Pretenden despreciarte por ser lo que son ellos: unos fascistoides

Es curioso ver la obsesión por la limpieza étnica, por discernir entre quién es buen o mal italiano, alemán, catalán, vasco o qué provincias les pertenecen por haber o creer que primigeniamente perteneció al imperio o quien tiene derecho de estar o no dentro de «su» dominio identitario

0
84
FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 24 DE OCTUBRE DE 2023. Sánchez y la ultra "Yoli" sellan el acuerdo para una nueva coalición de Gobierno de España. La líder de la coalición electoral que integran las ultraizquierdas Sumar, miembro del Partido Comunista de España, vicepresidente y ministra de Trabajo en funciones, Yolanda Díaz Pérez (d), y el presidente del Gobierno en funciones de España y líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) , Pedro Sánchez Pérez Castejón (i), durante la firma de un acuerdo programático de Gobierno de coalición bajo lema "España avanza" hacia su autodestrucción nacional con la amnistía al golpe de estado en Cataluña y autodeterminación de Cataluña y las Vascongadas (País Vasco), de acuerdo con las exigencias de los socios de ese posible Gobierno de coalición ultra y socialista, en el Museo Reina Sofía. Efe

Barcelona (Reino de España), sábado 13 de enero de 2024 (Luis Torres Píñar).- Los de ese cenutrio secesionista y/o izquierdista pretenden despreciarte por ser lo que son ellos: unos fascistoides. Se debe definir el «fascismo» como un movimiento situado inicialmente en la izquierda ideológica por ser su líder y creador un dirigente socialista, Benito Amilcare Andrea Mussolini, conocido como «Benito Mussolini«.

¿Qué es el fascismo?

La tan consultada Wikipedia, no siempre se caracteriza por ofrecer la información debidamente contrastada y menos aún, exenta de ideología, algo censurable y «aviso» a navegantes para quien se presenta como enciclopedia (conjunto orgánico de todos los conocimientos (RAE). En su artículo titulado «Fascismo», define el fascismo como «una ideología, un movimiento político y una forma de gobierno​ de carácter totalitario, antidemocrático, ultranacionalista y de extrema derecha». No es de extrañar, pues, que la inmensa mayoría de ignaros de toda ideología y principalmente los «lerdos de izquierdas», nos denominen exclusivamente a los ideológicamente situados en la «derecha» española como «fachas», con el más absoluto desprecio que ni se molestan en disimular y lo peor, convencidos de su «sapiencia» política.

Personalmente en mis artículos, suelo utilizar el adjetivo «fascista» cuando me refiero a los secesionistas catalanes y vascos. Contrariamente a lo que se puede pensar, no es para insultarlos sino para identificarlos por su totalitarismo antidemocrático y ultranacionalista. No así, como simpatizantes de un bando u otro ya que, si bien, Junts per Catalunya (JxCat) y Partido Nacionalista Vasco (PNV) sí son ideológicamente de «derechas», tenemos a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Candidatura de Unidad Popular (CUP), Euskal Herria Bildu (EH Bildu) y algún otro en el tintero, son de «izquierdas».

Por ello creo prudente aclarar el concepto del «fascismo» para que tú, querido leedor, siempre y cuando albergues alguna duda sobre si eres o no un «facha», puedas tomar la decisión de creértelo o no, pero al menos tendrás el conocimiento para poder responder a ese cenutrio secesionista y/o izquierdista que pretende despreciarte por ser lo que es él, un «fascistoide».

Sobre el Fascismo

Este movimiento político, que no ideológico, fue creado por el dictador italiano, líder del Partido Nacional Fascista y del Partido Fascista Republicano y presidente del Consejo de Ministros Reales de Italia (1922 hasta 1943), Benito Amilcare Andrea Mussolini, conocido como «Benito Mussolini», tras ser expulsado del Partido Socialista Italiano, pasando a liderar el Partido Nacional Fascista (1921-1943) y a continuación del Partido Fascista Republicano (1943-1945). Así pues, se debe definir el «fascismo» como un movimiento situado inicialmente en la izquierda ideológica por ser su líder y creador un dirigente socialista. Ahora bien, como su definición indica «movimiento», se trata de una tendencia, corriente o doctrina, acogida tanto por ideologías de izquierdas como de derechas, según convenga al sátrapa de turno que decida acogerse a ella. Eso sí, sin identificarse con ser eso que tanto odia…

El fascismo se define por la exaltación de unos intereses individuales inherentes al liderazgo político. Todo radica en el Estado, todo por el Estado, nada fuera del Estado y nada contra el Estado. El «Estado» se nombra como el escudo protector del sátrapa de turno y sus «sanchinas», esto es: Todo radica en el interés del líder, todo por el líder, no hay nada fuera del líder y nada contra el líder. «No siempre la historia que te cuentan se ciñe a la realidad que fue. Asegúrate por ti mismo y entonces podrás valorar» (Luis Torres Píñar).

Otro fascista de libro, además de socialista, fue Adolf Hitler

Lo anterior se puede resumir en que todo el que tilda al que no piensa como él, es una fascista o facha y se autoproclama «demócrata». ¡Manda huevos! Como diría el ex presidente del Congreso de los Diputados de España y ex ministro de Defensa por el Partido Popular, Federico Trillo-Figueroa y Martínez-Conde (Federico Trillo). Para tomar una idea sobre cuál era la pretensión de Mussolini, insisto, el creador del fascismo, sinópticamente era hacer limpieza entre los que no le seguían y devolver a Italia a su época áurea, esto es, ser el imperio que dominó gran parte de Europa… «Todo aquello que un día fue, me lo adjudico».

Otro fascista de libro, además de socialista fue Adolf Hitler. Un iluminado fascista obsesionado con la pureza de la raza por medio de la exterminación de todo el que, según él, no era un «buen alemán». O sea, de orígenes genéticamente bárbaros. Por ende, todos aquellos pueblos que no pertenecían al imperio romano y así terminó este criminal ideando el «nacionalsocialismo» e intentando anexionarse gran parte de los países de Europa.

Comunión existente entre fascismo y nacionalismo

Es curioso ver la obsesión por la limpieza étnica, por discernir entre quién es buen o mal italiano, alemán, catalán, vasco o qué provincias les pertenecen por haber o creer que primigeniamente perteneció al imperio o quien tiene derecho de estar o no dentro de «su» dominio identitario.

Lo realmente clarificante es la comunión que existe entre el fascismo y el nacionalismo. En esta España contemporánea, quienes nos alineamos ideológicamente en la llamada «derecha política» e identificados como españoles, somos generalmente tildados de «fachas» y el apelativo viene desde los nacionalistas catalanes y vascos, sean de derechas o de izquierdas. Luego están los autodenominados «demócratas PSOE», a pesar de su pasado criminal; SUMAR, partido alineado con el comunismo -ideología que lidera con gran distancia el mayor número de crímenes contra la humanidad- y se presentan como los más «pacíficos» y adalides de una sociedad libre. Claramente vivimos en una España al revés, donde los delincuentes gobiernan a los que legitiman la ley y peor aún, donde los terroristas exaltan libre y públicamente sus crímenes ante la diligencia del gobierno representado, en este caso, por su delegado provincial en las Vascongadas.

Alguien dijo: «Los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas». Como casi todas las citas, se fundamentan en realidades inapelables.

Su mundo empieza donde ellos deciden

Resumiendo, fascista es aquel ignorante y/o nacionalista de derechas o izquierdas que pretende depurar a quienes no son o piensan como él, interpreta la historia según le beneficia y se anexiona territorios y títulos que jamás obtuvo. Como los fascistas secesionistas catalanes y vascos, comienzan su historia en el punto que a ellos les interesa y antes de eso, nada existió, ni tartessos, íberos, celtas, romanos, barbaros, godos, musulmanes… nada. Su mundo empieza donde ellos deciden. Que Valencia y Baleares han sido siempre catalanes… pues eso. Que Navarra no fue un reino independiente y siempre perteneció a las provincias vascongadas… Pues también y el que diga lo contrario que se vaya o tiro en la nuca. ¡Eso es el fascismo!

Déspota ignorante que seguramente además él es un fascista

Ya lo dijo el duque de Wellington, Arthur Wesllesley: «España es el único lugar del mundo donde dos más dos, no suman cuatro». No caigas en la trampa de considérate alagado cuando te llaman «facha». El que te lo dice simplemente por tu diferente forma de pensar, es un déspota ignorante que seguramente además él es un fascista.

Ahí lo dejo.

Luis Torres Píñar