El comunista Laurent Gbagbo será candidato a las elecciones del 31-O a la Presidencia de Costa de Marfil (África) 

Lasvocesdelpueblo
FOTOGRAFÍA. ABIYÁN (COSTA DE MARFIL) ÁFRICA, 26.09.2020. Varios seguidores del expresidente comunista de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, hacen el signo de la victoria tras conocer la decisión de la «Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos» que dice hoy, 26.09.2020 que «El tribunal ordena unánimemente al Estado demandado que tome todas las medidas necesarias para eliminar inmediatamente todos los obstáculos que impiden al demandante (Laurent Gbagbo) inscribirse en la lista electoral». Efe

Efe – Costa de Marfil sufrió una crisis postelectoral en 2010-2011 con 3.000 muertos oficiales en cinco meses, cuando la Comisión Electoral declaró vencedor a Ouattara y el Consejo Constitucional anuló los resultados a favor de una victoria para Gbagbo, entonces presidente saliente. Abiyán (Costa de Marfil) África, sábado 26 de septiembre de 2020.

La Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos ordenó la admisión del expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, como candidato a las elecciones presidenciales que celebrará este país el próximo 31 de octubre.

“El tribunal ordena unánimemente al Estado demandado que tome todas las medidas necesarias para eliminar inmediatamente todos los obstáculos que impiden al demandante (Laurent Gbagbo) inscribirse en la lista electoral”, señaló la decisión del tribunal anunciada este viernes a última hora.

La candidatura de Gbagbo fue rechazada el pasado 14 de septiembre por el Consejo Constitucional de Costa de Marfil al considerarla “inadmisible” por tener cuentas pendientes con la Justicia marfileña.

Gbagbo cuenta con una condena a 20 años de cárcel por el saqueo de la sucursal local del Banco Central de los Estados de África Occidental (BCEAO) durante la crisis postelectoral iniciada a finales de 2010.

La Corte Africana solicitó a Costa de Marfil “suspender la mención de condena” de los antecedentes penales de Gbagbo.

Este tribunal ya tomó una decisión similar el 15 de septiembre a favor del expresidente de la Asamblea Nacional exiliado en Francia, Guillaume Soro, cuya candidatura también fue rechazada por estar condenado “in absentia” a 20 años de prisión por malversación de fondos públicos.

A finales de abril, Costa de Marfil decidió “retirar su declaración de competencia de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos” a raíz de “los graves e intolerables actos” de este tribunal, que había ordenado la suspensión de las órdenes de detención contra Guillaume Soro y algunos de sus familiares.

A principios de septiembre, el abogado de Gbagbo, quien actualmente reside en Bélgica, se quejó de que las autoridades marfileñas se negaban a emitir un pasaporte ordinario solicitado por su cliente para regresar al país, y acusó al actual presidente de impedir su vuelta con “fines electorales”.

Gbagbo se encuentra en libertad condicional tras haber sido detenido y enviado a la Corte Penal Internacional (CPI) en 2011 bajo la acusación de crímenes contra la humanidad.

En enero de 2019 los jueces lo absolvieron por falta de pruebas, junto a su exministro de Juventud Charles Blé Godué, pero en junio pasado la Fiscalía de La Haya presentó un recurso de apelación contra la absolución del expresidente, al advertir ciertas “inconsistencias” en su absolución.

El Consejo Constitucional de Costa de Marfil sí ha admitido la polémica candidatura del actual presidente, Alassane Ouattara, que aspira a un tercer mandato a pesar de que la Constitución recoge que “el Presidente de la República es elegido por cinco años por sufragio universal directo” y “solo puede ser reelegido una vez”.

No obstante, al haberse realizado una reforma constitucional en 2016, hay quienes creen que no debe tenerse en cuenta el primer mandato de Ouattara (2010-2015), por lo que aún tendría derecho a uno más.

Ouattara oficializó este 6 de agosto su candidatura para las elecciones, tras el repentino fallecimiento en julio del primer ministro, Amadou Gon Coulibaly, a quien designó como su sucesor para representar al oficialismo en los comicios.

La decisión de Ouattara ya ha provocado manifestaciones con varios muertos y preocupa la inestabilidad y violencia que se puedan generar con la celebración de estas elecciones.

Costa de Marfil sufrió una crisis postelectoral en 2010-2011 con 3.000 muertos oficiales en cinco meses, cuando la Comisión Electoral declaró vencedor a Ouattara y el Consejo Constitucional anuló los resultados a favor de una victoria para Gbagbo, entonces presidente saliente.

3 Comentarios

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias relevantes

Videos Hot