Xavier Pellicer Pareja: «Lo que no se nos puede pedir es dejar de ser CUP y renunciar a nuestros principios»

.El Grupo Parlamentario de CUP en el Parlamento de Cataluña considera que el Gobierno separatista de Pere Aragonès García no ha demostrado que la CUP sea su «socio preferente»

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 02.03.2021. El diputado del Grupo Parlamentario de CUP en el Parlamento de Cataluña, Xavier Pellicer Pareja, hoy en rueda de prensa. ACN

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Barcelona (España), domingo 5 de diciembre de 2021. «La CUP nunca hemos parecido el socio preferente del Gobierno de la Generalidad de Cataluña», que preside Pere Aragonés García. Así se expresa el diputado del Grupo Parlamentario de CUP en el Parlamento de Cataluña, Xavier Pellicer Pareja, este domingo, valorando el rechazo de la ultraizquierda separatista a los Presupuestos del Gobierno de coalición separatista de ERC y JxCat para 2022.

Pellicer apunta que, con la práctica del día a día y «a pesar de su relato», el Ejecutivo de Aragonés no ha demostrado que apueste realmente por la formación anticapitalista. «Lo que no se nos puede pedir es que dejemos de ser CUP y renunciemos a nuestros principios», ha añadido Pellicer, quien ha argumentado que sus peticiones en la negociación de las cuentas 2022 del Ejecutivo separatista eran «de mínimos» . Niega que la CUP fuera «dura» y asevera que sólo exigía unos compromisos que el Gobierno separatista «tenía que hacer efectivos» a cambio de la investidura de Pere Aragonès García.

En declaraciones a la Agencia Catalana de Noticias, Pellicer considera que el Gobierno separatista no ha demostrado que la CUP sea su «socio preferente».

El Grupo Parlamentario de la extrema izquierda separatista argumenta que, por ejemplo, los partidos que forman parte del Ejecutivo (ERC y JxCat) llegaron a más acuerdos con el PSC (PSOE Cataluña) que con la formación de la huido golpista de la izquierda radical separatista Anna Gabriel Sabaté:. «Quien define sus alianzas con la práctica del día a día es el Gobierno de la Generalidad de Cataluña y hasta ahora no ha sido de la mano de la CUP, sino de la mano de políticas que van en el sentido contrario de lo pactado en la investidura», ha sentenciado Pellicer.

El representante parlamentario de la CUP advierte al Gobierno separatista de Aragonès de que, si quiere avanzar en derechos sociales y nacional, los radicales separatistas estarán e intentarán tener «toda la influencia».

En cambio, advierte de que si el Gobierno separatista apuesta por priorizar a la ultraizquierda Podemos Cataluña (Cataluña En Común Podemos), los conocidos como los ‘Comunes’, la CUP no tendrá esa influencia. «Ni la podremos ni la querremos tener».

Pellicer desgrana que los planteamientos de la CUP durante el rechazo a los Presupuestos de Cataluña para 2022 eran «de mínimos».

En este sentido, reflexiona que sus peticiones no eran «duras ni complicadas de entender», teniendo en cuenta las situaciones de crisis climática, social y de «involución» de España en materias de lengua y «represión».

Pellicer también opina que cualquier Ejecutivo que apueste por la mejora de los derechos de la gente «tenía que estar». «Y el Gobierno» separatista «no se ha querido encontrar con nosotros», critica.

El Grupo Parlamentario de la ultraizquierda separatista en el Parlamento de Cataluña constata que, sin este «acuerdo de mínimos» por las cuentas 2022 de Cataluña, la relación entre CUP-Gobierno separatista es ahora «más difícil» de cara a próximas negociaciones.

De hecho, CUP llega a la conclusión de que el hecho de que el proceso separatista no esté avanzando, aleja a la CUP de «cualquier disposición de entrar en el Gobierno», una puerta que la izquierda radical separatista dejó abierta en el acuerdo de legislatura de Aragonès con ERC.

Aún sobre los presupuestos 2022 de Cataluña, Pellicer señala que las «diferentes almas» que conviven dentro de la derecha separatista que preside el golpista huido del Procés, Carles Puigdemont Casamajó (JxCat), y que defienden «proyectos contradictorios», hacen que la sensación sea de «desbarajuste».

«Dan un discurso con una retórica ablandada para levantar una Declaración Unilateral de Independencia (DUI) en la Cataluña de la que han sido partícipes de dejar morir en el cajón por inacción política», dice Pellicer.

También, CUP critica que JxCat apueste por mantener «políticas sociovergentes», como el proyecto de BCN World o la ampliación del aeropuerto de El Prat.

Los extremistas separatistas arremeten contra también contra Podemos Cataluña (los Comunes), tras su acuerdo con Aragonés para tramitar los presupuestos de Cataluña para 2022 -y, seguramente, de aprobarlos el 23 de diciembre-. «Han renunciado a sus principios políticos a cambio de un acuerdo puramente táctico para mantener unas cuotas de poder en el feudo que les queda, Barcelona», espeta.

El diputado de la CUP considera que la estrategia de Podemos tiene un «recorrido corto» y alerta de que deja la mayoría de Cataluña «fuera de la ecuación».

«Hacen un flaco favor al «país» Cataluña)», opina el diputado que considera un «error» que Podemos, que «se llama formación de izquierdas», haga de «muleta» del Gobierno separatista sólo para «falcar» los presupuestos del Gobierno separatista, los del Ayuntamiento de Barcelona y los del Gobierno de España.

Así pues, Pellicer emplaza a Podemos a volver a la agenda de garantía de los derechos sociales y de referéndum de autodeterminación. «Si no lo hacen, la propia realidad les dejará fuera de juego», aventura.

Reclama la solidaridad de los partidos separatistas, PSC y Podemos ante la inhabilitación del diputado Pau Julia

Por otra parte, Pellicer reclama que el separatismo acuerde una «respuesta unitaria» contra la posible sentencia condenatoria de Pau Juvillà, diputado de la CUP y secretario tercero de la Mesa del Parlamento de Cataluña.

Pellicer, que recuerda que hay otros miembros del partido con peor situación porque se enfrentan a penas de hasta 15 años de cárcel, insiste en que la reacción del Gobierno separatista, los partidos separatistas y el Parlamento de Cataluña debe servir como «trampolín internacional».

Asimismo, pide que no provoque un nuevo «campo de batalla partidista».

La fiscalía pide a Juvillà 8 meses de inhabilitación y 1.440 euros de multa por desobedecer a la Junta Electoral en marzo del 2019, por mantener lazos amarillos en su despacho de la Paeria de Lérida.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot