Puigdemont baja el tono, dice: Rajoy tiene «el deber constitucional de tener relaciones ordinarias con Cataluña»

0
598

Lasvocesdelpueblo y Agencias – Puigdemont parece haber bajado del monte. Puigdemont ha manifestado preocupación por el «menosprecio» al gobierno catalán y por el «flirteo constante con los confines de las costuras democráticas en el que se ha instalado la política española», como las «apelaciones al artículo 155» de la Constitución. En cambio, la ultraviolenta líder del partido amarillo catalanista (CUP), Anna Gabriel, ha querido dejar claro que la CUP «nunca» será partidaria de ir a «mendigar» al Estado ni reconocerá su «superioridad» porque considera que Cataluña tiene «derecho a la autodeterminación» de Cataluña. Barcelona (España), miércoles 15 de febrero de 2017. Fotografía: El presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont (i), el director del diario El Punt Avui, Xevi Xirgo (c), y la portavoz parlamentaria de la CUP, Anna Gabriel (d), durante el debate que han mantenido hoy en Barcelona organizado por el colectivo ‘Moment Zero’. Efe.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha acusado hoy al Gobierno de «incumplir la Constitución» por buscar otros interlocutores «al margen» de la Generalitat y ha denunciado asimismo el «flirteo constante» del Estado en los «confines de las costuras democráticas».

Puigdemont ha hecho estas declaraciones en un debate en Barcelona con la diputada de la CUP Anna Gabriel, quien ha mostrado su desacuerdo con que el Gobierno catalán tenga que ir a «mendigar» al Gobierno del PP, pues Cataluña, ha recalcado, es «sujeto político» y tiene «derecho a la autodeterminación».

En todo caso, Puigdemont ha aseverado que lamenta lo que ha definido como «deserción» del Gobierno central, con el que no ha llegado a negociar el referéndum, y ha criticado que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, pidiera que se deje de ver al gobierno catalán como el único interlocutor posible en Cataluña.

Para el presidente catalán, el Gobierno está «incumpliendo la Constitución española» cuando dice que interlocutará «al margen de su representante ordinario» en Cataluña, que es el gobierno separatista catalán.

Pero ha manifestado preocupación por el «menosprecio» al gobierno catalán y por el «flirteo constante con los confines de las costuras democráticas en el que se ha instalado la política española», como las «apelaciones al artículo 155» de la Constitución, ha subrayado.

Alegando que el Gobierno central tiene «el deber constitucional de tener relaciones ordinarias con el gobierno de Cataluña», Puigdemont ha afirmado que ya le ha pedido reunión al jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, en «público y privado», pero ha juzgado que no tiene «interés en practicar el diálogo».

En cambio, Gabriel ha querido dejar claro que la CUP «nunca» será partidaria de ir a «mendigar» al Estado ni reconocerá su «superioridad» porque considera que Cataluña tiene «derecho a la autodeterminación» de Cataluña.

Sin embargo, Puigdemont ha insistido en que dialogar con el Estado «no es subordinación ni renuncia», sino ejercer la «soberanía» de los separatistas en Cataluña.

En todo caso, Gabriel ha subrayado que no se está produciendo ninguna negociación con el Gobierno y, dirigiéndose a Puigdemont, ha añadido: «Si no fuera así, ¿nosotros lo sabríamos, no?». A lo que el presidente catalán ha respondido: «Yo también lo sabría».

Puigdemont y Gabriel han protagonizado un almuerzo informativo organizado por Moment Zero (asociación que integran miembros del PDeCAT) y el periódico ElPuntAvui en el Born Centre de Cultura y Memoria.