Victoria y liderato de FC Barcelona con muchas dudas (1-2)

FOTOGRAFÍA. PRAGA 8REPÚBLICA CHECA), 23.10.2019. Con poco fútbol y mucho sufrimiento, el Barcelona se llevó la victoria en Praga ante el Slavia, en un partido que empezó con un tanto tempranero de Leo Messi (min. 3), pero que se complicó con el paso de los minutos. Efe

Efe – Con poco fútbol y mucho sufrimiento, el Barcelona se llevó la victoria en Praga ante el Slavia, en un partido que empezó con un tanto tempranero de Leo Messi (min. 3), pero que se complicó con el paso de los minutos. Praga (República Checa), jueves 24 de octubre de 2019.

El triunfo le da el liderato del grupo y prácticamente acerca a los azulgrana a la siguiente ronda, aunque su fútbol deja muchas dudas, tanto en la creación como en la zona defensiva. De nuevo Marc André ter Stegen fue determinante con sus actuaciones en el primer tiempo.

Salió el Barcelona sabiendo cómo era el rival, un equipo físico, correoso y con mucha presencia. Ante ello, Valverde dispuso una línea de presión muy adelantada con la que el tridente Messi, Suárez y Griezmann muy activo.

Sorprendieron los azulgrana y sacaron prácticamente rédito en la primera acción que tuvieron. Un robo de Messi, una combinación con Arthur Melo, la devolución de éste sobre Leo y un remate de primeras en el minuto 3 que puso por delante al Barça (0-1).

Con todos los problemas que habían tenido últimamente los azulgrana como visitantes en Europa, parecía que Valverde había dado con la tecla. Su equipo estaba conectado y dominaba la situación ante un desconocido Slavia, que no sabia por donde hincar el diente a los catalanes.

Pero como tantas veces, el Barcelona permitió crecer al rival. Su medio campo desapareció, sus delanteros no tenían presencia y el partido se convirtió en un ir y venir, en el escenario ideal para el rocoso equipo centroeuropeo, el conjunto que más kilómetros acumulaba en las piernas de sus futbolistas después de los dos primeros partido.

Boril, en el minuto 20, puso por primera vez a prueba a Ter Stegen, que como otra veces fuera de casa, volvió a ser determinante y, en ataque, el Barcelona solo ofrecía las proyecciones por la derecha de Semedo.

Antes de la media hora, los azulgrana apuntaron con dos remates (Lenglet y Suárez) y hasta el descanso, las mejores opciones fueron para el equipo de Jindrich Trpisovsky, que nervioso, y con una gorrita a lo Jurgen Klopp, se movía incansable en la banda.

Ter Stegen se vistió de salvador con dos intervenciones prácticamente consecutivas, la primera tras un remate cercano de Masopust, la segunda después de un disparo del nigeriano Olayinka.

Los errores en la medular, donde no lucieron ni Arthur ni De Jong; en defensa, especialmente por parte de Piqué, y la inacción de Griezmann fueron una losa para los barcelonistas que aun vieron cómo Masopust tuvo el empate en el último suspiro del primer tiempo.

La inercia del partido invitaba al empate y el Slavia tardó cinco minutos del segundo tiempo para conseguirlo tras una acción en la que el carrilero Boril tuvo más decisión que la pareja de centrales barcelonistas (1-1, min. 50).

Aun Stanciu, en el 54, pudo adelantar a su equipo. Esa acción despertó al Barcelona que tuvo la fortuna de marcar el segundo prácticamente en la siguiente acción que tuvo, una jugada con algo de fortuna en la que Messi sirvió una falta y el balón lo desvió Suárez y posteriormente Olayinka (1-2. min. 57).

Pero el exceso de testosterona, insuflada desde la grada, perjudicó a los checos, que perdieron el control, y el Barcelona empezó a sentirse cada vez más cómodo. La aparición en escena de Messi fue determinante. El diez azulgrana no acertó en el 68, como tampoco Suárez, en una acción solo ante el meta Kolar.

La puntilla del partido la tuvo Messi que falló seguramente uno de los goles más fáciles de su carrera en el 75 y en los minutos finales, sin Busquets -lesionado- con Dembélé -que entró por Griezmann- y con Arturo Vidal, el partido enloqueció.

Estuvo mucho más cerca el empate el Sparta que el tercero del Barcelona en alguna contra. Desesperado Valverde en la banda comprobó cómo su equipo le daba vidas extras a un rival valiente, que seguramente mereció más, y que dejó escapar una gran ocasión para derrotar al todopoderoso representante español.

La victoria de los azulgrana, un triunfo nada lucido, les permite auparse al liderato del grupo y poner un pie en la siguiente fase. Otra cosa es el juego.

Ficha técnica

1 – Slavia Praga: Kolar; Coufal, Kudela, Hovorka, Boril; Soucek, Sevcik; Masopust (van Buren, min. 76) Stanciu (Husbauer, min. 76), Zeleny (Tecl, min. 46); y Olayinka.

2 – FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Arthur (Rakitic, min. 84), Busquets (Arturo Vidal, min. 78), de Jong; Messi, Suárez y Griezmann (Dembélé, min. 69)

Goles: 0-1, min. 3: Messi. 1-1, min. 50: Boril. 1-2, min. 57: Olayinka, propia puerta.

Árbitro: Bobby Madden (SCO). Mostró cartulina amarilla a Jordi Alba (min. 35), Masopust (min. 56), Boril (min. 64), Olayinka (min. 71), Sevcik (min. 76) y a Dembélé (min. 90+4).

Incidencias: Prácticamente lleno, unos 20.000 espectadores en partido de la tercera jornada, del grupo F, disputado en el Eden Arena de Praga.

El Barça sufre pero gana; el Inter resucita

El Barcelona allanó su camino hacia los octavos de final de la Liga de Campeones con un triunfo sufrido en casa del Slavia de Praga (1-2) que le asienta como líder en solitario del Grupo F, en el que resucitó el Inter de Milán para poner al rojo vivo la pugna por la segunda plaza con un Borussia Dortmund al que derrotó en San Siro.

Le faltó fútbol y le sobro confianza a un Barcelona que marcó pronto. Leo Messi lo hizo a los 3 minutos castigando un exceso de confianza en la salida de balón del rival, que dominó con autoridad antes de permitir al rival crecerse. Ter Stegen evitó males mayores con un recital de paradas y cuando el empuje del Slavia Praga encontró el premio nada más iniciarse la segunda parte, llegó la pegada de Luis Suárez.

Pensó que rompía su maldición de cuatro años y un día sin marcar a domicilio en Liga de Campeones Suárez, que remató sin ángulo un centro lateral, pero el colegiado daba el tanto a Olayinka en propia puerta (minuto 57). Lejos de aumentar la confianza fue el inicio de un asedio sin premio para el modesto, el día que Ter Stegen volvió a ser salvador.

Se queda líder en solitario el equipo de Ernesto Valverde por la primera derrota del Borussia Dortmund. No superó el examen de San Siro y un Inter que planteó el partido como una final. Se mete de lleno en la lucha por la segunda plaza gracias a los tantos de Lautaro Martínez y Candreva.

El vigente campeón exhibió poderío el día del regreso de Salah. No encontró rival en el Genk en Bélgica, donde Alex Oxlade-Chamberlain dio un recital de llegada y un segundo tanto en su doblete para enmarcar. Desde el borde del área golpeó con el exterior del pie con rosca arriba, imparable para Coucke que recibió cuatro. Mané y Salah se sumaron al festival (1-4) de un equipo que tendrá que pelear con el Nápoles por el primer puesto.

Los de Carlo Ancelotti se sobrepusieron a la inspiración goleadora de Erling Braut Haaland, máximo artillero de la competición con seis goles en tres jornadas, autor de un doblete que también firmó Dries Mertens junto a Lorenzo Insigne para dar un triunfo clave (2-3).

El Valencia desperdició una gran oportunidad ante el rival, en teoría más débil del Grupo H. Había ganado el Chelsea en su visita al Ajax (0-1), gracias al tanto de Michy Batshuayi a cuatro minutos del final de un partido muy igualado que pudo caer para cualquiera de los dos equipos, y el Valencia respondía en el estadio Pierre Mauroy de Lille.

Supo sufrir cuando tocó, se adelantó con gol de Cheryshev y cuando tenía los tres puntos en el bolsillo, defendiéndose con un jugador menos por la expulsión de Diakhaby, llegó el castigo en la última jugada del tiempo añadido. En el minuto 95 Ikoné enganchaba un derechazo imparable que deja al conjunto español a dos puntos de Ajax y Chelsea.

El tanto de la jornada lo firmó Marcel Sabitzer, escorado con un derechazo con el exterior a la escuadra con una curva de fuera adentro maravillosa que dio el triunfo al Leipzig ante el Zenit para acariciar los octavos (2-1). El Benfica reaccionó ante la obligación y firmó sus primeros puntos derrotando al Lyon (2-1), con fiesta final por el tanto de Pizzi en el minuto 86.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot