha insistido en apelar al diálogo de todas las fuerzas y a la necesaria unidad para abordar la reconstrucción ante la grave crisis que sufre el país por culpa de la pandemia del coronavirus.

El presidente del Gobierno dará mañana, lunes 31 de agosto de 2020, una conferencia en la Casa de América en Madrid en la que llevará ese único mensaje, el de la unidad para la recuperación.

Por eso ha invitado a este acto a los agentes sociales, a los representantes del poder económico y a personalidades del mundo cultural y social. Busca dar esa imagen de unidad para apelar al consenso que va a necesitar en el marco político.

Porque solo dos días después, el miércoles, el jefe del Ejecutivo comienza su ronda de partidos para intentar llegar a acuerdos. Y ha decidido empezar por la derecha: primero con el líder del PP, Pablo Casado, y después con la de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

En Podemos no ha gustado que Sánchez dé preferencia a Ciudadanos Cs sobre los partidos que le apoyaron en su investidura, el PNV y ERC -con los que el presidente se ve el jueves-.

Pero no es el único gesto del presidente que no gusta en Podemos. Lo mismo ocurre con la conferencia de mañana, 31 de agosto de 2020, o con anuncios como el que recientemente hizo en una entrevista la vicepresidente económica, Nadia Calviño, al advertir de que no habrá una gran subida de impuestos mientras siga la recesión.

Entre los muchos asuntos que el Gobierno ha dicho que quiere abordar con la oposición uno destaca por su urgencia y magnitud: los presupuestos.

Y ahí está la mayor desavenencia en la coalición. Sánchez ya ha dicho que quiere buscar el apoyo de todos y ha dejado clara su intención de conseguir el de Ciudadanos Cs.

Pero Podemos quiere que el presidente opte por la mayoría de la investidura, no dé por imposible el apoyo de ERC -que en este momento parece bastante difícil por el momento pre-electoral en Cataluña-, y apueste por los separatistas de ERC en lugar de por el partido naranja de Arrimadas.

La negociación de las cuentas, en cualquier caso, ni siquiera ha empezado, y tampoco se conocen las grandes líneas del proyecto de ley presupuestario, en el que tendrán mucho peso las ayudas sociales y las medidas dirigidas a la reconstrucción, y que contará en buena medida con el dinero procedente de Europa.

Los dos partidos separatistas, bilduetarras y resto de nacionalismo en nuestro país, citados por Sánchez esta semana, no han dado aún muchas pistas de con qué ánimo acuden a estos encuentros, aunque en el caso del PNV no se esperan sobresaltos, entre otras cosas porque ya tiene en las Vascongadas un principio de acuerdo con los socialistas vascos para repetir coalición.

Sí han dejado clara su posición los primeros en verse con Sánchez.

Pablo Casado acude a la reunión con pocas perspectivas de llegar a acuerdos y ve “prácticamente imposible” el apoyo presupuestario, porque su modelo económico es incompatible con el de Podemos, recalcan fuentes de la dirección nacional.

El líder del PP volverá a proponer a Sánchez sus planes jurídico, sanitario y económico para afrontar la pandemia. Y en cuanto al resto de asuntos a tratar, en Génova consideran que “no se dan las circunstancias” para la renovación de órganos como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En cuanto a Ciudadanos Cs, el partido de Inés Arrimadas quiere negociar, pero dejando clara su lejanía con los socios del Gobierno de coalición comunista de Sánchez e Iglesias, una tesis increíble y falsa con la que Arrimadas pretende engañar a los pocos militantes que siguen con el carné de Cs, dado que Cs y PSOE suman mucho menos votos que la suma PSOE y Podemos. esta fórmula de Cs ya fracasó antes de la investidura de Sánchez y supondría una crisis de Gobierno, que provocaría la caída de medio Gobierno y convertiría al PP en llave del Gobierno PSOE+Cs, simplemente imposible porque el PSOE no aguantaría la presión ni en Cataluña ni en Las Vascongadas ni en el resto de España.

Desde Ciudadanos Cs de Arrimadas, pedirán que Sánchez “olvide el populismo de Podemos” para intentar sacar adelante, “con el mayor consenso posible, unos Presupuestos de Emergencia Nacional serios, rigurosos y que España necesita más que nunca”, explican desde el partido naranja. Los de Arrimadas no explican donde sacará el PSOE los votos de la mayoría absoluta para aprobar las cuentas del Estado si borra a sus actuales socios.

Será en definitiva una semana importante para conocer la posición de la que parte cada uno en este trimestre clave en el que se tienen que aprobar los presupuestos.

Y será también una semana para comprobar en qué momento se encuentran las relaciones entre el Gobierno y las comunidades autónoma.

Porque Sánchez ha convocado para el viernes una Conferencia de Presidentes telemática -la prometida para abordar la vuelta a las aulas- en un momento muy delicado con rebrotes de la pandemia repartidos por toda la geografía y transmisión comunitaria en muchas zonas.Patricia de Arce

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot