Niñas embarazadas tras violaciones de terroristas de Hamás

0
53
FOTOGRAFÍA. FRANJA DE GAZA (PALESTINA), 07 DE OCTUBRE DE 2023. En la izquierda del combo de imágenes, la joven israelí Naama Levy, con desabrochado ensangrentado debajo del culo y a nivel de la rodilla señal de violación sexual. Los grupos terroristas yihadista del ISIS de gaza Hamás ya están trayendo en el Estado Islámico de Gaza como rehenes a los supervivientes de la masacre yihadista de los Kibutzs (aldeas) del territorio nacional de Israel, son jóvenes mujeres violadas en grupos por los terroristas, muchas de ellas han perdido su vagina por la obsesión de los violadores terroristas con los genitales de las víctimas, de hecho, han cortado tantos los genitales de los varones como de las mujeres asesinados y vivos o las tetas de ellas, además de decapitar a mucha víctimas, todos civiles, según las primeras imágenes captadas siempre por los mismo terroristas que circulan por las redes sociales y otras por foros israelíes cuyo autores terroristes han sido repelados por el Ejército de defensa de la patria de Israel. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Jerusalén (Israel), lunes 15 de enero de 2024 (Lasvocesdelpueblo y Agencias).- Niñas embarazadas tras violaciones de terroristas de Hamás el día del Sabbath negro o después de su secuestro en su cautiverio de los túneles oscuros del califato islámico de Gaza. De hecho, los supervivientes del genocidio perpetrado por Palestina en los Kibutzs y festival Nova del desierto del país judío denunciaron en sus testimonios una «obsesión por los genitales» de las víctimas por parte de los más de 3.000 asesinos palestinos del Holocausto II aquél sábado 7 de octubre de 2023.

Regreso de rehenes israelíes agredidas sexualmente por terroristas

La comunidad médica israelí, generalmente reacia a considerar tales escenarios, recientemente se ha estado preparando «activamente» para la «terrible posibilidad de que varias mujeres rehenes fueran violadas en cautiverio y posteriormente quedaran embarazadas».

Según fuentes que hablaron con Maariv, ha «habido discusiones exhaustivas en hospitales de todo el país» sobre la «preparación para el regreso de los rehenes israelíes que han sido agredidos sexualmente por terroristas de Hamás» y que actualmente se encuentran en «diferentes etapas de embarazo».

La ley israelí permite los abortos, otorgando a las mujeres la «autonomía para decidir su curso de acción». Sin embargo, el Estado de Israel se enfrenta ahora a la difícil tarea de abordar el trauma duradero que afectará a las víctimas y a sus familias durante toda su vida.

Ayer domingo se cumplieron 100 días desde la masacre perpetrada por palestinos en suelo soberano de Israel, y entre los 136 rehenes que aún mantienen los terroristas de Hamas en la Franja de Gaza «hay mujeres que están envueltas en una pesada nube de preocupación, un tema que no se discute lo suficiente». Los informes del 7 de octubre indicaron que los terroristas cometieron «actos atroces de violación», y los testimonios de algunos de los rehenes devueltos sugirieron que las mujeres «sufrieron acoso sexual», incluyendo violación sexual, mientras «estaban en cautiverio».

Estas inquietantes evaluaciones han llevado a los ginecólogos israelíes a mantener «discusiones internas» en las últimas semanas sobre la «terrible posibilidad de que las cautivas hayan sido violadas» y hayan estado «embarazadas durante varias semanas».

De acuerdo con los expertos israelíes, cada día que pasa no sólo aumenta el riesgo para la «cautiva embarazada», ya que el cuerpo de la mujer se encuentra en un estado de «inmunosupresión específica durante el embarazo», sino que las «difíciles condiciones higiénicas» en los túneles terroristas de la Franja también aumentan el riesgo de infecciones graves y ponen en «peligro a la madre» de sufrir «complicaciones graves» durante el embarazo, sin ningún control médico. Quizás lo más significativo sea el «profundo trauma psicológico de una mujer» que lleva un feto como resultado de la «brutal violación por parte de un terrorista asesino» palestino de Hamás nazi.

Aborto legal en Israel hasta la semana 23 de embarazo

A diferencia de muchos países donde el aborto está prohibido o permitido sólo hasta la semana 23 de embarazo, la ley israelí permite abortos «hasta el momento del nacimiento». Los abortos pueden ser «autorizados» por un comité ordinario de interrupción del embarazo hasta la semana 24 de embarazo. Más allá de este plazo, los abortos son supervisados ​​por un «comité especial de médicos superiores», que también examinan los casos de «fetos con discapacidades congénitas, la salud mental de la madre o incluso los embarazos resultantes de una violación». En Israel, ambos comités aprueban sistemáticamente los abortos en casos de «violación sexual».

En las primeras etapas del embarazo, los abortos «se realizan utilizando pastillas Cytotec, que provocan la apertura y contracción del cuello uterino y la expulsión del embarazo, y Mifepristona, que inhibe la acción de la hormona progesterona necesaria para el desarrollo del embarazo». Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, «existe una creciente preocupación de que las cautivas tengan que someterse a una interrupción tardía del embarazo», en la que se utilizan medicamentos para detener la «actividad cardíaca del feto con una aguja». Cuanto más tarde se realice el aborto, «mayor será el riesgo médico para la madre y sus posibilidades de futuros embarazos».

Equipos de ginecólogos de centros médicos de todo el país judío «ya han designado profesionales para prepararse ante un escenario tan catastrófico», según confirman medios israelíes.

Una niña embarazada naturalmente se aferra a al feto

Los médicos enfatizaron que el aspecto médico se basa en protocolos establecidos para la interrupción del embarazo. Sin embargo, Israel ahora debe lidiar con el elemento más desafiante: el severo impacto psicológico en una «mujer cautiva» que ha concebido.

«El cerebro humano lucha por comprender la situación de un cautivo en cautiverio que debe lidiar no sólo con el embarazo sino también con el hecho de que fue concebido a través de la brutal violación por parte de un terrorista asesino», dijo el catedrático Tal Biron-Shental. y director de la división de Obstetricia y Ginecología del Centro Médico Meir en Kfar Saba.

«Realizar un aborto es un procedimiento con el que todos estamos familiarizados y en el que somos expertos. Sin embargo, el principal desafío que el Estado debe abordar ahora es el terrible y desalentador trauma psicológico. Una mujer embarazada, al sentir los movimientos fetales y con un vientre visiblemente creciente, naturalmente se aferra a al feto.

«Dejará cicatrices psicológicas duraderas en la niña embarazada»

«Pero cuando el embarazo es resultado de un terrorista que previamente asesinó a sus familiares y la violó brutalmente, las consecuencias emocionales son inimaginables». «Dejará cicatrices psicológicas duraderas en la mujer y su familia durante años. Lamentablemente», el sistema de salud mental de Israel carece de recursos suficientes, con largos tiempos de espera y servicios insuficientes para toda la población que los necesita.

«No estoy seguro de cómo se las arreglarán, pero debemos prepararnos ahora para esta terrible posibilidad teórica de que una mujer conciba o críe a un niño así. Por lo tanto, debemos detener esta atrocidad, no permitir que los cautivos mueran allí, traerlos de regreso y brindarles atención. Este compromiso es la obligación del mundo que permanece en silencio», añadió Biron-Shental.

Una niña embarazada cautiva, es imperativo traerla a casa urgentemente

El profesor Hagai Levine, presidente de la Asociación de Médicos de Salud Pública de Israel y jefe del departamento médico de la Sede de Familias Cautivas, explicó: «La tarea de interrumpir un embarazo avanzado se vuelve cada vez más compleja y desafiante a medida que avanzan los días en cautiverio. Estrés, contaminado».

«Los entornos ambientales y la ausencia de supervisión médica amplifican las complicaciones y peligros del embarazo para la madre, incluso antes de considerar el terrible aspecto psicológico. Llevamos mucho tiempo presionando con solicitudes para que se permitan exámenes médicos y el traslado de medicamentos. «Una mujer cautiva que, Dios no lo quiera, ha concebido tras una violación, es imperativo traerla a casa urgentemente»