Los cubanos rinden tributo a Fidel Castro, donde reina la dictadura la gente está maldita

Lasvocesdelpueblo
Los adoctrinados del regimen cubano, Jóvenes universitarios, participaban el domingo en una vigilia en homenaje al fallecido líder cubano Fidel Castro, en La Habana (Cuba). Efe.

Lasvocesdelpueblo y Agencias – Donde triunfa la dictadura, la gente está así de maldita. Se confunde todo, el mal se convierte en bien y el bien en miedo; el miedo a más represión. Desde este lunes, 28 de noviembre de 2016, tal como ocurre en otros regímenes amigos de Cuba que es el de Kim Jon-Un en la Corea del Norte o de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URRSS) de los años 1922 a 1991 con estalinismo (del dictador ruso Iósif Stalin, nacido como Iósif Vissariónovich Dzhugashvili), a partir de este lunes, se va a reproducir imágenes de ancianos juntos a jóvenes llorando en plena calle de La Habana (Cuba).  Mientras que otros van a llorar por miedo de perder su chollo, otros lo harán por miedo a más represión de los Castro. La Habana (Cuba), lunes 28 de noviembre de 2016. Fotografía: Los adoctrinados del regimen cubano, Jóvenes universitarios, participaban el domingo en una vigilia en homenaje al fallecido líder cubano Fidel Castro, en La Habana (Cuba). Efe.

Los cubanos adoctrinados podrán rendir tributo a partir de este lunes durante dos días a las cenizas del fallecido líder histórico de su país Fidel Castro en el memorial José Martí de La Habana, ubicado en la Plaza de la Revolución.

Será el inicio de los actos fúnebres que se prolongarán hasta el domingo 4 de diciembre. Desde las 9.00 horas (14.00 GMT) de este lunes hasta el martes a mediodía (17.00 GMT) la población podrá acudir a ese memorial a homenajear y dar el último adiós al líder de la Revolución cubana, fallecido a las 22.29 horas del pasado viernes.

En esa misma plaza, donde Fidel Castro pronunció innumerables discursos como presidente de Cuba, se celebrará el martes un acto multitudinario de despedida al que asistirán mandatarios y personalidades de todo el mundo. Entre los pocos nombres confirmados hasta ahora está el del rey emérito de España, Juan Carlos I.

Asimismo se da por hecha la presencia de los presidentes de países aliados de Cuba, como los de Venezuela, Nicolás Maduro; Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; y Ecuador, Rafael Correa.

Tampoco se descarta la asistencia de exmandatarios como el brasileño Luiz Inacio “Lula” da Silva, la argentina Cristina Fernández o el uruguayo Pepe Mujica, que mantuvieron una estrecha relación con el líder fallecido.

El miércoles 30 de noviembre las cenizas de Fidel Castro comenzarán un periplo por la isla para que todos los cubanos le den su último adiós, un viaje que imitará a la inversa el recorrido de la “Caravana de la Libertad”, en la que los rebeldes de la Sierra Maestra atravesaron el país desde Santiago de Cuba cuando triunfó la Revolución en 1959.

Los restos del excomandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias llegarán a Santiago, cuna de la Revolución, el sábado 3 de diciembre, cuando tendrá lugar en la plaza Antonio Maceo otro acto masivo de homenaje a Fidel.

La ceremonia de inhumación de sus cenizas, que se espera íntima y familiar, tendrá lugar en el cementerio de Santa Ifigenia de esa ciudad.

Las víctimas del régimen de los Castro en exiliados cubanos en Miami (Estados Unidos) siguen de fiesta y preparan gran concentración en Miami

El barrio de la Pequeña Habana de Miami, el corazón del exilio cubano, prosigue este domingo 27 de noviembre de 2016 la fiesta que se desató desde la madrugada del sábado, poco después de que se diera a conocer la muerte del histórico líder Fidel Castro.

Integrantes de organizaciones del exilio cubano fueron registrados este domingo, durante una rueda de prensa, en el Museo de la Invasión a Bahía Cochinos, en el barrio de la Pequeña Habana, en Miami (EE.UU.). Efe.
Integrantes de organizaciones del exilio cubano fueron registrados este domingo, durante una rueda de prensa, en el Museo de la Invasión a Bahía Cochinos, en el barrio de la Pequeña Habana, en Miami (EE.UU.). Efe.

Desde primeras horas y durante la tarde de hoy las inmediaciones del icónico café Versailles, aunque en menor número que el sábado, se vieron colmadas de exiliados cubanos y personas de varias nacionalidades que festejaban la “muerte del tirano”, entre gritos por la libertad y por la instauración de la democracia en el país caribeño.

Algunos de los presentes en la icónica calle ocho utilizan las cámaras de las televisiones locales como ventana para volcar una catarsis colectiva, tras largas décadas de espera, en la que no escasean las palabras cortadas, los ojos con lágrimas, el recuerdo a los caídos y hasta deseos de algún tipo de justicia.

“Quiero que las cenizas de Fidel sean arrojadas en el mar del estrecho de Florida, donde tantos cubanos murieron por huir de la dictadura”, dijo una mujer a la cadena local Telemundo, rodeada de carteles en los que se leía “No celebramos una muerte, celebramos la libertad” y copias de portadas de diarios locales con el titular “Muere Fidel”.

A unos metros del Versailles, integrantes del movimiento opositor cubano Damas de Blanco realizaron una pequeña caminata, acompañados de seis miembros de la Asociación de Veteranos de la Brigada 2506, para pedir la unión de todas las organizaciones del exilio y la disidencia en la lucha por la libertad y la democracia en la isla.

La Dama de Blanco Noelia Pedraza aseguró a Efe que “la oposición debe salir a la calle y hablarle mucho a ese pueblo”, para así demandar con más fuerza el establecimiento de la democracia.

“Es utópico decir que en dos días o tres meses caerá (el castrismo), pero será diferente, porque el símbolo, un ídolo, se murió y no será lo mismo”, consideró en declaraciones a Efe María Elena Alpizar, cofundadora y portavoz del grupo, respecto al futuro de una Cuba sin Fidel.

La mujer fue una de las que participó este mediodía en una rueda de prensa desarrollada en la Casa Museo de la Brigada 2506, en la que se convocó a una concentración masiva el próximo miércoles, frente al Monumento a los caídos en la playa Girón, en el barrio de La Pequeña Habana, para pedir por la “libertad y democracia en Cuba”.

La concentración consistirá en un “acto conciso y poderoso” que quiere llevar un mensaje de unidad y “un llamado a la acción de la resistencia cubana”, según un manifiesto que leyó en una rueda de prensa el presidente de la Asociación de Veteranos de la Brigada 2506, Humberto Argüelles.

“Es necesario mantener la presión y la movilización”, porque “el tirano ha muerto, pero la tiranía permanece”, destaca el documento, en referencia a la muerte del líder cubano Fidel Castro este viernes a sus 90 años.

“La herida nunca se ha cerrado”, reconoció el titular de la asociación de veteranos, tras recordar el objetivo de la Brigada 2506, compuesta por exiliados antiscastristas que participaron en la fallida invasión de Bahía Cochinos (Cuba) en 1961, y que buscaba derrocar al Gobierno de Fidel Castro y establecer una democracia en la isla.

“No se pudo lograr. Y él murió tranquilo en su cama y nosotros estamos todavía con las ganas de ver una Cuba libre”, agregó el activista, quien en la rueda de prensa confesó que hubiera querido ver al difunto líder “en el paredón, para que sepa todo lo que hizo y sufriera en su pellejo lo que hizo pasar a mucha gente”.

El activista previó más represión en la isla en el futuro inmediato, porque Raúl Castro va a tener que “apretar más los tornillos para mantener el poder en Cuba”.

Por su parte, Orlando Gutierrez, portavoz de la Asamblea de la Resistencia Cubana, estimó en declaraciones a Efe que el “régimen unipersonal calcado a imagen y semejanza de Fidel Castro” se verá debilitado tras el deceso de su máximo referente, no obstante depende de “la lucha de la resistencia para lograr cambios”.

“Sin odio, pero con amor a la justicia… prohibido olvidar”, señaló a su turno, el presidente del grupo Presidio Político Cubano, José Luis Fernández, quien sumó su voz al llamado para la concentración del miércoles en Miami, que se iniciará a las 17.00 hora local (22.00 GMT).

La bulliciosa Cuba se tiñe de luto mientras digiere la pérdida de Fidel

Una inusual tranquilidad reina este domingo 27 de noviembre de 2016 en La Habana, donde el habitual bullicio y ajetreo de sus calles ha mutado en una apagada calma en el segundo día de luto nacional, mientras los cubanos empiezan a digerir la pérdida de Fidel Castro, una noticia “muy triste” para la mayoría.

Fotografía donde se ve un lienzo con la imagen del fallecido líder cubano Fidel Castro en la Plaza de la Revolución donde a partir de mañana lunes descansarán las cenizas del fallecido líder de la revolución, en La Habana (Cuba). EFE
Fotografía donde se ve un lienzo con la imagen del fallecido líder cubano Fidel Castro en la Plaza de la Revolución donde a partir de mañana lunes descansarán las cenizas del fallecido líder de la revolución, en La Habana (Cuba). Efe.

“Es una noticia muy triste y todos la sentimos. En independencia de las ideas, era un hombre admirable, respetable y querido por su pueblo, o al menos por la mayoría”, afirmó a Efe Leonel, consciente de que su figura también genera animadversión entre algunos cubanos, que sin embargo en la isla no se han hecho notar demasiado.

Para este cubano de 43 años, la muerte de Fidel, retirado del poder desde hace diez años, no va provocar grandes cambios en Cuba ya que “su legado perdurará, como lo ha continuado Raúl todos estos años y como continuó tras la caída del campo socialista”, que es como llaman en la isla a la extinta Unión Soviética.

A pesar de que una enfermedad le apartó del poder en 2006 y con los 90 años ya cumplidos en agosto, su fallecimiento, a las 10.29 horas del 25 de noviembre de 2016, cogió por sorpresa a muchos cubanos, acostumbrados a incesantes rumores sobre su muerte que nunca eran verdad.

“Fue una noticia impactante. Sabíamos que ese momento iba a llegar pero no pensamos que fuera tan repentino. Nos acostumbramos a tenerlo cerca”, contaba apenada Daniela, estudiante de enfermería.

Su compañera, Amanda, estaba haciendo prácticas esa noche en el hospital cuando su madre la llamó para darle la noticia de la muerte del comandante en jefe de la Revolución, a quien todos los cubanos tienen que agradecer “la salud y la educación gratis”.

“Fidel es todo, nuestro pensamiento, nuestra fuerza. Como un padre, lo es todo para nosotros”, añadió esta futura enfermera, mientras conversaba con sus amigos cerca de una bandera gigante a media asta que ondeaba frente al Hotel Nacional de La Habana.

A las banderas a media asta de los edificios públicos como parte del duelo nacional decretado por nueve días, hoy se sumaban las enseñas de la isla que muchos cubanos han desempolvado de los cajones para colgar en sus ventanas y balcones.

También han empezado a brotar por la capital cubana afiches e imágenes de Fidel Castro, que pronto competirán en número con las de otros símbolos de la Revolución como Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos o las del prócer independentista José Martí, que forman parte de la decoración de la isla.

Esas son las únicas muestras que en la calle recuerdan el duelo a Fidel en Cuba, que continúa su rutina en un domingo fresco y ventoso, con un ambiente un tanto más apagado de lo habitual.

“Su muerte es algo muy impactante para todos nosotros. Era un líder para todo el pueblo cubano. ¿No ve cómo está la calle? La calle está triste. Todo está triste”, comentaba Michel, taxista.

En su vecindario, según cuenta, todo el mundo habla de lo mismo desde que la noticia de su muerte corrió como la pólvora de puerta en puerta y por llamadas de teléfono: “Es lógico. Es el hombre del siglo. Para mí, después de Dios, Fidel. Con la Revolución, todos tenemos casa, educación y sanidad gratis, y seguridad”.

Pedro, un jubilado de 85 años, coincide con que en Cuba todo el mundo “está muy agradecido” con Fidel porque “ayudó a mucha gente, nos dio todo lo que pudo, a nosotros y al mundo entero”, relata mientras ojea en un parque la edición especial del diario Granma, que no se publica habitualmente los domingos.

“Aquí todo va a seguir igual, pero hay un dolor que siempre nos va a acompañar por muchos años. Hay toda una generación que nacimos con la Revolución que lo vamos a extrañar porque fue nuestro presidente muchos años y muy querido”, señaló Julio, que mañana no faltará al memorial José Martí de la Plaza de la Revolución, donde los cubanos podrán rendir tributo a las cenizas del comandante.

En esa emblemática plaza, testigo de las interminables peroratas de Fidel, hoy ya se veían los preparativos para los actos fúnebres: se colocaban vallas de seguridad, se reasfaltaban algunos tramos y se instalaban equipos de sonido y comunicaciones.

Una foto gigante del barbado líder en la Sierra Maestra se desplegó por toda la fachada de la Biblioteca Nacional ubicada en esa plaza, por la que mañana desfilarán miles de cubanos para decirle adiós a su comandante y que el martes acogerá un acto multitudinario de despedida al que asistirán personalidades del mundo entero.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies