Juicio contra JxCat| La asamblea constituyente de del partido de Puigdemont «era ilegal»

.Las asambleas no se celebraban formalmente, sino que un abogado preparaba las actas y los dirigentes las firmaban

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESAPAÑA), 23.05.2022. Detalle del Juicio contra JxCat, en una señal de los Tribunales, tras una querella de PDECAT que considera que la separación con JxCat se decidió en una 'Asamblea Ilegal' por parte de los 'puigdemondistas' (en referencia al golpista fugado de la Justicia Carles Puigdemont Casamajò, hasta la fecha de hoy, 23 de mayo de 2022, presidente de JxCat). ACN

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Barcelona (España), lunes 23 de mayo de 2022. El juzgado de Primera Instancia Número 3 de Barcelona ha celebrado este lunes el juicio civil entre Juntos por Cataluña (JxCat) y el Partido Démocrata de Cataluña (PDeCAT) por el litigio sobre la marca de JxCat; ambas formaciones separatistas son ‘hijas’ de la ‘mala madre’ Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), conocida como Convergencia —creada por el ‘padre’ del separatismo Jordi Pujol Soley y disuelta en julio de 2015 la tener al menos 15 sedes embargadas por corrupción. Aunque cabe subrayar que la ‘madre’ de JxCat es jurídicamente PDCAT. Asimismo, técnicamente, JxCat es un ‘nieto’ de Convergencia dado que CDC se disolvió en el PDECAT—.

La defensa de los potsconvergentes del PDeCAT ha asegurado que la «decisión de los ‘puigdemontistas‘» (en referencia al golpista fugado de la Justicia Carles Puigdemont Casamajò, quien hasta la fecha de hoy, 23 de mayo de 2022, es el presidente de JxCat) «de separarse» del PDECAT «fue decidida de forma ilegal» porque «no se convocó formalmente una asamblea (constituyente)», mientras que JxCat ha alegado que «la decisión se tomó como se hacía siempre» y que «en plena pandemia del COVID 19 no podían reunirse formalmente».

Además, nadie del PDeCAT impugnó los acuerdos, aunque la presidente de JxCat sí recibió «presiones» para convocar a otra asamblea y deshacer los cambios.

JxCat era un partido político instrumental y cercano a dirigentes del PDeCAT creado en 2018, y su dirección constaba de tres miembros, todos ellos afiliados al PDeCAT, que toleraba la doble militancia.

JxCat y PDECAT funcionaban como una coalición, en la que el PDeCAT aportaba los derechos electorales y el dinero.

JxCat fue la marca electoral de los postconvergentes y los ‘puigdemontistas’ desde las elecciones al Parlamento de Cataluña del 17 de diciembre del 2017.

Las asambleas no se celebraban formalmente, sino que un abogado preparaba las actas y los dirigentes las firmaban.

El 27 de junio de 2020, justo al inicio de la pandemia del COVID 19, la dirección de JxCat decidió separarse del PDeCAT, cambiar el domicilio social y pasar a tener una web diferente, además de cambiar los estatutos para poder hacer asambleas telemáticamente. Pero no se hizo en una asamblea, sino que fueron «videollamadas» individuales entre miembros de la dirección y otros dirigentes políticos.

«El 1 de julio se firmó el acta ante notario, como se hacía habitualmente», dijeron los exdirigentes del partido.

Entonces, dirigentes del PDeCAT «presionaron laboralmente» a la presidente de JxCat y empleada del PDeCAT, Laia Canet, para volver a celebrar una asamblea que echara atrás los cambios, que nunca llegó a realizarse.

El 14 de julio el nuevo JxCat cambió sus estatutos ya finales del mismo más se hizo un congreso para escenificar la ruptura con el PDeCAT, que se formalizó legalmente en octubre siguiente.

La abogada del PDeCAT alegó durante el juicio que «la asamblea de JxCat para separarse de su partido ‘madre’ no fue convocada legalmente, ya que no se avisó a los militantes, y los cambios no se publicaron en la web, tal y como marca la ley de partidos».

Por su parte, el abogado de JxCat alega que «los trámites se realizaron como se habían hecho siempre hasta entonces y que nadie del PDeCAT los impugnó dentro del plazo previsto».

Por eso, la defensa de JxCat considera que el actual proceso judicial es una maniobra de los postconvergentes para «bloquear» la acción de JxCat.

La justicia ya denegó el pasado año las medidas cautelares que pedía el PDeCAT, que consistían en vetar el uso de la marca JxCat mientras el litigio estuviera abierto.

Además, el abogado de JxCat ha recordado que la demanda del PDeCAT solicita devolver la situación en el momento de ser presentada, en 2020, pero desde entonces JxCat se ha presentado a las elecciones al Parlamento de Cataluña sin el PDeCAT y va quedar tercera fuerza, mientras que los potsconvergentes (PDECAT) quedaron fuera de la cámara catalana el 14F de 2021.

Al inicio de la vista, el abogado de JxCat ha aportado dos sentencias que certificarían que ambas formaciones son actualmente partidos diferentes: la ejecución de la sentencia del ‘caso Palau de la Música’ y la demanda laboral de trabajadoras del PDeCAT.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot