Hostería ante cierres por covid 19: “Me levanto por las mañanas con ganas de llorar, cunde la desesperanza”

.”Los testimonios que se escuchan en el vídeo son solo la punta del iceberg: el desgate psicológico y económico de los restauradores avanza a pasos de gigante”, advierte director del Gremio de Restauración de Barcelona Roger Pallarols, que cree que esta iniciativa debería “remover la conciencia de todos aquellos que siguen reclamando sacrificios” a un sector que está “al límite de su capacidad”

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 08.11.2020. El pueblo inicia su revolución contra los regímenes totalitarios que han decidido cumplir el estado de alarma inconstitucional decretado por el Gobierno central socioseparatista del presidente Pedro Sánchez y vicepresidente Pablo Iglesias durante 6 meses en toda España mientras la Constitución española solo establece una durada de 15 días prorrogables con control del Gobierno en el Congreso de los Diputados cada 15 días para ese estado de alarma. Supuestos trabajadores de la hostelería se han puesto este domingo en la primera línea del frente para liberar al pueblo español de la tiranía «progre» que ataca España y su pueblo, saltando la Carta Magna del Reino de España. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Efe – El Gremio de Restauración de Barcelona ha difundido este martes un vídeo en el que varios empresarios del sector explican el “desgaste psicológico” que están sufriendo debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus, que desde hace meses limitan de forma considerable su actividad. Barcelona (España), miércoles 20 de enero de 2021.

El director de la entidad, Roger Pallarols, asegura que se ha observado un empeoramiento de la salud de muchos restauradores, con cada vez más casos de insomnio, ataques de ansiedad, depresión o angustias severas.

“Los testimonios que se escuchan en el vídeo son solo la punta del iceberg: el desgate psicológico y económico de los restauradores avanza a pasos de gigante”, advierte director del Gremio de Restauración de Barcelona Roger Pallarols, que cree que esta iniciativa debería “remover la conciencia de todos aquellos que siguen reclamando sacrificios” a un sector que está “al límite de su capacidad”.

“Me levanto por las mañanas con ganas de llorar”, “Cunde la desesperanza”, “He tenido que ir al médico” o “Esta pandemia nos ha dejado sin futuro” son algunas de las frases que pronuncian los profesionales que aparecen en el vídeo, titulado “Restauradores sin filtro”.

Melissa, que tiene una cafetería en el barrio de Gracia, explica que hace cuatro meses que no cobra y que si no fuera por la ayuda de la familia no hubiera podido pagar ningún gasto personal.

Berni, que trabaja en el Eixample, reconoce que “es difícil emocional y económicamente” sobrellevar las duras restricciones, y Matías, de Ciudad Vieja, asegura que es una situación “que te quita el sueño”.

Son algunos de los testimonios que explican su vivencia en este vídeo, con el que el Gremio de Restauración quiere denunciar la dura realidad que viven los dueños y trabajadores de bares y restaurantes de Cataluña, que en la actualidad solamente pueden abrir sus puertas al público de 7:30 a 09:30 horas y de 13:00 a 15:30 horas.

Roger Pallarols asegura que en los últimos meses se han multiplicado los casos de desahucios y de restauradores que abandonan los locales porque no pueden asumir los gastos fijos. También han aumentado los traspasos por debajo del precio de mercado, aún en época de crisis.

“Se extiende la desesperanza, sobre todo al ver que las restricciones, que desde el 21 de diciembre suponen un cierre encubierto, no están suponiendo un descenso significativo del número de contagios”, asevera Pallarols.

La situación es especialmente preocupante en el caso de los restauradores de entre 45 y 55 años, al frente de un establecimiento que les supone pérdidas y sin posibilidad de encontrar otro empleo en el mercado laboral.

“Se ven atrapados, el negocio se ha convertido en un pozo sin fondo que absorbe cualquier tipo de ingreso y que amenaza incluso su patrimonio personal y el sustento de la familia”, subraya el responsable del Gremio.

Es el caso de Joaquim, de 52 años y propietario de un restaurante en el distrito Sant Martí, que ve su negocio sin futuro. Y “vas a la calle y no hay trabajo”, se lamenta.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot