Nación Estado País

0
80
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (REINO DE ESPAÑA), DOMINGO 14 DE ABRIL DE 2024. Nación Estado País. Detalle de una colección de elementos de papelería con diseño de la bandera del Reino de España, un combo de elementos muy útiles para la Resistencia catalana frente al separatismo en la Comunidad autónoma de cataluña, también muy necesaria para el resto de las resistencia del frente español en las regiones de la patria donde existen grupos de la antiEspaña aliados de los zurdos traidores a España. Imágen creada por Freepik/Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (REINO DE ESPAÑA), DOMINGO 14 DE ABRIL DE 2024. Nación Estado País. Detalle de una colección de elementos de papelería con diseño de la bandera del Reino de España, un combo de elementos muy útiles para la Resistencia catalana frente al separatismo en la Comunidad autónoma de cataluña, también muy necesaria para el resto de las resistencia del frente español en las regiones de la patria donde existen grupos de la antiEspaña aliados de los zurdos traidores a España. Imágen creada por Freepik/Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Barcelona (Reino de España), viernes 12 de abril de 2024 (Luis Torres Píñar).- Nación Estado País. El periodista y novelista turco: Peyami Safa, dijo: «Si quieres destruir una nación, no hay necesidad de forjar una guerra. Basta con hacerle olvidar su historia, perturbar su lenguaje, alejarlo de su religión y por tanto desintegrar su moralidad y sus valores espirituales».

Nación

Este es el punto donde las fronteras son más difusas, pues la idea de nación es el elemento más discordante entre todos.

La nación emana directamente de la idea de un pueblo en un conjunto histórico, cultural, e incluso religioso. Las naciones no tienen necesariamente que entrar dentro de unos límites geográficos. Véase, el caso de España con: las islas Canarias, Baleares, Ceuta y/o Melilla, por lo que «nación» es un término polisémico.

En la nación la soberanía, reside en el pueblo representado en el congreso que a su vez controla la función del gobierno —eso sucede en la naciones serias y no bananeras…— El apelativo «nación», está muy presente en la cuestión política y administrativa de los estados. La Constitución española dice en su artículo 2: La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles. Reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

La redacción del artículo, no deja claro y menos aún define de una manera clara, que es una nación. Esta ambigüedad, sumada a la ambición soberanista e independentista, alimenta el nacionalismo secesionista a límites insospechados.

Estado

Este es posiblemente el término de los tres, el más objetivo. Un «estado» está conformado por sus instituciones políticas, que se rigen por un mismo marco legislativo y administrativo. Me refiero a la Constitución como su principal corpus legislativo, regiones que comparten historia, cultura e intereses en común que ceden parte de su independencia y soberanía para obtener una mayor fortaleza a través de respeto a la intersolidaridad.

País

Sin duda alguna país y estado, son casi idénticos en su definición. La idea de «país» es ligeramente más ambigua. Así como el estado se sustenta en torno al marco normativo y jurídico, la idea de «país», se sustenta sobre la misma base, pero a su vez incluye la cuestión histórica, de una manera más palmaria e individualizada.

Cataluña y Vascongadas… ¿Por qué se autodefinen como comunidades «históricas»? Exclusivamente por intereses personales de sus infames políticos.

Desde la óptica secesionista, ¿cómo deberíamos referirnos entonces a: Asturias, León, Granada, Castilla, Aragón, Navarra, Valencia, Baleares… Lo suyo sería denominarles: comunidades «nodrizas» ya que a su amparo surgieron otras… ¡Una idiotez más!

¿A caso Vascongadas y/o Cataluña, tienen su propia historia? Obviamente no. Por supuesto que tienen historia, pero siempre dependiente de un reino u otra consideración, fueren los reinos de Navarra, Aragón o España. Por lo que su historia indefectiblemente es común y no exclusiva.

Dicho lo cual, debemos desgranar el porqué, hay regiones españolas empecinadas en auto definirse como «país», cuando tan solo son unas regiones que forman parte de un País, Estado o Nación, que es tal y como se puede definir a España.

Obviamente me refiero a Vascongadas y Cataluña. Sus anhelos de ser territorios constituidos como estados soberanos son muy longevos y en ambos casos alimentados desde mediados del siglo XIX y tan sólo por ilegítimos motivos, políticos y personales… Más de un sinvergüenza vive del mito.

En ambos casos Cataluña y Vascongadas, y debido a un lamentable e imperdonable interés político se ha tergiversado la historia de estas regiones hasta tal punto que ya, es difícil conocer dónde empieza lo real o dónde quieren comenzar sus orígenes.

En el caso de Cataluña cuando se refieren a los «países catalanes», realmente se están refiriendo al reino de Aragón. Lo mismo sucede en Vascongadas, cuando se le denomina como «país vasco», habiendo sido estas provincias parte del reino de Navarra.

Estos son sus respectivos orígenes a pesar de lo que quieran transmitir contribuyendo a instruir a verdaderos ignorantes de su propia historia, y a aquellos que se dejan convencer con la ucronía que se imparte.

Estas regiones o comunidades, no son un País, tampoco un Estado y menos aún una Nación. La cuestión de ser nombrados y reconocidos como «país», no debe convertirse en una normalidad. Por ello, advierto del grave error al denominar a las Vascongadas como; «país vasco» y/o a Cataluña; como los «países catalanes».

Cita: La historia hay que transmitirla con rigor y no con el espurio interés de pretender ser lo que nunca fue. (Luis Torres Píñar). Ahí lo dejo.

Luis Torres Píñar