Las jefas del cortijo militar español

La citada María Teresa Franco Martínez estaba ya contra las cuerdas, con más de paso y medio de ser expulsada. Sí, expulsada de las Fuerzas Armadas Españolas por haber cometido 3 faltas graves. Por lo que se le convirtieron en una falta muy grave. Lo que conlleva para un militar de Tropa y Marinería su inminente salida del Ejército.

0
45
FOTOGRAFÍA. MADRID (REINO DE ESPAÑA), 26 DE ENERO DE 2024. Las jefas del cortijo militar español. La Ministra Defensa del Gobierno de España y dirigente del Partido Socialista, María Margarita Robles Fernández -Margarita Robles-, acompañada por el  jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), ha presidido el tradicional cambio de guardia del Palacio de Buenavista, en plaza Cibeles, Centro, 28014 Madrid, que es la sede del Cuartel General del Ejército de Tierra del Reino de España. Ministerio de Defensa/Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)
FOTOGRAFÍA. MADRID (REINO DE ESPAÑA), 26 DE ENERO DE 2024. Las jefas del cortijo militar español. La Ministra Defensa del Gobierno de España y dirigente del Partido Socialista, María Margarita Robles Fernández -Margarita Robles-, acompañada por el  jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), ha presidido el tradicional cambio de guardia del Palacio de Buenavista, en plaza Cibeles, Centro, 28014 Madrid, que es la sede del Cuartel General del Ejército de Tierra del Reino de España. Este evento se realiza el último viernes de cada mes a cargo del Regimiento ‘Inmemorial del Rey’ nº 1 y este viernes se ha realizado con uniforme de época de Alfonso XIII. Ministerio de Defensa/Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Barcelona (Reino de España), domingo 24 de marzo de 2024 (Agustín Ángel Fariña Peña).-Las jefas del cortijo militar español|Dentro de un estamento tan jerárquico, tan poderoso y disciplinado a la vez como es un Ejército y al igual que en otros trabajos en el ámbito civil, últimamente solo se habla de machismo, señalando y ya culpando a los hombres hasta sin previamente haber pasado por un juez, negándole así, hasta su más que merecida presunción de inocencia, en un país donde se saca pecho de ser democrático y ejemplo a seguir pero a la vez y saliendo más a la luz, donde nuestro Código Penal y nuestra Constitución, se ha ido desmoronando con el paso del tiempo por culpa de una política tanto absurda, como inexplicable en sus decisiones, corrupta y llena de ladrones, sacando el dinero del Pueblo español en muchos de los casos, que paga sus impuestos con sufrimiento y mucho sudor, para derivarlo a sus cuentas bancarias en paraísos fiscales. Nuestra Democracia, Constitución y sobre todo la Soberanía monárquica del país ostentando como máximo valor patriarcal a Su Majestad el rey de España, ha entrado en Urgencias, y a pasos agigantados en coma en la Unidades de Vigilancia Intensiva (UVI), y que si nadie remedia todo esto nos llevará pista abajo y sin frenos al abismo total, donde se encuentra la hambruna, la pobreza y el odio enfrentando a los ciudadanos unos con otros, mientras ellos, cada vez se van haciendo mucho más ricos.

Pero entrando en materia ya directa en el artículo que público en el día de hoy, a mal de males, hemos de contar y sumar la abrumadora subida del feminismo radical, ese que hasta le desea la muerte y desaparición de la faz de la tierra al hombre o como yo lo llamo porque así lo interpreto, el Feminazismo, instaurado aquí por la miserable ministra que gracias a Dios ya no ostenta dicho cargo público, Irene Montero Gil, de cajera a política de alto standing, me levanto al coletas, me quedo embarazada, la lío parda con las mujeres en España y tiro porque me toca, de lo liado acosta de hundir al sexo masculino, a de por vida solucionarme y garantizarme los garbanzos para siempre sin pegar palo al agua. La ficción salió de la gran pantalla, para quedarse en nuestra Nación como una pura realidad. España, país de caciques, burgueses, maleantes, gamberros, asesinos, violadores y un pueblo al que le queda muy poco para estar de rodillas frente al Congreso de los Diputados muertos de hambre, pidiendo por favor un trozo de pan, esto me lo cuentan hace una década y no me lo creo.

Dicho esto, también no sería menos, el Feminazismo entró de lleno y de golpe en nuestras Fuerzas Armadas, encabezadas por la actual ministra de Defensa, María Margarita Robles Fernández -Margarita Robles- (La pequeña malvada bruja del cuento); Zaida Cantera de Castro (La mayor traidora de compañeros militares de toda la historia); y, por último, pero no menos significativo, —la que fuera Cabo del Ejército del aire y gracias a pertenecer a una asociación de militares donde ella defendía supuestamente los derechos de las mujeres militares aunque finalmente como os daréis cuenta lo que realmente defendía era su propio bolsillo y llegar a base de favores de sus dos amigas anteriormente ya mencionadas por aquí, a lo más alto de la Política— la Señora María Teresa Franco Martínez (la llorona del cuento que se salió con la suya).

La citada María Teresa Franco Martínez estaba ya contra las cuerdas, con más de paso y medio de ser expulsada. Sí, expulsada de las Fuerzas Armadas Españolas por haber cometido 3 faltas graves. Por lo que se le convirtieron en una falta muy grave. Lo que conlleva para un militar de Tropa y Marinería su inminente salida del Ejército. Por aquel entonces, la ministra de Defensa era del Partido Popular, la Señora María Dolores de Cospedal García, la cual estaba más que convencida tras examinar los diversos informes que se habían redactado sobre esta Cabo del Ejército, de sacar por la puerta de atrás a esta mujer, que cometió graves errores, los 3, estando en puestos de guardia como por ejemplo, habiendo un aviso de atentado yihadista en la base aérea, se había ordenado que nadie podía entrar o salir del acuartelamiento portando el uniforme militar. Pues bien, María Teresa Franco Martínez hizo lo que le dio la gana y dejó salir del cuartel a un militar uniformado. Y en otro de los tres casos, una mañana de guardia, la función principal de esta mujer, era abrir las barreras de entrada y salida del acuartelamiento, para que ese día el personal militar y civil, pudieran acceder a su puesto de trabajo. La señora se quedó dormida y, por ello, todo el personal del Acuartelamiento entró tarde, montándose la de Dios en forma de una caravana de vehículos para poder acceder al recinto militar.

Lo dicho, más que justificada estaba su expulsión definitiva. Un militar y, sobre todo, estando de guardia de máxima seguridad, ha de acatar a rajatabla las órdenes encomendadas, le guste o no le guste. Y es ahí en el momento que Teresa, se aferra a la asociación dónde representaba a las mujeres militares, y emprende un acoso y derribo, por machismo en contra del por aquel entonces su jefe de compañía, el Capitán Galindo, hoy en día y Ascendido por méritos propios al empleo de Comandante. María Teresa Franco Martínez se obsesionó con él, tanto es así que hasta el día de hoy, ya le ha presentado más de 10 denuncias eso sí, todas perdidas y a la vez ganadas por ese grandísimo Oficial del Ejército del Aire, que por simplemente cumplir con su deber, le cambió la vida, su trayectoria militar, en forma de desprestigio y manchando su honorabilidad y dignidad tanto militar como humana. Esta es la clase de mujer que jamás podré defender, esa que se acoge a una Ley, para su beneficio, una ley creada para mujeres realmente maltratadas y perseguidas por ciertos energúmenos de hombres pero, en este caso, a la Cabo todo le daba igual aún sin llevar razón alguna, quería salvarse de su propio abismo, hundiendo la vida de una persona totalmente inocente que solamente hacía su trabajo, nada más, ni acoso, ni persecución, ni malos tratos, María Teresa Franco Martínez, que parecía muy buena y muy pobrecita desgraciada, pero saliste más lista de lo que demostrabas, cuando con el paso del tiempo lo único que si has demostrado, es que te lo montaste como nadie y a día de hoy, aparte de no haber sido expulsada del Ejército, para colmo acabaste en Política, representando al Partido Socialista Obrero Español como número dos (2) en Murcia. ¡Tela! Lo que llega a hacer el Feminazismo en este País.

Cuando llegó el momento tras haber superado con creces la delgada línea roja la Cabo Franco para salir publicada en el Boletín Oficial de Defensa (BOD), como expulsada de las Fuerzas Armadas, el Partido Socialista de Pedro Sánchez Pérez-Castejón gana la moción de censura al Partido Popular y destrona al por aquel entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy Brey. Aquí es donde comienza el antes y el después ya que automáticamente entra como ministra de Defensa, Margarita Robles, y entre ella y como no, Zaida Cantera de Castro, idean un plan que finalmente acabaría con la inexplicable no expulsión del Ejército de María Teresa Franco Martínez. ¿Cantera, que estaba a punto -y tengo pruebas más que suficientes- de sacar mi propio caso, llevándolo tras tantos años en la Comisión de Defensa en el Congreso de los Diputados, que hizo finalmente? Me traicionó, sin darme explicación alguna, así sin más, se olvida de mi expediente, de mi infierno que estaba pasando, y se lleva a la citada comisión, el caso de María Teresa Franco Martínez, hablando de ella auténticas maravillas e incluso con la desfachatez en ese Caso, diciendo, por ejemplo, que hablaba más con el corazón que con la cabeza, que llevaba muchos años de estrecha amistad con esa Cabo del Ejército del Aire y que era para ella como una hermana porque, hasta incluso, María Teresa Franco Martínez decía que su hija, la más pequeña, era su sobrina.

¿Qué os parece lectores? Zaida Cantera de Castro, abandona a un soldado que se estaba intentando quitar la vida por el horror que estaba pasando y porque ya no podía más, y se aferra a un caso más que justificado de expulsión de nuestro Ejército, simplemente por sentimientos hacia la María Teresa Franco Martínez. ¿Esto es Política señores? Esto es una auténtica mierda y un descaro con la cara más grande que una Catedral. Finalmente, y de urgencia, la ministra de Defensa Robles, ordenó de inmediato, el archivo del caso de expulsión de esa mujer y ya no solo eso, es que para colmo de colmos, María Teresa Franco Martínez se pide unos meses de excedencia en el Ejército, la presenta el PSOE para Murcia y sale elegida como número 2 por esas tierras. ¡Vamos! Hay algunas mujeres que no se les puede ni llamar ni identificar como tales en España, es lamentable, mezquino, pobre, realmente sucio y asquerosamente descarada y desproporcionada tanta injusticia en una sola persona. Los que allí estaban presentes, en esa comisión de Defensa, muchos de ellos no salían de su asombro y diciendo: «¡Aquí da olor a mierda, mucha mierda!».

Y todo con más de lo de siempre… decían ellas, Margarita Robles y Zaida Cantera de Castro, que lo que había sufrido María Teresa Franco Martínez por parte del Capitán Galindo era un claro ejemplo de machismo en formas de persecución y acoso. Señores, esta es la rotunda verdad del caso María Teresa Franco Martínez, y desgraciadamente para todo hombre de este país, el día a día, que hasta muchos ya salimos por las calles con miedo, porque ni se os ocurra mirar en España a una mujer o decirle algún piropo bonito de esos de toda la vida, que acabaréis en la cárcel si dais por ahí con mujeres como la Señora Teresa. Ya tuvieron para ello otra gran aliada, la ex ministra de Igualdad, Irene Montero Gil, la montadora nacional y oficial del partido político Podemos. Eso sí, las más de 10 demandas aunque ganadas por el citado Oficial, ya que se ha tratado de que quién las ha presentado ha sido una mujer, en España no se considera ni acoso, ni persecución, ni delito de odio ni nada de nada. María Teresa Franco Martínez volviéndose millonaria sin pajarera idea de política a costa de todos los Españoles, cuándo debería de haber sido expulsada en su momento justamente, engrosando así las listas del paro.

Aún tengo guardado como oro en paño, esa larga lista en forma de conversaciones por el Whatsapp con Zaida Cantera de Castro, la que era mi gran salvación hasta que me apuñaló por la espalda sin previo aviso ni contemplación. En ella se refleja claramente como encima, se permite el lujo de tratarme como un tonto, como un idiota, ya que tras haberle recriminado a la misma su penosa y maliciosa actuación valiéndose de su posición política para salvar a su gran amiga, me dice textualmente por escrito lo siguiente: «Haber si te enteras Agustín, no es mi gran amiga ni siquiera es amiga», cuando ya, yo había visto incrédulo su intervención en la comisión para salvar a la mayor teatrera como militar de todos los tiempos. Zaida, das pena y lástima, pero la culpa de todo esto la tiene el pueblo español, millones fuimos los que te apoyamos en tu también dramático caso, los mismos millones a los que has defraudado y no con palabras sino con lo que manda e impera en la vida, a base de tus malos hechos dejando luego tiradas a mujeres como la de una violación dentro de un cuartel y otro ejemplo que te expongo, otra soldado que acusaron con mentiras totalmente injustas, de ser a su vez, militar y actriz porno. Pero si ya hablamos de mi caso, apaga y vámonos. Recuerda que en esta vida el Karma existe, y de lo que siembras recogerás, es la Ley de la atracción. Tienes hijos, Zaida Cantera de Castro al igual que yo padres y solamente deseo, que el día de mañana como madre, nunca tengas que pasar por el drama que pasaron los míos con tantas injusticias de por medio, no, no te lo deseo, pero la Justicia divina existe, y es más feroz y rotunda, que la Justicia tan injusta que tenemos entre los seres humanos, a esa no la podrá comprar jamás ningún político corrupto ni con todo el dinero del Mundo. Estás acabada Zaida, por dignidad y honor deberías de dimitir inmediatamente pero no lo harás porque tu gran obsesión es la misma de cualquier político español, la fama, el poder y sobre todo el dinero, mucho dinero| Las jefas del cortijo militar español.

Agustín Ángel Fariña Peña