Tensión en las fronteras venezolanas

Lasvocesdelpueblo
FOTOGRAFÍA. FRONTERA COLOMBIA-VENEZUELA, 25.02.2019. Miembros de la Policía de Colombia se protegen durante los enfrentamientos entre un grupo de venezolanos con la Guardia Nacional Bolivariana, este lunes, en el puente Simón Bolívar, principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, en Cúcuta (Colombia). Efe

Lasvocesdelpueblo y Agencias – El jefe del Parlamento, Juan Guaidó, anunció que asumía funciones de presidente encargado del país. Guaidó se juramentó porque considera a Maduro un “usurpador” de la Presidencia, al haber sido elegido en unos comicios tachados de fraudulentos. Por otro lado, en medio del clima de tensión política en Venezuela, este lunes, 25 de febrero de 2019, el periodista Jorge Ramos acompañado de su equipo de Univisión asistió al Palacio Presidencial de Miraflores en Caracas para entrevistar a Maduro sobre la crisis venezolana y fue retenido en el lugar durante cerca de cinco horas. Caracas (Venezuela), martes 26 de febrero de 2019. 

La tensión en la fronteras de Venezuela persistió este lunes, 25 de febrero de 2019, ante el cierre de las vías terrestres con Colombia y Brasil y por las denuncias de “ataque” contra los poblados venezolanos que lindan con estos países y que opositores aseguran son reprimidos por cuerpos de seguridad del Estado.

La gobernadora del estado venezolano de Táchira y fronterizo con Colombia, Laidy Gómez, ofreció una rueda de prensa para exigir la apertura de la frontera ante la “necesidad” que, dijo, tienen los habitantes de su región de cruzar al país vecino para comprar alimentos y medicinas.

“Abran la frontera que los pueblos fronterizos lo piden y lo exigen, y que quienes sabemos cómo es la precariedad de este estado fronterizo sabemos la necesidad de tener esa frontera abierta para poder conseguir la comida y los medicamentos”, dijo.

La gobernadora hizo este llamado dado que en Venezuela escasean alimentos y medicinas desde hace cinco años y muchos de los habitantes de Táchira (oeste) cruzan a diario a la ciudad colombiana de Cúcuta para comprar productos, trabajar o estudiar.

La frontera entre Venezuela y Colombia fue cerrada el viernes en la noche, mientras que la de Brasil fue bloqueada el jueves, después de que el gobernante de Nicolás Maduro así lo ordenara, pues en estos países se almacena la ayuda humanitaria solicitada por la oposición y rechazada por el Gobierno.

Producto de este cierre el sábado y domingo se registraron en municipios fronterizos venezolanos protestas y enfrentamientos entre militares y manifestantes que exigían que se permitiera el ingreso de la ayuda humanitaria.

En los municipios fronterizos con Colombia, Ureña y San Antonio del Táchira, los disturbios llegaron al punto de que un autobús fue quemado y hoy la Fiscalía informó que imputará a ocho personas por este hecho.

Además, solo en estas zonas se contabilizaron 200 heridos, de los cuales 143 tenían lesiones por arma de fuego, según dijo la gobernadora del estado Táchira que consideró que esto fue producto de los “ataques” contra la población.

Sin embargo, en el poblado de Santa Elena de Uairén (estado Bolívar, sur), que limita con Brasil, no se conocen con exactitud la cantidad de heridos tras los enfrentamientos ocurridos el fin de semana entre militares y manifestantes indígenas que exigían también el ingreso de las donaciones.

La oposición ha dicho que tiene informes de entre 14 y 25 muertes, pero ha señalado que no son confirmadas.

Precisamente sobre lo que sucede en este poblado la ONG Foro Penal se pronunció hoy para afirmar que continúa el “ataque” contra los habitantes de esta zona que está compuesta principalmente por aborígenes de la etnia pemón.

El director de la ONG, Alfredo Romero, dijo en una rueda de prensa en Caracas que “la agresión contra el pueblo indígena ha sido muy importante y muy grave”, y que los “capitanes” aborígenes han tenido que abandonar el poblado para ocultarse en zonas boscosas.

La oposición ha pedido a la comunidad internacional que reaccione ante lo ocurrido el fin de semana en Venezuela, un país sumido en un grave crisis económica, social y política, que se acentuó en enero pasado, cuando el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, anunció que asumía funciones de presidente encargado del país.

Guaidó se juramentó porque considera a Maduro un “usurpador” de la Presidencia, al haber sido elegido en unos comicios tachados de fraudulentos.

Desde entonces el líder opositor ha incrementado la presión contra Maduro para que abandone el poder y este lunes sostuvo un encuentro con el Grupo de Lima para abordar posibles soluciones a la situación venezolana.

Por otro lado, en medio del clima de tensión política en Venezuela, este lunes el periodista Jorge Ramos acompañado de su equipo de Univisión asistió al Palacio Presidencial de Miraflores en Caracas para entrevistar a Maduro sobre la crisis venezolana y fue retenido en el lugar durante cerca de cinco horas.

El Sindicato de Prensa de Venezuela dijo que los periodistas ya fueron liberados, aunque denunció que les fue robado “todo su equipo técnico”. 

Frontera colombo-venezolana vive jornada tensa entre encapuchados y guardias

Los pasos fronterizos de la ciudad colombiana de Cúcuta con Venezuela vivieron este lunes una nueva jornada de tensión entre encapuchados y guardias venezolanos, mientras que en Bogotá el Grupo de Lima pidió nuevos comicios para el país suramericano y descartó la intervención militar.

Tal como sucedió en los dos días anteriores, encapuchados se enfrentaron con piedras a las autoridades venezolanas, que respondieron con perdigones y gases lacrimógenos, para clamar por el ingreso de la ayuda humanitaria a su país.

En el puente internacional Simón Bolívar, el principal paso fronterizo entre ambos países y que comunica a Cúcuta con San Antonio del Táchira, los choques se iniciaron temprano y, como el día anterior, los manifestantes se subieron a la estructura desde un costado para tratar remover el camión que atravesaron desde el lado venezolano.

Los encapuchados lograron parte de su cometido y lanzaron al río Táchira, que divide a ambos países, la cisterna del vehículo.

Sin embargo, la tensión aumentó horas más tarde cuando comenzaron a disparar más seguido y cuatro personas resultaron heridas, según informó el subcomandante de la Policía de Cúcuta, coronel Francisco Gélvez.

FOTOGRAFÍA. FRONTERA COLOMBIA-VENEZUELA (CÚCUTA), 25.02.2019. Policías colombianos son vistos durante los enfrentamientos entre venezolanos y miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, este lunes, en el puente Simón Bolívar, principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, en Cúcuta (Colombia). Efe

Uno de esos heridos fue un joven que recibió el impacto de un perdigón en el ojo, por lo que quedó inconsciente y tuvo que ser llevado de inmediato a un hospital.

Según un hombre que acompañó al herido hasta la ambulancia, el impacto del perdigón le rompió las gafas que llevaba para proteger sus ojos.

Frente a esta situación, intervino el escuadrón móvil antidisturbios de la Policía colombiana (Esmad), que sacó a los manifestantes de la zona y controló la situación.

En otro paso de Cúcuta con Venezuela, el puente Francisco de Paula Santander, que también fue cerrado por los disturbios del sábado y que conecta a la ciudad colombiana con Ureña, encapuchados que estaban bajo la estructura pidieron a los miembros de la Fuerza Armada venezolana que desertaran para luchar juntos por ese país.

“Estamos llamando a los militares de aquel lado para que vengan y que aquí los vamos a apoyar, que lo hagan por sus niños, por sus padres”, dijo a Efe uno de los encapuchados, de apenas 17 años, quién pidió que su nombre no fuera mencionado.

Y es que hoy, por ambos pasos y por las “trochas”, corredores ilegales usados normalmente por los criminales, fueron varios los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) los que desertaron.

En los pasos ilegales cercanos al Simón Bolívar y por el mismo puente, al menos unos siete militares desertaron, entre ellos dos miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que llegaron hasta Cúcuta con sus perros antiexplosivos.

En el Francisco de Paula Santander apareció el militar desertor Rafael José Zavarce, quien dijo a Efe que sus compañeros de la Fuerza Armada deben rebelarse y reconocer a Juan Guaidó, jefe del Parlamento y quien se proclamó mandatario encargado, como presidente legítimo del país.

“Yo les hago un llamado a todos los militares que se encuentran en Venezuela: les ratifico y les digo que no tengan miedo, que ya es hora, ya es hora de tomar las armas con el pueblo que todavía quiere a Venezuela, que necesitamos una patria libre, una patria que sea soberana como lo era y solía ser”, sostuvo.

Por otra parte y con la mirada puesta en las indicaciones que llegaran de Bogotá para el paso de la ayuda humanitaria tras la reunión del Grupo de Lima, algunas personas improvisaron un refugio frente al puente fronterizo de Tienditas, donde hay almacenadas toneladas de medicinas y alimentos para Venezuela.

Ese es el caso de Emilia, una mujer que decidió usar un nombre ficticio cuando habló con Efe por temor a represalias del Gobierno de Nicolás Maduro cuando regrese a Venezuela.

“Estamos a la espera de qué es lo va a ocurrir para devolvernos, aunque muchas personas han decidido devolverse por la ‘trocha’, hoy en horas de la mañana mujeres que tenían niños o que sienten la desesperación por regresarse al país han decidido cruzar la frontera por el río, a pie”, aseveró.

El Grupo de Lima se reunió en Bogotá y pidió una vez más que se celebren elecciones en Venezuela, alejando la opción de una intervención militar.

En esta línea se manifestó el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, quien aseguró que su país ha abogado por “soluciones pacíficas”, mientras que su homólogo de EE.UU., Mike Pence, mostró su confianza de que en Venezuela haya una “transición pacífica a la democracia”.

Además, se tenía previsto que los pasos fronterizos del departamento de Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta, fueran reabiertos este martes luego de que las autoridades migratorias decretaran su cierre por 48 horas debido a los disturbios del sábado.

Sin embargo, Migración Colombia prorrogó la medida 24 horas más porque, en palabras del director de la entidad, Christian Krüger Sarmiento, deben “garantizar la prestación de un bien servicio”.

“El miércoles 27 cuando abramos nuevamente el paso no estaremos al 100 % pero no será una excusa para ser esa mano amiga que reciba al pueblo venezolano”, aseveró.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies