11 de los 12 terroristas de atentados islamistas de Cataluña eran marroquíes “sin atención”

Lasvocesdelpueblo
RABAT (MARRUECOS), 29.08.2017. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido,iz,durante el encuentro que mantuvo hoy en Rabat con su homólogo marroquí, Abdeluafi Laftit, para "intercambiar información sobre los atentados" de Barcelona y Cambrils de la pasada semana. Efe.

Lasvocesdelpueblo y Agencias – Gobierno de Marruecos: “Los hijos de los emigrantes marroquíes de segunda y tercera generación que nacieron en los países europeos necesitan una atención especial que evite que caigan en las garras del terrorismo”. Así ha traslado hoy, en persona, el ministro de Interior del régimen marroquí, Abdeluafi Laftit, al ministro de Interior del Gobierno de España, Juan Ignacio Zoido, de viaje a Marruecos. Rabat (Marruecos), martes 29 de agosto de 2017. Fotografía: RABAT (MARRUECOS), 29.08.2017. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido,iz,durante el encuentro que mantuvo hoy en Rabat con su homólogo marroquí, Abdeluafi Laftit, para “intercambiar información sobre los atentados” de Barcelona y Cambrils de la pasada semana. Efe.

Juan Ignacio Zoido (España), y Abdeluafi Laftit (Marruecos), coincidieron hoy en la necesidad de intensificar el intercambio de información y las políticas preventivas para evitar atentados terroristas como los de Barcelona y Cambrils del día 17, que causaron 16 muertos.

En su tercera visita a Rabat desde que asumió el cargo, Zoido se reunió con Laftit, al que agradeció en público en al menos tres ocasiones la “cooperación necesaria, magnífica y leal” de Marruecos, no solo en la lucha contra el terrorismo sino también contra la emigración ilegal.

A Zoido le acompañaron en su visita a Marruecos la cúpula del ministerio español en tareas de información: José Luis Oliveras, director del Centro de Inteligencia y Coordinación antiterrorista, Enrique Barón, comisario general de información de la Policía, y el general Pablo Sala, jefe del servicio de información de la Guardia Civil, quienes mantuvieron sendas reuniones con sus homólogos marroquíes.

Si las miradas se habían vuelto a Marruecos por el hecho de que once de los doce terroristas de la célula catalana eran marroquíes, Zoido fue categórico: “la estrecha colaboración entre España y Marruecos en materia antiterrorista está ofreciendo buenos resultados”, dijo en rueda de prensa tras reunirse con su homólogo.

Esta cooperación policial debe reforzarse “en la prevención y la lucha de la radicalización violenta -reflexionó- comenzando por las raíces donde se gesta la ideología terrorista”.

Dado que la amenaza terrorista es un fenómeno “en constante evolución (…), es fundamental reforzar aún más el intercambio de información entre nuestros dos países sobre individuos susceptibles de incitar a la radicalización”.

En este sentido, el ministro Abdeluafi Laftit fue más lejos y apuntó su dedo acusador contra las mezquitas anárquicas y los imanes extremistas que actúan en España, en clara alusión al imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty, considerado cerebro de la célula catalana y fallecido en la casa de Alcanar donde los terroristas fabricaban explosivos.

“Los hijos de los emigrantes marroquíes de segunda y tercera generación que nacieron en los países europeos necesitan una atención especial que evite que caigan en las garras del terrorismo”, dijo Laftit a los periodistas en presencia de Zoido.

El ministro marroquí dijo que hablaba “concretamente de (el ámbito) dentro de las mezquitas no controladas y de algunos imanes extremistas”.

Fuentes asistentes a la reunión entre los ministros dijeron que Laftit evocó la cuestión de los imanes y los requisitos que se les exigen para ejercer en España y ofreció la cooperación de Marruecos en el terreno poniendo el ejemplo de Francia, país con el que existe un convenio de formación de imanes.

Laftit entró así en el debate existente en España sobre el control de los imanes y de los contenidos en las mezquitas, y puso sobre la mesa una antigua oferta de su país de encargarse de formar a imanes, algo a lo que los gobiernos españoles se han mostrado reticentes por razones políticas.

Aunque la amenaza terrorista ocupó lo principal de la agenda, también la lucha contra la emigración clandestina figuró entre las discusiones y, una vez más, Zoido recordó que “la colaboración de Marruecos ha sido fundamental para evitar varios asaltos masivos” a las vallas de Ceuta y Melilla.

El ministro español reconoció que “debemos estar prevenidos para actual contra la reactivación o el uso de nuevas rutas o modus operandi”, en referencia al incremento exponencial de las llegadas con pateras a las costas españolas en este verano, con cifras de llegadas que triplican las de 2016 y “picos” de hasta 600 personas en un solo día.

Zoido se abstuvo de la menor crítica a Marruecos, un país que -dijo- “también padece el flujo migratorio”, por lo que dijo haber transmitido a su colega Laftit “todo nuestro apoyo y comprensión”, antes de subrayar que también en este ámbito existe “la necesidad de intensificar el trabajo conjunto para mantener el control de los flujos”.

compartir
Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot
Share
Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies