Ahogamientos| ¿Cómo actuar si ves a alguien que no puede salir del agua?

Estás en una playa o en una cala sin socorrista y ves a una persona en el mar que se está ahogando. Además de dar la voz de alarma ¿Sabrías qué hacer en esa situación? Antes de actuar hay que analizar de forma rápida varias circunstancias, la primera es si estamos preparados para poder rescatarla sin correr riesgos.

0
171
FOTOGRAFÍA. MUNDO, 29 DE JULIO DE 2023. Detalle de un Bote salvavidas rojo en agua. Imagen Freepik/Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Redacción.- Madrid (España), martes 18 de julio de 2023. Stop ahogamientos: ¿Sabes cómo actuar si ves a alguien que no puede salir del agua? En el primer semestre del año, 169 personas han perdido la vida por ahogamientos en espacios acuáticos, lo que supone 29 más que en 2022, según los últimos datos de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFSS).

Y el pasado fue el segundo mes de junio con más muertos por ahogamiento, en total 57, sólo superado por el de 2017, cuando se registraron 70, por delante de 2016, con 56; 2019, con 50; 2015 con 43; 2020 con 41; 2021, con 35; y 2018, con 34.

Esos 57 ahogamientos en junio representan, en un solo mes, el 33,73 % del total de los que se han contabilizado en este año. Así, junio es el mes de 2023 con más ahogamientos, por encima de mayo, cuando hubo 33, y de febrero, con 32.

Es la playa el lugar donde se han ahogado más personas en junio, 30. En piscinas ha habido nueve ahogamientos; en ríos, ocho; y diez «en ubicaciones por determinar», según los datos de la RFSS.

Prevención y sentido común

Por todo ello es fundamental la prevención y el sentido común. Cada vez más buscamos playas recónditas en las que estar solos y donde no llegan bañistas. Y esto entraña una serie de riesgos, porque muchas de ellas no tienen vigilancia por parte de socorristas.

En este sentido, el profesor de Socorrismo en el Ciclo formativo de Técnico Superior en Enseñanza y Animación Sociodeportiva de la Universidad Europea, Daniel Arrabal, incide en la importancia de la prevención y la concienciación para evitar ahogamientos.

«No podemos controlar todo y más en aguas abiertas, por eso la prevención sería un punto, una prevención que debería empezar en las escuelas para que los niños crezcan sabiendo que el acuático es un medio peligroso porque no es nuestro medio habitual y también la concienciación porque es difícil llegar a todo el mundo», señala Arrabal. Y lo dice sobre todo por los adolescentes y los jóvenes.

Los distintos colores de las banderas en la playa no dejan de ser recursos informativos y cada vez más playas sin vigilancia cuentan con carteles informando de la ausencia de este servicio con el fin de alertar de las posibles consecuencias. Y no tienen que pasar inadvertidos.

Testigo de un posible ahogamiento

Si en alguna ocasión, se es testigo de un potencial ahogamiento y no hay socorristas, Arrabal detalla las claves para tratar de evitarlo. Primero hay que dar la voz de alarma.

«Dar un grito como vemos en las películas cuando preguntan si hay un médico en la sala. ¿Y por qué? porque puede ser que yo no tenga conocimientos suficientes o no sea capaz de llegar hasta la persona en peligro pero a lo mejor otra persona que está en la zona, sí y nos podemos ayudar», explica el experto.

Mientras otra persona va llamando a Emergencias, se trata de actuar lo más rápido posible para aumentar las posibilidades de que la víctima salga con vida o con las menos lesiones posibles.

Una vez que se ha dado la voz de alarma, hay que valorar si el hecho de intentar rescatar a la víctima va a poner en riesgo la vida de uno mismo.

«Se trata de actuar con las cosas que yo sé hacer. Valorar si eres una persona que nada bien, que el mar no está excesivamente mal… En cualquier caso lo mejor es que no vayan varias personas a intentar rescatar a la víctima en el mar porque pueden aumentar los riesgos. Lo ideal es que si hay varias, una de ella actúe como líder por así decirlo y organice», apunta el experto.

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) ha elaborado un documento con preguntas y respuestas sobre los ahogamientos. Precisamente señala que en el ideario popular la persona que se ahoga grita, bracea y pide ayuda, sin embargo, «el ahogamiento es sutil y silencioso».

«El ahogado bracea bajo el agua, con la mirada fija en la orilla, mientras trata de sacar la cabeza para respirar», explica SEMES.

Tranquilizar a la víctima

Una vez que se ha decidido actuar e ir al rescate de la persona en cuestión, si está consciente hay que tratar de tranquilizarla para que el remolque sea más sencillo.

Y si en la playa hay algún objeto que flote como flotadores, pequeñas tablas de surf, será mejor llevarlos para que la víctima se pueda agarrar y tenga más flotabilidad.

Si la víctima está consciente, hay que acercarse pero sin tener contacto con ella directamente, hay que tratar de hablarla.

«Y si veo que la persona no me atiende porque es muy posible que ni me escuche, por ese estado de nervios, debería valorar cómo coger a la víctima e incluso esperarme un momento a cierta distancia para que se desgaste, no que se ahogue, sino que no tenga tanta fuerza», apunta Arrabal.

A continuación hay que cogerla debajo de las axilas para colocarla boca arriba, de forma que mantenga las vías aéreas fuera del agua y ahí realizar el remolque, con una patada de remolque, tal y como indica el experto de la Universidad Europea.

¿Y si está inconsciente?

En el caso de que la víctima esté inconsciente, el remolque es el mismo, evidentemente se le pone boca arriba, y una vez en la playa hay que cerciorarse de que respira.

«Hay que abrir las vías aéreas haciendo una maniobra que se denomina frente-mentón, que es una ligera extensión cervical y comprobar durante 10 segundos si la víctima respira, acercándonos a ella para sentir el aire y mirándola hacia los pies, si el estómago o el abdomen se expanden», incide Arrabal.

Si no respira, la recomendación es empezar con la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP), si se desconoce cómo hacerla, hay que volver a contactar con el 112, poner el altavoz del teléfono y escuchar las instrucciones que den los sanitarios para realizarla.

La formación, esencial

Por ello, el profesor de la Universidad Europea considera que los primeros auxilios también deberían formar parte de la enseñanza obligatoria. «Ya no digo una asignatura que sería muy bueno, pero por lo menos que esté dentro del currículum educativo».

De hecho, SEMES hace una serie de recomendaciones en el mismo sentido:

Promover en la escuela la enseñanza de las normas de seguridad acuática, el conocimiento de las banderas del mar y la identificación de las situaciones de riesgo, al igual que se hace con la seguridad vial.

1.- Adquirir desde la escuela la competencia para realizar RCP e incluir la RCP con ventilaciones y compresiones desde la educación secundaria obligatoria.

2.- Acceso a clases de natación desde corta edad para adquirir habilidades acuáticas básicas y nociones de seguridad acuática.

3.- Escribir con los hijos las normas de uso de la piscina doméstica.

4.- Adquirir un cerramiento lo suficientemente seguro para impedir el acceso a la piscina.

5.- Promover activamente la contratación de socorrista para la piscina comunitaria, aunque la legislación no lo obligue.

6.- Promover un reglamento de uso colectivo en el que no se permita el acceso a niños pequeños sin supervisión.

7.- Seguir un plan de revisión y mantenimiento adecuado de las instalaciones (sumideros, esquimers, cerramientos).

8.- Denunciar actitudes imprudentes o incumplimientos de normas de seguridad y convivencia en espacios acuáticos (por ejemplo, bañarse con bandera roja).

Fuente: Real Federación Española De Salvamento Y Socorrismo | Sociedad Española De Medicina De Urgencias Y Emergencias | Universidad Europea