Si Ábalos tira de la manta él va primero

0
112
FOTOGRAFÍA. MADRID (REINO DE ESPAÑA), AÑO 2023 El secretario general del partido Socialista y líder del régimen sanchista de España, Pedro Sánchez Pérez-Castejón (c), acompañado por su ministro de Transportes y exsecretario de Organización del Partido Socialista, José Luis Ábalos Meco (i), y el nuevo secretario de Organización del Partido Socialista, Santos Cerdán León (d), ambos son dos personas de confianza del sátrapa presidente de Gobierno de España para controlar el socialismo y comunismo español. HECHOS RELACIONADOS, MADRID (REINO DE ESPAÑA), 28 DE FEBRERO DE 2024, El caso Koldo es la mayor crisis y desafío que afronta Sánchez en su partido desde que regresó a la Secretaría General del Partido Socialista en 2017, tras otra crisis que había abierto al partido en canal por la guerra que mantuvo con Susana Díaz Pacheco por el liderazgo del PSOE y que se zanjó con las primarias de ese año. La trama de corrupción socialista de cobros de comisiones en contratos de compras de mascarillas de la pandemia del COVID 19 ha estallado al PSOE de Pedro Sánchez desatando un huracán en el partido, que ha expulsado al que fuera su número tres en el pasado y una de las personas de máxima confianza del líder sanchista: José Luis Ábalos Meco. A las críticas de las víctimas, los obreros españoles, que están teniendo los socialistas por un caso de corrupción que les salpica, se suma un elemento impredecible, el desafío inédito de tener a un ex secretario de Organización, José Luis Ábalos Meco, rebelado que ha decidido ir por libre y que no cesa en sus entrevistas de atacar la decisión de expulsarle de un partido en el que ha militado 43 años y en el que lo ha sido casi todo. Efe

Barcelona (Reino de España), domingo 3 de marzo de 2024 (Luis Torres Píñar).- ¿Cuánto más hay que aguantar? ¿Qué somos para esta chusma de corruptos sin escrúpulos? Si Ábalos tira de la manta él va primero. Una semana más el sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón, secretario general del partido Socialista y presidente de Gobierno de España, capeando el temporal. Ahora su mentor en «resistencia», exministro de Fomento y Transporte y exsecretario general del Partido Socialista, José Luis Ábalos Meco, acosado por su «posible» corrupción devenida de un protegido conocido como Koldo García Izaguirre (caso Koldo) -el chofer y asesor de él en su etapa frente al Ministerio de Fomento y Transporte- y ascendido a «mamporrero», parece ser para facilitar negocios con cargo a los españoles, no sólo en lo económico sino también en lo saludable: cobros de comisiones en contratos de compras de mascarillas en momentos más duros de la pandemia del coronavirus (COVID 19). A fin de cuentas qué somos para esta chusma de políticos corruptos sin escrúpulos.

Si Ábalos tira de la manta él va primero |La farsa entre el sátrapa Sánchez y el déspota de Ábalos durará lo que dura cualquier referencia en los medios de comunicación a VOX. O sea, lo mismo que la memoria de un babuino, a no ser que la noticia sea para calumniar o zaherir, que entonces se le dedica más tiempo. El déspota de Ábalos sabe que si tira de la «manta» él va primero porque la «deyección» le salpica. Por lo que su huida al Grupo Mixto del Congreso de los Diputados, no es más que un paripé que incluso refuerza al PSOE que, puede ser cualquier cosa menos fiable. Recordad su pasado criminal y hodierna muy lejos de la honestidad que tanto pregonan. Lo primero que se tendría que explicar a los españoles es cómo es posible que se encargue al Ministerio de Transportes la compra de material sanitario. Sólo con eso basta para que su majestad Felipe VI de España llame a capítulo al sátrapa Sánchez, lo destituya y de por finalizada la Legislatura, pero no lo hará.

Otra cosa puede ser el tal Koldo García Izaguirre; ese aparente cenutrio ya está pringado, sus bienes y cuentas neutralizados por el juzgado y él a la espera de que se lo fundan en los tribunales. La cuestión es: ¿Cuánto durará y valdrá su silencio? Quizá estos malhechores no contaban con que la utilización de Fondos Europeos en el Caso Koldo conlleva una investigación europea, que a priori se ponen muy espléndidos, pero luego cuando piden documentos y justificantes y no se los dan se van por donde llegaron y todo queda en un: «¡Ha sido imposible poder conocer dónde y qué se ha hecho con el dinero!». Y eso es todo.

Si Ábalos tira de la manta él va primero |La experiencia así nos lo recuerda. Cuando una comisión llegada de Bruselas (Bélgica) para auditar la gestión de los fondos entregados no hace tanto de su estancia. ¿No detectaron los miles de millones sin justificar? O nos mandaron a los más turros. O se fueron con algo más de lo que trajeron. Me refiero, claro está en sus bolsillos; plenos de golosinas, callos, «pa i tomaquet (pan y tomates)» y churros. En fin, de todo incluso alguna posible visita al local (prostíbulo) donde el mamporrero (Koldo García Izaguirre) era portero. Por si fuera poco, la tercera autoridad del Reino de España, la deleznable presidente del Congreso de los Diputados por el Partido Socialista, Francesca Lluc Armengol Socías (Francina Armengol), se hace la incomprendida, ofendida e indignada porque se han vertido sospechas sobre su honorabilidad cuando era presidente del Gobierno autonómico de coalición de las Islas Baleares y permitió, consintió y rubricó la calderilla de algo más de tres millones de euros en unas mascarillas –Armengol compró 1.500.000 mascarillas por 3.7000.000 € a Koldo García Izaguirre– inutilizables antes siquiera de ser puestas en el mercado. La «loba» Armengol, propuesta por el sátrapa Sánchez para controlar al rebaño del hemiciclo del Congreso de los Diputados, jamás debiera haber sido siquiera diputada por su demostrada animadversión al sentimiento español, al menos desde su época universitaria, pero su perfil moldeable a los deseos de «sanchinas» del sátrapa Sánchez, hizo elevarla a las alturas del poder. En fin…

El binario Fernando Grande-Marlaska Gómez, ministro de Interior, no se salva de esta boñiga, pero él ya está tan cubierto de heces que apenas le puede incomodar un poco más de estiércol sobre su lamentable sombra. De lo que un tiempo fue como juez, hasta que descubierto quedó… ¿Será por eso el odio que parece tener al benemérito Instituto armado español? Luego hay por ahí otro ministrillo, una tal Ángel Víctor Torres Pérez —ministro de Política Territorial y Memoria Democrática desde 2023, secretario general del PSOE Canarias desde 2017 y Presidente del Gobierno autonómico de las Islas Canarias del 16 de julio de 2019 al 14 de julio de 2023— traído desde las Islas Canarias, que parece ser la criatura, también intentó hacer el bien a los canarios contribuyendo a su contagio, permitiendo y pagando otra calderilla en mascarillas que; no se las pondría ni a su perro… Y cómo no podía ser de otra manera, no faltó la «Bego». Sí, hombre, la primera dama de España María Begoña Gómez Fernández (Begoña Gómez), quien comparte el colchón de la cama que cambió el sátrapa Sánchez nada más entrar en La Moncloa, Presidencia de Gobierno de España. Parece acreditado que se acuesta con el sátrapa porque otro plácet para gestionar, negociar o acordar qué tipo de material sanitario puede ser el más beneficioso, no a su bolsillo sino para la salud de la chamuchina, que es lo que somos para estos deleznables personajes los ciudadanos. A la primera dama de España no se le conocen mayores conocimientos en material sanitario chino. Para mayor referencia, y cabe preguntarse: ¿Begoña, no estaba metida en algo con Marruecos, barruntando negocios, mediaciones, asesoramientos? En fin…

Parece ser que Emiliano García-Page Sánchez, el presidente del Gobierno autonómico Castilla-La Mancha y secretario general del Partido Socialista en esta Comunidad autónoma, desechó por falta de calidad las mascarillas. ¿No dijo nada? ¿No alertó del posible riesgo a los ciudadanos aunque éstos no fueran de su región? ¿También en eso debe «disciplina» de obediencia? Ser español es un gran honor, pero hay que reconocer que sólo los españoles podemos ser capaces de aguantar tantas tropelías por parte de quienes se supone deben solucionar nuestros problemas y no creárnoslos. ¿Su Majestad Felipe VI de España, está usted por ahí? Más que nada para arbitrar y vigilar por el cumplimiento de los derechos constitucionales de los españoles, que no somos políticos. ¡Claro! Ahí lo dejo| Si Ábalos tira de la manta él va primero.

Luis Torres Píñar