XII Legislatura catalana, Guía constitución del Parlamento e investidura

Lasvocesdelpueblo
Parlamento autonómico español en Cataluña, Carme Forcadell (JxSí) (2d), junto los secretaria de la Mesa, Anna Simó de JxSí (i), el vicepresidente primero, Lluís Corominas de JxSí (2i), y el vicepresidente segundo, José María Espejo-Saavedra de Ciutadans (d), durante la sesión constitutiva del nuevo Parlamento autonómico de Cataluña con mayoría absoluta separatista catalanista, surgido tras las elecciones autonómicas con el carácter plebiscitario del 27S 2015 catalán. Archivo Efe.

Lasvocesdelpueblo y rtve – Mañana, miércoles 17 de enero de 2018, arranca la XII Legislatura Catalana con la recogida de actas. En esa sesión se elegirá el presidente del Parlamento autonómico de Cataluña y los miembros de la Mesa d ela cámara catalana. La Mesa del Parlamento decidirá si permite la investidura por internet (telemática); los juristas del Parlamento de Cataluña ya han sentenciado en su informe al Parlamento de Cataluña que es imposible porque viola el Reglamento del Parlamento de Cataluña, la Constitución Españaola y el estatuto de autonomía de Cataluña; pero, ya se sabe que el separatismo no respeta la Ley ni las sentencias judiciales y cumple el Estatuto de Cataluña y ni el reglamento del Parlamento de Cataluña. El presidente de la Cámara tiene 10 días hábiles para reunirse con las formaciones. La primera sesión de investidura podría celebrarse como muy tarde el 31 de enero. Barcelona (España), martes 16 de enero de 2018. Fotografía: Parlamento autonómico español en Cataluña, Carme Forcadell (JxSí) (2d), junto los secretaria de la Mesa, Anna Simó de JxSí (i), el vicepresidente primero, Lluís Corominas de JxSí (2i), y el vicepresidente segundo, José María Espejo-Saavedra de Ciutadans (d), durante la sesión constitutiva del nuevo Parlamento autonómico de Cataluña con mayoría absoluta separatista catalanista, surgido tras las elecciones autonómicas con el carácter plebiscitario del 27S 2015 catalán. Archivo Efe.

La XII legislatura catalana echará a andar este miércoles con la constitución del nuevo Parlamento surgido en las elecciones del 21-D, un acto clave para la futura investidura del presidente de la Generalidad y la formación del nuevo Gobierno catalán que pondría fin a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Este miércoles todos los diputados electos recogerán su acta y jurarán su cargo.

Se trata de un trámite que habitualmente no tiene mayor relevancia, pero en esta ocasión es importante porque hay ocho diputados que no acudirán personalmente a recoger el acta, aunque pueden designar a otra persona para que lo hagan en su nombre.

Son los cinco diputados de Convergencia-PDECAT-Juntos Por Cataluña (JxCat) del fugado delincuente Carles Puigdemont y de ERC del preso golpista Oriol Junqueras Vies, alias el ‘osito’, que se encuentran en Bruselas:

El expresidente Carles Puigdemont y los exconsellers Toni Comí, Clara Ponsatí, Lluis Puig y Meritxell Serret, y los tres que permanecen en prisión preventiva: Oriol Junqueras, Joaquim Forn y Jordi Sánchez por el proceso separatista.

En la sesión del miércoles, los nuevos diputados electos ocuparán escaños provisionales: 36 serán de Ciudadanos, 34 de (JxCAT), 32 de ERC, 17 del PSC, 8 de Cataluña en Común- Podemos, 4 de la CUP y 4 del PP.

La Mesa del Parlamento y la Junta de Portavoces decidirán la ubicación definitiva de los diputados en la Cámara.

La Mesa de Edad

La sesión comienza con la formación de la Mesa de Edad, que está formada por el diputado de mayor edad y los dos más jóvenes.

El diputado mayor presidirá la sesión y los dos jóvenes serán los secretarios.

El presidente de la Mesa de Edad abrirá la sesión y leerá el nombre de los candidatos a presidir el Parlamento.

Esta Mesa de Edad tendrá que decidir sí autoriza el voto delegado de los diputados en prisión, como sugirió el Tribunal Supremo.

En la sesión de este miércoles se celebrarán tres votaciones con urna para elegir al presidente de la Cámara, a los dos vicepresidentes y a los cuatro secretarios de la Mesa.

Estos siete puestos son claves para el desarrollo de la legislatura, porque entre otras cosas son los que al final decidirán cómo ha de celebrarse la sesión de investidura: si puede o no ser telemática como pretende Puigdemont, aunque los letrados de la Cámara se han pronunciado en contra.

En la pasada legislatura, la que fuera presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, y otros miembros de la Mesa fueron los que permitieron que se tramitaran las llamadas ‘leyes de desconexión’ golpistas que acabaron con la declaración unilateral de independencia de Cataluña (DUI) ante la pasividad del Gobierno del PP de Mariano Rajoy.

La elección del presidente del Parlamento y la Mesa

En principio, habrá dos candidatos a presidir el Parlamento: 

Uno separatista, probablemente de ERC, pero por determinar, una vez que Forcadell ha renunciado a volver a ejercer el cargo dado que está inmersa en un proceso judicial precisamente por el ‘procès’, y otro de Ciudadanos, que será José María Espejo-Saavedra.

Las votaciones son secretas, por llamamiento por orden alfabético, y con papeleta: en ella cada diputado pone el nombre de su elegido. No es posible la abstención, aunque sí el voto en blanco o nulo.

Todo apunta a que los separatistas podrían conseguir la mayoría en la Mesa después de que JxCAT y ERC pactaran repartirse los puestos de la misma.

En la elección del presidente del Parlament, descontando los votos de los que están en Bruselas, pero sumando a los que están prisión si se les permite el voto delegado, el bloque independentista sumaría 65 votos de JxCAT, ERC y la CUP, mientras que el candidato de Cs alcanzaría 57 votos de sus compañeros, del PSC y del PP.

Está por ver qué hacen los ‘comunes’, aunque ya anunciaron que no apoyarían al candidato de Ciudadanos.

Si ningún candidato llegara a la mayoría absoluta, que son 68 votos, habrá una segunda votación para lo que solo hace falta la mayoría simple. Si los ‘comunes’ decidieran apoyar a Cs, podría haber empate.

En caso de empate, el Reglamento de la Cámara catalana estipula que si tras la primera votación nadie obtiene la mayoría absoluta, la votación se repite entre los dos con más apoyos. 

Resultaría elegido el que tuviera más votos, pero si el empate persiste después de cuatro votaciones, será elegido el candidato del grupo parlamentario con más diputados.

Para elegir a los dos vicepresidentes, cada diputado escribe un nombre en su papeleta.

Y serán elegidos, por orden correlativo, los dos con una mayoría de votos.

Para la elección de los secretarios, el sistema es el mismo que para los vicepresidentes: resultarán elegidos los cuatro diputados con más votos..

La investidura del presidente de la Generalidad

El presidente del Parlament puede proponer candidato a la Presidencia de la Generalidad tras reunirse con los miembros de las formaciones con representación en la Cámara.

Tiene un plazo máximo de diez días hábiles, por lo que la primera sesión del debate de investidura tendrá que ser como muy tarde el 31 de enero.

Le corresponderá a la Mesa decidir de forma colegiada cómo será el formato de la sesión de investidura.

Es decir, podrá decidir si permite que haya intervención telemática, una decisión que podría ser recurrida ante el Tribunal Constitucional como ya han anunciado algunos grupos que harán si no se respeta el informe de los letrados.

De producirse una situación así, se frenaría la investidura pero los tiempos para repetir las elecciones habrían ya comenzado a correr.

Si se propusiera a un candidato que sí pudiera acudir a la investidura, los separatistas tendrían 62 votos asegurados, ya que faltarían los ocho que están en Bruselas o en prisión, frente a 57 del llamado bloque constitucionalista.

La primera votación podría celebrarse ese mismo 31 de enero o el 1 de febrero.

Para resultar investido, el nuevo presidente de la Generalidad necesitaría la mayoría absoluta: 68 votos.

Si no consigue esos votos, la segunda votación tendría lugar a las 48 horas de la primera: el 2 o 3 de febrero.

En esta segunda votación, el candidato solo necesita la mayoría simple de la Cámara.

Si aún así ningún candidato obtiene la mayoría simple, comenzará un plazo de dos meses para investir a otra persona.

La fecha límite sería el 2 abril –en función de cuándo haya sido la primera y segunda votación-.

Si llegada esa fecha no hay acuerdo, se convocarían elecciones autonómicas de nuevo, que se celebrarían entre mediados de mayo y principios de junio.

Según el Estatuto de autonomía de Cataluña, los nuevos comicios se han de celebrar entre 40 y 60 días después de convocarlos, o según la ley electoral, tendrían lugar 54 días después.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies