Está sucediendo y no queremos verlo

0
41
FOTOGRAFÍA. OVIEDO (REINO DE ESPAÑA), 25 DE MAYO DE 2024. Está sucediendo y no queremos verlo. El rey Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia (Felipe VI) y la reina Letizia Ortiz Rocasolano presidieron en Oviedo el acto central conmemorativo del "Día de las Fuerzas Armadas 2024", , que contó con la participación de militares de los tres Ejércitos del reino español y de la Guardia Civil. El día de antes, el rey pasará una revista aeronaval y presenciará una exposición dinámica de los medios de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)
FOTOGRAFÍA. OVIEDO (REINO DE ESPAÑA), 25 DE MAYO DE 2024. El rey Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia (Felipe VI) y la reina Letizia Ortiz Rocasolano presidieron en Oviedo el acto central conmemorativo del "Día de las Fuerzas Armadas 2024", , que contó con la participación de militares de los tres Ejércitos del reino español y de la Guardia Civil. El día de antes, el rey pasará una revista aeronaval y presenciará una exposición dinámica de los medios de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Barcelona (Reino de España), domingo 26 de mayo de 2024 (Luis Torres Píñar).- Está sucediendo y no queremos verlo. En este diario digital —de las pocas ventanas abiertas a la libertad de expresión que quedan con su bizarría intacta— en mi artículo del pasado día 4 de mayo titulado: «¡Majestad actúe, España despierta!», ya advertía sobre los futuros planes del sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón, respecto de implementar su «República vitalicia» en una España desvencijada y cada día más distanciada de las democracias que todavía se sostienen en el mundo.

Durante el pleno del Congreso de los Diputados en el que se supone el sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón debía ofrecer y responder sobre los oscuros «negocios» de su cónyuge, contrariamente el dato de mayor importancia que ofreció, lejos de responder —como siempre— fue que en el próximo consejo de ministros se reconocería el «Estado de Palestina».

No será este escribidor, el que niegue a un pueblo el derecho de ser reconocido como Estado. Ahora bien, en el caso de Palestina antes debe ser liberado del terrorismo de Hamas que lo mantiene sometido, de lo contrario se está favoreciendo el terror, mediante el asesinato, el secuestro y la utilización de sus ciudadanos como escudos humanos. ¿Por otra parte, por qué el sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón le niega ese mismo derecho al pueblo saharaui? ¿Qué le debe a Marruecos?

Con esta nueva posición, el sátrapa consigue distanciar a España de los principales países de Europa, EE.UU., Japón, Israel y Australia para aliarse con una buena parte del centro y Sudamérica, Rusia, Irán, Corea, China y algún otro seudodemócrata de los que abundan en el mundo. Basta con conocer cómo países de enorme riqueza se han convertido en dictaduras comunistas sin retorno de las libertades políticas y sociales de las que un día pudieron disfrutar y los sátrapas ha conseguido negar ese derecho a las presentes generaciones. Todos ellos sin excepción, siguieron el mismo guion que España está recorriendo en el presente. Cuando un Estado pierde la confianza internacional es muy difícil recuperar ese lugar que un día ocupó, mientras estaba en el grupo que defiende las libertades con el Estado de derecho, que no de decreto.

No soy un gurú ni nada parecido, tan sólo intento leer entre líneas donde queda escrito cada día adónde nos conduce el gobierno actual de España con el estimable refrendo del jefe del Estado. Tan sólo un apunte y pido perdón por repetitivo, sobre la última línea del párrafo anterior: ¿En España se puede obligar a firmar algo a alguien con lo que no está de acuerdo o le presenta dudas de su legitimidad? Usted mismo querido lector, puede responder y entender que su majestad el rey Felipe VI, puede no firmar y devolver para su revisión, cualquier papelito que le pongan sobre su mesa.

En el pasado pleno del Congreso de los Diputados del día 22 de mayo ya no se esconden los tics dictatoriales. El sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón se permite sin esconder las formas, ordenar a la «sanchina» presidente del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, que terminara con la intervención que en ese momento estaba llevando a cabo Alberto Núñez Feijóo desde la tribuna de oradores al no satisfacerle lo que escuchaba. Luego el «somormujo» Francisco Javier López Álvarez, ese impresentable mastuerzo, dirigiéndose a la oposición les llegó a decir «a su querida Casa Real» ¿Qué quiere decir? Quizá a su partido de pasado criminal, ya no le es «querida» la Casa Real.

En fin, muy disgustados están los socialcomunistas de España, por las referencias del presidente de de la República de Argentina, Javier Gerardo Milei, sobre la cónyuge —que no su mujer— del sátrapa y él mismo. Me viene al recuerdo las decenas de ocasiones en las que el rey u otros presidentes de España, han sido ninguneados por dirigentes extranjeros y aquí no pasa nada. Pero lo más infame, son las decenas de ocasiones en las que los fascistas secesionistas catalanes y vascos, menosprecian e insultan a los españoles y a España. ¿Sin ir más lejos, cuando sonó el himno nacional en la final de fútbol femenino en la copa de la reina, con la sonora pitada de las aficiones del FC Barcelona y Real Sociedad, respectivamente, le dedicaron es eso respetar?

¿Esta es la España que tenemos, pero es la que queremos? Parece que sí, dada la nula respuesta obtenida a mi petición sobre que el rey no firme la ley de Amnistía. Por cierto, tan sólo este diario digital se dignó publicar. Ni COPE, Toro tv, TRECE, Onda Cero, Vozpópuli, La Gaceta, Cataluña Suma, Alvise, el Debate…, entre quizá los más sobresalientes, siquiera se han dignado en publicar y menos aún preguntar. ¡Tenemos lo que una mayoría de españoles insiste en conservar! ¿Miedo? ¿Cobardía? Ahí lo dejo

Luis Torres Píñar